Batalla de El Jigüe

De EcuRed
Combate del Jigüe
Información sobre la plantilla

Batalla de Jigüe 11 de julio de 1958. Cerco al Batallón 18 al mando del comandante José Quevedo
Fecha:11 de julio de 1958
Lugar:El Jigüe, Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
Último desastre desde el punto de vista militar para la ofensiva batistiana
Resultado:
Triunfo de las fuerzas comandadas por Fidel Castro
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Fidel Castro Ruz
Organizaciones involucradas:
Ejército Rebelde y Batallón No. 18 del Ejército Nacional de Cuba


Combate del Jigüe. Combate que se llevó a cabo en el verano de 1958, el último desastre desde el punto de vista militar para la ofensiva batistiana, el Ejército Rebelde desarrolló un nuevo plan de ataque con el objetivo de reducir el peligro potencial que representaba el batallón enemigo al que se enfrentaban, que los superaba en hombres y armas.

Contenido

El enemigo

El 7 de junio de 1958 el general Cantillo exige la presencia del comandante José Quevedo Pérez en el puesto de mando, para recibir instrucciones que según él eran un secreto militar que no se debía conocer hasta el momento oportuno, le presentó el sitio del desembarco en un mapa, le explicó que seguramente no sería el único que hicieran, porque como se fueran realizando las operaciones podrían realizar otros desembarcos similares, que el primero sería en la desembocadura del Río Palma Mocha, pero que el principal objetivo de la operación era desviar al Ejército Rebelde hacía el oeste de la provincia y que el enfrentamiento final fuera con el grupo dirigido por el principal líder del ejército y obligarlo así a retirarse del país, al ser la columna mejor preparada en armamentos y si lograban derrotarlos las demás columnas serían dominada más fácilmente en el lugar que se encontraran.

Desembarco enemigo

El día 10 de junio de 1958, se realizó el desembarco en el Arroyo de las Cuevas. El día 16 de junio se les plantea dos misiones a los guardias, la primera, llegar hasta El Jigüe y permanecer allí hasta nueva orden, y la segunda, rescatar a los prisioneros que se hallaban en poder del líder del Ejército Rebelde que se encontraban en una zona cerca de El Naranjal, conocida por los Bajos de Jiménez.

Comienza el ataque

Esta batalla comenzó cuando una patrulla del Ejército Rebelde chocó en la confluencia de los ríos Jigüe y La Plata con fuerzas del Batallón 18 de infantería de la dictadura

El 11 de julio se inician las acciones. Una patrulla rebelde ataca las posiciones del Batallón 18, el objetivo era herir algún soldado de la tropa enemiga. El plan obtiene los resultados esperados, logrando que el jefe del Batallón envíe el herido a la playa custodiado por dos pelotones, además de un arria de mulos para traer provisiones a su regreso.

El 14 de julio el capitán Guillermo García que había logrado mejorar sus posiciones en el río La Plata, contaban con más armas y parque y se preparaba para emboscar al enemigo.

El Batallón.18 queda cercado en El Jigüe y se enfrenta a una situación desesperada, no solo sus escasas provisiones están prácticamente agotadas, se les hace imposible evacuar a los heridos, esta situación es aprovechada por la máxima dirección del Ejército Rebelde y se les ocurre la sensacional idea de trasladar el puesto de mando más cerca aún del batallón enemigo, para precisar las operaciones y solicita la presencia de los amplificadores de Radio Rebelde para pedirles que se rindieran ya que su derrota era inminente, también pide que traigan al grupo musical El Quinteto Rebelde.

El 15 de julio todo el día y la noche los amplificadores de Radio Rebelde se mantienen arengando a los soldados sitiados en El Jigüe, el jefe del batallón al darse cuenta de que era imposible salir del cerco se las arregla para enviar a un campesino hasta la costa para pedir refuerzos y apoyo de armamento.

La escuadra de Vilo Acuña está en las alturas frente al Batallón.18 que permanece cada vez más asediado por los rebeldes en El Jigüe. El pelotón de Guillermo García había dejado su posición en el río y se sitúa en otra altura que domina el frente del enemigo. A su derecha, el de Vilo Acuña y cerrando el río La Plata la tropa de Hugo del Río.

Entrada la noche llegan refuerzos de dos o tres pelotones comandados por dos tenientes, pero habían perdido el arria de mulos, su destino era lograr llegar a la costa, este enfrentamiento además, posibilitó que los rebeldes ocuparan algunas armas y parque.

Proa a la libertad

Durante varios días se combatió con valor por ambas partes, como reconoció Radio Rebelde en un parte firmado por el principal dirigente del Ejército Rebelde. Fueron días donde se sucedieron varios enfrentamiento en esta misma zona, en todas se hizo derroche de valores patrióticos, valentía, fidelidad, amor a la patria, responsabilidad a la causa de la Revolución, etc.

En el combate se ocuparon 249 armas, el enemigo tuvo 41 muertos entre soldados, clases y oficiales, y se le hicieron más de 200 prisioneros, 30 de ellos heridos. A partir de la batalla de El Jigüe se inició la contraofensiva militar con las armas y el parque obtenidos.

Fuentes