Clorpromazina

De EcuRed
Clorpromazina
Información sobre la plantilla

Medicamento
Presentación farmacéuticaTableta
Vía de administraciónOral
Grupo TerapéuticoAntipsicóticos
Clorpromazina. Es un medicamento neuroléptico, inventado por el Doctor Henri Laborit, cirujano y escritor; filósofo y sabio, además de pintor, poeta, etc. Está categorizado dentro de los antipsicóticos clásicos o típicos, y su descubrimiento para posterior uso en la Psiquiatría se denomina la "Cuarta revolución en Psiquiatría".

Contenido

Prescripción

La clorpromazina se usa para tratar los síntomas de esquizofrenia (una enfermedad mental que provoca pensamientos perturbados o fuera de lo común, pérdida de interés en la vida y emociones muy intensas o inapropiadas) y otros trastornos psicóticos (trastornos que dificultan la distinción entre las cosas o las ideas que son reales y las que son irreales) y para tratar los síntomas de manía (estado de ánimo anormalmente frenético) en personas que padecen de trastorno bipolar (trastorno maníaco-depresivo; una enfermedad que provoca episodios de manía, episodios de depresión y otros estados de ánimo anormales).

También es usada para tratar problemas de conducta serios, como la conducta agresiva y explosiva y la hiperactividad en niños de 1 a 12 años de edad.

Sirve para controlar las náuseas y los vómitos, aliviar el hipo con más de un mes de duración y para aliviar la intranquilidad y el nerviosismo que pueden presentarse justo antes de una cirugía.

Se emplea, asimismo, para tratar la porfiria aguda intermitente (afección en la que se acumulan en el cuerpo ciertas sustancias naturales que provocan dolor de estómago, alteraciones en la forma de pensar y la conducta, y otros síntomas) y junto con otros medicamentos, para tratar el tétanos (una infección grave que provoca dolorosas contracciones de los músculos, en especial del músculo de la mandíbula).

Descripción

La clorpromazina es un neuroléptico antipsicótico perteneciente a la familia de las fenotiazinas. Aunque inicialmente prescrita para el tratamiento de la esquizofrenia, también se emplea para aliviar las náuseas, el hipo intratable, y las manifestaciones de tipo maníaco de algunas enfermedades maniaco-depresivas. Igualmente es utilizada como adyuvante en la porfiria intermitente aguda y del tétanos.

Mecanismo de acción

La clorpromazina es un antagonista de los receptores dopaminérgicos D2 y similares (D3 y D5) y, a diferencia de otros fármacos del mismo tipo, muestra una alta afinidad hacia los receptores D1. El bloqueo de estos receptores induce una reducción de la transmisión neuroléptica en el cerebro anterior.

La dopamina incapaz de unirse a sus receptores experimenta una retroalimentación cíclica que estimula a las neuronas dopaminérgicas para que liberen más neurotransmisor, lo que se traduce en un aumento de la actividad dopaminérgica neural en el momento en el que se administra la clorpromazina. Posteriormente, la producción de dopamina disminuye sustancialmente siendo aclarada de la hendidura sináptica y como consecuencia, reduciéndose la actividad neuronal.

Adicionalmente, la clorpromazina bloquea los receptores serotoninérgicos 5-5HT1 y 5-HT2 lo que induce efectos ansiolíticos y antiagresivos y una atenuación de los efectos extrapiramidales. Sin embargo, al mismo tiempo, se produce hipotensión, sedación, ganancia de peso y dificultad en la eyaculación.

Otros receptores qué también son bloqueados con los histamínicos H1 (con los correspondientes efectos antieméticos, sedantes y estimulantes del apetito), los receptores a1 y a2-adrenérgicos (que inducen hipotensión, taquicardia refleja, hipersalivación, incontinencia urinaria y disfunción sexual) y los receptores muscarínicos M1 y M2 que causan efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, constipación, visión borrosa y taquicardia sinusal,

Finalmente, la clorpromazina es un inhibidor presináptico de la recaptación de serotonina produciendo unos efectos antidepresivos y antiparkinsonianos moderado, aunque también es el responsable de la agitación psicomotora y de la amplificación de la psicosis que a veces se observa en la clínica.

Farmacocinética

La clorpromazina se administra por vía oral, parenteral y rectal. Como todas las fenotiazinas es un fármaco altamente lipófilo que se une en una elevada proporción a las proteínas del plasma (95-98%).

Las concentraciones más elevadas del fármaco se encuentran en el cerebro, pulmones y otros tejidos muy irrigados. Atraviesa la barrera placentaria y se excreta en la leche materna.

El metabolismo de la clorpromazina disminuye con la edad, siendo menor en los ancianos. En comparación con otros neurolépticos como la flufenazina, los efectos anticolinérgicos de la clorpromazina no afectan la absorción gastrointestinal del fármaco.

Después de su administración oral, solo el 32% de la dosis aparece en su forma activa en la circulación sistémica, debido a un metabolismo hepático de primer paso. Después de administraciones repetidas, la biodisponibilidad se reduce hasta el 20%. Las concentraciones máximas del fármaco se observan a las 1-4 horas después de su administración

La semi-vida de eliminación es de unas 16-30 horas produciendo un gran número de metabolitos de diferentes actividades farmacológicas y diverso comportamiento farmacocinético. La clorpromazina se metaboliza por las isoenzimas del citocromo P450 CYP1A2 y CYP2D6. Menos del 1% de la dosis administrada es metabolizada como fármaco nativo

Indicaciones

Tratamiento de las manifestaciones de las alteraciones psicóticas, siendo claramente eficaz en la esquizofrenia y en la fase maníaca de la enfermedad maníaco-depresiva. Alivio de la inquietud y la aprehensión anterior a la cirugía. Como coadyuvante en el tratamiento del tétanos.

Tratamiento de la porfiria intermitente aguda. La clorpromazina está indicada en el control de náuseas y vómitos severos y en el tratamiento del hipo incoercible. La clorpromazina está indicada en niños con problemas severos de comportamiento que muestran combatividad, comportamiento explosivo, hiperexcitable que no esté en proporción con la provocación inmediata.

También se utiliza este medicamento en el tratamiento a corto plazo de niños hiperactivos que muestren actividad motora excesiva con trastornos de la conducta acompañantes, tales como impulsividad, labilidad del estado de ánimo, agresividad, corto lapso de atención y poca tolerancia a la frustración.

La clorpromazina se emplea para tratar los dolores de cabeza de origen vascular.

Contraindicaciones

  • Depresión del SNC severa.
  • Estados comatosos.
  • Depresión de la médula ósea.
  • Discrasias sanguíneas.
  • Colapso circulatorio.
  • Daño cerebral subcortical.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Hepatopatías.
  • Arterioesclerosis cerebral.
  • Enfermedad coronaria.

Precauciones

Debe utilizarse con cuidado en pacientes de edad avanzada. Antecedentes de epilepsia. Alteraciones de la función hepática. Glaucoma. Hipertrofia prostática. Afecciones respiratorias agudas y crónicas tales como asma severa y enfisema. Antecedentes de úlcera gastroduodenal.

Los riesgos de este medicamento durante el embarazo y la lactancia no han sido bien establecidos, por lo que se recomienda al utilizarlos en estos estados, valorar beneficios contra posibles riesgos.

La medicación debe suspenderse inmediatamente después que se presente cualquier signo de depresión de la médula ósea y también ante la aparición de ictericia o de bilirrubinuria.

Este medicamento puede provocar somnolencia y los pacientes bajo tratamiento no deberán conducir vehículos u operar maquinarias donde una disminución de la atención pueda originar accidentes.

Advertencias

Tomar con alimentos, leche o agua para reducir la irritación del estómago. Evitar la ingestión de alcohol u otros depresores del SNC durante el tratamiento. Evitar la excesiva exposición al sol o el uso de lámparas solares.

Reacciones adversas

Visión borrosa, congestión nasal, sequedad de la boca, cefalea, insomnio, mareos, vértigo, convulsiones, hiperpirexia, trastornos extrapiramidales, alteraciones electroencefalográficas, íctero obstructivo, dermatitis, urticaria, reacciones de hipersensibilidad, edema angioneurótico, eczema, caída del cabello, hipertrofia papilar de la lengua, galactorrea, mastalgias, ginecomastia en hombres bajo tratamientos prolongados, alteraciones de la líbido, agranulocitosis, eosinofilia, leucopenia, leucocitosis, anemia aplástica, anemia hemolítica, púrpuras.

La clorpromazina bloquea la ovulación, suprime el ciclo estral, causa infertilidad y pseudoembarazo.

Posología

Adultos

Oral, 10 a 50 mg de dos a seis veces al día, ajustando gradualmente la dosificación según las necesidades y la tolerancia.

Los pacientes geriátricos debilitados, generalmente necesitan una dosis inicial menor, que luego se aumenta gradualmente según necesidades y tolerancia.

Prescripción usual límite para adultos: Hasta 1 gramo diario.

Niños

Niños hasta 6 meses de edad: No se ha establecido la dosificación Niños de 6 meses de edad en adelante: Oral, 550 mcg (0,55mg) por kg de peso corporal o 15 mg por m² de superficie corporal cuatro veces al día, ajustando la dosificación según necesidades y tolerancia.

Sobredosificación

El tratamiento debe ser sintomático y de mantenimiento.

No intentar inducir la emesis, ya que se puede desarrollar una reacción distónica de cuello y cabeza que podría dar lugar a la aspiración del vómito.

El lavado gástrico precoz con frecuencia es útil.

Administrar una suspensión acuosa de carbón adsorbente.

Mantener la función respiratoria.

Mantener la temperatura corporal.

Monitorizar la función cardiovascular por no menos de 5 días.

Controlar las arritmias cardiacas con fenitoína intravenosa, de 9 a 11 mg por kg.

En caso de insuficiencia cardiaca, digitalizar.

Para la hipotensión administrar vasopresores como norepinefrina o fenilefrina (no se debe usar epinefrina, porque puede producir hipotensión paradógica).

Controlar las convulsiones con diazepam seguido de fenitoína, 15 mg por kg, mientras se monitoriza el ECG.

Se puede administrar benzotropina o difenhidramina para el tratamiento de síntomas agudos tipo parkinson que se pueden presentar.

La depresión severa del SNC puede requerir la administración de un estimulante como la anfetamina o dextroanfetamina (se deben evitar picrotoxina o pentilenotetrazol, ya que pueden inducir convulsiones).

Síntomas de sobredosis

  • Somnolencia
  • Pérdida del conocimiento
  • Movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo
  • Agitación
  • Intranquilidad
  • Fiebre
  • Convulsiones
  • Sequedad en la boca
  • Arritmias cardíacas

Fuentes