Tribu Nahua

Tribu Nahua
Información sobre la plantilla
Náhua.jpg
Concepto:Pueblo indígenas

Tribu Nahua. También conocido como yora, es parte de un amplio complejo sociocultural formado por diversos sub-grupos que vivían en zonas remotas alrededor de las cabeceras de los ríos Purús y Yurúa, y que hoy conocemos como pueblos indígenas cuyos nombres llevan como sufijo común el término nahua. Todos ellos habrían sido “mitades” de los linajes de un gran grupo cuyas lenguas pertenecen a la familia lingüística Pano. A lo largo de su historia estuvieron expuestos a sucesivas divisiones y cambios, que tuvieron como resultado la consolidación de diferentes identidades.

Historia

A partir de relatos orales recogidos por Shepard (2003), se conoce que los pueblos Pano del Purús habitaron un territorio más o menos continuo cuya principal referencia geográfica era la región Embira. De acuerdo con este autor, los nahuas son parte de un amplio complejo sociocultural formado por diversos grupos locales que vivían en zonas remotas alrededor de las cabeceras de los ríos Purús y Yurúa.

La distribución actual de estos pueblos sería el resultado de migraciones ocurridas en el Siglo XX, como consecuencia de conflictos entre los grupos nahua, pero también con agentes foráneos. El pueblo nahua, por ejemplo, se había trasladado hacia las cabeceras de los ríos Mishagua, Contejo, Manu y Serjali en la década de 1920, motivados principalmente por la incursión de los caucheros.

En la década de 1950, los madereros empiezan a incursionar en las zonas donde se refugiaban los nahuas, generándose enfrentamientos violentos entre ambos grupos. Se conoce también que por esos años, los nahuas se enfrentaban con otros pueblos indígenas en el alto río Sepahua y tenían un contacto cada vez mayor con misioneros dominicos que en 1947 habían fundado una misión para evangelizar a los indígenas de la zona. En este contexto, los nahuas obtuvieron la reputación de guerreros, ya que rechazaban sistemáticamente toda tentativa de incursión foránea en las tierras que habitaban.

De acuerdo con algunos autores, el año de 1984 marcó un hito en la historia de los nahuas, pues las incursiones de agentes foráneos en la zona se intensifican y el pueblo nahua fue afectado por una epidemia de infecciones respiratorias que redujo la población a la mitad. En estas circunstancias, el Instituto Lingüístico de Verano y la misión dominica de Sepahua brindaron asistencia médica e iniciaron una campaña de vacunación que solo fue parcialmente efectiva.

Durante la década de 1980, algunos nahuas se emplearon como mano de obra en la extracción de madera; otros, fueron trasladados a Sepahua por madereros mestizos y yaminahuas que actuaban como intermediarios, y forzados a trabajar para ellos como mano de obra. Como consecuencia de los enfrentamientos violentos con los mestizos y yaminahuas, los nahuas se instalan en la boca del río Serjali, alrededor de 1990. Desde ahí congregaron a grupos familiares que vivían dispersos entre los territorios que hoy conforman la RTKNN y el Parque Nacional del Manu, para comenzar a formar el núcleo poblacional de Santa Rosa de Serjali.

La importancia del pueblo yaminahua en la historia y la identidad nahua se evidencia en la interacción entre ambos pueblos en la última mitad del Siglo XX, caracterizada por los conflictos pero también por las alianzas familiares. Un ejemplo de este vínculo entre ambos pueblos fue el hecho de que el primer presidente de Santa Rosa de Serjali, uno de los líderes que contribuyó a la conformación de esta localidad, haya sido yaminahua.

Actualmente, los nahuas de Santa Rosa de Serjali tienen una interacción estable con la sociedad nacional, habiendo participado desde la década de 1990 en acciones legales frente a los abusos y vulneraciones de los derechos de su pueblo. El Ministerio de Cultura, a través de la Dirección de Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento y Contacto Inicial, en su calidad de ente rector del Régimen Especial Transectorial de protección de los Pueblos Indígenas en situación de aislamiento o en contacto inicial (Ley 28736 y DS N°008-2007-MIMDES), viene coordinando con todos los sectores del ejecutivo, conforme a sus competencias, la atención a las solicitudes de la población Nahua de Santa Rosa de Serjali.

Lengua

Hablan la lengua Naha.

Alimentos

Su alimentación se basa casi exclusivamente en los cultivos de sus milpas, o sea, consumen maíz, chile, jitomate, frijoles, quelites, y otros. Su forma de cocinar es muy básica, asado o cocido son las únicas técnicas que manejan. La carne la obtienen de los animales de su entorno.

Economía

Los nahuas asentados en zonas rurales, sustentan su economía básicamente en la agricultura de temporal, con cultivos de maíz, fríjol, haba y avena; por lo general, su producción, al igual que en los otros pueblos indígenas, se realiza en tierra sejidales y comunales, se destina al autoconsumo y para la venta, si tienen.

Instituciones sociales, económicas y políticas

Por lo general, las familias nahuas que viven en Santa Rosa de Serjali basan su sustento cotidiano en una economía de subsistencia que tiene como sus principales actividades la agricultura, la caza y la pesca. Con relación a la agricultura, suelen practicar la roza y quema de sus chacras, cultivando principalmente yuca, plátano, camote, sachapapa, caña, papaya, frijol y arroz. De acuerdo con la Dirección de Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial (DACI), cada familia de la comunidad posee, en promedio, de una a cuatro chacras, las cuales suelen ubicarse en las riberas de los ríos Mishagua y Serjali, así como en afluentes de ambos ríos.

Una parte importante de la dinámica socioeconómica de las familias de Santa Rosa de Serjali gira en torno a la capital del distrito de Sepahua en la provincia de Atalaya, ubicada a 4 horas de la comunidad. Allí, muchos nahuas se emplean por temporadas como cargadores de productos para los comerciantes, en el negocio de la extracción de la madera y otros trabajos eventuales. Asimismo, algunas familias venden los productos que producen a través de la agricultura, la caza, la pesca y/o la extracción de la madera; y envían a sus hijos e hijas a estudiar a Sepahua.

De acuerdo con la DACI, los hombres nahuas pueden recorrer gran parte del territorio de la RTKNN para cazar, siendo esta una actividad importante para la economía familiar. Así, algunos comuneros mencionan que abundan las presas de caza en las zonas cercanas a la comunidad, y que las principales herramientas empleadas son la escopeta, las trampas artesanales y las trampas de tipo industrial.

Los nahuas de Santa Rosa de Serjali se organizan a través de una junta directiva encabezada por un presidente de la comunidad y con una autoridad tradicional llamada curaca. Por intermedio de sus autoridades, el pueblo nahua asentado en esta comunidad viene solicitando la presencia del Estado, a través de proyectos de salud, educación, programas sociales, saneamiento y vivienda.

Creencias y prácticas ancestrales

El texto Aquí vivimos bien de la organización Shinai enfatiza en el estrecho vínculo entre los nahuas y su entorno, a través de actividades como el cultivo de una planta, la construcción de una casa o la creación de una chacra. Hasta después de la muerte, el vínculo entre la persona nahua y sus árboles perdura, de la misma manera en que perdura su conexión con la chacra o la casa que construyó.

Esta conexión entre los nahuas y el entorno en el que viven se manifiesta también a través de la importancia que tienen las zonas de las cabeceras de los ríos, puesto que fue en esas zonas en donde enterraron a sus parientes durante las epidemias de la década de 1980. Los nahuas afirman que el alma o yoshi de la persona que ha muerto se separa del cuerpo e intenta mantenerse en contacto con sus parientes, estando el yoshi de la persona vinculada con las pertenencias materiales, casas y chacras, así como lugares que le pertenecieron.

De acuerdo con Shinai (2004), una práctica ancestral de los nahuas fue el trasladarse a otro sitio luego de la muerte de un familiar, con la finalidad de escapar del yoshi que permanecía en los lugares asociados a la persona difunta.

Alonso Zarzar ha señalado que, en la tradición de los pueblos nahua, el cuerpo es el centro de atenciones estéticas. Entre sus principales ornamentos han destacado las coronas de plumas de aves, los cinturones y collares de semillas o dientes de mono, entre otros. Asimismo, practicarían la pintura corporal, llevando además los nahuas en aislamiento un corte de cabello redondo.

Costumbres y tradiciones

Casas tradicionales

La casa tradicional de la cultura náhuatl se compone de una o dos habitaciones y un amplio solar, son de forma rectangular y está construida con vigas de madera. En cada casa existe un altar. En las zonas donde el clima es más frío tienen paredes hechas de cañas y ramas recubiertas con lodo. Tienen animales de granja y cosechan maíz y frijol principalmente. También, donde sea posible, siembran tomates, melón, aguacate y chile.

Ceremonias

El especialista religioso es el chamán, que es la persona del conocimiento, puede ser tanto hombre como mujer. Se suelen celebrar ceremonias que están ligadas con el calendario litúrgico católico. Se realiza un ritual en el solsticio de invierno, ceremonias para la siembra de la cosecha, en carnaval al inicio de la primavera y en el Día de los Muertos en otoño.

Otro tipo de ceremonias son los rituales destinados a curar enfermedades, invocar a la lluvia o para que cese la misma, peregrinaciones a lugares sagrados, purificaciones de los niños recién nacidos, bendecir las casas, realizar adivinaciones y funerales.

La pintura y artesanía náhuatl

La pintura náhuatl está considerada como uno de los estilos de pintura popular más conocidas en México. Se pueden encontrar escenas que narran las celebraciones de la comunidad, sus creencias religiosas y actividades cotidianas.

Estas pinturas se pueden encontrar realizadas sobre papel amate, cerámica o figuras de madera. Las piezas de cerámica son pintadas con colores llamativos, figuras de animales de fantasía, seres humanos irreales y un montón de flores y distintas formas geométricas.

Elaboran utensilios domésticos: petates, taburetes de madera, banquitos, mecheros de petróleo, metales, ollas, cazuelas. Así como tejidos bordados a mano.

Medicina natural

Utilizan hierbas y plantas medicinales para tratar los síntomas de las enfermedades, para realizar masajes y para la asistencia en los partos, todo esto acompañado de rituales de curación que realizan los chamanes.

Este tipo de medicina tradicional está vista como una alternativa natural y más económica que los costosos productos farmacéuticos. En caso de enfermedades graves pueden acudir a una clínica para que les trate un especialista médico.

El rito de la muerte

Creen en la existencia del alma y que su destino tras la muerte se define según las circunstancias de la misma. Creen que una persona que muere de forma prematura se convierte en espíritu del viento que causa enfermedades. Los que mueren por alguna causa relacionada con el agua creen que van a una especie de paraíso acuático. No creen que tras la muerte el alma tenga un destino u otro dependiendo de su comportamiento, no creen en la recompensa o el castigo.

El trabajo en la labor comunitaria

Están obligados a realizar trabajos sin recibir ningún tipo de pago, con el único fin de ayudar a los trabajos de la comunidad.

El tequio, que significa trabajo en lengua náhuatl, es de responsabilidad de las personas que gozan de mayor respeto dentro de la comunidad, estas son también las personas encargadas de imponer sanciones a aquellos que no obedezcan.

La fiesta (mitohtli)

Se trata de unos días para integrarse en la comunidad, descansar y celebrar la alegría que es la vida. Sin embargo, no se realizan solo para disfrutar.

El hecho de integrarse en la comunidad hace que esta sociedad sea muy fuerte, evitando la envidia y la competencia entre hermanos de la misma.

La soltería y la viudez no están bien vistas

Sus creencias indican que todo hombre y toda mujer necesita a un compañero o a una compañera y cuando muere una pareja creen que es necesario encontrar una nueva compañía.

La mujer dentro de la comunidad está considerada como un igual en cuanto a derechos y obligaciones se refiere.

Concepto de familia muy amplio

Tienen el concepto de la familia muy extensivo ya que no sólo se limita al núcleo familiar, sino que se extiende a abuelos, tatarabuelos e incluso a los hijos de otras parejas se les considera hermanos y no medio-hermanos. Sin embargo la infidelidad en la pareja es castigada, obligando al hombre a hacerse cargo de los hijos que no son de su pareja.

La amistad es muy importante, ya que consideran que compartir experiencias hace que los sufrimientos sean más llevaderos.

La educación obligatoria

Este es otro tema sumamente importante para las comunidades, todos los niños están obligados a asistir a la escuela, ya que es allí donde ellos consideran que se forman los corazones y las mentes de los integrantes de las comunidades. Creen también que el niño necesita estar con otros niños, que deben conocer lo que es la responsabilidad desde pequeños y para ello tienen que ayudar en las labores domésticas. Para ellos, es muy necesario hablar mucho con sus abuelos, ya que estos son los encargados de transmitirles sus conocimientos.

Fuentes