Saltar a: navegación, buscar

Bartolomé Díaz de Novaes

Bartolomé Díaz de Novaes
Información sobre la plantilla
Bartolomé Díaz.jpeg
NombreBartolomé Díaz de Novaes
NacimientoHacia 1450
Fallecimiento29 de mayo de 1500
Cabo de Buena Esperanza (Actual Bandera de la República de Sudáfrica Sudáfrica)
NacionalidadPortuguesa
OcupaciónNavegante y explorador geográfico
CónyugeInés Nogueira
HijosAntónio y Simão
PadresDimis Dias

Bartolomé Díaz de Novaes. Famoso navegante portugués del Siglo XIV, descubridor del Cabo de Buena Esperanza.

Síntesis Biográfica

Niñez

Nace cerca de 1945. Llamado Bartolomé Díaz por los españoles.

Juventud

Bartolomé Díaz estuvo casado y tuvo dos hijos:

  • Simão Dias de Novais, que murió sin descendencia;
  • António Dias de Novais, un caballero de la Orden de Cristo, (al parecer su pariente, ya que el apellido de Novais se transmitió a través de su hermano de cría) Joana Fernández, hija de Fernão Pires y esposa Guiomar Montês (y hermana de Brites Fernandes y Fernão Pires, casado con Inês Nogueira, hija de Jorge Nogueira y su esposa, y que tuvo descendencia), y ambos tuvieron hijos.

El nieto de Díaz, Paulo Díaz de Novais, fue un colonizador portugués de África en el Siglo XVI. Una nieta de Díaz, Guiomar de Novais, se casó dos veces, siendo segunda mujer de Dom Rodrigo de Castro, hijo de Dom Nuno de Castro y su esposa Joana da Silveira, con quien tuvo a doña Paula de Novais y doña Violante de Castro, ambas muertas solteros y sin descendencia, y a Pedro Correia da Silva, hijo natural de Cristóvão Correia da Silva, sin descendencia.

Trayectoria

Navegante portugués que dobló por primera vez el cabo de Buena Esperanza, preparando así el camino a la definitiva expedición de Vasco da Gama (1497-1499), que llegaría hasta la India y supondría la apertura de una nueva ruta comercial entre Europa y Asia.

Descendiente de Dinis Dias, descubridor de Cabo Verde. Diaz era caballero de la corte real, superintendente de los almacenes reales y maestro velero del navío de guerra "San Christovão", cuando el Rey Juan (João II) lo nombró jefe de una expedición que debía rodear África por el sur. El objetivo principal era encontrar el país de Rey cristiano africano conocido como Prester John, sobre el cual se tenía noticias recientes (1486) a través de Juan Alfonso d'Aveiro y con quien el reino portugués quería establecer relaciones amistosas.

Descubridor del Cabo de Buena Esperanza

Bartolomeu Dias realizó en 1487- 1488 un viaje a la costa africana por encargo de Juan II, en busca del mítico Preste Juan y de otras noticias traídas por anteriores expediciones portuguesas; sin lograr aquellos objetivos, el viaje recorrió la costa occidental de África hasta doblar el cabo de Buena Esperanza, que llamó Cabo de las Tormentas por haberle asaltado allí una terrible tormenta. Dias (que en principio no se dio cuenta de ello había descubierto el paso marítimo entre el Océano Atlántico y el Índico por el sur de África. Regresó a Portugal presionado por el descontento de su tripulación, sin haberse adentrado a explorar el nuevo Océano ni sus costas. En lo sucesivo, sin embargo, su carrera declinó, al preferir el rey a otros navegantes, como Vasco da Gama y Cabral, en cuyos viajes figuró Dias como subordinado. Navegando con Cabral participó en el descubrimiento del Brasil (1500) y desapareció durante una tormenta en el cabo de Buena Esperanza que él mismo había descubierto 12 años antes y que había recibido ya ese nombre por orden de Juan II.

Luego de diez meses de preparación, Dias salió de Lisboa a fines de julio o comienzo de agosto de 1487, con dos carabelas armadas de cincuenta toneladas y un barco de provisiones. Entre sus compañeros estaban Pedro d'Alemquer, quien escribió una descripción del primer viaje de Vasco da Gama, Leitão, João Infante, Álvaro Martins y João Grego. El barco de provisiones era comandado por el hermano de Bartolomé, Pero. También había dos hombres y cuatro mujeres de raza negra, quienes bajarían en lugares apropiados para explicarles a los nativos el propósito de la expedición.

Dias navegó primero hacia la desembocadura del río Congo, descubierto el año anterior por Cao y Behaim, luego siguiendo la costa africana, ingresó a Walbisbaai y probablemente puso la primera de sus columnas de piedra cerca a la actual Angra Pequena En el paralelo 29 (Port Nolloth), dejó de ver la costa y fue empujado por una tormenta por trece días lejos del cabo al sur. Cuando se calmó la tormenta enrumbó al este y, al no ver tierra, volteó al norte, atracando en la Bahía de los Vaqueros (Mosselbaai). Siguiendo la costa llegó a Algoa Bay y, luego, al límite de su exploración al Río del Gran Pescado (Great Fish River), llamado así por el comandante de su barco acompañante, río Infante. Fue sólo en su viaje de regreso en el que descubrió el cabo, al que, según Barros, puso por nombre Cabo Tormentoso. Se dice que el Rey Juan, en vista del éxito de la expedición, le puso el nombre que aún tiene, Cabo de Buena Esperanza. En diciembre de 1488, Dias retornó a Lisboa luego de una ausencia de dieciséis meses y diecisiete días. Le había mostrado el camino a Vasco da Gama a quien en 1497 acompañó, aunque como subordinado, hasta las islas Cabo Verde.

Uno de los hechos más curiosos de esta exploración es que Bartolomeu Díaz y sus hombres no se percataron del momento en que superaban el cabo de Buena Esperanza y entraban en el Océano Índico. Una fuerte tormenta sorprendió las dos naves, y cruzaron el mítico lugar mientras se debatían contra la fuerza de los vientos y la mar. Una vez salvado el temporal, Díaz buscó la costa navegando hacia el este, como había hecho siempre, pero en esta ocasión no encontró tierra y cambió el rumbo hacia el norte. El 3 de febrero de 1488 arribó a una bahía, a la que puso el nombre de bahía dos Vaqueiros.

Hostigado por los nativos, Dias dio la orden de levar anclas y navegar hacia el este siguiendo la costa, pero a los pocos días su tripulación se negó a seguir adelante y no hubo forma de conseguir que continuara. Bartolomeu Dias decidió entonces emprender el viaje de vuelta, pero antes obligó a la tripulación a firmar un documento en el que se exculpaba al comandante de la expedición de la responsabilidad de no haber seguido hasta la India. Díaz era muy consciente de que el enfado del rey por no haber aprovechado tal oportunidad para abrir la ruta de las especias podía poner en peligro su carrera. En el viaje de vuelta, Dias avistó el cabo de Buena Esperanza, con lo que se convenció de que había logrado superar el extremo sur de África. Con esta satisfacción regresó a Portugal, arribando a Lisboa en diciembre de 1488.

En los años siguientes, Bartolomeu Díaz continuó vinculado a la exploración naval. En 1494 se encargó de preparar la flota que habría de llevar a Vasco da Gama hasta la India y navegó él mismo hasta Cabo Verde, en la costa africana, donde estableció un puesto avanzado para el comercio. Años más tarde, en 1500, Díaz se unió como capitán de uno de los barcos a la expedición de Pedro Álvares Cabral, con destino a la India. Los vientos desviaron a la flota hacia el oeste, y los portugueses acabaron recalando en la costa de Brasil, en América. Un mes después, la flota volvió a zarpar con rumbo este, cruzó el Atlántico y se dispuso a flanquear el cabo de Buena Esperanza. Sin embargo, pronto se vieron envueltos en una terrible tormenta que hundió varias naves, entre ellas, la de Bartolomeu Dias, que pereció en las aguas.

Muerte

Murió en el mar el 29 de mayo de 1500.

Reconocimientos

El poeta portugués Luís de Camões le dedicó póstumamente al navegante el canto V de su epopeya Os Lusíadas (1572). En la ciudad de Mosselbaai, en Sudáfrica, el Dias Museum Complex marca el lugar del desembarco histórico de Bartolomeu Dias. También el Dias Cross Memorial en Alexandría, cerca de la boca del río Bushman, el lugar donde Dias erigió una cruz o padrão el 12 de marzo 1488 , es un lugar patrimonio provincial (Provincial heritage site), en la Provincia Oriental del Cabo. Una réplica de la cruz se ha erigido en el mismo expuesto lugar.

Fuentes