Saltar a: navegación, buscar

Factores de la producción social

Factores de la producción social
Información sobre la plantilla
Produccion.jpg
Concepto:La producción social es la ley principal de la existencia humana.
Factores de la producción social. El hombre crea los productos para satisfacer sus necesidades más elementales, es decir, para el consumo. La verdadera finalidad de la producción es servir al consumo. Sin la producción es evidente que no puede existir el consumo y viceversa. Por ello la producción presupone el consumo como algo opuesto, pero a la vez está vinculado orgánicamente a ella.

Producción y consumo

Entre la producción y el consumo hay disímiles dependencia, que se mantienen vigente en todas las etapas del desarrollo de la sociedad humana. Existe el consumo productivo y el consumo personal.

El consumo productivo es el propio proceso de producción. Se consumen medios de producción y fuerza de trabajo del hombre, se gasta sus energías físicas y espirituales.

El consumo personal, por el contrario, se efectúa más allá de los límites de la producción; se trata del consumo por la propia persona, de alimentos, calzado, prendas de vestir, etc. Es precisamente el consumo personal lo que se tiene en cuenta cuando se afirma que la producción sirve en definitiva al consumo.

Producción Social
En el consumo productivo se crea el producto, y en el consumo personal se destruye. En la producción se consumen medios de producción, y el hombre consume artículos de uso u consumo. Los medios de producción, al igual que los artículos de uso y consumo son resultado de la producción. Estos son dos tipos diferentes de productos creados por los hombres. Los mismos son destinados directamente las necesidades personales de él. Los medios de producción son creados para satisfacer las necesidades de la propia producción. La producción de medios de producción es tan necesaria como la de artículos de uso y consumo, ya que sin los medios de producción no sería posible producir artículos de uso y consumo. Sin embargo, si se tiene en cuenta la finalidad de la producción, la producción de medios de producción, sirve a la producción de artículos de uso y consumo y no al revés y, a fin de cuenta, al consumo personal.

Interrelación entre producción y consumo

La producción prevalece sobre el consumo. Esta prioridad consiste ante todo en que la producción crea el objeto real para el consumo, y sin este objeto no puede haber consumo. Además, la producción engendra la necesidad de los productos creados, o, como expresaraMarx, crea el impulso para el consumo.
La producción lleva en pos de sí al consumo, determinando en definitiva su volumen y variedad. Al desarrollo histórico de la producción acompaña la elevación de las necesidades del hombre en cantidad y calidad.

A su vez el consumo ejerce una activa influencia inversa en la producción. Esto se manifiesta ante todo en que los objetos innecesarios para el consumo pierden su valor de uso y cesa su producción. Además, el consumo de productos exige que se continúen produciendo, continúen creado su necesidad y, por otra parte, a medida que se satisfacen las viejas necesidades, hace que se desarrollen nuevas necesidades del hombre. Con ello el consumo estimula una nueva producción.

Trabajo individual y trabajo social

Trabajo social
Es necesario distinguir el trabajo individual y el trabajo social. El trabajo individual es el realizado por una persona aislada de las demás. Pero en la sociedad es natural la actividad conjunta de los hombres y el intercambio de la actividad en el proceso de producción de bienes materiales y espirituales. Refiriéndose a esto, Marx expresó que el hombre “no puede producir sin agruparse de cierto modo para la actividad conjunta y para el intercambio de su actividad.” El trabajo cada persona por separado es de una o otra forma una partícula del trabajo social global, los trabajadores se hallan vinculados por determinadas relaciones laborales, e incluso allí donde el proceso de trabajo parece estar completamente aislado, al observar con mayor atención, se advierte el vínculo y dependencia entre los distintos productores.

La actividad productiva conjunta de los hombres se efectúa en forma de cooperación y de división del trabajo.

Cooperación del trabajo

Se entiende por cooperación a la forma de trabajo en la que muchas personas participan planificada y conjuntamente en el mismo proceso o en varios procesos laborales, pero vinculados entre sí.

Hace mucho que se conocía la forma cooperativa del Trabajo. Esta forma se practicaba ya en la comunidad primitiva, en la que el hombre solía cazar y pescar en común. Los majestuosos monumentos de la época de la esclavitud fueron creados por el trabajo de mucho cientos de miles de esclavos. Bajo el feudalismo trabajaban en conjunto grandes grupos de siervos o campesinos dependientes en las tierras propiedad de los señores feudales.

La cooperación cobró su máximo esplendor sobre la base de la producción maquinizada, es decir, bajo el capitalismo. En el socialismo tal forma de trabajo es la fundamental no solo en la industria, sino también en la agricultura libre de todo vestigio de explotación del hombre por el hombre.

División de trabajo

Especialización
Otra forma de la actividad conjunta de los hombres en la producción es la división del trabajo que apareció como división natural primeramente debido a las obligaciones laborales entre los adultos y los niños, los hombres y las mujeres, durante las estaciones del año y los diversos momentos del día. Más tarde apareció la división social del trabajo, que consiste en la especialización del trabajador para producir uno u otro producto, para elaborar una u otra pieza del artículo o bien en su adaptación a determinada operación laboral.
En nuestros días la división social de trabajo es de dos tipos: en el seno de la sociedad y en los marcos de la empresa. La primera comprende el sistema de pequeñas y grandes ramas que componen la producción social en su conjunto y sus correspondientes subdivisiones. Dentro de las empresas, la división del trabajo se realiza por talleres, por lugares de trabajo y también entre obreros, peritos e ingenieros.

La división social del trabajo no expresa tan claramente como la cooperación los vínculos laborales existentes entre los productores, y en determinadas condiciones sociales, al dominar la propiedad privada, estos vínculos se hallan ocultos a los propios productores. Con todo eso, la especialización del trabajo presupone incondicionalmente la existencia de esos vínculos, es decir, el intercambio de la actividad entre los productores. No puede existir división social del trabajo si no hay intercambio de la actividad.

Intercambio de la actividad

El intercambio de la actividad es una forma determinada de funcionamiento del trabajo social. Este amplía la esfera de la producción no sólo más allá de los límites del lugar de trabajo, sino que rebasa las fronteras de las ramas de la economía nacional, teniendo por base la ampliación de la división social del trabajo, en la especialización de la producción.

Dentro de la empresa, el intercambio de la actividad se efectúa entre los obreros de las distintas especialidades. Este intercambio se lleva a cabo mediante el contacto directo entre ese personal. El producto es creado merced a los esfuerzos conjuntos y, por consiguiente, cada trabajador de la empresa hace su aportación a la creación del producto.

El intercambio de la actividad puede realizarse también a través del intercambio de productos. Este intercambio se efectúa entre trabajadores de distintas ramas de la producción; por ejemplo entre los trabajadores de las confecciones y los que producen máquinas para hilados y tejidos. Este intercambio se realiza por medio del movimiento de los objetos desde el lugar que se producen hasta el lugar en que se consumen, y es un vínculo real de los distintos tipos de trabajo el procedimiento de su inclusión en el proceso general de creación de bienes materiales que consume la sociedad.

Distribución

Distribución de productos
La distribución abarca un amplio conjunto de fenómenos económicos. Por lo general, cuando los economistas hablan de distribución, sobrentienden distribución de los productos creados. En cualquier régimen social, el contenido del proceso de distribución de productos consta de las siguientes cuestiones: quién se apropia de los productos, a quién va a parar en definitiva esa producción, y cómo y qué parte se destina al consumo productivo y qué parte al consumo personal.

La distribución influye activamente en la producción y puede contribuir al incremento de la misma o, por el contrario, puede frenarla, así como impulsar el desarrollo preferente de una rama y contener el desenvolvimiento de otras. También puede la distribución modificar la correlación entre la producción y el consumo personal mediante el aumento de la parte de productos destinado al consumo personal. La distribución de los artículos de uso y consumo entre los miembros de la sociedad, determina en gran medida la actitud de los hombres ante el trabajo y su interés en mayor o menor medida en los resultados de su trabajo. No obstante la distribución de productos no es algo que no esté ligado a la producción; la independencia de la distribución es relativa y limitada.

Producción y distribución

Marx llamó a la distribución de productos “reverso” de la producción. La distribución de productos es determinada por la producción y depende de ella y esta dependencia es variada. En primer lugar es expresada por la sencilla razón de que solamente se puede distribuir lo que se ha producido ya, pero además la distribución de productos depende de otros tipos de distribución que están comprendidos en la propia producción y determinan su contenido.

Al oponerse Marx a los economistas burgueses que pretendían considerar la distribución de productos como una esfera independiente, que existía junto a la producción sin estar vinculada a ella escribió “…Antes que la distribución sea distribución de productos es:

1. Distribución de los instrumentos de producción.

2. Distribución de los miembros de la sociedad entre los diversos tipos de producción…La distribución de productos es evidentemente sólo el resultado de esta distribución, que se halla contenida en el propio proceso de producción y determina la estructura de la producción.”

La distribución de los medios de producción y de los trabajadores entre los distintos tipos de la actividad laboral y entre las diferentes ramas de la producción corresponde a determinadas formas de división del trabajo

Pero la distribución de los medios de producción y de los trabajadores entre las distintas ramas de la producción no explica qué procedimiento es aplicado para distribuir los productos entre los miembros de la sociedad, a quién, de acuerdo con qué principio y en qué cantidad se distribuyen los artículos de uso y consumo. Aquí desempeña el papel determinante otro tipo de distribución, inherente también a la propia producción: la distribución de los medios de producción entre los hombres, los grupos sociales y las clases. Este tipo de distribución es llamado también propiedad de los medios de producción. Según sea la propiedad de los medios de producción, así será la propiedad del producto creado, así serán los modos, formas y métodos de su distribución en la sociedad.

Unidad de producción, cambio, distribución y consumo

Sería erróneo considerar la producción, el cambio, la distribución y el consumo como esferas independientes, que existen juntas y carecen de relación. En primer lugar, el cambio y la distribución forman parte parcialmente de la producción directa y constituyen sus rasgos esenciales. En segundo lugar el cambio, la distribución y el consumo dependen de la producción directa. Por lo tanto, la producción, el cambio, la distribución y el consumo son partes de un todo único, en que el papel determinante corresponde a la producción. Todavía es más acusada esta unidad si se considera la producción como un proceso continuo, es decir, la reproducción.

El hecho de que la producción como proceso ininterrumpido de la reproducción comprenda el cambio, la distribución y el consumo personal en todo su volumen, se deduce que las relaciones de producción abarcan todo un conjunto de relaciones que surgen entre los hombres, sobre la base del cambio, la distribución y el consumo.

Enlaces externos

Fuentes

  • C. Marx. Trabajo asalariado y capital. C. Marx y F. Engels. Obras Escogidas. Tomo I. Pág. 82. Ed. Política. La Habana. 1963.
  • Curso de Economía Política. Universidad de Lomonosov. Tomo I. primera parte. Pág. 55.
  • Material didáctico de Ciencias Sociales. Economía Política. Ed. Progreso. Moscú.
  • C. Marx. Contribución a la crítica de la Economía Política. Pág. 208. Ed. rusa. 1952.