Saltar a: navegación, buscar

Andrés Berro Macías

Andrés Berro Macías
Información sobre la plantilla
Nacimiento21 de agosto de 1937
Cerro, La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento9 de enero de 1961
Pitajones, Trinidad, Sancti Spíritus, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteMuerte en combate
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónMiliciano
TítuloTeniente
HijosAndrés Berro Hurtado
PadresJosé Berro y Candelaria Macías

Andrés Berro Macías. Joven revolucionario cubano, nacido en La Habana, Cuba y caído en combate en Pitajones, en la zona central de la isla. Por sus principios revolucionarios se unió a las Milicias Nacionales Revolucionarias al triunfo de la Revolución Cubana, en las cuales estuvo hasta su muerte en la lucha contra bandidos.

Biografía

Infancia y juventud

Nació en el Cerro, La Habana, el 21 de agosto de 1937, hijo de Candelaria y José, fue el tercero de cuatro hermanos, ellos se llamaron José, Olga y Ofelia. Quedó huérfano de madre a los cuatro años. Su padre y dos hermanos mayores lo criaron. Procedente de una familia muy humilde. Creció en un ambiente moral.

Cursó hasta el 6to grado de enseñanza primaria. Comenzó a trabajar como sirviente cuando tuvo edad laboral en la Clínica Covadonga donde su papá trabajaba de cocinero, posteriormente pasa a la cocina en igual puesto de trabajo y luego trabaja como ayudante de cocina.

Revolución en poder

En 1959 ingresa a las Milicias Nacionales Revolucionarias. En 1960 alterna su trabajo con el estudio, pues matriculó en el curso de enfermero. Su único hijo Andrés Berro Hurtado nació el 2 de marzo de 1960. Cuando Fidel convoca a los milicianos de La Habana para el curso de Artillería, él está de vacaciones, las interrumpe al igual que el curso de enfermero y se presenta, después de vencer posición en el centro de trabajo, el llamado de la Patria.

En La Cabaña, en la escuela de artillería Manuel Piti Fajardo pasa el curso de Mortero 120 mm, forma parte del personal de exploración de la Batería 10 cuyo jefe es el Teniente Martín Pérez Germán. Se destaca por su disciplina y compañerismo. En una ocasión asume como individual la responsabilidad con una falta no cometida por él, para que no fueran castigados todos los compañeros de la batería, por alterar el toque de silencio con risas y bromas. Cariñosamente sus compañeros le decían Berrito.

Caída en combate

El 5 de enero de 1961 vio por última vez a su hijo de 10 meses de edad. Parte con la Batería 10 rumbo al Escambray en misión combativa el 6 de enero de 1961. Cae en Pitajones el 9 de enero de 1961, cuando el compañero Antonio Rodríguez Campos cumplía la tarea asignada por el Comandante en Jefe de situar un punto de observación para controlar el tiro de los Morteros a fin de combatir a las bandas de Osvaldo Ramírez.

Al conocer su muerte, el Comandante en Jefe, el Presidente de la República Osvaldo Dorticós Torrado, los basuqueros de la Columna 1 y miembros de la Batería 10 subieron a pie de la loma hasta el punto donde se encontraba el cadáver para recogerlo y trasladarlo. Es ascendido póstumamente a Teniente por Fidel.

Homenaje

Sus compañeros de la Batería 10 construyeron una escuela en Trinidad, ayudados por los basuqueros de la Columna 1 y como homenaje a Berrito le pusieron su nombre. En la Habana un laboratorio farmacéutico y varios CDR llevan su nombre. Sus restos descansan en el Panteón construido en el Cementerio de Colón por sus compañeros de la antigua Clínica Covadonga, hoy Hospital Salvador Allende.

Fuente

  • Archivo histórico del IPI Andrés Berro Macías.