Saltar a: navegación, buscar

Articulación de la oración

Articulación de la oración
Información sobre la plantilla
Concepto:La articulación básica de la oración consta de dos miembros sujeto y predicado.

Articulación de la oración. El sentido completo expresado en una oración puede presentarse articulado en miembros relacionado (sujeto y predicado).

Sujeto y predicado

Predicado es lo que se dice (predica) en la oración; sujeto aquello que se dice (o aquel de quien se dice): La Luna (sujeto) en el mar riela (predicado). Se dice algo de la luna, y por eso ¨la luna¨ es el sujeto; lo que se dice es que riela en el mar, y por eso ¨en el mar riela¨ es el predicado.

El sujeto se omite a veces cuando es un pronombre personal: ¨No veo nada¨. cuando se suceden varias oraciones formando una explicación o pequeña historia sobre un mismo sujeto (persona o cosa) se puede callar también el sujeto después de la primera oración: ¨No bien sintió Pepita el ruido y alzó los ojos y nos vio, se levantó, dejó la costura que traía entre manos y se puso a mirarnos¨ (Valera).

Articulaciones del sujeto.

El sujeto puede estar formado por un sustantivo con o sin artículo: La Luna en el mar riela; ¨Civililización es espíritu¨. Muchas veces un sustantivo no es suficiente por sí solo para expresar el sujeto con todas las notas que interesan, y entonces recibe ampliaciones o determinaciones de significado. en estas expresiones articuladas el sustantivo básico se llama núcleo y los añadidos que amplían o precisan su significado se llaman complementos. Las formas más sencillas de ampliar o precisar el significado son las siguintes:

a) Sustantivo con adjetivo: ¨La luna llena alumbra el campo¨; ¨La civilización moderna no ha hecho al hombre más feliz¨.

b) Sustantivo con preposición y otro sustantivo: ¨La civilización del mundo peligra ¨Un hombre sin conciencia siempre es peligroso¨.

c) Sustantivos en aposición: ¨Buenos Aires, capital de la Argentina, es la ciudad más grande de habla español¨.

d) Dos sustantivos unidos por conjunción: ¨el cazador y su perro se fueron campo adelante¨.


En La luna llena ¨La luna¨ es el núcleo o base de la construcción y ¨llena" es su complemento. En la civilización del mundo, ¨la civilización" es el núcleo o base y ¨del mundo¨ es su complemento:Este complento consta de dos partes: la preposición y su término. se llama término al sustantivo que sigue a la preposición.

El complemento de aposición, a diferencia del de preposición, nombra al mismo objeto que el núcleo o sustantivo básico, aunque de otro modo: ¨Augusto, primer emperador de Roma, murió el año 14 de la era cristiana¨.

Cuando el sujeto consta de dos sustantivos unidos por conjunción, el primero no es núcleo del segundo ni el segundo complemento del primero: ambos forman una serie en la cual son gramaticalmente equivalentes: ¨Han llegado Juan y Antonio¨.


Los complementos del sustantivos puede recibir complementos para ampliar o precisar su signifcado:

a) El adjetivo puede complementarse con un adverbio: ¨Una luz demasiado brillante ciega los ojos¨. Puede complementarse el adjetivo con preposición y sustantivo: ¨Las casas faltas de luz y de aire son pocos saludables¨.

b) El sustantivo que sigue a la preposición puede complementarse también con los complemenetos normales del sustantivo: ¨La civilización del mundo moderno peligra¨; ¨Un hombre sin conciencia de su deber es nocivo para la sociedad

Una preposición como sujeto de la oración

En ¨Eso no me importa¨, el sujeto es Eso, el predicado no me importa y el sujeto que se lo digas, puesto que es lo no me importa. Otros ejemplos: ¨(Que la tierra se mueva alrededor del sol es cosa averiguada¨. ¨No es verdad (que Juan te lo haya contado)¨.

Son muy frecuentes en este oficio de sujeto las proposiciones de infinitivo: ¨Me gusta (jugar a la pelota)¨. ¨Le interesa sobre todo (viajar y ver cosas nuevas)¨.

En cada ejemplo el sujeto va encerrado entre paréntesis.

El infinitivo es la forma sustantiva del verbo, y tiene la doble facultad de ejercer en la oración el oficio de sustantivo y de recibir los complementos propios del verbo (directo, indirecto y circunstanciales). Por eso, el infinitivo, solo o con complementos, forma una proposición.

El que encabezador

Cualquier clase de proposiciones puede en ocasiones ser sujeto, pero las demás uso y facilidad son las de infinitivo (¨no me importa decirlo¨) y las encabezadas por que: ¨no me importa que se lo digas¨. Este que no es relativo, pues no se refiere a ningún antecedente, ni hace en su proposición ningún papel de sujeto ni de complemento. Aunque este que no tiene el oficio de las conjunciones, se le suele llamar que conjunción, para distinguirlo de que relativo. Bello lo llama que anunciativo. Lo importante para el análisis es distinguirlo claramente del que relativo. El que relativo se refiere a un antecedente, adopta la significación de él y desempeña en la proposición relativa el oficio de sujeto o de complemento.

El que anunciativo o encabezador de proposiciones sustantivas (No me importa que se lo digas) es como un signo de que la proposición que sigue es sustantiva, esto es, que toda ella funciona en la oración como un sustantivo. La oración entera es ¨No me importa que se lo digas¨; el predicado ¨no me importa¨ lo que no me importa, o sea el sujeto (que siempre tiene función de sustantivo), ¨que se lo digas¨. En esta proposición sujeto, el que es un signo que la encabeza para indicar que es sustantiva.

El artículo con proposiciones sustantivas

A veces la proposición sujeto lleva el artículo el, como los sustantivos comunes. Dice el padre Feijoo de los rabinos españoles: ¨El que errasen en la creencia] no es culpa del clima,pues el acertar en esta parte depende enteramente de la gracia divina. El que fuesen dotados de un talento singularísimo para explicar a su modo la Sagrada Escritura redunda en aplauso de la patria¨.

Hay aquí tres oraciones cuyos respectivos sujetos están encerrados entre corchetes. El predicado de la primera es ¨no es culpa del clima¨ y su sujeto, ¨el que errasen en la crencia¨. El predicado de la segunda es ¨depende enteramente de la gracia divina¨, y su sujeto, ¨el acertar en esta parte¨. el predicado de la tercera es ¨redunda en aplausos de la patria¨, y su sujeto, es toda esta larga y compleja proposición: ¨ El que fuesen dotados de un talento singularísimo para explicar a su modo la Sagrada Escritura¨.

Los tres sujetos están formados por proposiciones y los tres llevan el que encabezador o anunciador. Este que es el signo de que la proposición es sustantiva. Las tres proposiciones llevan además artículo. El artículo como acompañante normal de los sustantivos, refuerza el carácter sustantivo de la proposición. Por muy larga y compleja que la proposición sujeta sea, el articulo la hace sentir con especial notoriedad como una unidad con oficio de sustantivo. Cuando las proposiciones sustantivas no son sujeto de la oración es raro que lleven el artículo: ¨Tuvo que hacer un esfuerzo para perdonarle el que le hubiera llamado cursilona (Galdós).

Fuente.

  • Gramática Castellana. Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureña.