Animal doméstico

De EcuRed
Animales Domésticos
Información sobre la plantilla
Concepto:Los animales domésticos son aquellos que viven con el hombre y que están domesticados.

Animales Domésticos. Son pequeños o grandes animales que pueden llegar a ser domesticados por el hombre y, por tanto, convivir con ellos. Cuando se piensa en animales domésticos son por lo general perros, gatos, etc., pero también lo son los caballos, las gallinas, etc. porque son animales domesticados por el hombre. Los animales de la granja también son considerados como domésticos.

Contenido

Relación Hombre-Animal

Algunos de esos animales están tan habituados a vivir con seres humanos que se considera casi imposible que sobrevivan en un ambiente "salvaje". Ojo: animales como loros, guacamayas, cacatúas, tarántulas o culebras que se venden como mascotas no son animales domésticos, son animales salvajes y su entorno es la naturaleza, la selva o el bosque y no una jaula. La relación entre el ser humano y el reino animal puede resultar tan subyugante como incomprensible. Ello explica que las referencias para explicarlas, celebrarlas o criticarlas, sobre todo hacia animales domésticos, parezcan no acabar nunca.

Niño jugando con cachorros de perros.
Niño jugando con cachorros de perros.

En esta historia perros y gatos son protagonistas. La idea de utilizarlos como mascotas es antiquísima, mientras el contraste que a veces produce su tenencia y cuidado sensibiliza a muchos, casi siempre ligados a algún animal afectivo.

Tener mascotas es una decisión digna de respeto si es sensata, y el trato hacia estas requiere de un conocimiento que muchas veces no se tiene. Hay quienes, por ejemplo, conviven con tantos perros que se vuelven locos, y quienes tienen uno que tratan como persona. En ninguno de los casos el animal es feliz, porque o se termina desatendiéndolo, o se maltrata su condición.

Relación perro y gato.
Relación perro y gato.

No es necesario el aseo continuado al perro, sino que se debe bañar y cepillar cuando sea necesario. La imagen de una mascota limpia gracias al jabón y el champú responde sobre todo a la publicidad de un gran monstruo comercial que vende millones de dólares al año. También es contraproducente ponerle perfume al perro, porque le molesta y disminuye la capacidad olfativa, precisamente la que más disfruta gracias a los sentidos.

El interior de los mitos

“Están como el perro y el gato”, se oye decir en la familia cuando dos muchachos riñen. Sin embargo, mientras crece el mito de la enemistad entre esos animales, también fluye la relación, que suele ser mejor si se les cría juntos. Abundan las historias de perras que han amamantado gatos recién nacidos y de gatas que han hecho otro tanto con cachorros de perro.

Gato y Pollo
Gato y Pollo

Otro mito enraizado es el de que los gatos comen con los ojos cerrados para no “agradecer” lo que ingieren. Es una apreciación falsa, además de injusta. Está comprobado científicamente que el felino saborea y disfruta tanto mientras come, que cierra los ojos para sentir placer. Para que se entienda esto, preguntar si alguien es capaz de besar apasionadamente con los ojos abiertos. La asociación entre enfermedades humanas y la presencia de perros y gatos en los hogares también tiene de leyenda. Si los animales están limpios, desparasitados y vacunados, la convivencia con las personas es perfectamente compatible.

Por último, según la más fuerte creencia, la fidelidad parece reservada únicamente para los canes. Hay casos tan conmovedores como el del perro japonés Hachico, que acompañaba diariamente a su dueño a la estación ferroviaria hasta que este partía para el trabajo, y luego lo esperaba al regreso. El hombre murió, lo enterraron en otra ciudad y su mascota fue a esperarlo durante diez años más, a la misma hora. Tiempo después, se le erigió al can un monumento en un parque.

Ejemplos de felinos fieles también los hay. En Oslo, Noruega, una gata llamada Lisi recorrió 600 kilómetros para reencontrarse con su ama, mientras en Loira, Francia, el gato Mumus anduvo 747 kilómetros de regreso a su hogar, luego de meses de permanencia en casa de familiares de sus dueños. Otros felinos han avisado de peligros, o agredido a quién quiere dañar a su propietario.

Animales domésticos y salud

La convivencia con animales domésticos en las casas, independientemente de sus posibles funciones específicas dentro de los hogares (tan diversas como guardar la casa, la custodia ocasional de niños, o la caza de roedores) puede ser muy beneficiosa para niños y adultos, ya que gatos, perros, hámsters, cobayas, conejos, aves, peces, tortugas o pequeños reptiles proporcionan, cuando menos, compañía, y para los niños contribuyen además al aprendizaje en la toma de responsabilidades (limpieza, alimentación, paseos, etc).

Sin embargo, la convivencia con animales domésticos no está exenta de riesgos para la salud. El pelo de gatos, perros, roedores y caballos, por ejemplo, puede ser un factor sensibilizante para hacer una alergia. Y los animales que no estén estrictamente controlados por un veterinario y convenientemente vacunados, pueden ser causa de enfermedades en las personas (zoonosis es el término empleado en Veterinaria para este tipo de enfermedades).

Véase también

Fuentes

Enlaces externos