Saltar a: navegación, buscar

Raúl Silva Henríquez

Raúl Silva Henríquez
Información sobre la plantilla
Cardenal y arzobispo de la Iglesia católica
Raúl Silva.jpg
Raúl Silva Henríquez.
Información personal
Nacimiento27 de septiembre de 1907
Talca, Bandera de Chile Chile
Fallecimiento9 de Abril de 1999
Santiago, Bandera de Chile Chile
PadresRicardo Silva Silva y de Mercedes Henríquez Encina

Raúl Silva Henríquez. Religioso chileno (1907 - 1999). Cardenal y arzobispo de la diócesis de Santiago, la más importante de la Iglesia católica chilena.

Síntesis biográfica

Fue hijo de Ricardo Silva Silva y de Mercedes Henríquez Encina; nació en Talca el 27 de septiembre de 1907.

Trayectoria religiosa

Realizó sus estudios en el Liceo Alemán de Santiago, y posteriormente estudió Derecho en la Universidad Católica de Chile; se recibió de abogado en 1929. A los 22 años ingresó a la Congregación Salesiana en Santiago. Estudió Teología en Turín, donde obtuvo un doctorado. Fue ordenado sacerdote en esa misma ciudad en 1938.

Docente

Fue profesor del Instituto Teológico Salesiano de La Cisterna y del Colegio Seminario Menor; director del Liceo Manuel Arriarán Barros, del Patrocinio San José, de La Gratitud Nacional, y director espiritual del colegio San Gaspar. Organizó el Instituto Católico de Migraciones en 1955, y el Instituto de la Vivienda Cáritas en 1956. Fue también presidente de Cáritas Internacional. En 1943 fue nombrado primer Rector del Liceo Manuel Arriarán Barros, y estando allí construyó el Templo San Juan Bosco de La Cisterna. Fue Director Espiritual del Seminario mayor Salesiano y posteriormente Rector entre 1950 y 1956.

Enseñó en el Colegio Patrocinio San José entre 1941 y 1947, y fue nombrado Rector de ese establecimiento salesiano en 1948. También se desempeñó como Rector del Colegio La Gratitud Nacional entre 1956 y 1958. Fue fundador y Presi¬dente Nacional de la Federación de Colegios Particulares (FIDE). Fundó la Revista Rumbos y presidió dos congresos nacionales de la FIDE.

Obispo y arzobispo

En 1959 fue consagrado obispo de Valparaíso y dos años más tarde fue elegido arzobispo de Santiago. En 1962 fue incorporado al Colegio de Cardenales. Fue arzobispo de Santiago en el momento más convulsionado de la historia de Chile durante el siglo XX. Las violaciones a los derechos humanos que siguieron al golpe de Estado de 1973 preocuparon profundamente a la Iglesia. El arzobispo, que inmediatamente visitó a los detenidos y detenidas en el Estadio Nacional, se vio en la necesidad de crear, en conjunto con otras Iglesias, el Comité Pro Paz, cuyo objetivo fue ayudar material y espiritualmente a las personas afectadas por la situación que vivía el país. Un incidente político obligó a terminar con el Comité a fines de 1976, pero este fue inmediatamente remplazado por la Vicaría de la Solidaridad que, a partir de 1976, jugó un rol destacado en la defensa judicial y en la protección de miles de perseguidos y perseguidas por el régimen militar. Silva Henríquez se convirtió en una figura líder de la Iglesia chilena y se enfrentó en varias ocasiones al general Pinochet. Las prédicas fueron una plataforma desde la cual Silva Henríquez manifestó la posición de la Iglesia frente al duro momento que enfrentaba la sociedad chilena, y en ellas cuestionó al gobierno y pidió mesura en el trato a los vencidos.

Participación en la defensa de los derechos humanos

El cardenal Raúl Silva Henríquez tuvo una participación crucial en la defensa de los derechos humanos de las y los perseguidos políticos durante y después de la Dictadura de Augusto Pinochet. Logró posicionar los profundos valores del cristianismo en cada momento histórico que le tocó vivir, mediando por los grupos más desposeídos en los gobiernos de Eduardo Frei Montalva y Salvador Allende, y salvaguardando los derechos esenciales de miles de chilenas y chilenos en el período 1973-1990. Supo conciliar religión y política, y tuvo la visión y la valentía de cumplir un rol fundamental en el amparo de las y los perseguidos. La segunda mitad del siglo XX fue turbulenta y la Iglesia redireccionó sus políticas sociales con ocasión del Concilio Vaticano II, incorporando los derechos humanos a su doctrina. El cardenal participó enérgicamente en su realización, entre 1962 y 1965. Su preocupación sobre la relación entre el pensamiento y la acción de la Iglesia se manifestó, entre otras cosas, en la creación de la Academia de Humanismo Cristiano en 1975.

Reconocimientos por su labor

La labor del cardenal Silva Henríquez es ampliamente reconocida por todos los sectores de nuestro país y más allá de sus fronteras. En 1971 recibió el Premio de Derechos Humanos otorgado por el Congreso Judío Latinoamericano y en 1978 recibió el Premio de Derechos Humanos de Naciones Unidas, entre otras distinciones. Su obra más importante, la Vicaría de Solidaridad, también fue galardonada en 1986 con el Premio Príncipe de Asturias. En 2007, en un acto conmemorativo de su muerte, la expresidenta Michelle Bachelet se refirió al cardenal Raúl Silva Henríquez con las siguientes palabras: “Fue un mensajero de esperanza, justicia y verdad. Fue valiente y asertivo para advertir a quienes detentaban el poder, que había límites que nadie debía transgredir”.

Renuncia

El Papa Juan Pablo II aceptó su renuncia por razón de edad, el 29 de septiembre de 1982. Dejó el cargo en 1983 y le sucedió Mons. Juan Francisco Fresno. Posteriormente asumió como Director Espiritual en el Seminario Pontificio Menor y en el Instituto de Humanidades Luis Campino durante más de diez años.

Muerte

El Cardenal Raúl Silva Henríquez falleció en Santiago el 9 de Abril de 1999.

Fuentes