Saltar a: navegación, buscar

Filtros para acuarios

Filtros para acuarios
Información sobre la plantilla
Filtro acuario.jpg
Son fundamentales para mantener un acuario con éxito
Filtros para acuarios. El filtro es el mecanismo que, mediante la utilización de diferentes materiales (filtrantes), se utiliza para limpiar el agua de los residuos de comida, excrementos y otros productos nocivos que se acumulan en el acuario. Los peces respiran, se alimentan y producen desechos que hay que eliminar o transformar para que sean asimilados por las plantas. El amoniaco, es el principal producto excretado por los peces, y es tóxico para estos a concentraciones tan bajas como 0.5 mg/l.

Desechos en los acuarios

En los hábitats naturales, se observa la cualidad de poder regenerar los detritos y otros desechos orgánicos de forma natural. Estos elementos dañinos son controlados en todo momento y convertidos en materias reutilizables. Obviamente esto no va a suceder nunca en un recinto de reducidas dimensiones como es el acuario. En él los desechos procedentes de las deposiciones de los animales, los restos de alimento no consumido, las hojas muertas o los cadáveres no son disueltos automáticamente por una gran masa de agua sino que permanecen durante mucho tiempo y se transforman en sustancias dañinas como pueden ser el amoniaco, el nitrito o el nitrato. Aquí es donde la técnica y la mano del acuariofilo interviene para mantener estos productos nocivos en unos niveles aceptables.

El acuariofilo debe concentrar su actividad en mantener una periodicidad estable en los cambios de agua, en realizar el sifonado y en el cambio de las materias que realizan el filtrado del agua con residuos para obtener de nuevo agua en perfecto estado. Lo primero se debe tener en cuenta es que cuanto mejor sea el sistema elegido, mayores posibilidades tendrá después de mantener saludablemente cualquier especie, obtener crías y mantener un tanque equilibrado.

Reglas para los acuarios

La regla de a cuanto mayor sea el filtro mejor, es totalmente aplicable, siempre que se tenga en cuenta las necesidades de los seres vivos que se vayan a mantener, en cuanto a necesidades de corriente y de cantidad de oxígeno se refiere. Lo mismo se debe aplicar a la potencia de la bomba. Cuanto mayor volumen de transferencia genere será mejor. La regla que debe observar para un acuario comunitario sería la de proveer un volumen de filtrado igual a la mitad de la capacidad del tanque a la hora. Después claro está, debe de tener en cuenta las necesidades de los animales, que dependiendo de la especie pueden disparar este volumen y necesitar hasta tres veces la capacidad del tanque a la hora. Una cosa es el volumen de transferencia que genera y otra es el rendimiento. Según van pasando los días las cargas utilizadas se van copando de residuos y por tanto la contaminación va en aumento. Lógicamente el volumen de agua intercambiado será el mismo pero no la efectividad del filtrado. Sino se renuevan estas cargas el proceso de filtrado no va ha dar ningún resultado y dependiendo de la carga empleada nos vamos a arriesgar a que lo retenido regrese de nuevo al tanque.

Tipos de filtros

Se distinguen dos tipos de filtros según su localización:

  • Filtros interiores: que se colocan dentro del acuario
  • Filtros exteriores: recomendados para asegurar la claridad de los acuarios de gran volumen, poblados a menudo de numerosos peces de gran tamaño.

Su limpieza y mantenimiento es sencilla y muy importante para su correcto funcionamiento.

Tipos de Filtrado

La filtración es el proceso de hacer pasar el agua por un sistema que retiene y/o transforma restos orgánico, partículas y otros elementos que contaminan el acuario. Los sistemas de filtración caseros necesitan una bomba o un compresor, dependiendo del tipo de filtro, para hacer pasar el agua por el material filtrante. La filtración debe hacerse sin crear fuertes corrientes de agua, que estresarían y agotarían a los peces al tener que nadar contra la corriente que creemos. Una potencia del filtro media será suficiente, esto ademá permite la formación de colonias de bacterias nitrificantes. La Materia Orgánica Biodegradable debe eliminarse lo antes posible, ya que su acumulación en el filtro asfixia a las bacterias nitrificantes e incrementara la demanda bioquímica de oxígeno, factor limitante de la nitrificación. Para evitar la saturación del filtro, se pueden utilizar filtros mecánicos adicionales (exteriores o interiores). Cada uno de ellos cumple la finalidad retener material, pero algunos de ellos también pueden cumplir otras funciones. Un compresor como fuente de aire para un difusor de burbujas, contribuye a que el agua contenga un nivel de oxígeno apropiado.

Filtración mecánica

La filtración mecánica es la primera barrera de retención de los productos nocivos. Es la encargada de retener las distintas partículas en suspensión impidiendo que lleguen a la parte biológica y que retornen de nuevo al acuario. Su porosidad determina el tamaño de las partículas que serán retenidas. Este proceso es importante para mantener la claridad del agua y reducir la materia orgánica biodegradable (MOB) en el sistema.

Las principales cargas de filtración mecánica serían las esponjas y el perlón.

  • Las esponjas: pueden constituir un prefiltro óptimo debido a que son reutilizables, se pueden lavar y son sencillas de cambiar. Lógicamente solo retienen aquellas sustancias lo suficientemente grandes como para no pasar entre ellas.
  • El perlón: Fibra sintética de aspecto algodonoso, es una carga mecánica todavía mejor, su poro es mucho más pequeño y por tanto la variedad de tamaños de sustancias retenidas es considerablemente mayor. El perlón no es reutilizable.

La filtración mecánica no es infranqueable y su principal inconveniente se encuentra en que las sustancias retenidas siguen descomponiéndose y mientras no sean eliminadas las cargas. Las sustancias más pequeñas pueden devolverse al acuario.

Otras cargas mecánicas disponibles son la tierra de diatomeas y el carbón activado.

  • Tierra de diatomeas: esta compuesta por la concha de unas caracolas de tamaño diminuto muy porosas y que tienen la capacidad de retener partículas extremadamente pequeñas. Entre estas partículas susceptibles de ser recogidas se encuentran los parásitos que se encuentran en el agua y diversos tipos de algas, como las unicelulares. A este filtrado se le conoce como filtro de pulido y se utiliza para la limpieza de tanques.
Filtro de carbón
  • Carbón activado: Retiene compuestos químicos del agua, como el cloro, residuos alcalinos y restos de medicamentos. No se debe usar cuando se trate el agua con medicamentos para alguna infección o enfermedades de los peces, porque fijará el compuesto y se pierde el medicamento echado. Posee una gran porosidad y puede retener sustancias muy pequeñas, incluidos los pigmentos. El carbón sólo debe ser utilizado durante cortos periodos de tiempo y después se retira. De lo contrario al saturarse devuelve de nuevo todas las sustancias retenidas al acuario.

Filtración biológica

Los seres vivos producen compuestos contaminantes en forma de heces y orina. Estos desechos conocidos como compuestos nitrogenados son tóxicos y deben ser eliminados del acuario bien a través de cambios periódicos de agua o bien a través de cargas filtrantes.

La descomposición de estos compuestos corre a cargo de las colonias bacterianas que se crean en el filtro. Con la suficiente cantidad de oxígeno unas bacterias transforman el amoniaco en nitrito y otras el nitrito en nitrato, que ya es un compuesto asimilable por algunos seres vivos como las algas y las plantas y es menos tóxico. Este es el proceso al que se denomina ciclo del nitrógeno.

Las bacterias sólo pueden asentarse en materias filtrantes apropiadas. Materias que ofrezcan el suficiente espacio de asentamiento y mantengan una densa cantidad de oxígeno. Las principales cargas biológicas que se pueden encontrar son:

Filtración biológica
* los canutillos de cerámica disponibles en diversos tamaños.
  • grava porosa
  • piedrecillas de cuarzo.
  • biobolas: objetos esféricos fabricados en plástico.

Se debe de tener en cuenta que el proceso de filtrado no es completo. Para que las sustancias tóxicas desaparezcan por completo los nitratos deberían ser descompuestos de nuevo en nitrógeno inocuo. Pero esto no se produce por lo que se deberá de realizar cambios parciales de agua. El Nitrato en grandes cantidades también es dañino. Además de hacer proliferar la colonia de algas.

Cuando se monta por primera vez el acuario se debe saber que la colonia bacteriana no se crea instantáneamente por lo que hay de darle un margen de tiempo para que se creen. Esto proceso es lo que se conoce como madurar un acuario. Es importante que cuando se limpie no se haga todo a la vez, sino que se divida en dos partes. Así no se pierde capacidad biológica de filtrado. Con aclarar la carga en agua del acuario será suficiente. Nunca debe hacerse con agua del grifo, puesto que el cloro es dañino, ni con agua caliente. Debe tener la precaución de no tener la carga fuera del agua por más de media hora. Tampoco es conveniente tener el filtro parado más de dos horas. Si no existe el aporte suficiente de oxigeno las bacterias podrían morir en masa y al reiniciar la marcha el acuario podría verse invadido por millones de cadáveres microscópicos que alterarían los niveles de las compuestos nitrogenados.

Filtración química

La filtración química se refiere a un amplio conjunto que incluye el uso de materiales filtrantes como gránulos de carbón activado, turbas y resinas descalcificantes. Cada uno de ellos, tiene una actuación determinada y su uso es aconsejable solo cuando las condiciones del acuario lo requieran. La incorporación de filtros mecánicos y biológicos por separado, facilita el mantenimiento de ambos y mejora la nitrificación sin interrumpirla para su mantenimiento. Existen diferentes sustancias que realizan un proceso químico, entre las cuales están los intercambiadores de iones (Resinas intercambiadoras de iones) que reducen con su utilización la dureza de carbonatos y la dureza de sulfatos. Son utilizadas para descalcificar el agua o para retirar los nitratos de ella. Las más adecuadas son las que no se regeneran con sal (de usar y tirar), porque no aumentan la salinidad del agua. Además, hay que tener mucho cuidado con algunas, pues una vez saturadas vuelven a verter los productos que retiraron en un principio.

También se utiliza el carbón activado es utilizado debido a su gran porosidad. Su mayor problema es que no distingue entre las sustancias nocivas y las que no lo son. Eliminando todas en conjunto. Además de lo dicho el carbón activo al tener una procedencia orgánica tiene un contenido peligroso de fosfatos. Dicho contenido puede ser eliminado remojando durante unos días la carga antes de su utilización.

Otro material ampliamente empleado en acuariofilia es la turba. Añade ácidos húmicos y tánicos al agua y la acidifica a la par que reduce la dureza de carbonatos. Además, puede ser una buena aliada para evitar que proliferen algas verdes en el acuario. El agua con el uso de turbas como material filtrante adquiere un tono ámbar, no muy apreciado por muchos aficionados que desean ver el agua de sus acuarios lo más transparente posible. Este material sólo es empleado en acuarios de aguas ácidas y su principal función es la de disminuir la dureza del agua y el grado del Ph. Solo se utiliza cuando se persigue la creación de un biotopo determinado, generalmente Amazónico y afluentes porque la coloración obtenida da un aire muy natural. La turba se agota fácilmente y debe hacer múltiples cambios de carga. La filtración químicaobviamente ha de estar colocada después de la filtración mecánica. Así se evita que pierda capacidad de retención muy rápidamente. No se debe olvidar que estos tipos de filtrados sólo han de ser utilizados esporádicamente.

Ruptura de la superficie y creación de corriente

El oxígeno aparte de ser un elemento vital para los seres vivos, juega un importante papel en el proceso de filtración biológica. Por ello es importante el mantener unos niveles adecuados de este gas presentes en el acuario. Normalmente la aportación de oxigeno se produce manteniendo la salida del filtro de tal forma que mantenga la superficie del agua en constante movimiento. Este movimiento provoca un intercambio de gases. El agua pierde dióxido de carbono y absorbe oxígeno. Para ello se debe de dotar a la tapa de conductos de ventilación apropiados y mantener un espacio suficiente entre la superficie del agua y la tapa. No es conveniente sin embargo, que la salida del agua procedente del filtro remueva o cree una excesiva turbulencia.

Dicha turbulencia hace perder mayores cantidades de dióxido de carbono que es un gas muy importante para el óptimo mantenimiento de las plantas. El movimiento del agua deberá ser circular y su fuerza deberá de estar ajustada a las necesidades de los peces.

En caso de filtros de poca potencia o en aquellos casos de necesitar una mayor concentración de oxígeno, se debe instalar una piedra difusora en la esquina opuesta a la salida del filtro.

Conveniencia de la corriente

El dotar al acuario de una determinada corriente siempre tiene ventajas añadidas. Claro está que su volumen dependerá de las especies que se mantengan. La corriente permite una circulación homogénea del agua por todo el tanque. Así se evita que zonas del mismo se encuentren a diferente temperatura, tengan menos oxígeno o contengan mayor cantidad de residuos.

Los peces suelen agradecer la corriente moderada. En ellas les gusta esperar suspendidos al alimento así como para mantenerse en forma y divertirse. Las plantas también agradecen cierta corriente, ya que provoca que los nutrientes circulen y así tengan posibilidades de asimilarlos.

Otros tipos de filtros

Filtro de esquina

Filtro de esquina

Típicamente, es un caja de plástico transparente, la que se ubica dentro del acuario. Mediante el uso de una piedra aireadora dentro de un tubo delgado se fuerza al agua a pasar a través de un medio filtrante que retiene las partículas y donde además se alojan las colonias de bacterias. Es muy importante que este medio filtrante sea cambiado o lavado parcialmente para no perder toda la colonia bacteriana que ahí se forme. Hoy en día su uso a decaido ya que su aspecto es poco atractivo, ocupa espacio dentro del acuario y requiere de un poco más de mantención que otros filtros.

Filtro de Placa

Error al crear miniatura: Falta archivo
Filtro de placa

Las tiendas de acuario venden generalmente filtros de placa que se usa bajo la arena del acuario de los principiantes, porque son muy baratos y ellos trabajan bien por un tiempo. Los filtros de placa funcionan haciendo pasar el agua del acuario a través de la gravilla o arena que se ocupa en el acuario. El agua puede ser bombeada mediante el uso de una bomba de aire o un cabezal o power-head, lo que genera la succión a través de un tubo plástico que va unido a la placa, punto por donde sale el agua succionada.

Los filtros de fondo son buenos filtros biológicos, ya que, el lento paso del agua a través de la gravilla permite el crecimiento de colonias bacterianas benéficas que neutralizan el amoníaco tóxico. El punto negativo de este tipo de filtros es que es un horrible filtro mecánico. Los desechos sólidos de los peces son llevados hacia la gravilla, donde queda atrapada. Esto provoca una gran suciedad que se transforma en un riesgo para la salud de los peces.

Una solución parcial para este dilema es el uso del power-head en reversa, lo que permite mandar el agua a través de la gravilla. Existen kits de conversión o powerhead especiales para esto. En la toma o entrada del power-head se puede colocar una esponga para que funcione como un prefiltro y capte todos los desechos sólidos que floten en el acuario. Esto actualmente se utiliza pero es una solución parcial.

Si se decide usar este tipo de filtro, será necesario el uso de una aspiradora o sifón para mantener el fondo. Si se limpia regularmente el fondo cada vez que se hace mantención al acuario, este sistema es muy efectivo y económico en acuarios de agua dulce y para acuarios marinos poco poblados y sólo para peces.

Filtro de Esponja

Filtro de esponja

Los filtros de esponja son un tipo de filtración biológica eficiente y barata. El agua es forzada a pasar a través de los poros de la esponja usando un power-head o una bomba de aire. El agua que pasa a través de la esponja permite el establecimiento de colonias de bacterias benéficas que neutralizan el tóxico amoníaco.

Hay un modelo de filtro de esponja doble, que es ideal. Esto, permite que se limpien las esponjas una por vez disminuyendo la perdida de colonia bacteriana. También permite que una de las esponjas pueda ser transferida a un nuevo acuario y entregarle una colonia de bacterias beneficiosas, saltándose el ciclo inicial del nuevo acuario.

Filtro de Mochila

Filtro de mochila

Muchas personas están de acuerdo que estos filtros son mucho más fáciles de mantener y pueden ser tan económicos como un filtro de placa. Hay muchos estilos de este tipo de filtro, pero los más comunes son los que se cuelgan en la parte trasera del acuario. A través de un tubo tipo sifón se succiona el agua del acuario, la que ingresa a la caja del filtro por donde es forzada a pasar a través de un filtro mecánico (típicamente una esponja de espuma porosa).

Los filtros hoy en día vienen con compartimentos para colocar los distintos materiales filtrantes tales como carbón activado, medios de filtraje químicos, etc.

Otro desarrollo en los últimos años ha sido el “ Wet dry wheel” o la rueda seco-húmeda. Las bacterias beneficiosas del acuario necesitan crecer en un ambiente rico de oxigeno para neutralizar el tóxico amoníaco. Este sistema permite el paso del agua sobre una rueda que se ubica sobre el acuario. Esta rueda rotatoria maximiza el oxigeno disponible. Una desventaja de este sistema es que la rueda se suele trancar por lo que hay que revisar el sistema cada cierto tiempo.

Filtros Seco-Húmedo (Wet/Dry Filters)

Filtro wet_dry

Los filtros seco-húmedo funcionan por el principio que un medio bien oxigenado permite el establecimiento de una colonia de bacterias beneficiosas que neutralizan el amoníaco. Mediante el escurrimiento sobre esferas plásticos no sumergidas u otro medio, estos filtrosgeneran una muy gran área aire agua. Existen de gran cantidad de formas y tamaños. El boom y éxito de los acuarios salados en la década de los 80 se debió al uso de este tipo de filtro.

Muchas cosas pueden ser usadas de medio, con el fin de generar gran cantidad de area de contacto , mientras al mismo tiempo grandes aberturas para disminuir la tendencia a la pudrición mediante un eficiente intercambio de gas. La pudrición se puede evitar incluso con el uso de un prefiltro o usando un eliminador de proteínas o protein skimmer.

Skimmer (Protein skimmers)

Filtro Skimmer

Los skimmers fueron desarrollados inicialmente para plantas de tratamiento de desecho industrial. Los skimmers tienen la habilidad de remover los desechos orgánicos antes de que ellos se descompongan.

El skimmer es el gran responsable de los acuarios marinos de la década de los 90. Un tipo de arte en sistemas de arrecife es el uso de skimmer junto con roca viva sin el uso de un filtro seco-húmedo. Este arte es conocido como el “método Berlin”.

Filtro de lecho fluido (Fluidized bed filters)

Filtro de lecho fluido

Algunos acuaristas han reportado haber tenido éxito con un nuevo tipo de filtro que usa una cama fluida de arena.

Se han reportado problemas que incluyen escasez de oxigeno y pudrición de los desechos.

Algal Scrubbers

Filtro algae scrubber

Algal scrubbers es un tipo de filtro o filtración que utiliza alga viva para realizar la filtración. El agua pasa sobre una malla metálica bajo luz brillante, donde al alga se le favorece su establecimiento. El crecimiento del alga remueve parte de la polución presente en el agua. Esta es tipo de filtración controversial es para acuarios de arrecife y grandes ecosistemas marinos y fue inventado por el Dr. Adey at the Smithsonian. Algunos creen que es una solución completa a la filtración, otros alegan que no es tan buen sistema

Veáse también

Fuentes