Saltar a: navegación, buscar

Agamenón

Para otros usos de este término, véase Agamenón (desambiguación).
Agamenón
Información sobre la plantilla
Agamenon.jpg
Religión o MitologíaMitología griega
País o región de origenGrecia
Venerado enAntigua Grecia
Agamenón. En griego antiguo Ἀγαμέμνων Agamémnôn, muy resuelto, obstinado, fue uno de los más distinguidos héroes de la Mitología Griega cuyas aventuras se narran en La Ilíada de Homero. Hijo del rey Atreo de Micenas y la reina Aérope, y hermano de Menelao, no está claro debido a la antigüedad de las fuentes si es un personaje histórico o puramente místico. La máscara, más conocida como «Máscara de Agamenón», fue descubierta por Heinrich Schliemann en 1876 en Micenas.

Hijos de Agamenón

Algunos de lo hijos de Agamenón y Clitemnestra fueron; Ifigenia, Electra y Orestes. Cuando Agamenón salió para la guerra dejó cuidando a su mujer a un amigo de él, el viejo y poeta, Demódoco. Egisto perseguía a Clitemnestra pero no podía acercársele por Demódoco.

Egisto: En Micenas vivían en otro tiempo dos hermanos llamados Atreo y Tiestes. Resulta que, no se sabe por qué, Atreo resolvió desterrar a su hermano y matarle los hijos. Tiestes no veía la hora de vengarse de su hermano, hasta que un oráculo le dijo que el único que lo vengaría sería el hijo que el tuviera con su propia hija.

La hija de Tiestes se llamaba Pelopia. Cuando salió ésta a ofrecer un sacrificio en la noche, y estando bastante obscuro la cogió su padre por la fuerza y la violó, ella le sacó la espada sin que él se diera cuenta y la guardó.

A los nueve meses nació su hijo y lo abandonó en el monte, sin saber de quién era hijo,unos pastores lo recogieron y lo criaron con leche de cabra, le pusieron por nombre Egisto. Pasó el tiempo y una vez en unas fiestas conoció Atreo a su sobrina Pelopia, la madre de Egisto, y sin saber que era su sobrina se casó con ella. Atreo, viendo que Pelopia no era virgen le hizo confesar que había tenido un hijo y lo había abandonado en el monte. Atreo mandó a buscar a Egisto. Lo trajeron y lo criaron entre los dos, y cuando creció lo mandó Atreo a que matara a Tiestes. Egisto fue, lo encontró y ya le iba a matar con su espada. Tiestes vio la espada y le preguntó a Egisto que quién le había dado esa espada, Egisto dijo que su madre. Entonces Tiestes dijo que quería conocer a su madre, y la mandaron a llamar. Llego Pelopia y Tiestes reconoció a su hija con la que había tenido un hijo que era precisamente Egisto.

Tiestes les contó la historia a Pelopia y a Egisto y lo que había dicho el Oráculo; que el único que lo podía vengar era el hijo que tuviera con su propia hija. Cuando Pelopia escuchó esto, le arrebató la espada a Egisto y se mató con ella.

Egisto le sacó la espada y fue a buscar a Atreo para matarlo, lo encontró haciendo un sacrificio porque creía que ya Tiestes estaría muerto y el muerto fue él.

Egisto que no se había ido para la guerra, empezó a desear y acosar a Clitemnestra. Egisto se deshizo de Demódoco que no desamparaba a Clitemnestra. Egisto y Clitemnestra estuvieron juntos durante siete años.

Cuando éstos se enteraron que se había terminado la guerra de Troya y Agamenón venía en camino, armaron un plan para deshacerse de él. Egisto mandó algunos de sus hombres a darle la bienvenida a Agamenón, esa noche le tenían preparado un gran banquete. Estaba Agamenón en la mesa comiendo cuando llegó Clitemnestra por detrás y le clavó un cuchillo, matándolo en el acto. Egisto detrás de una cortina lo estaba viendo todo.

Cuando Electra, la segunda hija de Agamenón, se dio cuenta que su madre había matado a su padre, a quien quería mucho, juró que se vengaría. Lo primero que hizo Electra fue mandar a su pequeño hermano Orestes donde unos amigos, antes que su madre le hiciera daño. Ella se tuvo que quedar en el palacio porque la encerraron a trabajar como a una sirvienta.

Guerra de Troya

Cuando Paris, el hijo de Príamo, se llevó a Helena, todos los caudillos aquellos fueron convocados para organizar un ataque contra Troya. Los jefes se reunieron en el palacio de Diomedes en Argos, donde Agamenón fue elegido comandante en jefe, bien como consecuencia de su mayor poder, bien porque se ganó el favor de la asamblea mediante ricos presentes. Tras dos años de preparativos, el ejército y la flota griegas se reunieron en el puerto de Áulide en Beocia.

Agamenón había consultado previamente el oráculo sobre el asunto de la empresa y la respuesta dada fue que la guerra se desataría en el momento en el que los más distinguidos entre los griegos (Aquiles y Odiseo) riñesen.Una profecía parecida provino de un acontecimiento maravilloso que ocurrió mientras los griegos estaban reunidos en Áulide: cuando se ofrecía un sacrificio bajo las ramas de un árbol, un dragón salió reptando de debajo y devoró un nido del árbol conteniendo ocho polluelos y su madre. Calcante interpretó la señal como indicativa de que los griegos debían partir a luchar contra Troya durante nueve años, pero al décimo la ciudad caería. Esquilo relata un milagro diferente presagiando lo mismo.

Otro suceso interesante ocurrió mientras los griegos estaban reunidos en Áulide: se dice que Agamenón mató un ciervo que estaba consagrado a Artemisa, provocando además la cólera de la diosa con palabras irreverentes, por lo que ésta envió sobre el ejército griego una peste y produjo una calma absoluta, de forma que los griegos no podían abandonar el puerto por falta de viento. Cuando los videntes declararon que la ira de la diosa no podría ser aplacada a menos que Ifigenia, la hija de Agamenón, le fuese ofrecida como sacrificio compensatorio, Diomedes y Odiseo, fueron enviados a buscarla al campamento con el pretexto de que debía desposar a Aquiles. Ella accedió a acompañarles, pero en el momento en que iba a ser sacrificada fue llevada por la propia Artemisa (según otras fuentes por Aquiles) a Táuride, y otra víctima ocupó su lugar.Tras esto cesó la calma y el ejército partió hacia la costa de Troya. Sólo Agamenón tenía un centenar de barcos, además de los sesenta que había prestado a losarcadios.

En el décimo año del sitio de Troya —que es en el que comienzaLa Ilíada— Agamenón se halla envuelto en una disputa con Aquiles por la posesión de Briseida, que éste fue obligado a ceder a Agamenón. Aquiles se retira del campo de batalla, y los griegos son víctimas de varios desastres.Zeus envió un sueño a Agamenón para persuadirle de liderar a los griegos en la batalla contra los troyanos.El rey, para poner a prueba a los griegos, les ordenó volver a casa, lo que cumplieron de buena gana, hasta que su coraje fue reavivado por Odiseo, quien los persuadió a prepararse para la batalla. A un combate individual entre Paris y Menelao siguió una batalla en la que Agamenón mató a varios de los troyanos.

Cuando Héctor desafió al más bravo de los griegos, Agamenón se ofreció a luchar contra él, pero Áyax fue elegido en su lugar por sorteo. Poco después de esto tuvo lugar otra batalla en la que los griegos fueron derrotados y Agamenón, abatido, les aconsejó emprender la huida y regresar a casa, pero los demás héroes se opusieron. Un intento de reconciliación con Aquiles fracasó, y Agamenón convocó a los jefes por la noche para deliberar sobre las medidas a adoptar.Odiseo y Diomedes fueron enviados como espías, y al día siguiente se retomó la contienda con los troyanos.

El propio Agamenón volvió a ser uno de los más bravos y mató muchos enemigos con sus mismas manos. Al final, sin embargo, fue herido por Coón y obligado a retirarse a su tienda. Héctor avanzó entonces victoriosamente, y Agamenón aconsejó de nuevo a los griegos que se salvasen huyendo.Pero Odiseo y Diomedes se resistieron otra vez, y el segundo le convenció para regresar a la batalla que se libraba cerca de los barcos. Poseidón también se apareció a Agamenón con la forma de un anciano y le inspiró nuevo coraje.El apremiante peligro de los griegos indujo al fin a Patroclo, el amigo de Aquiles, a tomar parte enérgicamente en la batalla, y su muerte provocó que éste volviese a la acción, llevando a su reconciliación con Agamenón. En los juegos en honor de Patroclo, Agamenón ganó el primer premio en el lanzamiento de lanza. Agamenón, a pesar de ser el comandante en jefe de los griegos, no es el héroe de la Ilíada, y en espíritu caballeroso, bravura y carácter es en conjunto inferior a Aquiles. Pero a pesar de ello está por encima de todos los griegos por su dignidad, poder y majestad, y sus ojos y cabeza son como los de Zeus, su faja como la de Ares y su pecho el de Poseidón. Agamenón es entre los héroes griegos lo que Zeus entre los dioses del Olimpo. Esta idea parece haber guiado a los artistas griegos, pues en varias representaciones de Agamenón aún conservadas hay una reseñable parecido con las representaciones de Zeus. El emblema de su poder y majestad en Homero es un cetro, obra de Hefesto, que Zeus había dado a Hermes y éste a Pélope, de quien descendió hasta Agamenón. Su armadura se describe en la Ilíada.

Muerte

La herida y abandonada esposa,pronto sinto la necesidad de un amante,el sobrino de su marido, Egisto, que cortejó a la reina durante la ausencia de su marido. Juntos planean el asesinato de Agamenón y, para que no interfiera en sus planes, alejó de palacio a Orestes. Cuando éstos se enteraron que se había terminado la guerra de Troya y Agamenón venía en camino, armaron un plan para deshacerse de él. Egisto mandó algunos de sus hombres a darle la bienvenida a Agamenón. Esa noche le tenían preparado un gran banquete. Estaba Agamenón durmiendo en su dormitorio, cuando llegó Egisto por detrás y le clavó un cuchillo, matándolo en el acto. Clitemnestra detrás de una cortina lo estaba viendo todo.

En el palacio de Argos, Clitemnestra, que ahora comparte el trono y la cama con su amante Egisto, se despierta de una pesadilla: sueña que dio a luz a una serpiente, y que esta serpiente ahora se alimenta de su pecho, del que saca sangre en lugar de leche. Alarmada por esta pesadilla, que es una posible señal de la ira de los dioses, ordena a su hija, la princesa Electra, a quien mientras tanto Clitemnestra ha reducido prácticamente a la condición de esclava, que haga libaciones sobre la tumba de Agamenón. Un grupo de mujeres, las coéforas, la acompañan para ayudarla. Electra y las coéforas.

Electra llega a la tumba de su padre, y allí encuentra a un hombre, que acaba de poner un rizo de su pelo sobre la piedra. Comienzan a hablar y gradualmente comprende que el hombre es su hermano Orestes , quien, en sus pensamientos, ha sido su única esperanza de venganza. Juntos planean la venganza de su padre matando a su madre Clitemnestra y a su nuevo marido, Egisto.Orestes mata primero al usurpador y después a su madre, provocando así la furia de las Erinias. Orestes sufriendo la furia de las Erinias.

Otras historias

Ateneo cuenta la historia de Argino, un erómeno de Agamenón: «Agamenón amó a Argino, cuenta la historia, tras haberle visto nadando en el río Cefiso, en el que de hecho perdió su vida (pues se bañaba constantemente en este río), y Agamenón le enterró y fundó allí un templo de Afrodita Arginis.» Este episodio también fue recogido por Clemente de Alejandría y Estéfano de Bizancio con leves variaciones. Varios poetas latinos mencionan a un hijo bastardo de Agamenón, llamado Haleso, a quien se atribuye la fundación de la ciudad de Falisci o Alesia. Haleso fue el boyero de Agamenón durante la Guerra de Troya y luchó más tarde con Eneas en Italia.

Fuentes