Santiago Gutiérrez Oceguera

Santiago Gutiérrez Oceguera
Información sobre la plantilla
Santiago Gutierrez Oceguera.JPG
Combatiente revolucionario cubano
NombreSantiago Gutiérrez Oceguera
Nacimiento6 de marzo de 1940
Candelaria, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento14 de marzo de 2011
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteEnfermedad
NacionalidadCubana
Otros nombresSergio, Sergio El Bandido
OcupaciónMilitar


Santiago Gutiérrez Oceguera. Combatiente revolucionario cubano, desde muy joven se vinculó a las luchas contra la dictadura de Fulgencio Batista. Al triunfo de la Revolución colaboró con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior. Se incorporó a las Milicias Nacionales Revolucionarias desde cuyas filas participó en diferentes movilizaciones. Fue miembro de los Órganos de la Seguridad del Estado Cubana y tuvo una destacada participación en la Lucha Contra Bandidos, tanto en operaciones combativas y clandestinas. Estudioso de la historia de Cuba, se convirtió de manera autodidacta en un historiador y conservador de la memoria histórica de la Revolución y del enfrentamiento a las bandas terroristas que asolaron las zonas montañosas del país financiadas y abastecidas por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.

Síntesis biográfica

Nació el 6 de marzo de 1940 en Candelaria, provincia de Pinar del Río, de procedencia social campesino medio, hijo primogénito del español Santiago Gutiérrez Baizán y la cubana Laura Oceguera Martín, de cuya unión nacieron cuatro hijos, Enrique, Aleida y Laura.

Cursó la enseñanza primaria hasta el cuarto grado en la escuela pública de Candelaria y el quinto y sexto grado en la escuela privada laica Fiat Lux de su pueblo natal. Cursó la segunda enseñanza en el Instituto de Segunda Enseñanza de Artemisa, en el que se gradúa en 1957 de Bachiller en Ciencias. Realizó estudios de Ciencias Jurídicas hasta el cuarto año en la Universidad de La Habana, de la cual causó baja por enfermedad.

Fue un competente mecanógrafo lo que propició el desarrollo, para su trabajo posterior como colaborador, historiador y escritor autodidacta de libros, artículos periodísticos y reseñas, sobre las luchas revolucionarias en Cuba y también sobre otras múltiples temáticas, entre las que se destaca principalmente la Lucha Contra Bandidos.

En 1958 trabajó en una tenería en Guanajay y en 1959 fue profesor de Matemáticas, Física y Química en la Academia Particular “Beraja”, en Artemisa. En marzo de 1960 empezó a trabajar en el Instituto Nacional de la Industria Turística (INIT) desempeñando varias responsabilidades, hasta llegar a ser Inspector Nacional del mismo.

Constituyó una familia con la también combatiente de la lucha clandestina del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) de Artemisa y destacada profesora, Miriam Villar Sánchez, que representó un gran e inestimable apoyo para que pudiera desarrollar sus múltiples y complejas actividades militares. Dejó una descendencia de tres hijas, Miriam, Widma y Belkis.

Como hobby se resalta que desde muy joven practicaba la caza y las caminatas por las montañas. Fue un infatigable lector, un coleccionista dedicado, a la filatelia, a las armas de fuego, la numismática, mapas, libros de temas históricos, militares y políticos y atesoró una colección de miles de tarjetas postales, atesoradas a lo largo de más de 50 años, algunas de las cuales serán donadas a museos, bibliotecas escolares y Oficinas de Historiadores, en cumplimiento de su voluntad expresa.

Trayectoria revolucionaria

Ingresó en el Movimiento 26 de Julio a finales de 1956, en Artemisa, participando en diferentes actividades de acción clandestina y en la Huelga General Revolucionaria del 9 de abril de 1958, contra la tiranía de Fulgencio Batista. Estuvo preso breve tiempo, en la Capitanía de la Guardia Rural de Guanajay, en 1957.

Al triunfo de la Revolución, en enero de 1959, participó junto a sus compañeros del Movimiento 26 de Julio, en la ocupación del Cuartel de la Guardia Rural de Artemisa.

En 1959 y 1960 colabora con el Ejército Rebelde y la Policía Nacional Revolucionaria, formando parte del Servicio de Asistencia Voluntaria a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (SAV a las FAR) creado por él y otros compañeros del Movimiento 26 de Julio (M-26-7), también en Artemisa.

En las Milicias Nacionales Revolucionarias ingresa desde su fundación, formando parte del Batallón de Combate No. 182, participando en marchas, movilizaciones, la prueba de los 62 kilómetros y guarnición, en la entonces Isla de Pinos, actualmente Municipio Especial Isla de la Juventud. Llegó a ser Sargento Instructor y realizó guardias y colaboró con la Policía Marítima Revolucionaria, estando acuartelado cuando la invasión por Playa Girón.

En noviembre de 1961 ingresó en el Ministerio del Interior (MININT), en La Habana, como miembro de la Policía Marítima y en diciembre de ese mismo año, pasó al Departamento de Seguridad del Estado (DSE) siendo uno de los fundadores del Buró Nacional de Lucha Contra Bandidos y enviado a la antigua provincia de Las Villas, como Coordinador y Enlace con esta provincia, atendiendo las zonas del Escambray y RodasCartagena.

En julio de 1962, pasó a Matanzas, donde desempeñó varias responsabilidades en la Sección de Bandas del DSE de esa provincia, hasta noviembre de 1965, fecha en que se exterminó totalmente el bandidismo en el país.

En el Escambray durante la Lucha Contra Bandidos

Durante esa gloriosa epopeya, tanto en Las Villas (Escambray) como en Matanzas, participó en operaciones combativas y clandestinas, destacándose por su decidida actuación en la Operación Exterminio, que permitió la captura de varios jefes de bandas de alzados contrarrevolucionarios y gran número de sus integrantes.

Este legendario combatiente, desarrolló otras múltiples e importantes actividades en el MININT, tanto en Matanzas, como en La Habana, a la que se traslada en 1970.

En la década de 1970 realizó altos estudios militares especializados, tanto en Cuba como en el en la URSS.

En mayo de 1984 ingresa en la Escuela Superior del MININT Capitán Eliseo Reyes Rodríguez, “San Luis” ejecutando varias responsabilidades en la misma, jubilándose en 1992, pero continuó trabajando por contrata, en ese mismo centro, hasta 1994.

Se caracterizó por su destacada participación en actividades de los Comités de Defensa de la Revolución, fue un miembro destacado de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en su zona de residencia y militante del Núcleo Zonal No. 108 A del Municipio 10 de Octubre.

El historiador

Sergio poseía un alto espíritu investigativo y fue un celoso guardián de la memoria histórica de la Lucha Contra Bandidos, contienda, que involucró al país entero.

Era consultado por combatientes, estudiosos e investigadores sobre el tema, por su dominio y conocimientos, avalados por un extenso y paciente trabajo de confección de un archivo personal de documentos relativos al bandidismo, además de contar con una memoria casi prodigiosa sobre combates, fechas, lugares, participantes, nombres y apellidos, edades, lugares de residencia, etc. tanto de combatientes revolucionarios, como de bandidos contrarrevolucionarios.

Fue tal el cúmulo de conocimientos que sobre esta epopeya acumuló que su seudónimo militar de Sergio pasó con el decursar del tiempo, a ser conocido en las filas del MININT con el sobrenombre de Sergio El Bandido hasta su desaparición física.

En 1994 comenzó a trabajar como Colaborador Principal, en la Investigación sobre Bandidismo a nivel nacional, en el Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado (CIHSE) - para el que aportó, prácticamente, todo su valioso archivo personal en el tema, que databa desde 1965. Es coautor del libro Bandidismo: derrota de la CIA en Cuba, publicado por la Editorial Capitán San Luis en el año 2008.

A pesar de su delicado estado de salud por secuelas de guerra, que lo aquejaron desde la temprana edad de 40 años, entre ellas, ceguera casi total de un ojo, Sergio se mantuvo activo investigando.

Fue miembro de la Comisión Municipal de Historia del Comité Municipal del PCC y desempeño una importante labor con los niños y jóvenes a quienes impartía charlas y conversatorios en ocasión de conmemoraciones patrióticas, en las escuelas, museos y centros de trabajo, de su comunidad y otros lugares.

Muerte

Falleció el 14 de marzo de 2011, a la edad de 71 años.

Condecoraciones y reconocimiento recibidos

Fue acreedor de más de 20 condecoraciones y diplomas, entre las que se destacan:

Fuente

  • Gutiérrez Oceguera, Aleida: Síntesis biográfica de Sergio El Bandido.
  • Archivos del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado, La Habana, 20112