Saltar a: navegación, buscar

Cerdeña

Isla de Cerdeña
Información sobre la plantilla
Entidad subnacional de Italia
<span/>
Bandera de Cerdeña (Italia)
Bandera

Escudo de Cerdeña (Italia)
Escudo

Ubicación de Cerdeña (Italia)
 • Fundación1496
Población 
 • Total1,600,000 hab.
Playas de Isla Cerdeñ.jpeg

Cerdeña Isla italiana situada justo en el centro del Mar Mediterráneo, dejando Italia al este, la isla de Córcega al norte, Túnez al sur, y las Islas Baleares al oeste.

Población

Tiene una superficie de 24,090 km2 y una población que supera los 1.600.000 habitantes. Es la segunda isla mas extensiva en el Mar Mediterráneo despues de Sicilia.


Organizacion Territorial

Cerdeña es una región autónoma. Su capital, Cagliari, se encuentra en el sur de ésta isla paradisiáca. Está dividida en 8 provincias; Cagliari (su capital), Sassari, Nuoro, Oristano, Olbia-Tempio, Ogliastra, Carbonia-Iglesias, y Medio Campidano. Cada provincia tiene algo especial por conocer y disfrutar.

La isla es muy conocida por sus preciosas playas y calas con aguas de color esmeralda, pero tambien por los restos arqueologicos nurágicos. Los nuragues son las construcciones mas caracteristicas de la isla sarda.

Esta isla fue conquistada por los fenicios, cartagineses, romanos, bizantinos, arabes, y finalmente por la Corona de Aragón.

Provincias

Algunas de las principales provincias son:

Cagliari

La Provincia de Cagliari está situada en la parte meridional de Cerdeña.

Dando al sur y a este al Mar Mediterráneo, limitando al norte con las provincias de Nuoro, de Ogliastra y de Oristán, y al oeste con las provincias de Carbonia-Iglesias y de Medio Campidano. Se extiende por una superficie de 4.569 kilómetros cuadrados (el 19% del territorio de la región) y comprende 71 municipios, incluido Cagliari, que es capital de provincia y de región.

Al igual que en toda la isla, también la Provincia de Cagliari presenta un territorio muy heterogéneo: es considerable la variedad de rocas, minerales, paisajes montañosos, cuevas y costas.

En el interior de la provincia está el Parque Natural Regional Montelargius-Saline, un raro ejemplo de ecosistema presente en areas fuertemente urbanizadas. Se trata de una de las más importantes zonas de Europa por el extraordinario número de aves que allí buscan refugio: solo en el lago de Molentargius habitan 177 de las 330 especies que componen la entera familia de las aves sardas, más de un cuarto de toda la familia de las aves europeas. En algunos periodos del año se pueden superar los 20.000 ejemplares. Entre ellos hay flamencos, garzas y garcetas.

El Parque limita con una de las más amplias playas de Italia, el Poetto, que se extiende por aproximadamente 8 kilómetros y es la primera playa de Cagliari.

Nuoro

Está en la zona centro-oriental de Cerdeña. Dando al este al mar Tirreno, limita al norte con las provincias de Sassari y de Olbia-Tempio, al oeste con la provincia de Oristán y al sur con las provincias de Cagliari y de la Ogliastra.

Se extiende por una superficie de 3.934 kilómetros cuadrados (el 16,3% del territorio sardo) y es la segunda provincia de la isla por extensión después de la de Sassari. La provincia de Nuoro comprende 52 municipios, incluidos Nuoro y Siniscola, pero sólo el 1% del territorio son áreas urbanizadas: domina la provincia el rico y variado patrimonio natural, desde costas a montañas.

De hecho, en la provincia de Nuoro está el macizo montañoso más importante de la isla, el Gennargentu, cuya cima, la más alta, que se llama Punta La Marmora, alcanza los 1.834 metros. Otros importantes relieves son la gran cima caliza cárstica de Monte Albo y en Monte Ortobene.

A las faldas de las montañas se delinea un litoral de maravillosa belleza, que comprende las zonas costeras de Dorgali, Orosei y Siniscola.

La Provincia de Nuoro ha estado por mucho tiempo afectada por el fenómeno cárstico, un proceso químico por medio del cual las lluvias, ligeramente ácidas, van disolviendo las rocas calizas. La intensa actividad cárstica que ha afectado a las rocas en el curso de milenios ha originado cuevas de extraordinaria belleza, como las de Sa Oche e Su Bentu, en la valle de Lanaittu, el abismo de Ispinigoli, en el territorio de Dorgali, y la cueva del Buey Marino en Calagonone, la más conocida de Cerdeña, que estuvo poblada hasta hace pocas décadas por los últimos ejemplares de foca monje, hoy día dada por extinta.


Oristán

Está situada en la parte centro-oriental de Cerdeña.

Limita al norte con la provincia de Sassari, al este con la provincia de Nuoro y al sur con las provincias de Medio Campidano y Cagliari. Se extiende por una superficie de 3.040 kilómetros cuadrados y comprende 88 municipios.

El territorio de la provincia se presenta muy variado: va desde la amplia llanura del Campidano (que atraviesa en parte también las provincias de Medio Campidano, Carbonia-Iglesias y de Cagliari) al macizo del Monte Ferru, cuya cumbre más alta, el Monte Urtigu, supera los 1000 metros. En la provincia está también la península del Sinis.


Además, hay más de 90 kilómetros de costas muy variadas: las playas bajas y arenosas se alternan con acantilados calcáreos, costas de roca con paredes empinadas, altas y continuas.

La provincia la atraviesan dos ríos importantes: el Tirso, que desemboca en el Golfo de Oristán y que con sus 152 kilómetros es el río más largo de Cerdeña, y el Temo, único río navegable de la isla (aunque parcialmente).

La provincia de Oristán comprende numerosas áreas protegidas, como el Parque Natural Regional del Monte Arci, el Área natural marina protegida de la Península del Sinis-Isla Mal di Ventre y el Monumento Natural de S’Archittu a Santa Catalina, en la provincia de Cuglieri, un arco de 15 metros creado por la erosión marina en las paredes calcáreas y que tiempo atrás fue una cueva.

Alrededor de la capitál de provincia, Oristán, surgen variados lagos distribuidos en una superficie global de 6000 hectáreas.

El más famoso es el lago de Cabras, uno de los principales ambientes de marismas de Europa. Comunicado con el mar, acoge muchas especies raras de aves acuáticas (como el pato colorado, el pato real, la garza imperial, la focha común o el calamón), y está densamente poblado por peces como el róbalo, la anguila y el mújol, con cuyas huevas se produce la botarga, muy preciosa como aliñe.

Es de recordar también la ciénaga de Mistras, habitada por gaviotas y flamencos, la de Sale Porcus, oasis permanente de protección de fauna, y la de Is Benas, donde se puede pescar el caniottu, una dorada de pequeña complexión y muy sabrosa.

En la provincia de Oristán está también el lago artificial Omodeo, que toma el nombre del ingeniero milanés (Angelo Omodeo) quien lo construyó entre 1918 y 1924 para regadío, producción de energía eléctrica y contención del desbordamiento del Tirso.

Lugares Interesantes

Dar prioridad a las encantadoras bellezas que se pueden admirar en Cerdeña, no es fácil de lograr. San Teodoro, Santa Teresa di Gallura, Poltu Quatu o Baia Sardinia, son sólo algunos de los lugares fascinantes que merece la pena descubrir.

Caprera, la segunda isla después de Maddalena, rica en prados y pinedas, ofrece al visitante los lugares donde vivió Garibaldi, con la casa-museo inmersa en la vegetación típicamente mediterránea, llena de recuerdos de la vida del héroe en esta isla, donde se encuentra su tumba y la de su familia.

Navegando desde Caprera hasta el estrecho de Bonifacio, uno queda impresionado por la belleza de la Isla Budelli, deshabitada y salvaje, con su espléndida playa Rosa, una obra de arte natural que debe su color a los corales y conchas, y que es posible percibir desde el mar.

En el extremo norte de la costa occidental de Cerdeña, frente al Parque Natural de la Isla de Asinara, se extiende uno de los destinos turísticos más famosos, Stintino, capaz de combinar el encanto del pueblo pesquero con hoteles de alto nivel. Este pequeño pueblo marinero, que parece estar fuera del pincel de un pintor con sus casitas blancas y el contraste entre el mar cristalino y el azul del cielo, ofrece infinitas posibilidades de entretenimiento, como el golf, las excursiones y el buceo, un paseo en bicicleta o a caballo.

Frente a la playa Pelosa se encuentra la Torre del mismo nombre, estructura del año 500, y una de las antiguas torres de avistamiento de toda Cerdeña. En la costa oriental de la isla, en el Golfo de Orosei, se encuentran amplias playas paradisíacas de arena clara, abrazadas por una naturaleza salvaje que el cemento no ha desfigurado. Numerosas cuevas y calas son el destino para los visitantes en un viaje de imágenes y sensaciones incomparables: Cala Gonone, la Grotta del Bue Marino, Cala Liberotto y Cala Goloritzè son sólo algunos de los escenarios de la naturaleza donde el tiempo parece haberse detenido.

Cerdeña sabe combinar el mar, la naturaleza, el folkclore, el misticismo y curiosidades, como las misteriosas tumbas de los gigantes y el Domus de Janas, casa de las brujas, o las antiguas sepulturas escavadas en la roca que se encuentran en la región, como los Nuraghi. Estas torres de piedra son los monumentos megalíticos más grandes y mejor conservados de Europa.

El pueblo nurágico por excelencia es Su Nuraxi di Barumini, cerca de Cagliari, considerado por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad. En Cagliari, además de admirar las numerosas colonias de flamencos en la laguna, vale la pena asistir a las celebraciones y fiestas tradicionales que tienen lugar durante todo el año, especialmente la fiesta de San Efisio, uno de los más importantes acontecimientos religiosos y populares en toda Cerdeña, enriquecida con los trajes tradicionales de cada ciudad participante y de rara belleza. Llendo hacia Oristano, es obligación pararse en el sitio arqueológico de época romana, Tharros, que tiene una terraza panorámica sobre el mar con una impresionante vista.

Turismo

Paisaje de Cerdeña

Las dos zonas mas turísticas de la isla son las de la Costa Esmeralda y Gennargentu. Un viaje navegando en un mar de color esmeralda entre grandes y pequeñas calas de pura arena blanca... Esto es Cerdeña, una isla que sorprende al visitante con sus contrastes naturales, las luces y los colores de una región de antiguas tradiciones en una naturaleza virgen y salvaje.

Situada en el corazón del Mediterráneo, con un territorio principalmente montañoso, sin altas cumbres, Cerdeña regala al visitante un ambiente natural único, dulce y amargo al mismo tiempo. De hecho, el ser humano tiene una carente presencia en este territorio: hay grandes extensiones que permanecen mágicamente intactas, habitadas por ciervos, caballos salvajes y aves rapaces, ricas en bosques con árboles milenarios, pequeñas zonas desérticas y estanques.

El mar reina con sus colores y se insinúa en las bahías de la costa, en las playas, en los pueblos más frecuentados. La Costa Esmeralda, con su perla Porto Cervo, es sólo un ejemplo de esto combinando la historia y la cultura de una región con antiguas tradiciones en una vida nocturna alegre y colorida. Porto Vecchio es considerado el puerto turístico mejor equipado del Mediterráneo. Porto Rotondo es también una localidad famosa, frente al Golfo de Cugnana, con numerosas plazas y villas situadas en una magnífica naturaleza.

Aquellos que prefieren las montañas, pueden ir a explorar la región Gennargentu, el mayor grupo de montañas de Cerdeña, con su paisaje pictórico, donde ser humano y naturaleza se integran dejando a ésta última un lugar prominente. Rica flora y fauna, con sus muflones, águilas reales, ciervos sardos y diversas especies al borde de la extinción.

Entre sus maravillas, Cerdeña ofrece al visitante los complejos nurágicos esparcidos por todo el territorio: son monumentos únicos en el mundo que sirven de testimonio de una cultura antigua y aún en cierto modo misteriosa, que va del siglo XV al siglo VIe a.n.e. Las nuragas, construidas con grandes bloques de piedra, se desarrollaron entorno a una torre central en forma de tronco de cono, que transmite solidez y potencia. Se trata de sitios arqueológicos donde aún hoy se pueden encontrar los signos de antiguos rituales y de la vida doméstica. Entre todos ellos, el complejo de Barumini, en la provincia de Cagliari, figura en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Stintino ofrece infinitas posibilidades para la recreación: golf, excursiones en barco y buceo, agradables paseos a pie, en bicicleta o incluso a caballo, explorar caminos para disfrutar de la típica vegetación mediterránea y de antiguos restos arqueológicos, como las nuragas en la cercana Porto Torres.

La permanencia en este lugar se hace aún más interesante cuando se puede asistir y participar, a finales de agosto, en la regata de la Vela Latina, un evento internacional dedicado a los barcos antiguos, y en la que se ven venir, sobre las aguas cristalinas de Stintino, cientos de barcos tradicionales de toda Italia. La Vela Latina fue la vela típica del Mediterráneo desde la época de las Repúblicas Marineras.

La Maddalena, con sus islas azotadas por el viento, rica en ensenadas naturales y características playas, es un destino ideal para vacaciones en barco a vela. También para paseos a caballo y en bicicleta de montaña, modos alternativos para vivir la playa al atardecer y disfrutar de los paisajes y escenarios naturales.

Vale la pena hacer una excursión en el Parque Nacional de Asinara, en la isla de su mismo nombre, considerada una de las más prometedoras del Mediterráneo, entre las colonias de los burros blancos que siguen viviendo en estado salvaje. Se pueden realizar un gran número de actividades, respetando las normas del parque: desde senderismo a lo largo de rutas temáticas, bicicleta, paseos ecuestres en caballos nacidos y criados en la isla, excursiones en barco de vela, excursiones de buceo con guía, visitas en tren, admirando el paisaje y con paradas en los lugares más sorprendentes.

En el Gennargentu, una zona montañosa de gran belleza, se pueden realizar diversas actividades como el senderismo y excursiones a sitios arqueológicos, así como esquíar en el Bruncu Espina, uno de los picos más altos, con sus 1829 metros, y Monte Spada, en el cual hay estaciones de esquí y varios restaurantes.

Gastronomía

Se caracteriza por sus sabrosos quesos sardos de oveja. Sus vinos son fuertes y recomendamos: el Cannonau, el Monica, Vermentino y el Nuragus.

La cocina sarda satisface los paladares más exigentes con su sencillez e ingredientes naturales, los productos locales de sabores delicados e intensos con los que se obtienen recetas deliciosas. El trigo es el ingrediente principal, elaborado en su más conocido producto, el pane carasau, pero también como base para la famosa malloreddus, los culurgiones y la fregola.

Para los sabores del mar, la langosta algueresa merece un elogio, al igual que la bottarga de Cabras y el atún de Carloforte. Embutidos y quesos son los productos locales más sabrosos, entre los que destaca el queso de oveja sardo.

Enlaces Relacionados

Fuentes