Saltar a: navegación, buscar

Tuberculosis pulmonar

(Redirigido desde «Tuberculosis Pulmonar»)
Tuberculosis pulmonar
Información sobre la plantilla
Tuberculosis pulmonal.jpeg
Clasificación:Es una infección bacteriana contagiosa
Región más común:pulmones, pero puede propagarse a otros órganos.
Forma de propagación:Se propaga

Tuberculosis pulmonar. Es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente los Pulmones, pero puede propagarse a otros órganos.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La Tuberculosis es causada por la bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis (M. tuberculosis) y se puede adquirir por la inhalación de gotitas de agua provenientes de la tos o el estornudo de una persona infectada. Esto se denomina tuberculosis primaria.
En los Estados Unidos, la mayoría de las personas se recupera de la infección de tuberculosis primaria sin evidencia posterior de la enfermedad. La infección puede permanecer dormida o inactiva (latente) por años; sin embargo, en algunas personas se puede reactivar.
La mayoría de las personas que presentan síntomas de una infección de tuberculosis resultaron primero infectadas en el pasado. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad puede reactivarse en cuestión de semanas después de la infección primaria.
Las siguientes personas están en mayor riesgo de tuberculosis activa:
• Los ancianos
• Los bebés.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados, por ejemplo, debido a SIDA, quimioterapia o medicamentos antirrechazo administrados después de un trasplante de órgano
El riesgo de contraer la tuberculosis aumenta si uno: • Está en contacto frecuente con personas que padecen la Enfermedad • Padece desnutrición • Vive en condiciones de vida insalubres o de hacinamiento.

Los siguientes factores pueden incrementar la tasa de infección tuberculosa en una población: • Aumento de las infecciones por VIH • Aumento en el número de personas sin hogar (ambiente de pobreza y mala nutrición) • Aparición de cepas de la tuberculosis farmacorresistentes

En los Estados Unidos, hay aproximadamente 10 casos de tuberculosis por cada 100,000 personas; sin embargo, las tasas varían tremendamente por área de residencia y clase socioeconómica.

Síntomas

La fase primaria de la enfermedad normalmente no causa síntomas. Cuando los síntomas de tuberculosis pulmonar ocurren, pueden abarcar:
• Tos (algunas veces produciendo flema)
• Expectoración con sangre
• Sudoración excesiva, especialmente en la noche
• Fatiga
• Fiebre
• Pérdida involuntaria de peso
Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad:
• Dificultad respiratoria
• Dolor torácico
• Sibilancias

Signos y exámenes

El examen puede mostrar:

  • Dedos hipocráticos en manos y pies (en personas con enfermedad avanzada)
  • Agrandamiento o sensibilidad de los ganglios linfáticos en el cuello u otras áreas
  • Líquido alrededor del pulmón.
  • Ruidos respiratorios inusuales (crepitaciones)

Los exámenes pueden abarcar:

  • Biopsia del tejido afectado (poco común)
  • Broncoscopia
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Radiografía de tórax
  • Prueba de sangre con interferón gamma, como la prueba QFT-Gold para comprobar la infección de tuberculosis
  • Examen y cultivos del esputo
  • Toracocentesis

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección con fármacos que combatan las bacterias de la tuberculosis. El tratamiento de la tuberculosis pulmonar activa siempre involucrará una combinación de muchos fármacos (por lo regular cuatro). Todos los fármacos se continúan hasta que las pruebas de laboratorio muestren qué medicamentos funcionan mejor.

Los fármacos que se utilizan con mayor frecuencia abarcan:

  • Isonizida
  • Rifampina
  • Pirazinamida
  • Etambutol

Otros fármacos que se pueden usar para tratar la tuberculosis abarcan:

  • Amikacina
  • Etionamida
  • Moxifloxacina
  • Ácido paraaminosalicílico
  • Estreptomicina

Usted posiblemente necesite tomar muchas píldoras diferentes en momentos diferentes del día durante 1 año o más.

Es muy importante que usted tome las píldoras de acuerdo con las instrucciones del médico.
Cuando las personas no toman sus medicamentos para la tuberculosis como se les recomienda, la infección se vuelve mucho más difícil de tratar. Las bacterias de la tuberculosis pueden volverse resistentes al tratamiento y, algunas veces, los fármacos ya no ayudan a tratar la infección.

Cuando exista una preocupación de que un paciente puede no tomarse todo el medicamento de acuerdo con las instrucciones, es posible que un médico tenga que vigilarlo para que tome los medicamentos recetados. Esto se denomina terapia observada directamente. En este caso, los fármacos se pueden administrar 2 ó 3 veces por semana, como lo recete el médico.
A usted tal vez lo hospitalicen durante 2 a 4 semanas para evitar la propagación de la enfermedad a otros hasta que usted ya no sea contagioso.
Al médico o a la enfermera se le exige por ley reportar su enfermedad de tuberculosis a la secretaría de salud local. El equipo de asistencia sanitaria se asegurará de que usted reciba la mejor atención para su tuberculosis

Pronóstico

Los síntomas se pueden aliviar en 2 a 3 semanas. Una radiografía de tórax no mostrará este mejoramiento hasta más tarde. El pronóstico es excelente si la tuberculosis pulmonar se diagnostica a tiempo y el tratamiento se inicia rápidamente.
Tp3.jpeg

La tuberculosis pulmonar puede causar daño permanente a los pulmones si no se trata oportunamente.
Los medicamentos usados para tratar la tuberculosis pueden causar efectos secundarios, incluyendo problemas hepáticos.

Otros efectos secundarios abarcan:

  • Cambios en la visión
  • Lágrimas y orina de color anaranjado o pardo
  • Salpullido

Se puede hacer un examen de la visión antes del tratamiento, de manera que el médico pueda vigilar cualquier tipo de cambios en la salud de sus ojos con el tiempo.

Situaciones que requieren asistencia médica

  • Si ha estado expuesto a la tuberculosis
  • Si desarrolla síntomas de tuberculosis
  • Si sus síntomas continúan a pesar del tratamiento
  • Si se presentan nuevos síntomas.

Prevención

La Tuberculosis es una enfermedad que se puede prevenir, incluso en aquellos que han estado expuestos a una persona infectada. La prueba cutánea (PPD) para tuberculosis se emplea en las poblaciones de alto riesgo o en personas que pueden haber estado expuestas a esta enfermedad, como los trabajadores de la salud.
Una prueba cutánea positiva indica exposición a la tuberculosis y una infección inactiva. Discuta la terapia preventiva con su médico.

A las personas que han estado expuestas a la tuberculosis se les deben hacer pruebas cutáneas inmediatamente y realizarles un examen de control en una fecha posterior, si el primer examen es negativo.
El tratamiento oportuno es sumamente importante para controlar la propagación de la tuberculosis a partir de aquellos que tengan la enfermedad de tuberculosis activa hacia aquellos que nunca han estado infectados con esta enfermedad.

Algunos países con una alta incidencia de tuberculosis les aplican una vacuna a las personas (llamada vacuna BCG) para prevenir la tuberculosis. Sin embargo, la efectividad de esta vacuna es polémica y no se usa rutinariamente en los Estados Unidos.
A las personas que hayan recibido la vacuna antituberculosa (BCG) aún se les pueden hacer pruebas cutáneas para la tuberculosis. Discuta los resultados del examen (si es positivo) con su médico.

Fuentes

Enlaces Externos