Saltar a: navegación, buscar

Alfabeto Ogham

Alfabeto Ogham
Información sobre la plantilla
Alfabeto Ogham art.JPG

El alfabeto Ogham. Tuvo su origen en Irlanda, probablemente como resultado del contacto con Británicos Romanizados en Gales versados en la escritura y la lectura, quizás un siglo o dos antes de que las primeras piedras Ogham fueran talladas. Esto sitúa el origen del alfabeto Ogham alrededor del siglo II de nuestra era.

Estructura

El sistema Ogham consiste de veinte letras, a las que otras cinco fueron añadidas en una época posterior de su desarrollo. Las veinte letras originales consisten en entre una y cinco líneas rectas o muescas que se cruzan con una central línea vertical.

Las inscripciones solían hacerse desde la base de la piedra hacia arriba, pasando a veces por encima de la parte superior y continuando hacia abajo por el otro lado.

Historia

La naturaleza del sistema Ogham, con sus grupos de una a cinco líneas o muescas, sugiere que podría haber originado como un sistema de cuentas empleando varitas de madera. Tal sistema de contar en unidades de cinco resulta natural como consecuencia de contar con los dedos.

Dado que tales varitas serían hechas de madera, tendrían pocas posibilidades de sobrevivir hasta la actualidad.

El alfabeto Ogham, poco práctico para inscripciones de más de unas cuantas líneas, cabe perfectamente con esta actitud. También puede indicar un origen numérico para este sistema el hecho de que el segundo grupo de cinco letras Ogham representa las iniciales de los números uno a cinco.

Se asumió durante muchos años que las piedras Ogham fueron monumentos funerarios o simplemente señalaron las tumbas de los individuos nombrados en ellas.

Quizás sean monumentos a guerreros caídos en lejanas batallas, alzadas por sus familias en casa. O podrían haber sido marcadores de los límites territoriales de los clanes o tribus, en tal caso los nombres habrían sido probablemente los del jefe actual, vivo en el momento de tallarlas.

Pude que algunas de las más antiguas fuesen alzadas para albergar los espíritus de héroes importantes o antepasados del clan.

Ogham como lenguaje y literatura

La literatura de los Bardos irlandeses nos demuestra mediante varias referencias que se tallaba el alfabeto Ogham en pequeñas varitas de madera, y también a este respecto recordamos que las letras Ogham recibieron los nombres de los árboles en una etapa inicial de su historia.

En los manuscritos de la Irlanda medieval el alfabeto Ogham se llamaba el Beth-Luis-Nion por los nombres Gaélicos de las primeras tres letras, que también son los nombres de árboles. Beth es el abedul, Luis el serbal, y Nion el fresno.Las pruebas del uso de Ogham en la magia y en la adivinación son aportadas por los textos de los Bardos irlandeses. Se suponía que el dios irlandés Ogma Grianaineach, ("Joven Cara de Sol") inventó el sistema como "prueba de su ingenuidad, y que esta habla debería pertenecer solamente a los sabios, a la exclusión de los rústicos, los pastores y granjeros."

Ogma es una encarnación del joven Dios Solar Céltico. Se nota que aquí se refiere al Ogham no como alfabeto, sino como un lenguaje para los sabios. Se sabe que el Ogham como lenguaje hablado fue conocido por los Bardos irlandeses del siglo XII, y parece que estaba relacionado con un tipo de habla llamada Shelta, todavía usado por los Gitanos irlandeses en la última década del siglo XIX.

Ninguno de los dos parece haber sido un lenguaje verdadero, pero parecen haber consistido en palabras irlandesas de uso cotidiano, disfrazadas de varias maneras, por la adición de letras o sílabas, el cambio de letras iniciales, o la inversión de palabras enteras.

La literatura insular de la Irlanda medieval nos aporta claras pruebas del uso mágico y adivinatorio del alfabeto Ogham. Puede que tales usos esotéricos fuesen influenciados por contactos con los vikingos que llegaron en número cada vez mayor a Irlanda para saquear o para quedarse a partir del siglo VIII.

Si el uso esotérico de los Ogham aumento o fue inspirado por tales contactos, podría explicarse porque el alfabeto Ogham no se usó más en los monumentos a partir del siglo VIII aunque su uso continuó en las escuelas bárdicas de Irlanda hasta comienzos del periodo moderno.

Inscripciones existentes

Las primeras inscripciones en Ogham que han sobrevivido hasta nuestros días están talladas en piedras alzadas, con el borde de la piedra formando la línea central o tallo. Son muchos los menhires o piedras alzadas que llevan inscripciones en Ogham y que todavía sobreviven en partes de Gran Bretaña e Irlanda.

La mayoría de las inscripciones Ogham que han sobrevivido se encuentran en Irlanda, y consisten de nombres propios escritos en una forma arcaica de la lengua Irlandesa. La agrupación más grande de piedras Ogham se encuentra en el condado de Kerry. También se pueden encontrar piedras con inscripciones en Ogham irlandés en Gales, principalmente en el sur oeste, y hay contados ejemplos esparcidos por las regiones occidentales de Inglaterra y Escocia.

Fuentes