Saltar a: navegación, buscar

100 metros planos

100 metros planos
Evento de Atletismo
Final100MM-23.jpg
Evento específico de atletismo
Lugar:Bandera de Francia Francia

100 metros planos. Es considerada la especialidad más corta del atletismo olímpico, conocida también como la prueba reina del campo y pista, se corre en recta, es practicada por ambos sexos.

Historia

Según algunos historiadores de la Antigua Grecia, la primera carrera de velocidad data año 1496 a.n.e, cuando Hércules organiza una carrera para sus cuatro hermanos, Epidemos, Idas, Peonogos e Iasus, utilizando el pie como medida para determinar la distancia.

Seiscientas veces colocó el pie en una misma dirección en un recinto público denominado Temenos, naciendo así el estadio, unidad de medida y escenario de los Juegos Olímpicos de la antigüedad.

Posteriormente se conoce que Hércules calzaba el número 44, por lo que estadio medido en esa ocasión era de 192.27 metros, aunque esta no era una medida estándar, ejemplo el de Delfos, media 177.92 metros.

Las carreras de velocidad en la antigüedad eran la única prueba original en las que se competía, corriendo en línea recta, siendo Coribos el primer vencedor en el año 776 a.n.e. Solo se colocaban cuatro corredores en la línea da salida, en posición de pie, la señal de arrancada era dada por un hombre soplando un artefacto nombrado bujía.

En 1812 aparecen las carreras de velocidad en el colegio militar de Great Marlon, Gran Bretaña, pero estas no se desarrollan hasta después de 1837, etapa de las guerras napoleónicas. Se corría la distancia de 100 yardas, 91,44 metros y otras distancias tales como 110 yardas, 100,52 metros, hasta llegar a las distancias actuales.

Los 100 metros como tal era desconocida para los anglosajones, varios atletas entre ellos Wendell Baker y Charles Sherrillm, corrían 110 yardas (100,58 metros) en 11.2 segundos. El libro de records de la IAAF recoge una antigua marca de 11.0 exactos sobre 110 yardas del británico William McLaren el 27 de julio de 1867 en Haslingden, Manchester.

Las primeras carreras reconocidas sobre 100 metros reales corresponden a los primeros campeonatos de Francia, al no estar autorizadas el uso de armas para dar las arrancadas en esa época, era dada con una bandera.

Entre los primero corredores se citan a Ricardo Ortiz de Zevallos, hijo de un diplomático peruano, que marca 11.1/5 en 1890 y ganador del campeonato de Francia en 1891 y el sucesor, André Tournois con récord de 11.0 en 1892.

En el campeonato belga de 1891, Émile de Ré corre 11.0 en Bruselas, en ese propio escenario el estadounidense Cecil Lee es acreditado 104/5 en 1892, marca que de Ré logró también en 1893, para convertirse en el primer europeo en bajar de 11 segundos en el hectómetro.

Se considera que el primer humano que corre claramente por debajo de los 11 segundos en los 100 metros es el estadounidense Luther Cary: el 4 de julio de 1891 en el Racing Club de París, en salida dada con una bandera, el tiempo fue medido por tres cronometristas, dos de ellos marcaron 10.4/5 y el tercero, 10.3/5, otorgándosele una marca de 10.3/4 segundos.

Primeros Juegos Olímpicos

Arrancada de los 100 metros en Atenas, 1896

En los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, celebrados en Atenas, Grecia en 1896, participan 17 corredores, se corrieron tres series eliminatorias, se clasifican para la final, tres estadounidenses, un alemán, un eslovaco y un griego.

La final celebrada el 6 de abril, es ganada por el estadounidense Thomas Burke estudiante, campeón de la Universidad de Boston y de la AAU en 440 yardas, quien marca 12.0, seguido del alemán Fritz Hoffmann, el húngaro Alajos Szokolyi, el norteño Francis Lane, el griego Alexandros Chafkondilis, mientras Thomás Curtis no finaliza.

Carriles

Los carriles de los 100 metros

Las carreras de estas distancias se hace por carriles, ya en 1870 la separación y delimitación de los carriles se lograba tendiendo unos cordeles para marcar el de cada corredor; esto se mantuvo hasta antes de la Primera Guerra Mundial, después se utilizaban las líneas blancas, las cuales mantienen su vigencia en la actualidad.

Actualmente las pistas tienen una longitud de 400 metros en forma de óvalo, conformadas por dos rectas y dos curvas, generalmente con ocho carrileras, - las hay de nueve - el ancho de cada carril es de 1.22 metros y la línea que lo delimita, mide cinco centímetros.

Pistas y cronometraje

Foto de llegada 100 metros

Hasta los Juegos Olímpicos celebrados en Roma, Italia en 1960 las pistas contaban solamente con seis carrileras, llevándose a ocho para la versión de Tokio, Japón en 1964 y desde la cita de México en 1968 se utilizan pistas de material sintético..

La toma del tiempo en las carreras se realizaba utilizando el cronometraje manual desde 1862, siendo la precisión en estos años del cuarto de segundo; en 1895 aparecen los cronómetros del quinto de segundo y ya para el año 1922 se utilizan los cronómetros del décimo de segundo.

Aunque se plantea que desde 1936 se experimentaba con el cronometraje electrónico, éste no se utilizó de forma oficial hasta las Olimpiadas de Tokio 1964 y México 1968, donde se registraron los resultados en centésimas de segundo. En la actualidad existe la posibilidad de registrar las acciones de los atletas hasta en milésimas de segundo.

La arrancada

Arrancada en los 100 metros

En los inicios la arrancada o salida se realizaba de pie, posteriormente se adopta la posición media, aunque en los primeros Juegos Olímpicos, hay corredores que utilizan la posición baja, esta no se generaliza hasta inicio del siglo XX, la misma cuenta de tres momentos o estadios:

A sus puestos

El atleta se coloca agachado con los pies apoyados en los bloques de salida, la rodilla de la pierna de atrás se apoya en la pista algo más adelantada que el pie de la pierna delantera, las manos se colocan detrás de la línea separadas entre sí más o menos a la anchura de los hombros, el brazo de la pierna delantera ligeramente hacia un lado 10 cm. más o menos para permitir accionar la rodilla, las yemas de los dedos sirviendo de apoyo en forma de copa invertida, los músculos del cuello relajados, la vista fija más o menos delante de la línea de salida.

Listos

A la voz de listos el atleta eleva la cadera arriba al frente algo más que la altura de los hombros, se separa la rodilla de la pista por esta acción y ambas piernas quedan semiflexionadas, la delantera 90 grados y la trasera entre 125 y 135 grados, lo que permite que se ejerza la presión necesaria sobre los bloques; los hombros adelantan un poco la línea de salida y el peso del cuerpo se distribuye en los 4 apoyos; el cuello va relajado y toda la atención del atleta se concentra en las acciones que deberá realizar al sonido del disparo.

El disparo

En una reacción refleja el atleta se empuja sobre los bloques al tiempo que las manos y brazos se separan de la pista produciéndose un desequilibrio y la puesta en marcha. La pierna de atrás avanza flexionándose, accionando antes sobre el bloque mientras la pierna delantera se extiende empujando con energía; los brazos a su vez accionan inversamente a las piernas pero con energía equilibrando el movimiento de las piernas y el tronco. Cuanto más fuerte sea el empuje, mayor será la reacción y velocidad de salida, pues en estas acciones desempeña un papel importantísimo la tercera ley de Newton.

Los bloques de salida

Bloques de salida

La utilización de los bloques de salida viene aparejada al empleo de la arrancada baja, en 1888 el norteamericano C. H. Sherill utiliza el "Crouch start" o salida agachada, posterior a esta fecha es que se autoriza hacer huecos en la pista para lograr el empuje necesario en el momento de iniciar la carrera.

En 1934 se oficializa el reemplazo de los agujeros por los bloques de salida, asegurando un mejor empuje en la partida, éstos siguieron perfeccionándose hasta la actualidad, donde se utilizan detectores de salida antes de disparo.

Con el paso del tiempo se han utilizado y ensayado varias posiciones en los bloques de salida y atendiendo a la separación entre bloques y desde la línea de salida, se les denominan, salida larga, media y corta.

El final

Llegada a la meta

La línea de llegada o meta está situada en la recta sur de la pista, es la misma para todas las carreras que se realicen en el estadio, debe estar debidamente señalizada, preferentemente en color blanco.

En ella existe un llamado estambre imaginario que deben cruzar los corredores al finalizar la carrera, la toma del tiempo se realiza cuando el corredor traspasa con el tronco esta línea, en ella debidamente alineados, se ubicar los cronometristas, en caso de realizarse la toma de tiempo manual.

Cuando se utiliza el cronometraje electrónico, se ubican foto celdas en cada extremo de la meta, las que emiten un as de luz continuo, interrumpido solamente al paso de los corredores, entonces es en ese momento que se detiene la toma de tiempo por el cronometraje electrónico, reflejándose el mismo en las pizarras anunciadoras.

Los récord

Usain Bolt, recordista mundial con 9.58 segundos

El primer récord mundial reconocido oficialmente por la IAAF en esta especialidad es 10.6 segundos logrado por el estadounidense Donald Lippincott durante la final de los Juegos Olímpicos celebrados en Estocolmo, Suecia, hecho ocurrido el 6 de julio de 1912.

Luego se siguieron registrando marcas con cronometraje manual, siendo el alemán Armin Harry, el primero en correr 10.0 segundos, el 21 de junio de 1960 en Zürich, Suiza.

El 20 de junio de 1968 en Sacramento, Estados Unidos, durante las pruebas de selección olímpica, Jim Hines, fija la cuota en 9.9 segundos, siendo el propio Hines, quien en la final de los Juegos Olímpicos de México, logra el primer récord mundial con cronometraje electrónico con 9.95 segundos.

Fuente