Saltar a: navegación, buscar

Ácido linoléico

Acido Linoléico
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Concepto:El ácido linoléico (del griego λινων (linon) lino, cuya semilla es la linaza y ελαια (elaia) aceite de oliva o simplemente aceite) es un ácido graso esencial para el organismo humano, lo cual quiere decir que el organismo no puede sintetizarlo y tiene que ser ingerido por la dieta. Es un ácido graso poliinsaturado, con dos dobles enlaces.

Ácido Linoléico. Fue descubierto por casualidad en 1978 por Michael W. Pariza en la Universidad de Wisconsin buscando formaciones de mutagene en la carne durante la cocina. Se denomina como ácido linoléico conjugado (CLA) a una familia de varios isómeros del ácido linoléico (se conocen al menos 13), que se encuentran muy frecuente en los aceites vegetales (aceite de maíz, aceite de soja, aceite de girasol, etc.) y en la grasa animal.

Acido linoléico conjugado

Está formado por varios tipos de ácidos grasos todos ellos distintos en su estructura química. Los CLA son una grasa “trans” no dañina para la salud, sino que por el contrario es beneficiosa.

El más importante de todos ellos, en cuanto al papel fisiológico que puede desempeñar en nuestro organismo es el Ácido Ruménico.

El ácido linoléico conjugado es producido por la flora gastrointestinal de los rumiantes, en particular por los Butyrivibrio fibrisolvens, a partir del ácido linoléico. El ser humano y algunos mamíferos también lo producen, pero en cantidades muy pequeñas, por desaturación enzimática en el hígado del ácido vaccénico (ácido trans 1,11-octadecenoico) el cual es, a su vez, producido a partir del ácido linoléico

Funciones

Está demostrado mediante diferentes estudios que el C.L.A. tiene diversas funciones:

  • reduce la Grasa corporal,
  • aumenta la masa muscular,
  • remodela la figura corporal,
  • reduce los niveles de Colesterol y triglicéridos en sangre,
  • mejora el sistema inmune,
  • actúa como antioxidante, previniendo la aparición de ciertas enfermedades y el envejecimiento prematuro, neutralizando los radicales libres,

Para llegar a lograr los resultados anteriormente mencionados, siempre debe ser utilizado como complemento de una dieta hipocalórica y un plan de ejercicio físico . La recomendación es consumir 3 gramos diarios, pero con una dieta variada, lograremos alcanzar 1,5 gramos /día. Por consiguiente, si lo que se quiere es lograr resultados a nivel de reducir el peso corporal y la masa grasa, será necesario tomar algún complemento que nos provea de C.L.A, siempre bajo supervisión de un profesional. Lo mismo sucede con las personas que tienen una alimentación exenta de alimentos de origen animal, como por ejemplo los Vegetarianos, donde la ingesta de C.LA está muy reducida. Pueden recurrir a suplementos para cubrir las carencias.

Mecanismo para disminuir grasa corporal

El C.L.A produce un bloqueo en el transporte de las grasas hacia las células adiposas. Esto se debe a que el C.L.A inhibe la función de la enzima LPL (lipoprotein lipasa) y al mismo tiempo favorece la lipólisis (destrucción de la grasa). Ayuda a aumentar el transporte de grasa hacia la Mitocondria celular (órgano de la célula encargado de la respiración celular y producción de energía) para ser oxidada.

Aumento de la masa muscular

El C.L.A aumenta la actividad de la enzima CPT (carnitina palmitoin transferasa). Esta enzima esta presente en el músculo y es la que transporta las grasas hacia la mitocondria para ser usada como combustible.

La actividad física estimula entonces el transporte de la grasa hacia la célula muscular para ser oxidada. Por eso es que sin actividad física, el C.L.A no produce los mismos efectos.

Las investigaciones sobre ALC se están llevando a cabo en varios ámbitos, como el cáncer, los trastornos cardiacos, la diabetes y el control del peso. Las pruebas aún no son suficientemente satisfactorias en ninguna de estas áreas.

Protección contra el cáncer

Los primeros estudios con animales demostraron que los ALC pueden inhibir la formación y el desarrollo del Cáncer; actualmente se cuenta con pruebas que sugieren que estos componentes pueden servir para prevenir ciertos tipos de cáncer que afectan al ser humano. La mayoría de las pruebas sobre los efectos de estas sustancias en el cáncer de mama, piel, hígado y colon proviene de experimentos con tejidos animales y humanos.

A pesar de que los estudios clínicos son escasos, algunas investigaciones recientes revelan una relación entre un bajo riesgo de padecer cáncer de mama, un consumo elevado de ALC y queso y niveles altos de ALC en la sangre. Sin embargo, esta asociación no demuestra la existencia de una relación causa-efecto, por lo que se hace necesario realizar más estudios sobre humanos para profundizar en estos alentadores resultados.

Trastornos cardiovasculares

Uno de los principales factores de riesgo en lo que respecta a los trastornos cardiacos coronarios es un nivel anormal de lípidos en la sangre, especialmente un nivel elevado de colesterol LBD (lipoproteinas de baja densidad) o colesterol "malo". Los resultados obtenidos con animales han alimentado esperanzas sobre los posibles beneficios de los ALC, pero los escasos estudios sobre humanos no han aportado pruebas firmes sobre los efectos beneficiosos de estos componentes en el nivel de grasa en Sangre y la arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias).

Diabetes

La incidencia de la diabetes de tipo II (la que normalmente se asocia a un exceso de peso) en Europa está aumentando de forma alarmante. Existen algunas pruebas sobre la capacidad de los ALC de normalizar el metabolismo de la glucosa. Aunque los resultados no son definitivos, se insta a que se realicen más estudios al respecto.

La composición corporal

Se ha demostrado que los ALC alteran la composición corporal en ratones en edad de crecimiento, provocando un aumento del consumo de energía, un desarrollo de la masa muscular y una reducción de la grasa corporal. Sin embargo, no se ha demostrado que se produzcan efectos similares en humanos; es preciso realizar más investigaciones.

Fuentes naturales de Ácido Linoléico Conjugado

Las principales fuentes naturales de ácido linoléico conjugado en los alimentos son:

  • Carne vacuna
  • Mantequilla
  • Queso
  • Cordero
  • Leche homogeneizada
  • Yogurt

Entre las acciones orgánicas más señaladas del ácido linoléico, se ha descrito que reduce el desarrollo de la Aterosclerosis, que incrementa el crecimiento de animales, así como la respuesta inmune de animales y personas, mejorando incluso la diabetes de tipo II y reduciendo el sobrepeso y la Obesidad. Como podemos ver, podría ser un ingrediente interesante para el desarrollo de alimentos funcionales.

La mayor parte de sus actividades biológicas se relacionan con una mejora en el metabolismo energético y con una reducción en el apetito, lo que indudablemente ayuda a mejorar en los diversos problemas descritos anteriormente. Así, si reducimos la ingesta de alimentos por una sensación de saciedad, facilitamos la pérdida de peso y reducimos la obesidad, con lo que disminuimos el riesgo cardiovascular y se enlentece el desarrollo de la arterioesclerosis, entre otros aspectos.

Un nombre y varias moléculas

Los estudios que se han ido publicando indican que las actividades múltiples citadas pueden ser el resultado de la existencia de diversos isómeros, es decir, moléculas aparentemente iguales, pero que cambian su estructura. Así, podemos señalar que se han descrito 2 isómeros principales, el cis-9, 11 y el trans-10, cis-12, según el tipo de dobles enlaces. El primero podría poseer una acción en el estímulo del crecimiento, mientras que el segundo reduce el apetito. Al mismo tiempo, los dos han manifestado, en modelos animales, actividad en la prevención de la formación de tumores, especialmente los de mama.

Seguridad de CLA para los humanos

Estudios realizados durante un año no han detectado ningún efecto especialmente negativo del ácido CLA La pregunta que surge, tanto para estas sustancias como para cualquier otra que se vaya a utilizar en el futuro, es la seguridad que tenemos en que no tenga algún «efecto secundario» puesto que, si se añaden a los alimentos de una forma general, puede que la ingesta supere con mucho lo habitual en la alimentación actual.

Aunque la mayoría de los estudios realizados con animales y con humanos no han mostrado efectos tóxicos significativos, la mayoría de las pruebas clínicas realizadas tuvieron duraciones inferiores a 12 semanas. Recientemente se ha publicado un estudio más amplio, en el que se ha llegado a suplementar la dieta durante un año, sin detectar la existencia de ningún efecto especialmente negativo.

No obstante, lo que resulta complicado es evaluar periodos de tiempo muy superiores, puesto que limita la aplicabilidad e impide la aplicación hasta pasados muchos años. Por este motivo, se desarrollan primero en animales, para los que el tiempo de evaluación es menor.

Uno de los problemas descritos ha sido el efecto sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, ya que tras su uso en estudios con humanos, se ha observado que se incrementa la concentración de glucosa e insulina en sangre. Debido a las implicaciones de estas observaciones sobre la diabetes y a su posible inducción, se ha puesto de manifiesto que este problema aparece cuando se utiliza en exclusiva un isómero, el trans-10, cis-12. Sin embargo, este fenómeno no se detecta cuando se utiliza el cis-9, 11 o una mezcla de ellos. Este efecto se ve también en ratones, lo que les hace interesantes como animales a estudiar previamente en el laboratorio.

Por todas estas cuestiones, la evaluación de su seguridad es necesaria, especialmente para el uso de estas moléculas a largo plazo.

Modelos animales

Para realizar este tipo de estudios se han utilizado ratas, sanas al inicio del trabajo. No obstante, transcurrido un tiempo, y en función del envejecimiento de los animales, comienzan a evidenciarse enfermedades propias de la edad. Sin embargo, los animales tratados con CLA tienen una vida media ligeramente mayor.

Estos resultados son prometedores y abren una expectativa a nuevos trabajos que permitan conocer los efectos reales sobre el incremento en la longevidad.

Las ratas alimentadas a CLA han sido ligeramente más pequeñas que el grupo control, aunque esta diferencia es muy ligera y sin diferencias estadísticamente significativas. Con todo, sí que se aprecia una reducción en el consumo de pienso, lo que justifica la ligera reducción de peso. El efecto que se aprecia claramente y su secuencia es el de una menor apetencia por la comida, con reducción de la ingesta y finalmente pérdida de peso.

Las diferencias de peso y composición corporal de las Ratas estudiadas no suele diferir más allá del 2%. En ningún animal se aprecian diferencias importantes en cuanto a la existencia de anemia, colesterol, índices de fallo renal o hepático, volumen de agua ingerida o concentración de glucosa en sangre.

A todos los animales, una vez muertos, se les ha realizado una necropsia, en la que no se ha apreciado ninguna diferencia entre los grupos. Estos resultados podrían poner en duda la acción anticancerígena, puesto que la incidencia de tumores de diferente tipo era similar, independientemente de que el grupo estuviera suplementado o no.

A pesar de estos resultados, es curioso que los efectos no son los mismos en todos los animales. Así, se puede reducir el sobrepeso o la obesidad en ratones y en cerdos. Sin embargo, las respuestas para CLA no son muy coherentes en ratas y humanos, lo que implica que al abordar estudios de seguridad sea imprescindible evaluar diferentes especies, ya que para estas sustancias no se ha encontrado sólo a una que se correlacione perfectamente con los humanos.

¿Quién lo necesita?

¿Cuales son los síntomas de necesitarlo?

Al atleta que mira para aumentar la masa muscular y eliminar la grasa del cuerpo, Ácido linoléico es un descubrimiento único que hará que el cumplimiento de esta tarea sea mas fácil y más rápida, a su vez brinda efectos positivos sobre la función inmune y estado de antioxidante, así como la disminución del colesterol.

¿Cuánto debe tomarse?

¿Existe algunos efectos secundarios?

El Ácido linoléico es típicamente encontrado en cápsulas o softgels entre potencias entre 600 mg. y 1000 mg. Todas pruebas preliminares muestran que el Ácido linoléico es no tóxico y seguro en dosis recomendadas.

Fuentes

  • Cannella C and Giusti AM (2000) Conjugated linoleic acid: a natural anticarcinogenic substance from animal food. Ital.J Food Sc, 12:123-27
  • Eyjolfson V., Spriet L.L. y Dyck D.J. 2004. Conjugated linoleic acid improves insulin sensitivity in young, sedentary humans. Med. Sci. Sports Exerc. 36:814-820
  • Gaullier J.M., Halse J., Hoye K., Kristiansen K., Fagertun H., Vik H. y Gudmundsen, O. 20
  • Lawson, RE, Moss, AR & Givens, DI (2001) The role of dairy products in supplying conjugated linoleic acid to man's diet: a review. Nutrition Research Reviews 14, 153-172
  • Stanley, J & Hunter, K (2001) The wonder nutrient. Chemistry and Industry, 19th November, 729-731

04.


Enlaces externos