Saltar a: navegación, buscar

Anexo:Presidente de Alemania

Presidente de la República Federal Alemana
Präsident des Bundesrepublik Deutschland
Estandarte-presidencia-alemania.png

Estandarte del presidente alemán

Joachim-gauck.jpg
Titular
Joachim Gauck
Desde 23 de marzo del 2012
Residencia Palacio de Bellevue, Berlín
Duración Cinco años, uno renovable
Primer titular Friedrich Ebert
Creación 11 de febrero de 1919
Sitio web bundespraesident.de

El Presidente de Alemania, cuyo título oficial es Presidente de la República Federal Alemana, es el Jefe de Estado de Alemania y el máximo símbolo de la unidad de dicha nación como federación. Es elegido para un máximo de dos mandatos de cinco años por la Bundesversammlung (Asamblea Federal), un órgano mixto del Bundestag y de representantes nombrados por los gobiernos de los Estados federados el Bundesrat.

Funciones

La Ley Fundamental confiere a la presidencia unos poderes de un carácter fundamentalmente representativo para prevenir los problemas que se dieron durante la República de Weimar. En la elección del canciller federal, el Presidente Federal puede proponer un candidato; sin embargo, esta propuesta no es vinculante para el parlamento. Cualquier acto oficial del Presidente requiere el visto bueno del Gobierno Federal y, a diferencia del presidente del Reich durante la República de Weimar, no puede promulgar decretos de emergencia.

De acuerdo con la Ley Fundamental, el Presidente Federal es el representante de todo el Estado y, por lo tanto, tiene que suspender su militancia si pertenece a algún partido (lo cual fue el caso de todos los presidentes federales hasta la actualidad). El Presidente Federal es el encargado de firmar las leyes para que puedan ser publicadas en el Bundesgesetzblatt (Boletín Oficial del Estado) y entren en vigor. Puede negarse a firmar una ley si duda de su constitucionalidad; sin embargo, en este caso, los otros órganos constitucionales (Bundestag, Bundesrat y Gobierno Federal) podrían apelar al Tribunal Constitucional para que decida el caso. Si el Tribunal Constitucional decidiera la constitucionalidad de la ley, el presidente federal tendría que firmarla o dimitir.

Desde 1949, un presidente federal sólo se ha negado cinco veces a firmar una ley; y en ninguno de estos casos fue apelado el Tribunal Constitucional. Sólo en algunas situaciones concretas de excepción, el Presidente Federal tiene competencias políticas auténticas. Puede disolver el Parlamento Federal (Bundestag) en dos casos: Si en la elección del canciller federal ningún candidato consigue la mayoría absoluta después de tres votaciones, el Presidente Federal puede decidir entre nombrar al candidato más votado para que forme un gobierno en minoría, o disolver el Bundestag y convocar elecciones nuevas.

Sin embargo, desde 1949, nunca se ha dado este caso.Además, el Presidente Federal puede disolver el Bundestag si el canciller se afronta a una moción de confianza y la pierde. Hasta la actualidad, esto ha pasado tres veces (1972, 1983, 2005). No obstante, todas estas disoluciones habían sido provocadas a propósito por el Gobierno Federal para hacer posible elecciones anticipadas, ya que el sistema parlamentario alemán no prevé ninguna otra forma para disolver el Bundestag.

Historia

Durante la República de Weimar y el III Reich Alemán (1919-1945)

Después de la abdicación forzada del emperador Guillermo II de Alemania y la proclamación de la República Alemana el 9 de noviembre de 1918, el jefe de Estado de Alemania tuvo el título de Reichspräsident (literalmente, "Presidente del Imperio"). Según la Constitución de Weimar, fue elegido de forma directa por la población y tenía un gran número de competencias, entre ellas la de convocar elecciones, nombrar al canciller, disolver el parlamento y, sobre todo, promulgar decretos de emergencia (Notverordnungen) con valor legislativo inmediato, aunque revocables por el parlamento.

Mientras el primer Presidente del Reich, el socialdemócrata Friedrich Ebert hizo un uso discreto y moderado de estas competencias, después de la muerte de éste, en 1925, fue elegido presidente el anciano y políticamente poco experto Paul von Hindenburg, quien había sido jefe del Estado Mayor alemán durante la Primera Guerra Mundial y se declaraba a sí mismo monarquista. Cuando, a consecuencia de la crisis económica mundial, en 1930 se rompió el gobierno de gran coalición entre los partidos democráticos, Hindenburg acudió a nombrar canciller a Heinrich Brüning (Partido del Centro) quien no contaba con una mayoría parlamentaria, y empezó a gobernar a través de decretos de emergencia, disolviendo el parlamento cada vez que éste amenazaba con revocar uno de estos decretos. Por lo tanto, entre 1930 y 1933, el verdadero poder de gobierno en Alemania recaía en la llamada camarilla de consejeros de Hindenburg.

En 1932, Hindenburg fue reelegido en las elecciones presidenciales, derrotando a Adolf Hitler, su principal contendiente. Sin embargo, en enero de 1933, Hindenburg lo nombró Canciller.Después de la muerte de Hindenburg en 1934, Hitler asumió también el cargo de jefe de Estado bajo el título de Führer und Reichskanzler ("Caudillo y Canciller del Reich"), consolidando así su poder de gobierno totalitario. Después del suicidio de Hitler, a finales de la Segunda Guerra Mundial, le sucedió el almirante Karl Dönitz durante tres semanas, hasta entregarse a las tropas estadounidenses.

Entre 1945 y 1949, formalmente no existió ningún Estado alemán, por lo que tampoco había jefatura de Estado.

Jefes de Estado de la República Democrática Alemana (1949-1990)

Véase también RDA

En la República Democrática Alemana, el Estado socialista creado en la Alemania oriental, el cargo de jefe de Estado sólo existió hasta 1960. Después de la muerte del primer y único presidente de la RDA, Wilhelm Pieck, en 1960 se creó el "Consejo de Estado" (Staatsrat) como órgano colectivo de jefatura de Estado, siguiendo el modelo de la URSS.

Erich Honecker, presidente de la RDA de abril de 1976 a octubre de 1989

El primer presidente del Consejo de Estado fue Walter Ulbricht, que al mismo tiempo era Primer Secretario del Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania. Después de su muerte en 1973, Willi Stoph fue elegido presidente del Consejo de Estado, aunque tuvo un papel más bien débil frente a Erich Honecker, quien desde 1971 controlaba el partido. En 1976, Honecker adoptó también el cargo de presidente del Consejo de Estado, con lo cual volvió a haber una unión personal entre los mayores cargos de partido y Estado.

Después de la caída del Muro de Berlín y el derrumbamiento del régimen socialista bajo el corto mandato de Egon Krenz, fue elegido presidente del Consejo de Estado Manfred Gerlach, en destacado líder de uno de los pequeños partidos tolerados por el régimen socialista y uno de los primeros dirigentes que había reclamado reformas.

Después de un cambio constitucional, la disolución del Consejo de Estado y la realización de elecciones libres en 1990, Sabine Bergmann-Pohl fue presidenta de la Cámara del Pueblo (Volkskammer), el parlamento de la RDA, y como tal también jefa de Estado. Sin embargo, su actividad prácticamente sólo consistió en administrar la reunificación de la RDA con la República Federal de Alemania, llevada a cabo el 3 de octubre de 1990.

Jefes de Estado de la RFA (1949-1994)

Jefes de Estado de Alemania de 1994 hasta la actualidad

El conservador Christian Wulff, presidente alemán de julio de 2010 a febrero de 2012

Palacio de Bellevue

El Palacio de Bellevue, es palacio berlinés ubicado al norte del Tiergarten a orillas del Spree, cerca de la Columna de la victoria de Berlín. Su nombre proviene de las hermosas vistas que desde él se contemplan del Spree. Desde 1994 el palacio es utilizado como residencia oficial del presidente de Alemania.

Historia del Palacio

El príncipe Federico Augusto Fernando de Prusia, hermano pequeño del rey de Prusia, Federico el Grande mandó, en 1786, al arquitecto Michael Philipp Daniel Boumann construir el palacio de Bellevue, como residencia de verano, en el solar donde se ubicaba una casa construida en 1743 por Knobelsdorff. Se trata del primer edificio neoclásico de Alemania, en su planta se distinguen tres sectores diferenciados: un edificio central con 19 vanos y un frontón apoyado sobre cuatro pilastras corintias. Y dos edificios laterales, uno sobre el margen del río, ala del Spree y otro simétricamente opuesto, ala de las damas. El palacio además comprende un área de 20 hectáreas de parque situado a su alrededor.

Belleveu estuvo destinado a residencia oficial del príncipe de la corona de Alemania. En este palacio se firmó el tratado de paz de la guerra Franco-prusiana el 3 de septiembre de 1870. En 1928 durante la República de Weimar, el palacio pasó a formar parte del Estado, a mediados de los años treinta, acoge de forma provisional el museo etnográfico, hasta que en 1938 se convierte en la residencia oficial de los huéspedes del Tercer Reich.

Debido a que en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial se utilizaba como sede de consultas del Estado Mayor alemán, sufrió graves daños durante los bombardeos aliados en mayo de 1945, quedando en pie del ala principal la fachada exterior. Restaurada parcialmente en los años 50 sólo el exterior se mantuvo como el original, en el interior sólo fue conservado el gran salón oval diseñado por Carl Gotthard Langhans en 1791. A partir de 1957 se decide que sea la residencia en Berlín del presidente, hasta la mudanza en 1997 Villa Hammerschmidt en Bonn, ciudad que albergaba la capitalidad de la RFA después de la división alemana quedó como la residencia principal.

Entre los años 1986-1987 Bellevue sufrió una nueva restauración, Richard von Weizsäcker traslado aquí la residencia oficial del presidente de la república en 1994, después de la reunificación y su sucesor Roman Herzog fue el primero en ocupar la nueva residencia en Berlin.

Fue definitivamente restaurado entre 2004 y 2005 para remediar los efectos de las reconstrucciones anteriores. Durante este período el presidente de Alemania utilizó el Palacio de Charlottenburg para recibir al cuerpo diplomático y a los presidentes de otros países. El Palacio Bellevue se convirtió nuevamente en su residencia oficial en enero de 2006.