Saltar a: navegación, buscar

Síndrome respiratorio agudo severo

Síndrome Respiratorio Agudo Severo
Información sobre la plantilla
Síndrome respiratorio.jpg
Enfermedad respiratoria causada por un virus.
Agente transmisor:Virus SARS
Región más común:Asia
Forma de propagación:Contacto directo con la persona infectada

Síndrome Respiratorio Agudo Severo es una enfermedad respiratoria causada por un virus.

Introducción

El 12 de marzo del 2003, la Organización Mundial de la Salud lanzó un alerta global acerca de la neumonía atípica a raíz de informes del Departamento de Salud de Hong Kong y otros provenientes de Hanoi, Viet Nam, donde se venían produciéndo brotes de neumonía atípica en hospitales públicos desde el mes de febrero, tanto en pacientes como en los trabajadores de la salud que los atendían y sus contactos cercanos.

Poco después de lanzada la alerta, la OMS comenzó a recibir informes de otros países: China, Singapur, Vietnam, Tailandia, Indonesia, Taiwán y Filipinas, así como países en otros continentes incluyendo Canadá, los Estados Unidos y Alemania. La enfermedad no respondió al tratamiento antimicrobiano empírico para la neumonía típica adquirida en la comunidad o la neumonía atípica.

No se identificaron virus o bacterias conocidos. Por tanto, la nueva enfermedad fue llamada Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS). Las investigaciones retrospectivas condujeron a la determinación de que un brote de neumonía atípica detectado en noviembre del 2002 en la provincia de Guangdong, en la República de China debía definirse también como Síndrome Respiratorio Agudo Severo.

Síntomas

El SARS puede poner en peligro la vida. Los síntomas incluyen:

  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Dolores en el cuerpo
  • Tos seca
  • Neumonía, más adelante

Transmisión

La forma principal de propagación del SRAS parece ser el contacto cercano entre las personas. La mayoría de los casos de SRAS se han presentado entre personas que atienden a alguien infectado, viven con esa persona o que han tenido contacto directo con el material infectado (por ejemplo, secreciones respiratorias) de una persona que tiene la enfermedad.

Las formas potenciales en que puede propagarse el SRAS son, entre otras, tocar la piel de otras personas u objetos que están contaminados con partículas infectadas y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. Esto puede ocurrir cuando alguien enfermo con el SRAS tose o estornuda gotitas o partículas infectadas al aire que caen sobre la misma persona, sobre otras personas o en superficies cercanas.

Las evidencias preliminares también sugieren que el virus puede expulsarse en las heces fecales. Sin embargo, la detección de ARN viral no prueba que el virus es viable o transmisible. Si un virus viable se detecta en las heces, entonces es potencialmente una ruta adicional de transmisión. Varios coronavirus de animales se diseminan por la vía fecal-oral.

Diagnóstico

Las pruebas iniciales de diagnóstico deben incluir radiografía de tórax, oximetría de pulso, cultivos de sangre, cultivo de esputo y pruebas virales para influenza A y B, parainfluenza y virus sincitial respiratorio, y otros estudios para Clamydia, Legionella y pneumococos.

También deben incluirse especímenes para antígenos de Legionella y de peneumococos urinarios. Cualquier especímen clínico de que se disponga debe guardarse para pruebas adicionales hasta que se realice un diagnóstico específico. Deben tomarse muestras de suero en fase aguda y convalescientes (más de 21 días después del comienzo de los síntomas) a todos aquellos pacientes que correspondan con la definición de caso de SRAS.

Tratamiento

Los regímenes de tratamiento han incluido una variedad de antibióticos para tratar presuntivamente a los agentes bacterianos conocidos de neumonía atípica. En varios lugares, la terapia también ha incluído a agentes antivirales como oseltamivira o ribavirina. Junto con estos también se han administrado esteroides oralmente o por vía intravenosa. Hasta el momento no se conoce cuál es el régimen de tratamiento más eficaz.

Prevención y control

Debido a que en las fases tempranas sus manifestaciones no son específicas, este síndrome será pasado por alto a menos que el personal médico tenga sospecha de un caso índice y busque una historia de viajes o contactos con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo.

Los CDC han desarrollado recomendaciones temporales para el control de la infección en el hogar para pacientes que se sospecha tienen el SRAS. Estas precauciones básicas deben seguirse durante 10 días después de que los síntomas respiratorios y la fiebre hayan desaparecido. Durante ese tiempo, se les solicita a los pacientes con la enfermedad que limiten sus interacciones fuera del hogar (no se debe asistir al trabajo, a la escuela u otras áreas públicas).

Fuentes