Saltar a: navegación, buscar

Traje de novia

Vestido de novia
Información sobre la plantilla
Vestidos de novia.jpg
Concepto:Vestido de casamiento es la prenda utilizada por las novias durante la ceremonia de la boda. La importancia del color, del estilo y del ceremonial del vestido depende de la religión y de la cultura de los participantes.

Traje de novia. Prenda de vestir utilizada por las novias durante la ceremonia nupcial.

Historia

El uso de un vestido blanco para la ceremonia de la boda se remonta a la época inmediatamente posterior a la Edad Media. En ese tiempo, la boda no tenía las características de amor y romanticismo que se conocen hoy en día, y era más una unión de dos familias bien por intereses económicos, políticos o sociales.

La novia en ese momento representaba a su familia, y más concretamente a su categoría social, así que en aquellos tiempos, el poder llevar un vestido de novia de las características que se conoce hoy en día representaba el nivel económico de la misma: llevar mucha telas dando al vestido un gran volúmen, bordados y pedrería, le daban al vestido y a quien lo llevara un status determinado.

No necesariamente tenían que ser blancos: lo que hoy en día se asocia al color tradicional de la novia por la pureza que representa, en aquella época reflejaba que se trataba de una mujer de la alta sociedad, ya que si se usaba ese color, era más por el precio de la tela que por la supuesta pureza de la novia. Esta idea, más religiosa que económica, se instaura décadas más tarde.

“La moda” del traje de novia blanco, tal y como se concibe en la actualidad se remonta a 1558, cuando María Estuardo se casa de blanco con Francisco II. La elección del color no fue para nada casual, ya que el color indentificaba al ducado de Guisa, estirpe de donde procede María.

Hasta entonces, los trajes que se utilizaban para casarse solían ser de colores, de materiales muy diversos y con adornos que dependían del gusto y de las directrices que marcaba la época. Ya desde la Edad Media el rito del matrimonio tenía sus propias costumbres en cuanto a la vestimenta: la novia destacaba su condición de desposada, estrenando vestido y con una corona de flores rojas en la cabeza y el cabello suelto.

Con la llegada del romanticismo en 1840 la Reina Victoria destacó el blanco y el estilo romántico en su ceremonia. El blanco comenzó a tener ese significado actual: pureza, virginidad, gloria, paz, inmortalidad… Sin duda, fue toda una tendencia en la época que ha perdurado hasta nuestros días, aunque ahora el blanco deriva en muchas más tonalidades que van desde el blanco perla, blanco roto, marfil, beige, etc. En el siglo XIX impera lo práctico frente a la ostentosidad. Es por eso que el traje de novia casi es un vestido más de diario, con adornos que lo enriquecen, eso sí, comienzan darle un uso a las perlas como joya de ceremonia.

Tradición

Tradicionalmente el corte del vestido de novia se adapta a la moda de los tiempos. A principios de 1800, la moda estaba marcada por el estilo afrancesado y burgués, con talle imperio y los volúmenes muy rectos, inspirados en la moda francesa de la época, que a su vez estaba inspirada en la era clásica greco-romana. En el Museo del Traje de Madrid se pueden ver varios ejemplos de los modelos que se lucen a principios del siglo XIX, mientras que en el Museo de Philadelphia se guarda un modelo de traje de novia del año 1809 confeccionado en seda que refleja el estilo y moda de esa época.

El libro The wedding dress: 300 Years of Bridal Fashions (El vestido de novia: 300 años de moda nupcial) explora la historia de las bodas europeas y las tradiciones que las han rodeado desde 1970 hasta la actualidad y presta atención al efecto social, cultural y tecnológico en este ámbito, la imagen de las novias, la comercialización de las bodas y el consecuente desarrollo de la industria nupcial.

Galería de Fotos de Vestidos de Novia

Fuente