Documento de Santa Fé I

De EcuRed
Documento de Santa Fé I
Información sobre la plantilla
Fecha:Mayo de 1980
Lugar:EEUU

Documentos de Santa Fé I. En mayo de 1980 el Grupo de Santa Fe - por la capital del estado de Nuevo México- y la Heritage Foundation elaboraron un documento sobre las relaciones de Estados Unidos con América Latina. Estaba dirigido a Ronald Reagan en caso de que ganara en las elecciones presidenciales de noviembre, como ocurrió. Bautizado como "Santa Fe I", proponía líneas de acción que fueron aplicadas durante su gobierno.

Contenido

¿Qué son los Documentos de Santa Fé?

Desde 1980, cualquiera que intentase conocer la realidad latinoamericana, analizar su situación o prever su futuro inmediato, estaba obligado a leerse el Documento de Santa Fe vigente. Siempre fue la manera más fidedigna de saber los planes de Estados Unidos sobre América Latina. Las medidas allí anunciadas se convertían en un verdadero programa, más tarde ejecutado al pie de la letra. Se trata, por tanto, de unos materiales imprescindibles para cualquier analista la realidad latinoamericana. Cada Documento de Santa Fe venía a tener una vigencia de 4 ó 6 años. En mayo de 1980 se hizo “Santa Fe I” dirigido a Ronald Reagan. A finales de 2000 vio la luz “Santa Fe IV”..

¿Por qué el nombre de “Santa Fe”?

Porque así se llama el Grupo de Santa Fe (en referencia a la capital del estado de Nuevo México), que junto con la Heritage Foundation elaboran estos documentos sobre las relaciones de EE.UU. con América Latina. Marcan las líneas de acción que luego suelen ampliarse durante los gobiernos correspondientes.

Personajes que integran el Grupo de Santa Fe

El principal redactor-asesor es Roger W. Fontaine (ligado a Richard Allen, asesor jefe de Reagan para América Latina), a quien se le suman el ultraconservador Lewis Arthur Tambs (de gran influencia sobre Bush padre y editor de “Santa Fe I”), Gordon Sumner, David C Jordán, Francis Bouchez, así como el general John K Singlaub (ex comandante de las tropas estadounidenses en Corea del Sur y definidamente neonazi) y la viril Jeanne Kirkpatrick, delegada del gobierno de Reagan en la ONU.

Puntos más importantes que contemplan los documentos

Dentro de esta campaña se planteó aumentar la influencia de la cultura y costumbres norteamericanas y alentar la propagación de religiones evangélicas fundamentalistas provenientes de éste país, que desde éstos años han mostrado una gran expansión en muchos países, mediante financiación (a través fundamentalmente de fundaciones vinculadas al gobierno y programas de cooperación técnica) estimada por el investigador David Stoll entre $200 o 300 millones a finales de los 80; debilitando a los movimientos de resistencia a los Estados Unidos y canalizando las demandas del pueblo hacia el activismo religioso.

Además de los documentos originales, en el 2000 se publicó un nuevo documento ante el deseo de contar con un plan para contener la expansión del proyecto político del presidente venezolano Hugo Chávez.

Fuentes