Absceso

Absceso
Información sobre la plantilla
9 KB
Concepto:Un absceso es una infección e inflamación del tejido del organismo caracterizado por la hinchazón y la acumulación de pus. Puede ser externo y visible, sobre la piel, o bien interno. Cuando se encuentra supurado se denomina apostema.


Absceso. Infección e inflamación del tejido del organismo caracterizado por la hinchazón y la acumulación de pus. Puede ser externo y visible, sobre la piel, o bien interno. Cuando se encuentra supurado se denomina apostema.

Causas

El absceso está provocado por una acumulación de pus (células necróticas licuafectadas) causada por infección bacteriana. Las bacterias que invaden el organismo son atacadas por los Glóbulos Blancos con el objetivo de reducir el pus, el cual se elimina a través de la piel. Las espinillas y los forúnculos son pequeños abscesos superficiales. Generalmente los abscesos son subcutáneos y están originados, a veces, por infección de una pequeña glándula cutánea (foliculitis), una ligera abrasión o un corte. Suelen producirse en regiones húmedas del organismo, como las ingles o axilas, y con más frecuencia en las personas con diabetes.

Síntomas

Los síntomas característicos son: la formación de Pus y enrojecimiento, hinchazón y dolor de los tejidos limítrofes cuando el absceso distiende la región y trata de salir el pus a través de la piel. Las molestias desaparecen cuando el absceso se abre espontáneamente o por medio de una incisión con bisturí.

Los síntomas más comunes:

Fiebre o escalofrío, en algunos casos Hinchazón local, endurecimiento del tejido (induración). Lesión cutánea, úlcera abierta o cerrada, nódulo abultado enrojecida puede drenar líquido. Área afectada sensible y caliente

Diagnóstico

Hay abscesos internos que suelen acompañarse de fiebre, dolor local y malestar general. Tales abscesos se pueden producir en la encía; en la mama, hueso (mastoiditis, osteomielitis); en el hígado (disentería Amebiana); en la vagina; en el Apéndice (apendicitis), o en la región anal entre el recto y el Isquión (absceso Isquiorrectal). Según la intensidad de la inflamación cabe distinguir entre: · Absceso caliente · Absceso frío; este último llamado así porque se forma lentamente sin dolor, enrojecimiento ni calor. Puede ser de origen Tuberculoso. El Absceso frío se desarrolla de forma tan lenta que da lugar a muy poca inflamación y solo duele cuando origina presión en la región circundante. Un absceso frío puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero se observa sobre todo en la columna vertebral, las caderas, los ganglios linfáticos y la región genitourinaria. El absceso de la fosa isquiorrectal, es decir, se produce en el espacio comprendido entre el hueso Isquión de la pelvis y la parte adyacente del Intestino, el ano, o, con menor frecuencia, el recto. El absceso produce dolor, tumefacción local y extremada sensibilidad. El absceso Isquiorrectal requiere tratamiento quirúrgico.

Tipos de abscesos

Menos frecuentes

Signos y exámenes

Con frecuencia se obtiene una muestra de líquido del absceso y se le hace un cultivo para determinar los organismos causantes del mismo.

Tratamiento

El tratamiento varía, pero a menudo se requiere cirugía, antibióticos o ambos.

Prevención

La prevención de los abscesos depende del sitio donde se desarrollen. Una buena higiene puede ayudar a prevenir abscesos cutáneos. Con la higiene dental y los cuidados de rutina se previenen los abscesos dentales.

Complicaciones

La infección bacteriana de la sangre (bacteriemia) puede diseminar la infección hacia otros sitios del organismo.

Otras complicaciones

  • Rotura hacia tejido adyacente
  • Hemorragia desde vasos erosionados por inflamación
  • Alteraciones de la función de un órgano vital.

El absceso raquídeo puede causar parálisis. El absceso cerebral puede originar defectos del sistema nervioso.

Referencias

Meislin HW, Guio JA. Soft tissue infections. In: Marx J, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 135. Guss DA. Liver and biliary tract. In: Marx J, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 89. Lavoie FW, Saucier JR. Central nervous system infections. In: Marx J, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 107. Singer JI, Gebhart ME. Sore throat. In: Marx J, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 31.

Fuentes

<retrievedfrom>