Saltar a: navegación, buscar

Bosque tropical

Bosque tropical
Información sobre la plantilla
Bosquetropical 122.jpg
Concepto:Los bosques tropicales se encuentran cerca del ecuador donde los niveles de temperatura y luz permanecen más o menos constantes durante todo el año. En los lugares donde la lluvia está distribuida uniformemente durante el año, se presentan los bosques lluviosos tropicales; en los casos en los que los niveles de precipitación varían y hay una estación seca pronunciada, existen los bosques tropicales húmedos; y en las áreas con menos humedad, se presentan los bosques secos y las sabanas.

Bosque Tropical. En las zonas de Clima tropical se dan tres clases diferenciadas de bosques: El bosque tropical seco o bosque tropical con estación seca en el que la vegetación tiene que adaptarse a largos períodos de aridez, durante los cuales la evaporación es muy activa. Los paisajes vegetales se empobrecen poco a poco y las formas xerófilas (adaptadas a la aridez) adquieren una importancia creciente a medida que se van aproximando a los dos trópicos.

El bosque tropical estacional semiperenne es el bosque de gran parte del Asia tropical en los que durante la estación seca algunos árboles pierden su follaje dependiendo de la severidad de la sequía. Pues el calor les puede dar muchos daños a estos árboles

El bosque tropical lluvioso es propio de las zonas tropicales en las que no existe una verdadera estación seca, hay uno o más meses relativamente secos (con menos de 100 mm de lluvia) y solamente algunas áreas son húmedas durante todo el año.

Clasificación

Bosque tropical
Aunque el término "bosque tropical" suele evocar imágenes de las verdes junglas exuberantes del Amazonas, este tipo de bosques engloba otros subtipos de ecosistemas.

La clasificación más sencilla divide a los bosques tropicales en tres subtipos:

  • Bosque lluvioso: Temperaturas cálidas todo el año, con precipitaciones casi a diario. El Amazonas pertenece a este tipo.
  • Bosque estacional: También llamados semiperennifolios o semicaducifolios, ya que algunos árboles renuevan sus hojas. Están sujetos a periodos secos de 2-4 meses.
  • Bosque seco: Sufren un periodo seco cuya duración depende de la latitud (cuanto más lejos esté del ecuador, más larga es la estación seca). Durante la sequía, los árboles pierden las hojas.

Caracterización

Bosque seco
  • Estructura de la vegetación: La vegetación no forma agrupaciones densas monoespecíficas sino que está formada por numerosas especies distintas, las cuales se disponen en estratos: 1. Arboles emergentes (40-80 m): No compactos. De ambiente seco debido al viento.
  • Dosel principal: De bóveda más o menos compacta
  • Subdosel: Árboles de 10-20 m. Con mucha humedad y escasa luminosidad.
  • Sotobosque: Arbustos e hierbas; plantas jóvenes del estrato 1. Con hojas chorreantes para evitar el exceso de agua el lavado de nutrientes.
  • Estrato rastrero: Herbáceas y helechos. Las copas de los árboles siguen el patrón: "timidez de las copas" (las copas se acoplan). La estratificación forma un microclima. La falta de luz determina el desarrollo de: - *Lianas: Trepan en busca de la luz. - Epífitas: Aparecen desde la base hasta las ramas de los árboles; utilizan como sustrato la corteza de los árboles. Absorben nutrientes del aire, la lluvia y de los detritos orgánicos. - *Estranguladoras: Primero se comportan como epífitos y luego se enraízan al suelo, creciendo así en tamaño y número; envuelven por completo al árbol.

Distribución

Los bosques tropicales ocupan sólo el 7% de la superficie terrestre y el 2% del total del globo. Aproximadamente la mitad de la superficie, que son unas 1000 hectáreas, son selvas húmedas concentradas en Latinoamérica, África y el Sudeste asiático, siendo la más grande la región del Amazonas. Se encuentran entre los 20º Sur y 20º Norte del ecuador, donde existen una temperatura y precipitación anual más o menos constante que oscila entre los 20-25ºC de temperatura y los 2000-10000 mm de lluvia anuales. Un ejemplo de bosque tropical húmedo es el llamado Bosque Nacional del Caribe, El Yunque, ubicado en Puerto Rico.

Funciones

Protección

  • protección de los suelos por interceptación y reflexión de las radiaciones, de las precipitaciones y de los vientos.
  • mantenimiento de las concentraciones de anhídrido carbónico y de humedad como consecuencia de la reducción de la velocidad del viento.
  • protección de las especies animales y vegetales para las que propicia condiciones favorables.

Regulación

  • Absorción, reserva y liberación de anhídrido carbónico, de oxígeno y de elementos minerales.
  • Absorción de aerosoles y de ruidos.
  • Absorción, almacenamiento y emisión de agua.
  • Absorción y transformación de la energía luminosa y química.

Producción

  • Almacenamiento eficaz de la energía bajo forma utilizable para la fito y zoomasa.
  • procesos de regeneración y de autorregulación concernientes a la producción de madera, de corteza, de frutos y de hojas.
  • Producción de un amplio abanico de compuestos (resinas, alcaloides, aceites esenciales, látex, sustancias farmacodinámicas, etc.).

Diversidad biológica

La alta riqueza del ecosistema indica las condiciones del mismo. Los bosques tropicales acogen el 50% de los recursos mundiales de plantas y animales, el 50% de los vertebrados conocidos, el 60% de las especies vegetales y el 90% de las especies conocidas. A pesar de la gran diversidad de especies, hay pocos individuos de cada una de ellas. Como estos bosques presentan una estructura muy compleja, crea un gran número de hábitats distintos. Sin la diversidad de plantas para hábitat, refugio y alimento, no habría variedad de animales; sin animales que faciliten la polinización, controlen las plagas y dispersen las semillas, no perduraría la variedad de especies vegetales.

Estos bosques acogen tanta diversidad debido a:

  • El clima: variedad de alimentos durante todo el año
  • Variedad de hábitat
  • Especialización de las especies

Usos

Los bosques tropicales generan un número sustancial de bienes y servicios que benefician al hombre. Estos valores se podrían clasificar en:

  • Valores de uso indirecto (intrínseco): surgen de varios servicios del bosque, como la protección de cuencas hidrográficas y almacenamiento de carbono.
  • Valores de uso directo: valores que surgen de usos de consumo y de no-consumo, por ejemplo madera, combustible, extracción de material genético, turismo.

Valores de uso indirecto

Clima

Los bosques tropicales producen grandes cantidades de oxígeno a través de la fotosíntesis, pero consumen tanto como producen en la respiración. Estos bosques afectan la atmósfera y el clima, pero no a través de la producción de oxígeno.

Ayudan a mantener la temperatura global. Forman grandes masas oscuras que absorben calor del sol y reducen así las temperaturas. Si se talan los árboles, la superficie que queda es más clara (cultivos, suelo desnudo…) y refleja los rayos solares, con lo que el calor vuelve a la atmósfera, generándose un aumento de la temperatura. Estos cambios pueden alterar el clima a escala global.

Son grandes reservorios de carbono. Cuando se queman los bosques, o se talan los árboles y se dejan hasta que se degradan, el carbono es liberado a la atmósfera como CO2. Éste es el segundo factor principal en la contribución al efecto invernadero (casi una tercera parte de las emisiones de carbono).

Carbono

Los bosques tropicales son importantes almacenes para el carbono. Los bosques desempeñan un papel central en el ciclo global del carbono, pues lo capturan de la atmósfera a medida que crecen y lo almacenan en sus tejidos. Debido a su enorme biomasa, los bosques del mundo constituyen una de las más grandes reservas o «sumideros» de carbono.

Biodiversidad

La biodiversidad de los bosques tropicales constituye un bien en sí mismo. Las especies que se encuentran en estos hábitats pueden dar origen a nuevos productos farmacéuticos y ser fuente de nuevos recursos genéticos y productos forestales no maderables como resinas, frutas, juncos, hongos y pienso para animales. Es más, todos los otros bienes y servicios dependen en cierta medida de la diversidad de las especies del bosque. Es por ello que el estado de su riqueza biológica es un indicador útil de la condición de estos ecosistemas. A pesar que la proporción de superficie que ocupan es pequeña, los bosques tropicales albergan más del 50% de las especies.

Cantidad y calidad del agua

Los bosques tropicales ofrecen la protección de cuencas hidrográficas: estabilizan físicamente sus partes altas; las raíces de los árboles «bombean» agua desde el suelo para ser utilizada por las plantas, lo que reduce la humedad del suelo y la posibilidad de que se produzcan avalanchas de lodo; y las estructuras de las raíces aumentan la capacidad de agarre del suelo, ayudando así a evitar desprendimientos de tierra. Asimismo los bosques tienden a moderar la tasa de escorrentía proveniente de las lluvias, reduciendo los caudales durante las crecidas y aumentándolos durante las épocas más secas. Los bosques montanos cumplen un papel especialmente importante en los procesos hidrológicos controlando la erosión en las pendientes de montaña y a veces «captando» agua en los bosques nublados. La cubierta forestal también ayuda a mantener el suministro de agua de beber.

Cerca del 25% de la población mundial depende de una forma o de otra del agua de los bosques tropicales. El servicio de purificación por sí solo tiene un elevado valor económico en ciertas regiones.

Valores de uso directo

Medicinas

Una cuarta parte de las medicinas disponibles en la actualidad provienen de las plantas. Por ejemplo las drogas utilizadas para tratar la Leucemia, la enfermedad de Hodking y otras drogas usadas en otros tipos de cáncer provienen de plantas tropicales, así como medicinas para tratar enfermedades del Corazón, Hipertensión, Artritis. Sin embargo, sólo un 1% de las especies de bosques tropicales conocidas han sido estudiadas para su posible uso potencial como medicamentos. Mientras tanto, el 2% de los bosques tropicales es dañado irreparablemente cada año.

Comida

Mucha de la comida que hoy comemos tiene su origen en los bosques tropicales: avocado, banana, pimienta negra, nueces de Brasil, cayena, chocolate, canela, clavo, coco, café, maíz, berenjena, higo, jengibre, guava, infusiones (hibisco), jalapeño, limón, naranja, papaya, pimienta, cacahuete, piña, arroz, pimienta dulce, azúcar de caña, tomates, vainilla,…Las cepas silvestres de muchas de estas plantas que aún se encuentran en el bosque tropical, proporcionan.

Madera y Leña

La producción de madera comercial es una de las principales actividades industriales en todo el mundo. Las tres fuentes principales de madera redonda industrial son los bosques primarios, los secundarios y las plantaciones. La leña, el carbón de madera y otros combustibles derivados de ella (conocidos en conjunto como combustibles derivados de la madera —CDM) constituyen la forma más importante de energía no fósil o biomasa, la cual incluye leña, residuos agrícolas y estiércol de animales.

La leña es una fuente crítica de energía para un gran porcentaje de la población del mundo pero, a pesar de los esfuerzos realizados por organizaciones como la FAO y la Agencia Internacional de Energía, en lo fundamental no se dispone de los datos requeridos para determinar si los ecosistemas van a ser capaces o no de satisfacer una demanda en aumento.

Impacto humano y deforestación

Deforestación de bosques
Durante al menos 20 siglos, los humanos han estado asociados a los bosques tropicales, como cazadores-recolectores, cazadores-jardineros, cultivadores itinerantes; siendo compatibles las actividades desarrolladas por las poblaciones humanas y el mantenimiento del medio tropical mientras éstas no eran demasiado grandes.

A medida que la presión humana aumentaba, la degradación del terreno y la erosión se abrieron paso en el bosque. Pero la embestida real al bosque tropical llegó con los europeos, que los explotaban para obtener madera, los transformaban para obtener pastos y campos de cultivo y los convertía en plantaciones de palmeras y árboles de caucho en el Sudeste asiático. A partir de la II Guerra Mundial, la tasa de explotación se ha acelerado notablemente, provocando, ante la demanda de madera tropical, la extinción de numerosas especies tropicales.

Pero la explotación forestal no es la causa directa de la pérdida de bosques tropicales, ya que los bosques secundarios podrían crecer tras tala. El problema de dicha explotación es que los grandes árboles talados, al caer, dañan la vegetación más baja, además que la construcción de carreteras y el uso de maquinaria pesada causa una erosión considerable. Y aún más importante, las carreteras dejan el paso libre a nuevos colonos, que invaden el área accesible y eliminan los restos de vegetación para cultivar.

Poco tiempo después, en el terreno sólo crecen hierbas y arbustos improductivos que muy difícilmente podrán llegar a convertirse de nuevo en un bosque tropical. Además del problema de la explotación forestal, millones de hectáreas de bosque tropical a baja altura han sido y están siendo transformadas para otros usos, como en el Amazonas y Centroamérica, donde grandes extensiones de bosque tropical han sido rozadas, quemadas y convertidas en tierras de pastos, o como en el Sudeste asiático, donde las laderas de las colinas (p.ej. Malasia) están cubiertas por plantaciones de palmeras y árboles de caucho. Como consecuencia, son muchos los resultados negativos, y a distintos niveles (local, regional y global), asociados a esta explotación y transformación de los bosques tropicales, y por tanto a su penetración cada vez mayor en el interior de los mismos. Algunos de ellos son:

  • Áreas rozadas muy extensas
  • Esterilización de suelos
  • Aumento de la distancia a cualquier bosque primario
  • Disminución de capacidad de regeneración de los bosques ante estas actividades
  • Pérdida de la diversidad biológica
  • Alteraciones en el clima local, probablemente también mundial
  • Conflicto directo con los habitantes nativos del bosque y por tanto, un aumento de los problemas socioeconómicos de éstos

De todas ellas, la mayor tragedia de la deforestación es la pérdida de diversidad biológica, ya que aunque el bosque tropical tan sólo ocupa un 7% de la superficie terrestre y desaparece a una tasa por año muy elevada, alberga entre un 50 y un 80 % de las especies vegetales del mundo, 30 % de todas las especies de aves y el 90 % de los invertebrados, así como muchos de los famosos iconos de mamíferos de la historia natural.

Enlaces Externos

Fuente