Saltar a: navegación, buscar

Displasia Mamaria

Displasia Mamaria
Información sobre la plantilla
Displasia Mamaria.jpg
Concepto:Las "displasias mamarias" son alteraciones que sufre la glándula mamaria por un desequilibrio entre las hormonas producidas en los ovarios, estrógenos y progesterona.

Displasia Mamaria. Frase común utilizada para describir la presencia de dolor y protuberancias en las mamas. Es un incremento de la reactividad normal del tejido mamario acompañado de una serie de cambios histopatológicos progresivos y regresivos consecutivos a un desequilibrio hormonal intrínseco estrógeno-progesterona en presencia de factores permisivos; afectos a una de cada dos mujeres en edad fértil, aunque puede aparecer en cualquier etapa de la vida. Para muchos, hoy día, no se considera una enfermedad, sino a una condición incómoda con la cual la mujer debe aprender a convivir.

Orígenes

La displasia mamaria se produce porque hay mujeres que son más sensibles a estas hormonas y reaccionan con una dilatación de los conductos de la mama, lo que va acompañado de fibrosis, acumulación de líquido y formación de quistes. Esta situación causa dolor, sensación que suele estar ausente en el cáncer. Los orígenes de esta condición puede tener múltiples orígenes:

  • Endocrino (exceso de estrógeno, déficit de progesterona y exceso de prolactina)
  • No endocrino (debido a una alimentación inadecuada y/o ciertos medicamentos)
  • Psicógeno (origen psicológico)

Cuadro Clínico

La mastodinia o dolor mamario es, en muchas ocasiones, el principal síntoma; aparece fundamentalmente en el período premenstrual, aunque puede persistir durante todo el ciclo. El dolor se puede irradiar a la espalda, el hombro o el brazo, puede ser bilateral o unilateral, generalmente mas intenso en la mama izquierda y hacia los cuadrantes superiores externos. Las mujeres pueden referir tensión mamaria, calor, nodularidades y ardentía; en el 20 % de los casos puede haber adenopatía axilar de características benignas y, además, secreción por el pezón, de forma provocada, de aspecto seroso, verdoso o azulado.

Examen físico

Auto examen del seno.

En el examen físico se pueden observar senos turgentes o zonas dolorosas a la palpación con tendencias nodulares no bien definidas en muchos de los casos, con predominio de los cuadrantes superiores externos y regiones supraareolares; en general, se puede comprobar la presencia de imágenes en espejo, o sea, lesiones con similares características de tamaño, consiste y localización en ambas mamas. Generalmente no hay curación para la displasia mamaria, evoluciona de forma cíclica y hay ciertas mejorías con etapas de remisión.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Durante un ciclo menstrual de una mujer, las mamas resultan afectadas por hormonas producidas en los ovarios. Estas hormonas pueden provocar que las mamas se sientan hinchadas, adoloridas y con protuberancias. Después de la menopausia, estos cambios en las mamas por lo regular dejan de presentarse.

No hay ninguna causa concreta para las mamas adoloridas y con protuberancias. Algunas mujeres creen que comer chocolate, beber cafeína o consumir una dieta rica en grasa puede causar estos síntomas, pero no existe una prueba contundente de esto.

Los cambios fibroquísticos en la mama con el ciclo menstrual afectan a más de la mitad de las mujeres y comienzan con mayor frecuencia durante las edades de 30 a 40 años. Las mujeres que realizan hormonoterapia pueden tener más síntomas y las que toman píldoras anticonceptivas tienen menos síntomas.

Síntomas

Los síntomas por lo general son peores inmediatamente antes del período menstrual y luego mejoran después de que el período empieza. Usted puede sentir dolor o molestia por lo regular en ambas mamas.

  • El dolor mamario comúnmente aparece y desaparece, pero puede durar a través de todo el ciclo menstrual.
  • Las mamas pueden sentirse llenas, hinchadas y pesadas. Usted puede sentir los síntomas cerca de las axilas.

Las mamas pueden sentirse gruesas o con protuberancias:

  • Usted puede notar una protuberancia en la misma área que se vuelve más grande antes de su ciclo menstrual y luego se encoge después de esto.
  • Las protuberancias se desplazan si usted las empuja y no las siente adheridas o pegadas a algo.

Algunas mujeres tendrán secreción del pezón. Si dicha secreción es transparente, roja o con sangre, hable con el médico de inmediato.

Clasificación

Se las clasifica en tres etapas, según la evolución, pero no siempre se cumple esta secuencia.

  • Mastodinia. Se la llama también mastalgia o displasia fibrosa, y se presenta en mujeres entre los 20 y 30 años.

El síntoma característico es el dolor mamario o "mastodinia", que es más intenso antes de la menstruación. La zona de la mama que más duele es el cuadrante superoexterno, aunque el dolor pude llegar hasta la axila. Cuando se palpan las mamas se las encuentran más duras, con mayor consistencia. Habitualmente no es necesario usar la ecografía para el diagnóstico.

Se hace el diagnóstico diferencial con procesos inflamatorios de los nervios intercostales o de las costillas, que pueden producir dolor en esa zona. También la mastodinia se la debe diferenciar del dolor premenstrual.

  • Displasia fibroepitelial o Adenosis. Se presenta en mujeres de entre 25 y 45 años. El dolor es más leve que en la etapa anterior.

Al palpar las mamas se encuentran varios nodulillos, que le dan a la glándula mamaria la consistencia de una bolsa de arvejas. Es más raro palpar un nódulo único ( Stout de bordes indefinidos, que se mueve junto al tejido fibroso de la glándula mamaria. Por las características a veces es difícil diferenciarlo del cáncer, por lo que es necesario hacer una biopsia para tener el diagnóstico de benignidad.

La mujer consulta por el dolor mamario, porque se palpa un nódulo, porque nota la mama con nodulitos pequeños o por que obsesa que tiene derrame por el pezón. Cuando concurra al consultorio el médico le palpará las mamas y para hacer un diagnóstico preciso seguramente le indicará una ecografía mamaria o una mamografía.

  • Displasia fibroquistística. Esta etapa de las displasias mamarias aparece con más frecuencia en las mujeres perimenopáusicas.

El motivo de consulta es un dolor mamario leve y la presencia de un tumor en una o en ambas mamas. El tumor es un quiste, que aumenta de tamaño antes de la menstruación. Tiene forma redonda con límites bien definidos. También puede presentarse como varios quistes (micropoliquístico). Se los diagnostica al hacer la palpación mamaria. Para confirmar el diagnóstico se pide una ecografía y una mamografía.

Al hacer el diagnóstico se debe diferenciar un quiste único de un fibroadenoma, del carcinoma, de la necrosis grasa y del nódulo dominante de la adenosis. Algunos quistes se deben punzar para hacer un estudio de las células del líquido que se extrae. Si se repiten o aparece otro quiste antes de los dos meses conviene sacarlo mediante cirugía y hacer una biopsia.

Tratamiento

Aunque algunas mujeres creen que reducir la cantidad de grasa, cafeína o chocolate en su dieta les ayuda con sus síntomas, no existe ninguna buena evidencia de que esto sirva.

La vitamina E, la tiamina, el magnesio y el aceite de hierba del asno no son dañinos, pero en la mayoría de los estudios no han mostrado beneficio alguno. Antes de tomar cualquier medicamento o suplemento, no olvide hablar con su médico.

La mayoría de las mujeres no se preocupan respecto a sus síntomas si su examen de la mama y los exámenes imagenológicos son normales. Recuerde que la mayoría de estos síntomas desaparecerá con el tiempo. No existe un tratamiento especifico; como tampoco, consenso en relación con cual medicamento dar, cual es el mejor, su dosis, tiempo de empleo y en que momento comenzarlo, agravado por lo heterogéneo de la afección. En la actualidad, la tendencia es a reducir al mínimo el uso de los mismos al evaluar los resultados obtenidos.

Complicaciones

Las mujeres que tienen mamas con muchas protuberancias pueden ser más difíciles de examinar y las mamografías pueden ser más difíciles de interpretar. Por lo tanto, puede haber mayor dificultad para detectar el cáncer incipiente.

Fuentes