Saltar a: navegación, buscar

Anexo:Arrugas de la cara

Arrugas de la cara

Arrugas de la cara
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Concepto:El envejecimiento, la flaccidez de los músculos faciales y los factores externos entre ellos, la radiación, los rayos solares, el aire, los contaminantes que se encuentran en él...son las causas más comunes de la aparición de las arrugas.

Las arrugas suelen convertirse en una de las molestias más significativas del paso del tiempo. Estas se deben, habitualmente, a una gran cantidad de factores. El envejecimiento, la flaccidez de los músculos faciales y los factores externos entre ellos, la radiación, los rayos solares, el aire, los contaminantes que se encuentran en él...son las causas más comunes de la aparición de las arrugas.

Las arrugas son una de las manifestaciones más comunes del paso del tiempo en la piel de cualquier persona. Los años no vienen solos y, con ellos, llegan algunos cambios en el organismo de cualquier persona. Las arrugas son uno de ellos. Esos pliegues que se generan en determinadas zonas fáciles no son más que una consecuencia de varios factores encadenados que se van presentando con el correr de los años.


El rostro

La cara revela antes que otras partes del cuerpo el proceso de envejecimiento. Los músculos faciales, agrupados alrededor de la boca, nariz y ojos, se acortan para que estos orificios puedan cerrarse. Si este encogimiento se mantiene durante mucho tiempo, los músculos tienden a permanecer contraídos y a dejar surcos y señales. En definitiva, empiezan a formarse las tan temibles arrugas.

Los músculos de la cara son los que definen la expresión (felicidad, tristeza, cansancio, miedo...). La tensión los endurece, la ira los tuerce, la depresión los debilita. Estos músculos responden a emociones y producen gestos que se escapan de control, por lo que para mantener el rostro joven se debe intentar suavizarlos. Ningún ejercicio facial compensará los daños producidos por toda una vida de tensiones.

La gimnasia facial

La gimnasia facial puede tener un aporte más que significativo para el cuidado de la piel del rostro. Pero, si además de practicarla, se siguen algunos consejos complementarios, se podrá obtener resultados mucho más interesantes que de otro modo.

Por el contrario, el sol en exceso, el tabaco, alcohol, grasas y los cambios bruscos de peso, los peores enemigo para la piel del rostro.

La gimnasia facial es fundamental para tonificar los músculos faciales y para obtener una importante acción antiarrugas. Pero es muchísimo mejor cuando se complementan con algunos detalles diarios que harán que la piel luzca de una manera mucho más saludable, a pesar del transcurrir del tiempo.

Es fundamental que se lleve una alimentación sana y equilibrada. Muchísimo más si se consume una buena cantidad de agua al día, que mantendrá la piel libre de toxinas. Unos dos litros diarios serán necesarios para este fin. Las prácticas exfoliantes pueden ser muy importantes para contribuir a la limpieza del cutis y para complementar la gimnasia facial. Se logra obtener mediante ella una interesante apertura de poros y oxigenación de la epidermis.

Los productos naturales favorecen a que la piel tenga una mejor textura.. Es muy recomendado estar relajado cuando se realiza la gimnasia facial y que se respire correctamente. Pero, fundamentalmente, se debes tener una disciplina adecuada a la hora de practicar la gimnasia para los músculos faciales. Si no se practica a diario, no se obtendrán buenos resultados.

Los ejercicios deben hacerse tumbado boca arriba en un lugar cómodo y para relajar toda la zona cervical y concentrarse sólo en la cara. Como calentamiento masajear todo el borde de ambas orejas, lóbulos incluidos, usando los dedos índice y pulgar. A continuación algunos de los ejercicios que se puede realizar en función de la parte de la cara a ejercitar.

Para la frente

Para limitar los daños producidos al fruncir el ceño, colocar las yemas de los dedos sobre las cejas, cubriéndolas completamente. Presionar hacia dentro y abajo sin estirar la piel. Intentar subir y bajar las cejas mientras se sujetas con esta presión: se sube y se relaja 10 veces sin dejar de presionar con los dedos en ningún momento.

Para los ojos

Para evitar bolsas y ojeras, intentar cerrar los ojos con el párpado inferior sin mover el superior y sin fruncir el ceño. Subir y bajar el párpado de abajo 15 veces, lentamente. En la última, contar hasta 15 con el párpado subido y relajarlo después.

Para los labios

Para eliminar las arrugas y conseguir más volumen labial. Con las manos en puño situar los pulgares en la boca, con las manos mirando hacia la encía. Los dedos han de estar entre el labio superior y la encía .Presionar con los labios hacia los dedos y viceversa. Hacer 15 presiones y relajaciones y mantener 15 segundos en la última antes de relajar.

Para la papada

Para evitar el descolgamiento de la piel en la zona.Con los hombros relajados hacia abajo, levantar ligeramente la barbilla y colocar los dedos en los músculos de la mandíbula (los maseteros).Desplazar el maxilar inferior todo lo que se pueda hacia delante. Contar 7 segundos y relajar. Repetir 4 veces más.

Para el óvalo facial

1.Cerrar el puño y colocarlo bajo la mandíbula inferior, presionando hacia arriba. Situar la punta de la lengua en las encías de la mandíbula inferior. Apretar y relajar la lengua mientras se mantiene la presión del puño. Hacer varias veces.


2.Colocar las dos manos rodeando el cuello, manteniendo una presión ligera, pero firme. Intentar mover hacia adelante el cuello en contra de la presión. Repetir varias veces.

Cuidados de la piel

  • El exceso de jabón en el cuerpo, y el refregarse con fuerza, no es una buena costumbre porque elimina el manto graso de la piel: factor defensivo contra una serie de hongos y bacterias. Deben evitarlo, sobre todo, las personas que sufren de dermatitis seborreica.
  • Evitar usar jabones germicidas que lo único que consiguen es barrer las defensas naturales.
  • Para las pieles secas sugerir el uso de humectantes que dan confort y previenen el envejecimiento precoz. Se sugiere elegir uno con un adecuado PH para la piel o aquéllos que contengan lactatos de amonio para darle mayor humedad.
  • En cuanto a las pieles grasosas, no hay necesidad de exagerar en el uso de crema humectante.
  • Las personas de piel muy blanca se recomienda usar un bloqueador 15 todo el año (no grasoso).
  • Durante el verano aumenta la necesidad del bloqueador y así como un mayor número de protección, siempre de acuerdo al tipo de piel.
  • Las personas con piel muy sensible deben evitar el uso de cremas, desodorantes, cosméticos o cualquier tipo de producto que contenga fragancias porque pueden provocar irritación.
  • Un buen aliado de la piel son las vitaminas antioxidantes (A, C y betacaroteno). Además de mantener la lozanía de la piel, aumentan la resistencia a ciertos variantes de cáncer originados por la luz ultravioleta.

Fuentes