Faja lumbar

De EcuRed
Faja Lumbar
Información sobre la plantilla

Faja lumbar. Especie de cinta o banda de tela, cuero u otro material utilizada para ajustar y proteger los huesos que rodean la zona lumbar de lesiones por sobrepeso.

Contenido

Importancia como protector personal

En todo lugar de trabajo donde se emplean herramientas de mano, existe riesgo de que ocurran accidentes. Muchos de éstos generan lesiones de incapacidad que impiden que el trabajador continúe desarrollando su labor habitual. Para evitar la presencia de accidentes, al utilizar herramientas de mano, se deben contar con medidas de prevención orientadas al correcto uso de éstas, la capacitación al personal, el almacenamiento adecuado y el mantenimiento que se bebe realizar frecuentemente.

Se debe considerar que los diversos trabajos que se realizan en la empresa o industria requieren del uso específico de alguna herramienta, es decir, se debe utilizar la herramienta adecuada al tipo de trabajo. También es importante, la supervisión que se realiza a los trabajadores en el desempeño de sus labores y los procedimientos seguros de trabajo.

Dependiendo del tipo de trabajo o actividad que se desarrolle, en algunos casos es indispensable el uso de elementos de protección personal específicos (faja lumbar, elementos plomados, arnés); en otros casos sólo se utilizarán los básicos (guantes, gafas, casco, calzado).

Objetivo

El objetivo primordial del uso de la faja de protección lumbar es reducir y/o eliminar las lesiones en la zona lumbar, e incrementar la productividad del trabajador. En países con gran desarrollo, estudios e investigaciones sobre la ergonomía, se han dedicado a determinar la eficacia o ineficacia de las fajas lumbares mediante el estudio biomecánico, de los efectos posturales, de los movimientos (levantar, sostener y mover) y de las rotaciones con o sin carga (giros laterales en posición correcta de pie o encorvado). La efectividad consiste en averiguar en qué casos extremos puede evitar lesiones en la zona lumbar.

La faja lumbar actúa sobre el hombre causándole varios efectos, unos directos y deseables (por los cuales se diseñó la faja) y otros secundarios que aparecen a consecuencia de las tareas que se llevan a cabo cuando se usa la faja, los cuales se describen a continuación:

Efectos Directos

   * Empujar el diafragma hacia arriba, lo cual disminuye la contracción de los músculos de la espalda.
   * Aumenta la rigidez de los segmentos de la columna vertebral en la zona lumbar.

Efectos indirectos

   * A consecuencia del calor y la humedad, el personal que utilizaba faja lumbar presentó 
     una acumulación de transpiración en la zona de contacto.
   * Debido a la transpiración provoca picazón, hinchazón y molestias (dolor) por aumento relativo del apriete.

Protección para el trabajador

En Cuba la mayor frecuencia de consultas con el especialista de Ortopedia la realizan los trabajadores. La mayoría de sus dolores lumbares agudos y crónicos son causados por las alteraciones en la biomecánica de la columna vertebral – provocadas por las malas posturas en el trabajo y fuera de él -, el debilitamiento muscular, en especial de abdominales, ligamentos y tendones acortados por retracciones crónicas, la sobrecarga mecánica e inflamación de las articulaciones posteriores intervertebrales agravados por esfuerzos inadecuados y desacostumbrados, trabajos realizados en una misma postura usualmente sentados, el uso inadecuado de sillas y un alto grado de estrés.Esta dolencia puede aparecer cuando la columna esta en reposo o en movimiento.

En el primer caso, es probablemente debido a modificaciones de las curvas normales de la columna. La lordosis exagerada (curva aumentada de la región lumbar) produce dolor por tracción de los ligamentos posteriores y de los músculos extensores de la columna que se mantiene en una contracción permanente. También la obesidad, especialmente cuando ocasiona prominencia abdominal, provoca aumento de la lordosis lumbar y del ángulo lumbosacro.

En estas condiciones agresivas, el peso del tronco se descarga sobre las articulaciones posteriores de las vértebras lumbares (que son cinco), por otra parte se estrechan los agujeros de conjugación por donde pasan nervios y la parte posterior del disco se abomba hacia atrás originando la conocida hernia discal, que comprime las raíces y provoca en ocasiones sensaciones dolorosas en el trayecto del [[Nervio ciático|nervio ciático].

La lordosis exagerada puede producir contacto de las apófisis espinosas – eminencias óseas que podemos tocar con nuestros dedos a lo largo de la columna vertebral – y por tanto originar fricción dolorosa, como problema secundario a la degeneración del disco que pierde su grosor y permite la aproximación de las vértebras con aumento de la lordosis.

Las alteraciones de la postura por problemas en los pies, rodillas y caderas, pueden dar origen también a dolor lumbar. Cuando aparece en situaciones de movimiento se debe probablemente a la acción sobre las estructuras articulares, ligamentosas, tendinosas y musculares ya sensibilizadas, bien sea que se trate de una columna normal que trabaje inadecuadamente o de una anormal sometida a trabajo excesivo, lo que ocasiona tensiones musculares que provocan dolor.

Incidente por desuso

Dolor lumbar agudo

Generalmente aparece luego de un esfuerzo leve o moderado, un movimiento brusco en posición incorrecta, tos o estornudos. A veces, cuando se une al espasmo muscular, es tan intenso que al paciente se queda ¨engatillado¨ en una posición semiflexión.

Con mucha frecuencia la crisis aguda son precedidas de dolor crónico difuso, de muy baja intensidad, y el trabajador lo desvaloriza hasta que es incrementado por la repetición del esfuerzo físico. También son producidas por movimientos bruscos como torsión, hiperextensión o flexión. Por ejemplo el levantar un objeto pesado mientras se hace simultáneamente rotación.

Secuelas

No puede decirse que la lumbalgia sea una enfermedad, sino más bien se trata de un síntoma, ya que significa dolor lumbar (en la parte baja de la columna) y puede deberse a múltiples factores, como un esfuerzo excesivo o una mala postura.

Para llegar a un diagnóstico acertado es indispensable realizar un interrogatorio exhaustivo y un examen físico minucioso. Antes de iniciar este último, mientras se hace la entrevista al paciente, se observará como se sienta, que posiciones adopta y como se levanta de la silla.

El examen se inicia en posición de pie para mirar el aspecto de la columna, su acentuación o desaparición de las curvas normales, las desviaciones laterales, la prominencia del abdomen y la inclinación de la pelvis en cualquier sentido, así como los cambios provocados por algún traumatismo reciente.

Véase también

Enlace externo

Fuente