Saltar a: navegación, buscar

Educación Técnico-Profesional

Educación Técnico-Profesional
Información sobre la plantilla
Educación Técnico-Profesional.jpg
Concepto:es un subsistema del Sistema Educativo Formal, tiene por objetivo preparar la fuerza de trabajo calificada de nivel medio que el país requiere para el desarrollo de sus planes económicos y sociales
Educación Técnica y Profesional.Con el Triunfo Revolucionario y la Nacionalización de la Educación, se produce un vuelco en la Educación Técnica y Profesional. Se ofrece a quienes deseen obtener formación en carreras profesionales de grado medio.

Se ofrece en el tercer ciclo de la Educación General Básica, en la modalidad de talleres exploratorios y en la Educación Diversificada, como especialidades técnicas. El estudiante, en forma paralela a la formación tecnológica, recibe formación humanística, de manera que al terminar sus estudios de secundaria, el joven puede incorporarse al campo de trabajo y/o continuar estudios de nivel superior, con dos títulos que lo acreditan como: Técnico en el Nivel Medio en la Especialidad y Bachiller en Enseñanza Media

Historia

A tenor de la Ley No. 680 del 23 de diciembre de 1959, se crearon escuelas y se repararon las que ya existían, como resultado de lo cual ya en el curso escolar 19621963 funcionaban catorce escuelas tecnológicas industriales, donde estudiaban 11169 jóvenes.

La formación de obreros de profesiones masivas, en correspondencia con la situación del país, como por ejemplo la industria azucarera y la mecánica fue organizada por los respectivos ministerios, que tenían centros politécnicos anexos a centrales e industrias. En ellos se preparaban los obreros y elevaban su calificación en numerosas especialidades.

Especial atención se le brindó a la creación y funcionamiento de tecnológicos agrícolas y a la preparación de cuadros para esta rama. Como resultado de los convenios con la antigua Unión Soviética entre 1961–1963 se crean tres grandes centros, Amistad Cubano Soviética en La Habana, de Construcción de Maquinaria, V.I. Lenin en el Cristo, de estudios mineros y el Calixto García en Holguín, de agropecuaria, calculados para una matrícula total de 2225 estudiantes.

Es este un período de crecimiento para la Educación Técnica y Profesional. Se crea así el Consejo del Plan de la Enseñanza Tecnológica de Suelos, Fertilizantes y Ganadería. Fue un organismo independiente y paralelo, cuya principal función fue formar técnicos y obreros para la agricultura de zonas rurales y montañosas, creando para ello centros en distintas regiones del país, con capacidad para veinte mil estudiantes.

Los centros de la Educación Técnica y Profesional tenían una doble subordinación, al MINED y al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, excepto los pertenecientes al Consejo del Plan de la Enseñanza. En 1977 todos se integran al Viceministerio de la Educación Técnica Militar. En muchos de estos centros se inicia a partir de este año la formación de especialistas de nivel medio.

Introducción de la preparación militar

La introducción posterior de la preparación militar en los estudios de estos centros, así como la incorporación de estudiantes y profesores a labores agrícolas, fundamentalmente la zafra azucarera durante 3 meses y más, afectó en alguna medida la preparación de los obreros y técnicos que el desarrollo del país necesitaba. Sin embargo, esta etapa fue una excelente escuela en la formación laboral de los estudiantes, en ellos se desarrolló la responsabilidad y el amor al trabajo, aspectos de vital importancia en la educación de los futuros trabajadores.

Entre los años 1976 al 1980 dentro del proceso de Perfeccionamiento de la Educación, se trabajó arduamente en la proyección de la Educación Técnica y Profesional. En relación con las matrículas, el pronóstico de capacidades en el país, la creación de nuevos centros, así como en las especialidades de estudio. Especial atención se le brindó a la elaboración de documentos rectores para esta enseñanza, sobre todo en el campo metodológico.

Entre los años 1972 al 1985 se produce el período de mayor crecimiento en la Educación Técnica y Profesional. Por ejemplo, en el curso 1984/85 había en el país 291 centros y una matrícula de 230,821 estudiantes. La ayuda que brindaron los países socialistas, permitió que estas escuelas se dotaran con el equipamiento y en muchos casos la materia prima, que se requería para el desarrollo de las habilidades profesionales de los estudiantes.

La desintegración del campo socialista y en particular de la Unión Soviética, que unido al bloqueo de Estados Unidos trajo consigo la crisis económica del país durante los años 90, afectó también a la educación, y de manera muy sensible a la Educación Técnica y Profesional. Se producen serias afectaciones en la enseñanza práctica, por la falta de materias primas y por el cierre o la baja capacidad de producción de las industrias.

Como hechos significativos del período, cabe mencionar la creación de los Institutos Politécnicos Agropecuarios (IPA), bajo una nueva concepción de agricultura sostenible y sobre la base de que se iniciara un proceso de autofinanciamiento en estos centros.

Una transformación muy discutida, fueron los cambios curriculares (19941995) donde se redujo el 50% de las asignaturas y se otorgó un fondo de tiempo para que las actividades Material docente en opción al título académico de Máster en Ciencias de la Educación prácticas se realizaran en las empresas. Se rompió así el esquema de profesores para asignaturas teóricas y prácticas, y se logró una concepción más integral en la formación del estudiante. Este proceso conllevó a la preparación de forma emergente de los maestros.

Otro cambio importante, ha sido la definición por docentes y especialistas seleccionados de distintas instituciones, de las habilidades y capacidades rectoras por especialidad, por años de estudio dentro de la especialidad y posteriormente por asignaturas, como condición para alcanzar en un futuro la formación más competente del estudiante. Para ello también se requirió de la preparación de los maestros, así como del intercambio de los propios directores de centros.

Ya en el inicio de este siglo XXI, la trascendental Revolución Educacional que se lleva a cabo, los cambios en la economía cubana, la creación y ampliación de especialidades y el sistemático perfeccionamiento del propio Proceso Pedagógico Profesional, han potenciado un incremento sistemático de estudiantes en estas instituciones.

Educación Técnica Profesional

Dentro de la Educación Técnica Y Profesional se encuentran las Escuelas de Oficios, las cuales se crearon al amparo del decreto ley número 151 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, del 17 de mayo de 1989, con el objetivo de reincorporar al estudio a jóvenes subescolarizados (retraso escolar) o desvinculados del sistema nacional de Educación y estudiantes procedentes de Escuelas Especiales evaluados por el Centro de Diagnóstico y Orientación.

Los estudiantes matriculados en este tipo de escuelas se distribuían en tres grupos: 57 A, cursaban tres años de estudios, recibiendo las asignaturas de Matemática, Español, Historia, Educación Cívica, Ciencias Básicas, PMI, Educación Física y Talleres Polivalentes; 57 B, cursaban dos años de estudios, recibiendo las asignaturas de Español, Historia, conocimientos políticos, PMI, Talleres Polivalentes y Educación Física; 57 C, cursan un año de estudio, recibiendo las asignaturas de Preparación Militar, Educación Física y Talleres Polivalentes.

Fuentes

  • Castro Ruz Fidel.La Historia Me Absolverá, p.96 Chacón Arteaga, Nancy. Formación de valores morales. Proposiciones etodológicas. — La *Habana: Ed Academia, .p­1.
  • José Martí: Obras completas, t.22 fragmento, p.321.
  • González Rey, Fernando,(1996). Un análisis psicológico de los valores: Su lugar e importancia en el mundo subjetivo. P46­57.­­ En La Formación de valores en las nuevas eneraciones./ J.R. Fabelo, F. González Rey. ­­La Habana. Ed.Ciencias Sociales. p­56.
  • González Rey, Fernando. Un análisis psicológico de los valores: Su lugar e importancia en el mundo subjetivo. P46­57.­­ En La Formación de valores en las nuevas generaciones./J.R. Fabelo, F. González Rey.­­La Habana: Ed. Ciencias Sociales. 1996, p­51.