Saltar a: navegación, buscar

Frenillos bucales

Frenillos
Información sobre la plantilla
Frenillooo.jpg
Concepto:Es un diminuto pliegue de tejido que no permite que un órgano del cuerpo se desplace demasiado del lugar que normalmente ocupa.
Frenillos bucales. Los frenillos son bandas de tejido conectivo, muscular o ambos, que unen el labio y las mejillas a la mucosa alveolar o a la encía y al periostio subyacente. Son estructuras dinámicas y que cambian y están sometidos a variaciones en forma, tamaño y fases de crecimiento y desarrollo.

Características

Los frenillos bucales son bandas de tejido fibroso que en determiadas circunstancias pueden causar problemas ortodóncicos, fonéticos, periodontales y protéticos. Cuando el frenillo labial superior desciende hasta la bóveda palatina, puede ocasionar un diastema interincisivo; para su diagnóstico, se realiza el Test de isquemia de Graver o signo de papila positivo.

La radiografía panorámica extraoral y la radiografía periapical, son esenciales para descartar mesiodens y valorar el hueso intermaxilar. Hay tres opciones de tratamiento quirúrgico: la frenectomía, la frenotomía y la combinación de ambas. El cierre del diastema interincisivo se realiza mediante aparatología ortodóncica fija.

El frenillo labial inferior se asocia con más frecuencia a retracción gingival anterior, y en su tratamiento se combina la técnica quirúrgica y el tratamiento periodontal. El frenillo lingual puede causar anquiloglosia o un diastema interincisal inferior. La anquiloglosia se asocia a mordida abierta anterior y cruzada posterior; si la limitación de la lengua es moderada, puede tratarse con fisioterapia y no se resuelve, se realiza la frenectomía lingual.

Tipos

Según su localización se clasifican en:

  • Frenillo labial superior; en el nacimiento este alcanza la papila palatina; con el crecimiento el frenillo migra apicalmente, a la vez que se observa un cierre progresivo del diastema.
  • Frenillo labial inferior
  • Frenillo lingual; en los casos extremos producen dificultades para alimentar al bebé pero en la mayoría de los casos es la dificultad para pronunciar determinados sonidos como la "r", ausencia de proyección de la lengua fuera de la boca y aspecto de lengua bífida así como también, el aumento de caries por la limitada acción de limpieza de la lengua
  • Laterales (a la altura de premolares superior e inferior)

Diagnóstico

Para su diagnóstico se necesita de un examen clínico y radiográfico completo, para descartar otras causas como:

  • Dientes supernumerarios: Los mesiodens son una causa frecuente de malposición de los incisivos centrales con la aparición de diastemas.
  • Succión digital, ya que produce una vestibuloversión de los incisivos que puede ser la causa de un diastema.
  • Quiste fisurario del conducto nasopalatino
  • Aumento del perímetro maxilar
  • Agenesias dentarias (falta de dientes) especialmente de los laterales

Patologías

Estos frenillos fácilmente pueden ser rasgados por choques fuertes en la cara o la boca, permitiendo se de esta manera consecuencia de abuso físico.

  • El Frenillo lingual, la anquiloglosia ,conocida también como la lengua de corbata, es una anomalía congénita en el que dicho frenillo es más corto que lo normal; de manera que la punta de la [lengua]] no puede sobresalir más allá de los dientes incisivos inferiores.
  • La patología en el Frenillo labial superior, es la más frecuente y suele provocar la separación (diastema) de las piezas dentales incisivas centrales superiores. La causa puede deberse a la presencia de un frenillo hipertrófico.
  • Frenillo labial inferior: Al igual que el Frenillo labial superior, puede presentar una hipertrofia, aunque menos frecuente. A su vez, puede llegar a ocasionar recesión gingival de los incisivos centrales inferiores.

Cirugía de frenillo

Es habitual que en ocasiones previo al inicio de un tratamiento con ortodoncia sea necesario realizar una pequeña intervención para correguir la posición de algún frenillo. Podríamos dividir los problemas relacionados con los frenillos en dos situaciones:

  1. Frenillos labiales muy fuertes con una inserción (lugar dónde se coge el frenillo con la encía) entre los dientes creando un espacio entre estos (también denominado diastema). En estos casos se debe realizar una pequeña intervención que eliminará el tejido del frenillo de entre los dientes para permitir luego que con ortodoncia se cierre el espacio entre los dientes (ver animación en parte inferior de esta página)
  2. Frenillo lingual corto: Crea una limitación de los movimientos linguales afectando al habla y al desarrollo adecuado de la boca. De este modo un frenillo lingual corto podría provocar que la lengua no pudiera llegar a contactar con el paladar, cosa importante para que se cree un ensanchamiento adecuado del maxilar superior.

Corregir el frenillo

Cuando el frenillo lingual y labial son excesivamente cortos o gruesos se deben corregir, ya que pueden ocasionar problemas a tu bebé a la hora de realizar la toma. En la [[boca] existen dos frenillos, uno sujeta la encía y el labio superior, el otro une la base de la boca con la lengua.

Algunos bebés poseen un frenillo labial muy grueso, de tal manera que incluso les puede llevar a impedir que muevan adecuadamente el labio superior. La solución que dan los pediatras es cortar esta membrana antes de que el niño empiece a hablar.

Con el frenillo lingual no hay tanta complicación, ya que conforme va creciendo el niño, el frenillo se estira y la lengua lo sobrepasa al alargarse. Esta membrana que une la lengua con la base de la boca, al estar tan corta y tirante, hace que parezca que el bebé tenga la punta de la lengua dividida en dos.

Sin embargo, hay algunos casos que teniendo el bebé dificultades para poder mamar y para empezar a hablar adecuadamente, se recurre a la cirugía, pero siempre se deberá esperar como mínimo que el bebe tenga ya el año.

Épocas de análisis

Existen 2 épocas en las que es importante analizar el desarrollo de los frenillos, una es en la edad infantil, donde la inserción de los frenillos puede ocasionar problemas que conducen a la necesidad de un tratamiento ortódontico.

Y coincidiendo con edades avanzadas, donde la presencia de estos frenillos pueden traer problemas protésicos o irritativos sobre ellos mismos. Por lo que es necesaria su valoración a edades tempranas donde la acción temprana a alguna patología que presenten disminuirá los problemas a futuro.

Fuentes