Anfotericina B (Liposomal)

De EcuRed
Anfotericina B (Liposomal)
Información sobre la plantilla
Presentación farmacéuticaBulbo

Anfotericina B (Liposomal): Es un antibiótico macrólido poliénico con propiedades fungostáticas o fungicidas, que depende de la sensibilidad del hongo y de la concentración que el fármaco alcance en el lugar de la infección. Posee un amplio espectro de acción y es de elección en la mayoría de las infecciones sistémicas por hongos. Su absorción es pobre por VO, por lo que la vía de elección es IV. Provoca reacciones adversas, que por su frecuencia e importancia pueden limitar su administración. Se fija ávidamente a los esteroles de la membrana de las células eucariotas (mamíferos, hongos y protozoos), pero no de las procariotas (bacterias); sin embargo, es mayor su afinidad por el ergosterol de los hongos que por el colesterol de las células de los mamíferos, lo cual explica su relativa especificidad. Como consecuencia de esta fijación, se altera la permeabilidad de la membrana con salida de sodio, potasio e iones hidrógeno, y la consiguiente acción letal sobre la célula fúngica. Las membranas de las células de los mamíferos también contienen esteroles y el daño a las células humanas (toxicidad) y las células del hongo (efecto antifúngico) puede participar de un mecanismo común. No posee actividad antibacteriana y frente a protozoos es muy reducida. Con este compuesto se pueden administrar dosis mayores por ser mejor tolerado, su eficacia parece ser mayor por lo antes mencionado.

Contenido

Composición

Cada bulbo contiene anfotericina B-50 mg, desoxicolato de sodio: 41 mg, fosfato de sodio: 15,8 mg, fosfato monosódico: 4,4 mg, agua para inyección c.s.p.5 mL.

Farmacocinética

La absorción por la VO es prácticamente insignificante, solo 5 %; después de la inyección IV la anfotericina B se une estrechamente a las proteínas plasmáticas (91 a 95 %) y es pobremente dializable. Su penetración dentro de la cavidad pleural inflamada y las articulaciones es buena. La penetración es pobre dentro de la glándula parótida, secreciones bronquiales, líquido cefalorraquídeo, humor acuoso, cerebro, páncreas, músculos y huesos. La distribución tisular y las vías metabólicas de la anfotericina B son desconocidas. Tiene vida media inicial relativamente corta de 24 a 48 h, seguida de una segunda fase de eliminación con vida media alrededor de 15 días. Se excreta muy lento por los riñones entre 2 y 5 % en forma biológicamente activa. Después que el tratamiento es descontinuado, el medicamento puede ser detectado en la orina por un mínimo de 7 semanas.

Indicaciones

La formulación liposomal se utiliza en las micosis sistémicas severas o profundas (aspergilosis, criptococosis, candidiasis e histoplasmosis) donde la toxicidad, particularmente renal, impide el uso de la convencional. De utilidad en pacientes febriles por infecciones y con neutropenia, que no responden a los antibióticos de amplio espectro y en pacientes tributarios de trasplante.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a la anfotericina B o a cualquier otro compuesto de la formulación.

Precauciones

Niños: estudios de seguridad insuficientes, aunque se reporta el tratamiento de micosis sistémica sin que hayan existido efectos adversos inusuales. DR: lenta excreción, puede ser nefrotóxica o exacerbar una enfermedad renal preexistente. Evitar infusión rápida, riesgo de arritmias.

Reacciones adversas

Con la infusión IV frecuentes: anorexia, náuseas, vómitos, diarreas, dolor epigástrico, fiebre (50 % de los pacientes tratados), escalofríos, cefalea, dolor muscular y articular, malestar general, trastornos en la función renal. La nefrotoxicidad está mediada por vasoconstricción de las arteriolas renales que producen reducción del flujo sanguíneo (hipopotasemia, incremento en la creatininemia e hipomagnesemia, daño tubular y glomerular, acidosis renal tubular, uricosuria y nefrocalcinosis), anemia normocítica normocrómica reversible, dolor con tromboflebitis o sin ella en el sitio de la inyección. Ocasionales: hipertensión, hipotensión, arritmias cardíacas, paro cardíaco, erupción cutánea, reacciones anafilácticas, visión borrosa, tinnitus, pérdida de la audición, vértigo, neuropatía periférica, convulsiones, depresión, incoherencia, delirio, sangramiento digestivo y trastornos hepáticos. Raras: trombocitopenia, leucopenia, agranulocitosis, eosinofilia y trastornos de la coagulación. Las formulaciones liposomales tienen iguales efectos adversos, pero con menor frecuencias y severidad.

Interacciones

El uso concurrente con otras drogas nefrotóxicas potencia su toxicidad. Corticosteroides, acetazolamida o uso crónico de ACTH: aumenta riesgo de hipocaliemia, monitorizar los niveles de potasio sérico y la función cardíaca; además, los corticosteroides perjudican al paciente con micosis severa por su acción inmunosupresora. Diuréticos no ahorradores de potasio o medicamentos nefrotóxicos (paracetamol, flucitosina, aminoglucósidos, AINE, capreomicina, sustancias de radiocontraste, ciclosporina u otros inmunosupresores nefrotóxicos, pentamidina, sales de oro, sulfas y otros): aumenta el riesgo de nefrotoxicidad, y los diuréticos incrementan el desbalance hidroelectrolítico, especialmente la hipocaliemia. Glucósidos digitálicos o bloqueadores neuromusculares no despolarizantes: hipocaliemia, aumenta el riesgo de intoxicación digitálica o incrementa el bloqueo neuromuscular. Medicamentos que producen discrasias sanguíneas (anticonvulsivos, antidepresivos, IECA, hipoglicemiantes tipo sulfonilureas, antitiroideos) o depresores de la médula ósea (antineoplásicos, cloramfenicol) o radioterapia: incrementan el riesgo de anemia u otros efectos hematológicos, pueden requerir ajuste de la dosificación. Es incompatible con el cloruro de sodio (produce precipitación) o agentes bacteriostáticos como el alcohol bencílico.

Posología

Formulación liposomal: infusión IV en adultos y niños: 1 mg/kg/día en una sola dosis incrementada gradualmente hasta 3 mg/kg/día en dosis única. Se debe infundir en 30 a 60 min, en una concentración de 2 000 mg/mL de dextrosa al 5 %. Infecciones en pacientes febriles con neutropenia que no responden a antibióticos de amplio espectro y que son susceptibles de trasplantes: adultos y niños 3 mg/kg/día en una sola dosis hasta que desaparezca la fiebre; período máximo de tratamiento: 42 días. Leishmaniasis visceral: se administra con un compuesto antimonial o después de este, para una leishmaniasis visceral que no responde al antimonial solo: 1-3 mg/kg/día durante 5 días y administrar la sexta dosis 6 días después.

Fuentes