Calibre

De EcuRed
Calibre
Información sobre la plantilla
Concepto:El calibre de un arma de fuego es el diámetro del proyectil que se dispara. En esta lista se exponen los calibres en pistolas y revólveres más comunes.

El calibre: viene expresado en milimetros en nomenclatura internacional, por ejemplo 9mm, y si se usa completa indica también el largo de la vaina ("casquillo") del cartucho (como en 9x19mm). O en centésimas o milésimas de pulgada en nomenclatura anglosajona,por ejemplo .38 o .357 (0,357 pulgadas: 9mm). La nomenclatura anglosajona puede no ser exacta en algunos casos, por ejemplo el .38 especial es en realidad igual al .357 (9 mm). Por costumbre se usa generalmente el nombre más popular, por ejemplo .357 Magnum en lugar de 9 x 33 mm R. Aunque en algunos se usa con frecuencia ambos, como el .25 ACP - 6,35 mm Browning.

Contenido

Historia

Los calibres de pistola también se usan en subfusiles y carabinas. Para diferenciar calibres que aunque miden lo mismo son distintos, se añade un distintivo. Por ejemplo, 9 mm corto o 9 mm Parabellum (el segundo es mucho más potente). También en esto puede variar el nombre de un mismo calibre, creando confusión. Por ejemplo, el 9 mm Luger es el mismo que el 9 mm Parabellum, pero el primer nombre se usa más en EE.UU y el segundo en el resto del mundo.

El poder de detención de cada munición es la capacidad de una bala para derribar o neutralizar al blanco de un disparo. No confundir con la letalidad. Debido a los muchos factores que intervienen en esto, desde donde impacte la bala a la corpulencia del blanco, pasando por su reacción psicológica al verse herido, existe cierta polémica en lo referente al concepto de poder de detención. Por norma, a mayor velocidad y peso de la bala (energía), y mayor calibre o deformación de la bala (cuanta más superficie de impacto transmita esa energía, mayor es el poder de detención).

Se considera al .45 ACP un calibre capaz de derribar de un disparo a cualquier hombre, y en Estados Unidos, tras cierta polémica con la capacidad del 9 mm Luger, este se ha visto superado por el más contundente .40 S&W, que está en un punto intermedio entre los dos antes citados.

La capacidad de perforación depende también de la velocidad de la bala y su peso, pero es mejor cuanto menos calibre, al concentrar la energía para abrirse paso. Por ejemplo, el 5.7 x 28 mm (en su versión de cartucho perforante) es munición militar usada en subfusiles de asalto o pistolas, y es capaz de perforar un chaleco antibalas nivel 3 gracias a la elevadísima velocidad de salida en boca de cañón (más de 600 m/s) y su forma puntiaguda, similar a las balas de fusil, que facilita la penetración. Sin embargo, un .38, .45 auto o un .44 especial (balas subsónicas, menos de 330 m/s), o un .357 o un 9 para supersónicas (350-400 m/s) estándar, no podrían perforarlo.

Desarrollo

Armas de ánima rayada

Se denominan así aquellas armas de fuego en cuyo cañón se aprecian estriamientos (rayado o ranuras longitudinales realizadas en el interior del tubo en forma helicoidal por máquinas herramientas) que dotan al proyectil que los atraviesa de una rotación. Dicha rotación confiere una mayor estabilidad a su trayectoria (o tensión en balística) por el efecto giroscópico producido, muy importante para conseguir una mayor precisión del disparo, ello independiente de los inevitables defectos de fabricación y calidad balística de los proyectiles.

En un cañón estriado el calibre es medido tomando en cuenta la parte elevada de las estrías, denominada macizo (parte superior de la estría), lo cual da el diámetro del interior del tubo de un arma de fuego en la actualidad.

Si la medida es en pulgadas entonces el calibre (abreviado cal) es señalado como un valor decimal de pulgada. Así, un rifle con un diámetro de 0,22 pulgadas es un .22 cal ("calibre 22").

Los calibres de las armas de fuego pueden especificarse también en valores métricos. Por ejemplo, una pistola 9mm, quiere decir que el diámetro del cañón es de 9 milímetros. También un "calibre de ochenta y ocho milímetros" (88 mm) o "un arma de ciento cinco milímetros".

Las armas pequeñas tienen un rango aproximado de .17 cal hasta .50 cal. Armas utilizadas para cacería deportiva pueden llegar hasta calibres de .80. A mediados del Siglo XIX los mosquetes y fusiles de avancarga fueron de calibre .58 o mayores.

Armas de ánima lisa

En este caso el interior del cañón del arma de fuego es completamente liso, básicamente por dos razones: o bien se emplean para disparar múltiples proyectiles a la vez (como en el caso de las armas de caza menor), o bien un solo proyectil pero de tamaño muy grande (superior a 30 mm), en cuyo caso el uso de estrías es desaconsejado por su gran desgaste.

Para expresar el calibre de las armas de caza menor se emplea la denominada nomenclatura inglesa, y el más extendido es el denominado calibre 12. En este caso el diámetro interior del cañón es de 14.07 que es el diametro de una de las 12 esferas iguales que pueden salir de una libra de plomo. Es decir, el diámetro de una esfera de plomo de 1/12 de libra inglesa de peso.

Por tanto, el calibre 20 corresponde a un diámetro de cañón más pequeño que el 12; aunque no se trata de una relación lineal sino cúbica, al depender el volumen de una esfera del cubo de su diámetro.

A través de la historia estos han sido los calibres más populares que ha manejado el hombre:

Calibres pequeños:

Calibres medios: Comúnmente pertenecen a la familia de los 9 mm.

Calibres grandes Son considerados grandes calibres aquellos por encima de los 9 mm.

Enlaces externos