Saltar a: navegación, buscar

Visita Apostólica de Benedicto XVI a México

Visita Apostólica de Benedicto XVI a México
Información sobre la plantilla
Papaora-mexico-2012.jpg
Benedicto XVI en Guanajuato.
Fecha:23 al 26 de marzo de 2012
País:Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Papa:Su Santidad Benedicto XVI
Anfitrión:Felipe Calderón
Misa(s):
Primera Misa:25 de marzo
Parque del Bicentenario de León, Guanajuato

La Visita Apostólica de Benedicto XVI a México se realizó entre el 23[1] y el 26 de marzo de 2012 como parte de la segundo viaje apostólico a América Latina desde la coronación de Benedicto XVI. Durante su visita realizó varias misas privadas y publicas frente a miles de fieles.

Integrantes de la delegación

Antes de subir al avión, el Papa fue escoltado por el secretario de Estado de El Vaticano, Tarcisio Bertone, y el primer ministro italiano, Mario Monti.

El Sumo Pontífice viajó en un Boeing 777, de la compañía italiana Alitalia, el cual despegó desde el Aeropuerto Internacional Leonardo da Vinci de Roma a las 09.50 horas[1] locales y llegó al Aeropuerto de Guanajuato a las 17.30 horas[1] tras cubrir los 10.267 kilómetros que separan ambos aeródromos.

Junto con el Pontífice viajaron el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone; el Sustituto de la Secretaría de Estado, arzobispo Giovanni Angelo Becciu, y demás miembros de ese departamento.

También viajaron con el Papa el cardenal español Antonio Cañizares Llovera, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y el purpurado canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Comisión Pontificia para América Latina.

Asimismo le acompañaron el cardenal mexicano y ex ministro vaticano de Salud, Javier Lozano Barragán; el purpurado Robert Sarah, presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, el organismo de la Santa Sede que se encarga de distribuir la caridad del Papa, y el Ministro de Exteriores del Vaticano, arzobispo Dominique Mamberti.

Los restantes integrantes de la comitiva Papal fueron el maestro de Ceremonias Pontificias, Guido Marini; su médico personal, Patrizio Polisca; el organizador de los viajes Papales, Alberto Gasbarri; miembros de la seguridad del Vaticano y otras 70 personas entre periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión.

Visita a México

Día 23 de marzo

El presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala recibieron al papa Benedicto XVI en el aeropuerto de Guanajuato.
El viernes 23 de marzo el Papa llego al Aeropuerto Internacional de Guanajuato, a las 16:30 hora local de México, donde fue recibido por el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala. El mandatario mexicano destacó la importancia de la visita del Papa Benedicto XVI para los mexicano:
Confío en que la visita de Su Santidad ilumine el alma de los hombres de esta tierra que más sufren, con la libertad de su pensamiento e inteligencia(...) Encontrará un pueblo noble, hospitalario y cálido, deseamos que disfrute México con sus colores, olores y sabores, pero sobre todo con el cariño que le ofrecen los mexicanos.[2]
Tras ser recibido por el mandatario de México, el Papa pronuncio un discurso[3] a los presentes en el aeropuerto donde expreso:
Me siento muy feliz de estar aquí, y doy gracias a Dios por haberme permitido realizar el deseo, guardado en mi corazón desde hace mucho tiempo, de poder confirmar en la fe al Pueblo de Dios de esta gran nación en su propia tierra. (...) Señor Presidente, amigos todos: en estos días pediré encarecidamente al Señor y a la Virgen de Guadalupe por este pueblo, para que haga honor a la fe recibida y a sus mejores tradiciones; y rezaré especialmente por quienes más lo precisan, particularmente por los que sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades, resentimientos y formas de violencia. Ya sé que estoy en un país orgulloso de su hospitalidad y deseoso de que nadie se sienta extraño en su tierra. Lo sé, lo sabía ya, pero ahora lo veo y lo siento muy dentro del corazón.

Luego del discurso recorrió 38 kilómetros en el Papamóvil rumbo al Colegio Miraflores, en León, lugar de descanso durante su estancia en el país azteca. Durante el trayecto hacia el Colegio Miraflores fue saludado por un mar de pueblo[4] que se dio cita a lo largo de la carretera que conducía hacia ese lugar.

Día 24 de marzo

En horas de la mañana del sábado 24 de marzo realizó una Santa Misa en privado en la Capilla del Colegio Miraflores. Posteriormente se entrevisto con el presidente Calderón en la Casa del Conde Rul de Guanajuato y pocos minutos después saludó a niños en la Plaza de la Paz de Guanajuato.

Día 25 de marzo

El Papa durante la Santa Misa en el Parque del Bicentenario de León.

El domingo 25 de marzo el Sumo Pontífice celebró una Santa Misa en el Parque del Bicentenario de León. Según el Comité Organizado alrededor de 400 mil personas[5] asistieron a la misa que oficia el papa Benedicto XVI. Acudieron también 250 cardenales y obispos y los presidentes de las 22 Conferencias episcopales de América Latina y del Caribe. A estos se le unieron prelados de todo el continente americano, entre ellos de Estados Unidos y Canadá, y 3 mil sacerdotes.

La misa corresponde al quinto domingo de Cuaresma y en la misma cantará una orquesta formada por 60 músicos y un coro compuesto por 200 personas. El pontífice fue recibido en el altar mayor por el arzobispo de León, José Martín Rábago.

El papa llegó al recinto tras sobrevolar el Santuario de Cristo Rey, en la cima del cerro del Cubilete, bajo el que se encuentra el Parque del Bicentenario, construido para conmemorar el bicentenario de la independencia mexicana. El obispo de Roma recorrió el recinto en el papamóvil, en medio de los aplausos, vivas y cánticos de los presentes, muchos de los cuales lo esperaban en el Parque del Bicentenario desde el día anterior, para encontrar buen sitio, soportando estoicamente el calor. A Benedicto XVI le fue entregado un sombrero charro mexicano, que el pontífice no dudó en colocarse y con el que prosiguió su recorrido entre los asistente.

Durante la celebración religiosa, el papa regalará un mosaico de Cristo Rey para que sea colocado en el interior del Santuario del Cubilete. Concluida la misa y el ángelus, el pontífice se dirigió a una imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de México y de Latinoamérica, ante la cual ora[6]. Después bendijo 91 reproducciones de la Virgen de Guadalupe destinada a todas las diócesis de México.

En horas de la tarde tuvo lugar la Celebración de las Vísperas con los obispos de México y de América Latina en la catedral de la Madre Santísima de la Luz de León.

Día 26 de marzo

El lunes 26 de marzo fue despedido en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato, desde donde viajo hacia Santiago de Cuba[7] para comenzar su visita a Cuba, segundo y último país de su gira por América Latina.

Referencias