Corno Inglés

De EcuRed
Corno Inglés
Información sobre la plantilla

Instrumento musical de viento - madera
Corno Inglés. Instrumento musical que pertenece al grupo de viento madera, y dentro de éste grupo al de lengüeta doble es un derivado del oboe por el tipo de construcción y también por su timbre. Es considerado “instrumento transpositor” (no suena como lo que está escrito en la partitura). En Estados Unidos, el corno inglés es conocido como English Horn..

Contenido

Historia

El corno inglés, un aerófono de viento-madera perteneciente a la familia de los oboes, es un instrumento de doble caña y original pabellón piriforme. Según parece, deriva del oboe da caccia, una variante del oboe soprano surgida a finales del siglo XVII y que durante la centuria siguiente se vio sometida a una serie de profundas modificaciones. Los cambios introducidos en lo que puede considerarse el embrión del corno inglés moderno tuvieron que ver sobre todo con la curvatura del cuerpo, que pasó de ser recto a adquirir cierta angulación para facilitar la digitación. El siglo XIX debe considerarse el punto álgido en la historia del corno inglés, el de su plena adaptación al gusto y exigencias de la sociedad de la época. Su sonido melancólico y algo velado inspiró a nuverosos compositores. Ello coincidía con el desarrollo del corno inglés moderno de la mano de Henry Brod, que en 1839 patentó el primer modelo de cuerpo resto con pabellón piriforme. Los autores contemporáneos tomaron el relevo a los románticos y dedicaron piezas al instrumento, que por aquel entonces ya estaba en manos de los mejores intérpretes. A pesar de que quizá la pirmera mitad del siglo XX fue un tanto sombría, los últimos cincuenta años han demostrado la buena salud de la que goza el instrumento y han permitido exportar su peculiar tonalidad a todo tipo de experiencias musicales.

Secretos del Instrumento

El corno inglés, al igual que el oboe, presenta tres partes fundamentales de madera que constituyen el cuerpo y dos piezas adicionales también de vital importancia: la caña y el tudel. El cuerpo está formado por un tubo cónico recto que se ensancha progresivamente hacia el pabellón. La parte superior o cuerpo de la mano izquierda es la más estrecha y el pabellón presenta una característica terminación en forma de pera truncada similar a la del oboe d’amore. Las tres partes principales están unidas entre sí mediante aros metálicos. El pabellón puede estar rematado por un anillo que evita que la madera se dañe. A lo largo del cuerpo está dispuesto el mecanismo de llaves y, en la parte superior, un tudel más largo que el del oboe estándar.

  • Pabellón / aro inferior

El pabellón del corno inglés, en forma de bulbo o de cuerpo ovoide truncado, es quizás su característica más visible. Este peculiar rasgo es compartido por otros miembros de la familia, como el oboe d'amore, el barítono o el heckelphone y es, en gran parte, lo que le concede su característica sonoridad. dado que permite que el aire se expanda para luego verse obligado a salir por una abertura comparativamente estrecha.

  • Mecanismo de llaves

El sistema de llaves propio del corno inglés es igual que el del oboe, lo cual permite a un mismo músico dominar ambos instrumentos. Dicho mecanismo fue ideado por el constructor francés Frédéric Triébert y guarda cierto parecido con el sistema Boehm propio de la flauta travesera.

  • Soporte del pulgar

La parte posterior del cuerpo de la mano derecha alberga el soporte del pulgar una pieza bastante útil para el músico, pues contribuye a la sujeción del instrumento y facilita la ejecución. Sobre éste, a escasa distancia del aro del cuerpo de la mano derecha se encuentra el aro de suspensión. la pieza a la que suelen atarse las correas que se pasan alrededor del cuello.

  • Caña

Cuando el músico expulsa el aire a través de sus labios sobre la lengüeta se produce una vibración a causa del choque de ambas láminas de caña. Dicha vibración es transmitida a la columna de aire interior y al cuerpo del instrumento hasta salir por el pabellón. La caña del corno inglés es ligeramente más larga y ancha que la del oboe.

Proceso de fabricación

La construcción del corno inglés, al igual que la del oboe, está marcada por las mejores técnicas introducidas durante los siglos XVIII y XIX por los constructores franceses. Entre ellos, el más destacado fue Frédéric Triébert, responsable de la mejora del sistema de llaves.

El cuerpo, constituido por tres partes independientes, se elabora a partir del torneado y vaciado de una pieza de madera dura (la característica coloración oscura del corno inglés es propia de maderas como el palisandro o el ébano, de gran resistencia). Una vez trabajadas y pulidas dichas piezas, el artesano practica los orificios de digitación y procede al barnizado y ensamblado de las tres piezas. Las junturas se refuerzan, en el exterior, con aros metálicos fabricados aparte. El característico pabellón piriforme propio del corno inglés requiere una especial atención por parte del constructor, pues su fabricación determinará en última instancia la calidad sonora del instrumento.

Una vez terminado el cuerpo, se procede al montaje del sistema de llaves, casi idéntico al del oboe convencional. Entonces, queda sólo montar el tudel, cuya elaboración suele correr a cargo de un fabricante especializado, e inserta en él la lengüeta de caña, clave para obtener una sonoridad óptima.

La lengüeta de caña, obtenida a partir de una caña seca de bambú dividida de forma longitudinal en secciones distintas, es fabricada por un especialista que pule y lima dichas partes hasta obtener la forma deseada. En el caso del corno inglés, la caña utilizada es ligeramente más larga y ancha que la propia del oboe estándar. A continuación, se dobla sobre sí misma y se ata con dos ligaduras antes de insertarla en el tudel. Éste, a su vez, va encajado a una base de corcho situada en el extremo superior del instrumento. Es el momento de cortar la parte superior de la caña y pulirla hasta que el aire pueda vibrar en su interior.

Características Técnicas

  • El corno inglés tiene un tamaño aproximado de unos 80 cm, está afinado en fa y es el miembro contralto de la familia de los oboes.
  • Al contrario de lo que ocurre con el oboe de orquesta, el corno inglés presenta un tudel largo y ligeramente curvado y un pabellón piriforme truncado de apertura relativamente pequeña, que es en gran medida el responsable de su peculiar timbre.
  • El corno inglés es un instrumento transpositor. Por lo tanto, la nota que se lee en la partitura no es la misma que suena en la realidad. Ello se debe, básicamente, a que su registro se sitúa cinco notas por debajo del registro del oboe convencional, de modo que las partituras para corno inglés están escritas a la quinta superior del sonido real.
  • El corno inglés posee una extensión sonora de dos octavas y una quinta, aunque su registro sonoro óptimo se sitúa en torno a las dos octavas.
  • El corno inglés está provisto, al igual que ocurre con el oboe convencional, de una doble lengüeta de caña sobre la que el músico apoya sus labios y a través de la cual expulsa el aire.
  • La lengüeta de caña está montada sobre un tudel metálico que está doblado formando un ángulo de unos 60º.
  • El complejo sistema de llaves que va montado al cuerpo permite abrir y cerrar los orificios de digitación y, por consiguiente, modificar la longitud de la columna de aire interna.
  • El corno inglés aparece de forma esporádica en la orquesta sinfónica. Cuando lo hace se sitúa delante del Contrafagot, al final de la fila de los oboes.
  • Comparte sistema de digitación con el oboe, por lo que frecuentemente son los propios oboístas los encargados de tocar el instrumento cuando es requerido en la orquesta.
  • El característico timbre suave del instrumento lo hace especialmente indicado para la ejecución de pasajes melancólicos y melodías dulces.

Curiosidad del Instrumento

A menudo, los instrumentos nuevos surgen gracias a la voluntad de innovación y experimentación demostrada por los mismos constructores. En muchos casos, además, son mejorados a partir de las demandas de los propios músicos. Lo que no es tan frecuente es que un instrumento surja casi de la nada y consiga sobrevivir a petición de un compositor. Sin embargo, Wagner lo consiguió. En 1884 le pidió al constructor Wilhelm Heckel un oboe bajo que fue bautizado como Hekelphone. Esta variedad, de enormes dimensiones (mide alrededor de 1,40 m), debe tocarse apoyada en el suelo sobre una pica. Por suerte, existe un heckelphone Piccolo que suena una octava más agudo que el corno inglés.

Fuente

  • Espaciomusica
  • Multimania
  • El mundo de la música