Saltar a: navegación, buscar

Educación para la salud en el ámbito escolar

Educación para la salud en el ámbito escolar
Información sobre la plantilla
Nuevo145.jpg

Educación para la salud en el ámbito escolar. Desarrollar cultura en salud desde la institución educativa presupone que las acciones de promoción y educación para la salud que se instrumenten en el Sistema Nacional de Educación no sean espontáneas.

Su abordaje consecuente exige que se concreten aspectos pedagógicos que deben cumplirse desde la organización misma de la actividad escolar, con un enfoque más educativo para garantizar su aplicación real, sin que se perciba como sobrecarga para los maestros, de manera que forme parte intrínseca de una nueva forma de concebir la actividad pedagógica de educandos y educadores.

Promoción a través del proceso pedagógico

La promoción y educación para la salud a través del proceso docente educativo se fundamenta en premisas y principios indispensables que constituyen el punto de partida de toda la estrategia educacional en este sentido.

  • Se debe abordar tanto en la educación formal como en la no formal.
  • Ha de formar parte de las direcciones principales de trabajo que se proponga cualquier sistema educacional, de la dinámica y contenido de su trabajo metodológico.
  • Debe ser un objetivo de trabajo para los órganos técnicos y de dirección de las instituciones docentes, consejos de dirección, claustros, reuniones de departamentos, de ciclo y los claustrillos.
  • Se desarrollará básicamente a través de las vías curricular, extracurricular y mediante la educación familiar.
  • Su contenido ha de estar expresado en los programas de estudio, atendiendo a las características de las diferentes disciplinas para que fluya de manera natural durante el proceso de enseñanza aprendizaje, de forma lineal y concéntrica.
  • Su desarrollo debe fortalecer cada vez más la integración médico-pedagógica para potenciar la eficiencia del proceso docente educativo.

Asumir de esta forma la promoción y educación para la salud en la escuela implica tomar en cuenta principios que conduzcan las acciones educativas; entre ellos se puede considerar:

  • De la centralización y la descentralización.
  • De la unidad y la diversidad.
  • De lo general a lo particular.
  • Del carácter sistémico y sistemático.
  • Del carácter integral, alternativo y participativo.
  • Del carácter multisectorial y multidisciplinario.
  • Del efecto multiplicador.
  • Del diagnosticar para transformar.

Componente humano del ámbito escolar

Está formado por las personas y colectivos que participan en la educación institucional, entre ellos están los alumnos y alumnas, maestro y maestras, personal de salud, padres y madres, trabajadores de apoyo a la docencia, dirigentes, técnicos y otros trabajadores de la comunidad.

Componente material del ámbito escolar

Está formado por la escuela y sus instalaciones, así como las instituciones e instalaciones de la comunidad que apoyan o sirven de escenario para la docencia o actividades educativas programadas por la institución.

La implementación estratégica de las acciones que garantizan las premisas, cumplen los principios y permiten aprovechar convenientemente los componentes del ámbito escolar son factores esenciales para potenciar mucho más las relaciones entre el personal de la salud, el de la educación, alumnos y familia para proyectar una mayor influencia en la comunidad y entregarle individuos que la fortalezcan y desarrollen.

La Educación diferentes niveles de enseñanza

La Educación para la Salud es un proceso de educación permanente basado en informaciones, conocimientos y acciones dirigidas a adquirir hábitos saludables que potencien la calidad de vida. De aquí la importancia que reviste en el ámbito escolar y por ello su tratamiento a través de las clases como la vía principal para la formación de una adecuada cultura en salud en los educandos. La concepción asumida para su desarrollo se fundamenta en la potencialización de los propios contenidos de enseñanza establecidos en los diferentes planes y programas de estudio a partir del desarrollo del propio contenido de salud, diseñado sobre la base de los siguientes ejes temáticos transversales:

  • Higiene Personal y Colectiva
  • Educación Sexual
  • Educación nutricional e higiene de los alimentos
  • Educación antitabáquica y antialcohólica
  • Prevención de accidentes y educación vial
  • Medicina Natural y Tradicional.

Estos ejes temáticos atraviesan los diferentes niveles de enseñanza, desde la etapa preescolar hasta las educaciones media y superior. Se abren en cada nivel y tipo de enseñanza con los contenidos básicos, específicos, adecuados según las edades y necesidades.

La Educación para la Salud, como un componente de toda la labor educativa a desarrollar en el proceso docente educativo, participa del sistema de trabajo metodológico que se desarrolla en la institución docente a través de los órganos técnicos y de dirección. No se trata por tanto del desarrollo de una asignatura particular sino de contenidos de salud, que requieren – al igual que otros contenidos de materia -, del análisis metodológico a nivel de ciclo (preescolar y primaria) o Departamento (enseñanzas media y superior) así como del consecuente tratamiento a nivel de Consejo de Dirección, Claustro y Claustrillos.

En todo este proceso un papel fundamental desempeña el personal de salud de la escuela; médico y / o enfermera que, como parte del consejo de dirección de la escuela, tienen la responsabilidad de preparar a los colectivos docentes en los aspectos de salud, del propio modo que los maestros y profesores les preparan como educadores a partir del enfoque prioritario de la promoción de salud como esencia de su trabajo.

Entrenamiento metodológico

Los cambios que se han venido produciendo en el sistema educacional cubano han planteado la exigencia de establecer las condiciones sociales y pedagógicas que promuevan transformaciones en el método de trabajo y en las formas de actuar, con un enfoque creador y ajustado a las características concretas de cada localidad. Se trata, por tanto, de apropiarse de un método y estilo de trabajo que permita:

  • Atender los logros.
  • Atender las dificultades.
  • Promover la acción transformadora y creadora.

El Entrenamiento Metodológico Conjunto (EMC) se define como un método de intervención y transformación de la realidad educativa dirigido a propiciar el cambio o modificación de puntos de vista, estilos de trabajo y modos de actuación de las personas con el fin de obtener mayor eficiencia en su trabajo. Su objeto es la transformación de los hombres, de la dirección y orientación metodológica que emplean en diferentes niveles de dirección.

El método de EMC, cumple funciones ya identificadas:

  • Actúa como método universal.
  • Promueve el trabajo de los niveles de dirección.
  • Capacita y adiestra al personal.

Son evidentes también las características que lo distinguen:

  • Alto nivel de creatividad.
  • Reflexivo.
  • Desarrolla el pensamiento anticipado.
  • Enfoque preventivo
  • Flexible.
  • Promueve la participación conjunta.
  • Sistemático.
  • Motivador y valorativo.
  • Efecto multiplicador.

Todo lo planteado sobre el EMC permite reflexionar sobre la posibilidad de desarrollar la Promoción de la Salud en el ámbito escolar, a través de un método que se convierte en fundamental para el trabajo por promover estilos de vida más sanos, su aplicación universal facilita entrenar a los docentes, personal de salud y a todos los que, de alguna forma, participan en el desarrollo de la cultura en salud de alumnos y trabajadores.

Integración médico pedagógica

Es la expresión más acabada de la relación entre los propósitos de la Salud Pública y la Educación al complementarse la labor de ambos sectores y potenciar el óptimo aprovechamiento de su capacidad técnica. El fundamento de esta integración se manifiesta cuando:

  • Ambos profesionales confluyen en el propósito de potenciar el desarrollo humano.
  • Actúan sobre los elementos del ámbito escolar.
  • Desarrollan la voluntad política de asumir la salud como propósito pedagógico.
  • Integran el trabajo de salud a la concepción metodológica de su tratamiento.

En las acciones médicas y pedagógicas se aprecia claramente la diversidad y unidad determinadas por:

  1. Política estatal, objetivos, misión social, concepción de la atención primaria de salud y proyección comunitaria de la educación entre otros.
  2. Naturaleza curativo- preventiva del trabajo del médico, objetivos instructivos del maestro, rasgos propios de cada profesión, papel social, responsabilidad constitucional, características de los escenarios, prioridades y necesidades.

La inserción del médico en el sistema escolar ha seguido un proceso en el que, por los enfoques básicos de trabajo, se pueden distinguir dos fases:

A. Prevención y Educación para la Salud desde el consultorio B. Promoción y Educación para la Salud desde el proceso pedagógico.

En uno y otro caso se desarrolla el proceso de atención a la salud de los escolares de manera que se complementan las acciones, desde el exterior del centro docente y desde el interior del proceso docente educativo. La llamada integración médico – pedagógica se produce por tanto dada la conjugación de los esfuerzos que en uno y otro sentido se realizan sobre la base del común propósito de promover la salud de los educandos.

Desarrollo en la Educación para la Salud

Históricamente la atención a la salud de los escolares ha participado del enfoque asistencial en detrimento del de promoción de salud y de una real concepción educativa presente en todo el quehacer educacional a favor de contribuir a formar una calidad de vida superior.

Las experiencias acumuladas y nuevos enfoques en el campo de la salud y de la educación han originado reflexiones en relación con la necesidad de abordar con enfoque pedagógico, la labor de promoción y educación para la salud que se desarrolla en el ámbito escolar. Su tratamiento desde el propio proceso docente educativo sobre la base de premisas y principios fundamentales, fundamentan la concepción teórica de este enfoque.

Por otra parte, la experiencia cubana en cuanto a la atención a la salud de los escolares a partir del trabajo del médico de la familia, de la escuela o de la comunidad y el aprovechamiento de las capacidades y potencialidades profesionales de los agentes comunitarios más importantes: el maestro y el médico, en función de elevar la calidad de vida de los educandos, constituye, sin lugar a dudas una estrategia novedosa en el campo de la pedagogía de la salud escolar.

Fuentes

Enlaces externos