Saltar a: navegación, buscar

Ajo Puerro

Ajo Puerro
Información sobre la plantilla
Ajo Puerro.jpeg
Reino:Plantae
Familia:Liliáceas (Liliaceae)

Ajo Puerro. Nombre científico o latino: Allium porrum. Bulbo membranoso y de forma oblonda, alargado y de color blanco brillante, donde se puede ver la presencia de numerosas raicillas también de color blanco. Tanto el bulbo como las hojas son las partes comestibles de esta hortaliza.

Origen

No existe ningún dato que certifique el verdadero origen de esta planta, ya que nunca se encontró en su estado salvaje, no obstante se cree que procede de tiempos de los Celtas, en las zonas de Mesopotamia, Egipto, Turquía, Israel, etc. unos 3000 a 4000 años a.C.

Su nombre se asoció como "ajo de oriente" y era empleado ya para guisos de cocina y para medicina. Sobre la edad media se extendió su cultivo en Europa y de ahí al resto del mundo.

En la edad media esta planta tomó interés, ya que se utilizaba para cubrir en medida el hambre de la época y las numerosas pestes y epidemias que se desencadenaron.

En España las zonas más cultivadas son la zona norte.

En Europa tenemos a Francia como país importante tanto en producción como consumidor.

Diferentes variedades

Podemos diferenciar dos grupos de variedades en puerro, dependiendo del grosor o blanqueamiento del bulbo, de la época más adecuada para su cultivo, de la longitud de las hojas, etc.

Variedades de puerros cortos y semilargos:

  • Grueso de Rouen
  • Musselburgh
  • Platina
  • Arcadia
  • Electra
  • Malabare
  • Dactilo

Variedades de puerros largos:

  • Largo de Gennevillier
  • Largo de Meziers
  • Largo de Bulgaria
  • Large American Flag
  • Alaska
  • Artaban
  • Romil
  • Elina
  • Paína
  • Helvetia

Propiedades de los puerros

Los puerros son muy apreciados por sus propiedades y su gran aporte de nutrientes como el potasio siendo ideales en caso de retención de líquidos. Las propiedades de los puerros también los hacen aconsejables en enfermedades reumáticas y del riñón.

Los puerros son una planta herbácea de la familia de las liliáceas conocida también como ajo porro. Crece espontáneamente por todo el mediterráneo aunque su cultivo ya viene de muy antiguo (Egipto, Roma, etc.). Siempre se ha valorado su rico sabor y sus propiedades medicinales.

  • En problemas bronquiales los puerros son una buena alternativa a la cebolla y al ajo ya que su sabor es más suave y aunque quizá no es tan rico en compuestos azufrados la verdad es que tiene propiedades parecidas.
  • Su riqueza en potasio lo hace recomendable en casos de retención de líquidos, enfermedades reumáticas, gota, cálculos de riñón, arenilla y enfermedades del riñón y la vejiga.
  • Buen efecto laxante ya que su fibra tiene un particular efecto mucilaginoso que favorece el deslizamiento de las heces. Los puerros son ideales pues para combatir el estreñimiento.
  • Es un gran aliado en casos de obesidad ya que tiene pocas calorías, es laxante y diurético.
  • Los puerros son recomendables para la artritis ya que es muy remineralizante y alcalinizante.
  • Sobre todo en forma de sopa (añadir un chorrito de limón) es un excelente aliado en casos de fiebre, problemas renales y gastrointestinales.
  • Los catarros respiratorios y los problemas de garganta pueden beneficiarse en gran medida del puerro.

Valor nutritivo

El agua es el componente mayoritario, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono, convierte al puerro en un alimento de escaso aporte calórico. Además, presenta una cantidad importante de fibra y de algunas vitaminas y minerales. En cuanto a su composición en minerales, destaca su contenido en potasio, así como en magnesio, calcio y hierro. El calcio y el hierro apenas se asimilan, a diferencia de lo que sucede con los alimentos de origen animal ricos en dichos nutrientes.

El puerro es una buena fuente de folatos y también aporta vitamina C y vitamina B6, aunque éstas últimas en menor cantidad. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

¿Sabías que los puerros...?

Los puerros se eligen más bien pequeños y hemos de evitar la parte más verde ya que es más indigesta. A las personas a las que los puerros les producen muchos gases les recomendamos que tomen poca cantidad y sobre todo en forma de sopa.

Vitaminas y minerales

  • 26 calorías
  • 2´5 g de proteínas
  • 4´5 g de hidratos de carbono
  • 90 g de agua
  • Aporta el 50 % de las necesidades diarias de vitamina C, aproximadamente el 13 % de la vitamina E, B6 y selenio. También obtendremos un 10% de nuestros requerimientos de calcio y hierro.
  • Los puerros también contienen una apreciable cantidad de carotenos, potasio, ácido fólico y vitamina B1.

La vitamina C tiene acción antioxidante, participa en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia a las infecciones.

La Vitamina B6 actúa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Prevención de enfermedades

Los puerros son una fuente de sustancias de acción antioxidante, en concreto de compuestos de azufre. Los antioxidantes bloquean el efecto dañino de los radicales libres.

La respiración en presencia de oxígeno es esencial en la vida celular de nuestro organismo, pero como consecuencia de la misma se producen unas moléculas, los radicales libres, que ocasionan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud a través de su capacidad de alterar el ADN (los genes), las proteínas y los lípidos o grasas.

Existen situaciones que aumentan la producción de radicales libres, entre ellas el ejercicio físico intenso, la contaminación ambiental, el tabaquismo, las infecciones, el estrés, dietas ricas en grasas y la sobre exposición al sol.

La relación entre antioxidantes y enfermedades cardiovasculares es hoy una afirmación bien sustentada. Se sabe que es la modificación del llamado "mal colesterol" (LDL-c) la que desempeña un papel fundamental en el inicio y desarrollo de la aterosclerosis.

Los antioxidantes bloquean los radicales libres que modifican el llamado mal colesterol, con lo que contribuyen a reducir el riesgo cardiovascular y cerebrovascular. Por otro lado, unos bajos niveles de antioxidantes constituyen un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer y de enfermedades degenerativas.

Exceso de peso

Su bajo valor calórico hace que los puerros puedan ser incluidos en dietas de control de peso siempre que se tenga en cuenta la forma idónea de cocinado (plancha, horno, rehogado con poco aceite, microondas...). Además, por su elevado contenido en fibra, el puerro aporta sensación de saciedad, lo que limita el consumo de otros alimentos.

Mujeres embarazadas y niños

El puerro es apropiado en la dieta de la embarazada por su contenido en folatos. Esta vitamina asegura el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Su deficiencia provoca en el futuro bebé enfermedades como la espina bífida o la anencefalia. Los requerimientos de folatos son superiores también en los niños. Por ello, incluirlos en su dieta habitual es una forma adecuada de prevenir deficiencias.

Potente diurético y laxante

El puerro es rico en potasio y pobre en sodio, y por tanto diurético, lo que beneficia en hipertensión, hiperuricemia, gota, cálculos renales, retención de líquidos y oliguria. Al aumentar la producción de orina se eliminan líquidos junto ácido úrico, urea, etc.

Flatulencia

El consumo excesivo de puerros puede ocasionar flatulencia por su aporte de compuestos de azufre. Por ello, personas con aerofagia o dispepsia pueden no tolerarlos, pero habrá que valorar la tolerancia individual.

Aperitivo y digestivo

Gracias al aceite esencial que forma parte de su composición, el puerro ejerce una suave excitación sobre las glándulas gastrointestinales, lo que facilita el proceso digestivo y estimula el apetito.

Afecciones respiratorias y alergias

El aceite esencial presente en el puerro actúa sobre las vías respiratorias y facilita la expectoración, acción beneficiosa en caso de afecciones respiratorias como catarros y bronquitis. Dicho compuesto puede causar reacciones alérgicas en personas susceptibles que, como es obvio, deberán excluirlos de su dieta.

Recetas

Puerros gratiñados

Ingredientes para 4 personas:

  • 5 cucharadas de harina
  • 1,5 litros de leche
  • 150 gramos de mantequilla
  • 1 pastilla de caldo
  • 5 gramos de pimienta negra molida
  • 12 puerros
  • 100 gramos de queso parmesano

Instrucciones de elaboración:

Poner los puerros a cocer. Trocearlos. Se hace una bechamel rehogando la mantequilla con la harina añadiendo poco a poco la leche, sin olvidar el caldito, hasta conseguir una crema uniforme. Unir a ésta bechamel el queso rallado parmesano y la pimienta negra molida .Colocar en una fuente refractaria los puerros, la bechamel encima y volver a poner queso rallado por encima.

Meter al horno para que se gratine .Esta receta sirve también para otras verduras según gustos.

Crema ligera de puerros

Ingredientes para 4 personas:

  • 1,5 ccs de caldo de pollo
  • 1 cebolla mediana
  • 500 ccs de leche semidesnatada
  • 40 gramos de mantequilla o margarina
  • 1 patata grande
  • 25 gramos de perejil
  • 5 gramos de pimienta blanca
  • 200 gramos de puerros
  • 1 pizca de sal

Instrucciones de elaboración:

Pelar y picar las verduras muy finamente. Fundir en una cacerola la mantequilla y se rehogan las verduras. Se añade, a continuación, el caldo o una pastilla de caldo más el agua. Dejar cocer 35 minutos. Se pasa por la batidora y se añade la leche, debiendo quedar una crema fina. Poner de nuevo al fuego unos 5 minutos. Servir caliente espolvoreando antes con perejil muy picadito.

Cordero salteado con puerros

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de vino de arroz o jerez seco
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 500 gramos de pierna de cordero deshuesada
  • 6 puerros tiernos
  • 3 rodajas de raíz de jengibre fresco
  • 1 cucharadita de sal
  • 25 gramos de mantequilla
  • 1 pizca de pimienta negra molida

Instrucciones de elaboración:

Cortar la carne en filetitos finos, de 2x4 centímetros aproximadamente.

Los puerros cortarlos en discos de unos 2 centímetros, que no se desbaraten, pero pasarlos bien por agua para que no les quede tierra.

Cortar el ajo en láminas finas y el jengibre en juliana fina. Sazonar la carne de cordero con sal.Calentar el aceite y la manteca en una sartén.

Una vez bien caliente el aceite, saltear el cordero, junto con el ajo y el jengibre, un par de minutos serán suficientes, añadir los puerros y seguir salteando por un par de minutos mas.

Regar con la salsa de soja, vino y espolvorear con la pimienta. Servir bien caliente.

Fuentes