Saltar a: navegación, buscar

Catedral San Isidoro de Holguín

Catedral San Isidoro de Holguín
Información   sobre la plantilla
Catedral San Isidoro.jpg
Fue Iglesia Parroquial de la ciudad de Holguín. En ella se conservan los libros de asentamiento de bautismos, matrimonios y defunciones desde 1731.
UbicaciónCalle Libertad, ciudad de Holguín, Bandera de Cuba Cuba
Arquitectura
Construcción3 de abril de 1720

Catedral San Isidoro de Holguín. Lugar religioso y de culto para la Iglesia Católica. Fue Iglesia Parroquial de la ciudad de Holguín. En ella se conservan los libros de asentamiento de bautismos, matrimonios y defunciones desde 1731.

La catedral

La Catedral de San Isidoro, ubicada en la calle Libertad de la ciudad de Holguín, es un lugar religioso y de culto para la Iglesia Católica. La Religión Católica fue el pilar espiritual de la dominación española, de ahí que uno de los primeros edificios en construirse en un nuevo poblado era la iglesia, la que además de oficiar todos los ritos religiosos, llevaba el control de los nacimientos, por medio de los bautismos, los casamientos y los enterramientos de la zona que atendía.

Muchos de ellos fueron utilizados como cementerios, tal fue el caso de la Parroquial mayor que, hasta finales del siglo XVIII sirvió de campo santo a los primeros habitantes del pueblo.

Historia

Los antecedentes de la Iglesia Parroquial de San Isidoro se remontan al año 1680 en el Hato de Managuaco, lugar donde fue construida la primera edificación religiosa en el territorio de la costa norte por gestiones de Don Francisco González de Rivera.

Posteriormente, en 1709 fue trasladada a Las Guazumas, Hato las Cuevas y en 1719 a Cayo Llano, año en que se funda el pueblo de San Isidoro de Holguín. La primera edificación de la Iglesia de San Isidoro se bendijo el 3 de abril de 1720 en la Ciudad de Holguín, oficiándose la primera misa el 4 de abril de 1720. Fue elevada al rango de Catedral en 1979 y consagrada en 1996.

Construcción

La primitiva iglesia fue una pobre construcción de madera, situada donde antes había estado el bramadero del Hato de García Holguín, hacia el sur y su creación se debió a expensas del regidor Don Diego de Ávila y de la Torre, quién con ayuda de los vecinos trasladó además la campana de la Iglesia de Las Guazumas. Fue su primer cura el presbítero Don Juan González de Herrera y López, nombrado por el obispo Jerónimo Valdés, el 11 de enero de 1719.

En 1730 la primitiva construcción fue demolida construyéndose una nueva de embarrado con techo de tejas, maderas labradas, pisos de ladrillos y tierra que según el obispo Morell y Santa Cruz. Fue ampliada en 1751, a dos naves laterales y una Sacristía, todo del mismo material que la existente. Completaba la planta del templo un campanario compuesto por cuatro palos y dos campanas medianas, hacia uno de los laterales había un cementerio de cuarenta y siete varas de longitud cercado de una estacada de palo fuerte y xequi.

Arquitectura

Desde sus inicios la Parroquial mayor tenía como acceso a la plaza de la iglesia o plaza de San Isidoro como también se le llamó, la que a partir de 1898 tomó el nombre de Julio Grave de Peralta mayor generar de las guerras de independencia en Cuba, todo esto de debió a que, por ser Holguín una ciudad del siglo XVIII y no poseer costas, la recopilación de las leyes de indias y legislación que regía la vida de las colonias hispanas, establecía la creación de dos plazas con portales hacia el frente constituyendo la plaza de la parroquia el primer centro político-religioso de la ciudad por lo que los primeros vecinos edificaron sus viviendas en su frente.

A finales del siglo XVIII, el inmueble se encontraba deteriorado y se decide su reconstrucción y ampliación a partir de 1800, construyéndose ese mismo año la capilla de la Virgen del Rosario, hacia la derecha entrando y posteriormente la de Jesús Nazareno, hoy de la Virgen de la Caridad, hacia el lateral izquierdo. La reconstrucción fue terminada en 1815, aunque realmente se continuó remodelando durante todo el siglo XIX y primera mitad del siglo XX.

Poseía en el siglo XVIII y siglo XIX, valiosos altares pintados en dorado e imágenes con aditamentos de oro, plata y piedras preciosas así como alhajas y vasos sagrados de oro y el cono de madera torneada con su órgano. A principios del presente siglo sufre una notable transformación al demoler su torre original y construirse dos a ambos lados de la nave central, no obstante esta transformación, entre las que se encuentran otras de carácter reversible, como ha sido la pérdida de su mobiliario, producto a cambios ocurridos en el Concilio Vaticano II, el inmueble conserva importantes valores arquitectónicos como son entre otros, notable techumbre tallada, de par y nudillo en la nave central y colgadizos en los laterales, sobresaliendo por su belleza artística los cielos rasos en las capillas, las que a su vez conforman los brazos de planta del inmueble en la cruz latina, con pórticos de arcadas en sus frentes, de los cuales parte una plazoleta a ambos lados.

Es una construcción con planta en T latina. La Catedral de San Isidoro es un sólido edificio con tres puertas anchas y columnas adosadas, con un frontón al centro que define su remate triangular. Los interiores moriscos de la Catedral de San Isidoro tienen como gran atractivo los techos de madera cuidadosamente trabajados, aún originales, que son los más bonitos dentro de los que se conservan del estilo mudéjar en la ciudad de Holguín. De 1922 a 1940 funcionó en la iglesia parroquial la primera biblioteca pública con que contó la ciudad. En 1979 se elevó al rango de Catedral de San Isidoro de Holguín, creándose la diócesis en las provincias de Holguín y Las Tunas.

Fuentes