Saltar a: navegación, buscar

Anaplasmosis

Anaplasmosis
Información sobre la plantilla
Anaplamosis1.JPG
La anaplasmosis bovina es una enfermedad infecciosa, aguda a crónica, caracterizada por presentar anemia, ictericia y fiebre.
Agente transmisor:Garrapata Boophilus microplus y Amblyoma Cageniense
Forma de propagación:Mecánica y por garrapatas

Anaplamosis. Es una enfermedad causada por especies del género Anaplasma, es una enfermedad que afecta a bovinos, ovinos, caprinos, búfalos y algunos rumiantes salvajes, caracterizada esencialmente por un aumento en la temperatura, ictericia y anemia.

Etiología

El agente causante es una Rickettsia, Anaplasma marginal, que invade los glóbulos rojos produciendo luego la destrucción de los mismos. El microorganismo se localiza obligatoriamente dentro de los glóbulos rojos, tiene forma esférica, un tamaño de 0,2 a 1 m y se tiñe de azúl púrpura con la coloración de Giemsa.

Transmisión

La enfermedad es transmitida principalmente por garrapatas Ixodes, Boophilus microplus y Amblyomma, aunque la transmisión mecánica por intermedio de moscas y tábanos y el hombre, es sumamente importante en la difusión de la enfermedad.

La anaplasmosis es una enfermedad de los animales adultos, puesto que los jóvenes poseen una resistencia natural,ante una primoinfección el mayor riesgo lo corre el animal de mayor edad.

Otra forma de transmisión es a través de agujas, jeringas, descornadores, mochetas y otros instrumentos empleados en las prácticas rurales cuando los mismos no son desinfectados correctamente y faciliten el pasaje de sangre rápidamente de un bovino infectado a otro susceptible.

Cuando la infección se produce en animales de hasta 10 meses, los síntomas son leves, siendo poco frecuente la presentación de anaplasmosis clínica en vacunos de esta edad. Los animales adquieren inmunidad de por vida, independiente de reinfecciones que pueda sufrir posteriormente.

Aquellos animales que superan la enfermedad, mantienen el anaplasma en circulación trasformándose en portadores crónicos y constituyendo una fuente de dispersión de la enfermedad.

Ciclo de vida

El microorganismo, una vez dentro del torrente sanguíneo, penetra el glóbulo rojo por endocitosis; proceso que consiste en la invaginación de la membrana celular del eritrocito y la formación de una vacuola alrededor del anaplasma: el microbio es capaz de entrar o salir de la célula huésped sin destruirla.

Esta propiedad, conjuntamente con el hecho de que la anemia en el caso de la anaplasmosis se debe a un proceso inmunológico, explican el por qué en esta enfermedad no hay hemoglobinuria, a pesar de la grave pérdida de glóbulos rojos

Período prepatente

Comienza con la multiplicación y al cabo de tres a cinco semanas se evidencian en los frotis sanguíneos.

Período patente

El parásito se multiplica masivamente, pudiendo llegar a infectar 70% de los eritrocitos. La anemia máxima ocurre del primero al cuarto día después del máximo de parasitemia. Por ello la anemia, como síntoma clínico, no se evidencia sino cuando ha ocurrido una pérdida de alrededor de 40 a 50% del valor inicial del hematocrito.

Si no hay tratamiento el animal muere, pero si por el contrario, se recupera después de ser tratado, pasa al estado crónico o portador.

Período convalecencia

Es de uno a dos meses y puede complicarse por recidivas de la enfermedad. De allí la importancia de la vigilancia de los animales recuperados de una Anaplasmosis durante este período de convalecencia.

Síntomas clínicos

Los síntomas clínicos más significantes son: fiebre, anemia, aislamiento del animal, debilidad, disminución de la producción, pérdida de apetito, deshidratación, respiración dificultosa, constipación, temblor muscular e ictericia en los casos muy avanzados. Las vacas enfermas con preñez avanzada, frecuentemente abortan. No se presenta hemoglobinuria pero la orina puede tener color marrón debido a la presencia de pigmentos biliares. En hembras preñadas pueden presentarse abortos

En animales muertos por anaplasmosis, a través de la necropsia se observa deshidratación, sangre acuosa, acumulación de fluido en el pericardio y cavidad pleural, pulmones edematosos, hígado aumentado de tamaño y de color amarillento, vesícula biliar repleta, bazo aumentado de tamaño y de color oscuro (casi negro) y hemorragias petequiales en el pericardio.

Diagnóstico

  • En animales vivos. Con los síntomas clínicos ya señalados
  • En animales recién muertos. Se debe realizar toma de muestra de sangre en la oreja, cola, corazón o extremidades. Adicionalmente, se deben hacer frotis por aposición de riñón, bazo e hígado.
  • Identificación del agente. La tinción deGiemsa a los frotis de sangre, y las técnicas moleculares,como hibridación de ácidos nucleicos y PCR.
  • Diagnóstico diferencial. Incluye babesiosis, eperytrozoonosis, theileriosis, leptospirosis, hemoglobinuria,bacilar, hemoglobinuria postparto, toxicidad por plantas y ántrax.
  • Diagnóstico serológico. El diagnóstico serológico incluye pruebas como:
    • Fijación del complemento.
    • Pruebas de aglutinación.
    • Ensayos de inmunofluorescencia indirecta de anticuerpos (IFI).
    • Las pruebas de ELISA.

Tratamiento

Los tratamientos más eficaces se han logrado con oxitetraciclinas a la dosis de 10 mg/kg de peso de 1 a 3 días cuando se utiliza la formulación simple al 5 % o 10 %; para la presentación L.A. se indica una sola dosis de 20 mg/kg de peso. El imidocarb es otro fármaco de utilidad para la anaplasmosis, a la dosidosis de 2,5 a 3,5 mg/kg es eficaz para el control de la infección.

Preveción

La prevención de la anaplasmosis a través del control de vectores no es posible, pero si es posible realizar prácticas rurales con una higiene controlada que evitará la diseminación de A. marginale por jeringas, agujas, mocheta, etc.

La prevención de la anaplasmosis a través del empleo de vacunas es una alternativa que debe ser tomada conociendo la situación epidemiológica particular de cada campo, a través del diagnóstico serológico, permitiendo tomar la decisión de vacunar o no con un criterio económico. También es de utilidad cuando se desea introducir bovinos desde áreas libres a zonas donde la enfermedad es enzoótica.

En los últimos años se ha visto un aumento de la incidencia de la enfermedad, por lo cual se recuerda que el diagnóstico precoz de la enfermedad evita pérdidas económicas tanto como su prevención por el empleo de vacunas

Fuentes