Saltar a: navegación, buscar

Articulaciones sinoviales

Articulaciones sinoviales
Información sobre la plantilla
Art-sinoviales.jpg
Concepto:Las articulaciones sinoviales están rodeadas por una cápsula articular en forma de manguito que encierra a la cavidad sinovial y une a los huesos de la articulación
Articulaciones sinoviales. Estas articulaciones se mueven con libertad, se clasifican desde el punto de vista funcional como diartrosis y se caracterizan por la presencia de cartílago articular, esta cubre las superficies de los huesos de la articulación, es un cartílago hialino.

Cápsulas

La cápsula articular se compone de dos capas:

  1. La cápsula fibrosa (más externa), que consta de tejido conectivo denso (colágena).
  2. La membrana sinovial, compuesta de tejido conectivo laxo con fibras elásticas y una cantidad variable de tejido adiposo.

Las articulaciones sinoviales están rodeadas por una cápsula articular en forma de manguito que encierra a la cavidad sinovial y une a los huesos de la articulación.

La flexibilidad de la cápsula fibrosa permite el movimiento en la articulación, mientras su gran fuerza resiste la dislocación. La membrana sinovial secreta líquido sinovial, el cual lubrica la articulación y proporciona nutrición al cartílago articular. La cantidad de líquido sinovial varía en las diferentes articulaciones del cuerpo, con un rango que va desde una capa viscosa delgada hasta una capa de casi 3.5 ml de líquido libre en una larga articulación, como el caso de la rodilla. Sirve para reducir la fricción y aportar nutrientes, eliminando los deshechos metabólicos de las células cartilaginosas del cartílago articular. Muchas articulaciones sinoviales también contienen ligamentos accesorios, los cuales se llaman ligamentos extracapsulares y ligamentos intracapsulares.

A un lado de algunas articulaciones sinoviales hay cojinetes de fibrocartílago que e encuentran entre las superficies articulares de los huesos y que se unen en sus márgenes a la cápsula fibrosa. Estos cojinetes se llaman discos articulares o meniscos y generalmente dividen a la cavidad sinovial en dos espacios separados, ayudando a mantener la estabilidad de la articulación y dirigiendo el líquido sinovial a zonas de mayor fricción.

Aplicación clínica

El desgarre del disco articular de la rodilla (articulación sinovial), comúnmente denominado cartílago desgarrado, se presenta con frecuencia entre los atletas. Dicho cartílago dañado requiere de eliminación quirúrgica (menisectomía) o si se comienza a usar produce artritis. En un momento, la cirugía de la articulación de la rodilla para el cartílago desgarrado consiste en la eliminación de capas de tejido sano y la eliminación de mucho, si no es que todo, el cartílago. Este procedimiento es, por lo general, doloroso y caro y no siempre se logra la total recuperación.

Estos problemas han sido resueltos por la artroscopia, un examen del interior de una articulación usando un instrumento ligero del diámetro de un lápiz. (Sirve para determinar la naturaleza y extensión del daño tras una lesión, para eliminar el cartílago desgarrado y reparar los ligamentos que se entrecruzan).

Tipos de articulaciones sinoviales

Articulaciones deslizantes

  • Las superficies articulares son planas.
  • Permiten movimientos de lado a lado y de atrás para delante.
  • El torcimiento y la rotación se inhiben por lo general debido a que los ligamentos y huesos adyacentes restringen el rango de movimiento.

Ejemplos: articulaciones entre los huesos del carpo, huesos del tarso, el esternón con la clavícula y la escápula con la clavícula.

En bisagra

  • Permite movimientos limitados.
  • La superficie convexa de un hueso entra en la superficie cóncava de otro hueso.
  • Es monoaxial (extensión y flexión).

Ejemplos: articulaciones del codo, tobillo e interfalángicas.

De pivote

  • Una superficie crónica redondeada o en punta de un hueso se articula dentro de un anillo formado en una parte por un hueso y en otra parte por un ligamento.
  • Realiza rotación (articulación monoaxial).
  • Es responsable de la supinación y pronación de las palmas de las manos y la rotación de la cabeza de un lado a otro.

Ejemplos: articulación entre el atlas y el axis y entre los extremos proximales del radio y la ulna.

Elipsoidal

  • Un cóndilo de forma oval de un hueso se encuentra dentro de una cavidad elíptica de otro hueso.
  • Permite movimiento de lado a lado y de atrás hacia delante (articulación biaxial).
  • Es responsable de la flexión, extensión, abducción, aducción y circunducción de la muñeca.

Ejemplo: articulación en la muñeca entre el radio y los huesos carpianos.

En silla de montar

  • La superficie articular de un hueso tiene forma de silla de montar y la superficie articular del otro hueso tiene la forma del jinete sentado en la silla.
  • Es una articulación por encaje recíproco.
  • Es la modificación con movimiento más libre de una articulación elipsoidal.
  • Se mueve de lado a lado y de atrás hacia delante (articulación biaxial).

Ejemplo: articulación entre el trapecio del carpo y el metacarpo del pulgar.

De pelota y receptor (tipo esfera)

  • Consiste de una superficie parecida a una bola de un hueso dentro de una depresión con forma de copa de otro hueso.
  • Permite movimiento triaxial: flexión-extensión, abducción-aducción y rotación- circunducción.

Articulaciones

Si no fuera por las articulaciones, los huesos no podrían tener movilidad, así gracias a ellas se pueden doblar las distintas extremidades del cuerpo. Existen tres tres tipos de articulaciones.

  • Móviles: también llamadas diartrosis o sinoviales, son las articulaciones que tienen mayor amplitud de movimientos. Son las que unen huesos de las extremidades con el tronco, los hombros o las caderas.
  • Semimóviles: también llamadas anfiartrosis, son las que realizan movimientos limitados, como las articulaciones entre las vértebras.
  • Fijas: conocidas también como sinartrosis, la mayoría se encuentra en el cráneo y no necesita movimientos, porque la función principal es proteger los órganos internos.

Articulaciones sinosviales

Las más comunes, las sinoviales, se caracterizan, por tener algunos elementos en común, estos son:

  • Superficies óseas, que son los extremos de los huesos involucrados en una articulación determinada.
  • Cartílago articular, tejido suave y liso, compuesto por colágeno, que permite un buen deslizamiento entre los

extremos óseos.

  • Membrana sinovial, capa que recubre internamente toda la articulación y que secreta el líquido sinovial, lubricante

de la articulación.

  • Meniscos, estructuras aplanadas con forma de semiluna, con la función de amortiguación y protección del cartílago, entre otras.
  • Medios de unión, conformados por fibras de colágeno, dispuestas a modo de envoltorio llamado cápsula articular y a modo de refuerzos llamados ligamentos.

Tipos de uniones sinoviales

Estos según el tipo de movimiento específico que realicen las articulaciones:

  1. Articulación esférica: la cabeza de un hueso encaja en la cavidad cóncava del otro. Se encuentran las caderas y en los hombros.
  2. Articulación en silla de montar: solo existe en la base de los pulgares y permite el movimiento en dos direcciones (adelante y atrás y de lado a lado).
  3. Articulaciones en bisagra: como las del codo y de los dedos, son menos móviles y permiten el movimiento en solo una dirección.
  4. Articulación pivotal: es aquella en que un cilindro óseo gira en torno a su propio eje, estando en contacto con otra superfi cie que le forma un anillo (parte hueso, parte ligamento) como la articulación, radio-cubital superior (antebrazo).
  5. Articulación elíptica: en el extremo de un hueso con forma de ovoide (huevo) se mueve en una cavidad elíptica. Se encuentran en el radio del antebrazo y el hueso escafoides de la mano.
  6. Articulación deslizante: algunas superficies de huesos son casi planas y se deslizan una sobre otra. Se encuentran en algunas articulaciones de manos y pies.

Fibrosas o inmóviles

Estas articulaciones son uniones de huesos en las que participa un tejido fibroso, uniéndolos, la movilidad de estas articulaciones queda definida por la longitud de las fibras del tejido. A modo de ejemplo cabe citar las articulaciones de la espalda, las del sacro, las del cráneo las partes de la unión entre el parietal, óccipital, frontal y temporales , algunas del tobillo y las de la pelvis. Pero las articulaciones de la columna no son del todo inmóviles, ya que son lo suficientemente flexibles como para permitir algún movimiento y mantener su papel de soporte de la columna vertebral.

Hay 3 tipos de articulaciones fibrosas:

  1. Sindesmosis: uniones semiinmóviles, donde una membrana une a los huesos.
  2. Suturas: pueden ser planas, dentadas o escamosas (se encuentran principalmente en el cráneo).
  3. Esquindilesis: tipo de articulación fibrosa que se encuentra únicamente en la unión entre el vomer y la cresta del esfenoide.

Cartilaginosas o semimóviles

Este tipo de articulaciones se lleva a cabo entre cartílago y hueso, no permiten tanto movimiento como las moviles. Pueden ser sincondrosis cuando están hechas de cartílago hialino o sínfisis cuando son de fibrocartílago, son de dos tipos:

  • Articulaciones cartilaginosas primarias, que son uniones pasajeras entre huesos por medio de cartílagos como las uniones entre partes de un mismo hueso en crecimiento.
  • Articulaciones cartilaginosas secundarias o sínfisis, que son uniones cartilaginosas entre dos huesos por un cartílago muy robusto muy poco movibles y definitivas.

Las articulaciones también pueden ser clasificadas funcionalmente, según el grado de movilidad que permitan realizar.

Fuentes