Saltar a: navegación, buscar

Santuario de Esculapio en Epidauro

Santuario de Asklepios a Epidaurus
UNESCO logo.png Welterbe.png
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
SantuarioEsculapio2.jpeg
CoordenadasN37 40 0 E23 7 0
PaísBandera de Grecia Grecia
TipoCultural
Criterios(i)(ii)(iii)(iv)(vi)
N.° identificación491
Año de inscripción1988 (XII sesión)
Lugar de celebraciónPrefectura de Argolis, Región del Peloponeso


El Santuario de Asklepios a Epidaurus se encuentra en un pequeño valle del Peloponeso. El culto fue desarrollado mucho antes de Apolo (Maleatas), durante el Siglo VI a. n. e. , y considerado como el culto oficial de la ciudad estado de Epidaurus. Sus monumentos principales, particularmente el templo de Asklepios, los Tholos y el Theatre, son calificados como una de las más puras obras maestras de la arquitectura griega que datan del siglo IV. El sitio inmenso, con sus templos y edificios de hospital dedicado a sus dioses curativos, proporciona una valiosa visión de los cultos curativos de los tiempos griegos y romanos. El santuario se incluyó en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1988.

Descripción

En un pequeño valle interior de Argolid, rodeado por alturas rocosas sólo delgadamente cubiertas por la vegetación magra de matorral mediterráneo, el sitio arqueológico de Epidaurus se arrellana sobre varios niveles. A una altura de 430 m, el santuario de Apolo Maleatas descuida el resto de las ruinas. Más abajo, para los occidentales meridionales, a aproximadamente 360 m, está el teatro. Finalmente, el santuario de Asclepios y sus varios edificios de baños, gimnasio, palestra, estadio y los dormitorios para pacientes, se distribuyen sobre una meseta occidental localizada entre 320 m y 330 m de altura.

Las ruinas monumentales.
Esta inmensidad de un área de 520,000 m² es propiedad del estado; la construcción ha sido prohibida a lo largo del valle entero del piso a la cresta, pues es un tributo a los dioses curativos de Epidaurus: Apolo, Asclepios e Higía. La leyenda plantea que Asclepios era fruto del amor de Apolo con una hija del rey de Orchomenes. En el siglo VI, un culto dedicado a él estaba establecido a Epidaurus, donde excavaciones arqueológicas descubrieron un santuario fechado mucho antes período del Micénico.

Por el siglo V, el santuario disfrutaba ya de renombre, por las curas milagrosas ocurridas allí, y por los juegos que tenían lugar cada cuatro años en su estadio. Epidaurus entró en su período máximo en el siglo IV aC, cuando el templo de Apolo Maneates y los monumentos excelentes del Hieron fueron construidos. El Hieron incluye el templo de Asclepios, los Tholos, el Enkoimeterion, donde los enfermos esperaron sus curas, los baños de Asclepios, y sobre todo el incomparable teatro, legalmente considerado una de las obras maestras de la arquitectura griega. Epidaurus continuó floreciendo durante el período helenístico. A pesar de ser saqueado por Sulla en 87 aC, y por Cilician más tarde, el santuario restaurado prosperó durante el período romano, como se testifica por la descripción famosa de Pausanias en 150.

El impresionante teatro.
El grupo de edificios que comprende el santuario de Epidaurus sostiene testimonio excepcional a los cultos curativos del mundo griego clásico y romano. Los templos y las facilidades del hospital dedicado a los dioses curativos, constituye un conjunto coherente y completo. Ello ejerció una influencia en todo el mundo helénico, y luego todos los santuarios romanos de Esculape. La emergencia de medicina moderna en un santuario originalmente reputado por los milagros, con base en la psicología para curar pacientes supuestamente incurables, ilustra directa y perceptiblemente la evolución funcional del Hieron de Epidaurus y es de modo impresionante descrito por la inscripción grabada en las estelas notables preservadas en el museo. El teatro, los templos de Artemisa y Asclepios, los Tholos, el Enkoimeterion, y el Propylaea, hacen del Hieron de Epidaurus un ejemplo eminente de un conjunto arquitectónico helénico del siglo IV aC. En particular, el teatro, una obra maestra arquitectónica de Polycletes, uno de los más jóvenes de Argos, representa una realización artística única por su integración admirable en el sitio y la perfección de sus proporciones y acústica.

Fuentes