Saltar a: navegación, buscar

Galileoscopio

Galileoscopio
Información sobre la plantilla
Galileoscopio1.png
Es un telescopio de bajo coste con gran calidad óptica.

Galileoscopio. Es un telescopio de bajo coste con gran calidad óptica. Con él podemos explorar el cielo nocturno, ver los cráteres de la Luna, los anillos de Saturno, las cuatro lunas mayores de Júpiter, cúmulos de estrellas, estrellas dobles, además de una gran variedad de objetos astronómicos.





Consejos y trucos para la observación

El Galileoscopio es un telescopio fácil de usar. Una vez montado, la única pieza móvil es el tubo de enfoque. Sin embargo, conocer de antemano algunas reglas básicas nos hará disfrutar más de la observación astronómica.

Galileoscopio.jpg





Usemos el telescopio durante el día para familiarizarnos con él.

Para empezar, antes de usar el Galileoscopio bajo la noche estrellada, deberíamos montarlo de día y aprender a manejarlo.


Las imágenes se ven invertidas...

Lo primero que notamos al mirar por el ocular del Galileoscopio es que las imágenes aparecen invertidas, tanto de arriba hacia abajo, como de izquierda a derecha. Para conseguir que las imágenes se viesen al derecho tendríamos que añadir más lentes al Galileoscopio y, como cada lente absorbe luz, esto oscurecería la imagen. En las observaciones astronómicas es importante conservar la máxima cantidad de luz para poder ver los objetos débiles, de ahí que los astrónomos hayan preferido no añadir más lentes y ver las imágenes al revés (al fin y al cabo Júpiter seguirá siendo Júpiter lo veamos al derecho o al revés).


¡Necesitamos conseguir una montura estable!

Debido a que el telescopio tiene muchos aumentos, necesita una montura para estabilizar la imagen. Es imprescindible que consigamos un trípode o cualquier otra montura que lo mantenga estable. El Galileoscopio viene con un cabezal adaptable a cualquier trípode de fotografía. Incluso un pequeño trípode de mesa es mucho mejor que observar con el telescopio a pulso.


A falta de un trípode de fotografía, podríamos apoyar el Galileoscopio en un muro o una barandilla para echar un vistazo a la luna y los planetas. Sin embargo, la calidad de la observación será pobre. Podemos mejorarla notablemente construyendo un trípode improvisado. He aquí dos ejemplos: El primero consiste en fijar el Galileoscopio al palo de una escoba (o palo similar). Se atraviesa el palo con un tornillo y se fija el Galileoscopio a éste, usando la rosca de trípode ubicada en su parte inferior.


El segundo se construye con una caja de cartón utilizando el método desarrollado por Alan Gould del Lawrence Hall of Science. La ilustración muestra cómo se fija el tubo del telescopio (la foto es de otro tipo de telescopio) a la caja mediante un tornillo que la atraviesa.


Montura1.png


Para mover el telescopio en azimut, (como la torreta de un tanque), se gira la caja (apoyada en una mesa) sobre sí misma y para moverlo en altura (o ángulo sobre el horizonte) se gira el tubo del telescopio en torno al tornillo que lo fija a la caja. Mirar hacia arriba del todo no es fácil, pero podemos intentarlo poniendo la caja en el borde de la mesa tal y como se muestra en la figura.

No nos olvidemos de enfocar.

Si no enfocamos el Galileoscopio veremos las imágenes borrosas. Para enfocarlo tenemos que mover el tubo en el que está el ocular (tubo de enfoque) hacia dentro y hacia afuera, ¡siempre con cuidado de no sacar el ocular del tubo de enfoque! Para enfocar objetos cercanos, hay que tirar del tubo hacia afuera y para ver objetos lejanos, debemos empujarlo hacia adentro. Es importante no tocar en absoluto la lente del ocular.


El telescopio podría no enfocar bien objetos cercanos. Esto se debe a que ha sido diseñado optimizando la observación de objetos realmente lejanos como los planetas. Así que para aprender a enfocar debemos apuntar a un objeto lejano (el apuntado se realiza alineando las dos piezas situadas en la parte superior del Galileoscopio, tal y como se explica en las Instrucciones de Montaje).


Las estrellas bien enfocadas deben verse como puntos de luz perfectos. Para enfocarlas con nuestro Galileoscopio tendremos que deslizar lentamente el tubo de enfoque hacia adentro y hacia afuera hasta conseguir el mejor enfoque posible. Si movemos el tubo de enfoque demasiado rápido podríamos pasar de largo por el punto de enfoque. Para ralentizar este movimiento podemos ir girando el tubo a medida que lo movemos hacia adentro o hacia afuera.


El telescopio está diseñado para usarlo con gafas (no gafas de Sol...). Sin embargo, si alguien con miopía o hipermetropía prefiere quitarse las gafas para observar, deberá volver a enfocar el Galileoscopio ya que su punto focal es distinto.


Comencemos con pocos aumentos.

El Galileoscopio aumenta el tamaño de los objetos 25 veces (25x). También podemos incrementar este aumento a 50 veces usando la lente de Barlow suministrada. Esta lente debe insertarse en el tubo ocular (ver Instrucciones de Montaje).


Para buscar un objeto celeste lo mejor es comenzar con pocos aumentos (25x) ya que estos ofrecen un campo de visión más amplio (1.5o), y obviamente cuanto mayor sea la porción de cielo que vemos a través del Galileoscopio, más fácil nos será encontrar el objeto. Cuando incrementamos los aumentos a 50x el campo de visión se reduce a 0.75o.


Por lo tanto, cada vez que vayamos a apuntar a un nuevo objeto, lo haremos con el ocular 25x. Tras tener el objeto deseado en el centro del campo de visión pondremos la lente Barlow con mucho cuidado de no mover el telescopio. Si accidentalmente lo movemos, el objeto probablemente se saldrá del campo de visión y tendremos que buscarlo de nuevo con el ocular 25x.


¿Dónde vamos a observar?

Cuando elegimos un lugar para ir a observar lo primero a tener en cuenta es la seguridad. No entremos en propiedades privadas sin permiso. Lo mejor es buscar un sitio tan oscuro como nos sea posible. En cualquier caso debemos evitar las luces de las farolas.


Otro factor importante a tener en cuenta es que la vista del horizonte sea lo más amplia posible, es decir, que no haya alrededor edificios o árboles altos. Si no, podría ocurrir, por ejemplo, que el objeto que queremos ver cae justo detrás de un edificio.


Además el suelo conviene que sea relativamente horizontal para poder montar el trípode sin problemas (evitar, por ejemplo, una pendiente muy pronunciada). Los movimientos turbulentos de aire hacen que los objetos que vemos a través del Galileoscopio titilen (imagen inestable). Los objetos más cercanos al horizonte sufren este efecto más acusadamente, ya que su luz debe atravesar mayor cantidad de atmósfera.


Por lo tanto, seamos pacientes y dejemos que los objetos alcancen entre 30 y 45 grados sobre el horizonte para poder verlos mejor. Por otro lado, debemos saber que este efecto se acentúa en las ciudades.


Si tenemos la posibilidad de subir a una montaña no lo dudemos, pues cuanta menos atmósfera tenga que atravesar la luz que nos llega de las estrellas, mejor será la observación.


Una buena idea es contactar son asociaciones de astronomía de la zona para pedirles consejo. Ellos suelen conocer buenos lugares de observación.


Instrucciónes y montaje del Galileoscopio

Para empezar, abrir las tapas de la caja exterior para descubrir una caja interior. Debajo de una de las tapas, pero no de la otra, encontrará dos agujeros, como se muestra en la imagen a la derecha. Coloque un dedo y un pulgar en los agujeros y estire de la caja interior para extraerla.


Caja1.png


Las piezas se encuentran empaquetadas en varios niveles. Primero verá una hoja con las instrucciones de montaje y una pequeña bolsa de plástico que contiene una pegatina, una tuerca de metal y cuatro anillos de goma. Extráigalos y póngalos sobre la mesa de trabajo. Después levante el primer nivel de cartón y póngalo a un lado. Ahora verá la caja así:


Galileoscopio3.png


Observe que el tubo de en medio de la caja contiene una bolsa de plástico en su interior, que contiene múltiples capas de espuma blanca. Verá que se separa en dos bloques: uno grueso y pesado y otro fino y ligero. El bloque grueso y pesado contiene una lente redonda envuelta en papel de seda. El bloque fino y ligero está protegido por dos piezas de cinta transparente. Con cuidado corte o extraiga una de las piezas de cinta para que una de las capas de espuma se despliegue y se separe de las otras. Dentro verá seis pequeñas lentes anidadas debajo de una hoja de papel de seda. Coloque ambos bloques de espuma conteniendo las lentes al lado de las otras piezas en la mesa.


Seguidamente, levante la capa intermedia de cartón y las partes incluidas en ella – pero sin extraer las piezas del cartón! Coloque el cartón con las piezas sobre la mesa.


En el fondo de la caja verá una hoja de papel de seda grande. Extráigala y encontrará las dos últimas piezas – largos tubos de plástico etiquetados A en la siguiente foto. Extráigalos de la caja y colóquelos en la mesa junto a las otras piezas. En este momento deberá tener la siguiente disposición:


Galileoscopio5.png Galileoscopio10.png


Lista de las piezas (por orden de montaje):


A – mitades del tubo principal del telescopio (2)

B – bases/pies (bloques en V) (2)

C – lentes de vidrio de 50-mm

D – tuerca para trípode 1⁄4-20

E – mitades del tubo de enfoque (2)

F – anillo de tubo principal

G – anillos de goma pequeños (2)

H – pegatina de atención al Sol

I – capuchón grande para proteger la lente del sol/rocío

J – anillos de goma grandes (2)

K – mitades del tubo ocular principal (2)

L – mitades del tubo ocular auxiliar (2)


M – lentes oculares principales pequeñas (4)


N – tope ocular fino y pequeño

O – anillo ocular grande


P – anillos oculares pequeños (2)

Q – lentes oculares auxiliares pequeñas (2)

R – tubo para lentes Barlow

S – capuchón auxiliar para oculares


Paso 1. Coloque una de las mitades del tubo principal del telescopio (A) sobre la mesa o bien sobre las bases (B). Examine las lentes de 50-mm de diametro (C); sujete las lentes únicamente de los bordes, preferiblemente usando una pieza de tela o el papel de seda con el que van envueltas. Note que el objetivo son dos lentes unidas. Una de las lentes es más fina y la otra es más gruesa.

Inserte las lentes en el surco de la parte delantera (ancha) de la mitad principal del telescopio de forma que la lente más fina quede fuera del telescopio, como se muestra a la izquierda.


Paso 2. Inserte la tuerca 1⁄4-20 (D) en el hueco del centro de la mitad principal del tubo. Para colocar la rosca de forma segura, oriéntela como se muestra a la derecha, con una de sus esquinas (no una de sus partes planas) apuntando hacia arriba.


Paso 3. Coloque las dos mitades del tubo de enfoque (E) sobre la mesa, orientadas con su interior hacia arriba. Note que la parte interior de uno de los extremos de cada tubo es rugoso mientras que el otro es suave. (En una mitad del tubo, el extremo suave tiene dos cortes en forma de U; puede verse en la foto de la izquierda.) Oriente las mitades de forma que los extremos suaves queden del mismo lado, como se muestra en la figura a la izquierda.


Paso 4. Junte las dos mitades del tubo de enfoque y sujételas. Deslice el anillo del tubo principal pequeño (F) sobre el tubo de enfoque con el extremo más ancho del anillo apuntando en dirección opuesta al extremo del tubo con los cortes en forma de U.


Paso 5. Fije los dos extremos del tubo de enfoque con los dos anillos pequeños de goma (G), que se ajustan en los surcos alrededor de los extremos del tubo.


Paso 6. Coloque el tubo de enfoque montado en el extremo (estrecho) posterior del tubo principal del telescopio que se encuentra sobre la mesa o sobre las bases. Como se muestra en la imagen de abajo, asegúrese de que el extremo del tubo de enfoque con los cortes en forma de U sobresalga del extremo (estrecho) posterior del tubo principal del telescopio, junto al anillo del tubo principal, y que el otro exremo del tubo de enfoque queda entre los dos “baffles” más cercanos al extremo estrecho del tubo principal del telescopio.


Paso 7. Despegue la pegatina de atención al sol (H) y péguela en la segunda mitad del tubo principal del telescopio (A), a unos 25mm (1 pulgada) del extremo estrecho, como se muestra en la foto.


Paso 8. Coloque la segunda mitad del tubo principal sobre la primera mitad (el que ya se encuentra sobre la mesa o sobre las bases/pies en forma de V). Asegúrese de que la lente y la tuerca 1/4-20 del trípodel encajan debidamente en las ranuras de la mitad superior del tubo.


Paso 9. Fije las dos mitades del cuerpo deslizando el anillo pequeño del tubo principal (F) por la parte trasera y el capuchón para proteger la lente del sol/rocío (I) por la parte delantera. Ahora, su Galileoscope debería verse como este:


Paso 10 (opcional). Coloque los dos anillos de goma grandes (J) alrededor del tubo principal del telescopio, en los canales provistos para este propósito (indicados por las flechas en la foto inmediatamente superior). Estos adherirán el Galileoscopio de forma más estable. Si desea hacer esto, primero extraiga el capuchón, luego repóngalo, y tenga cuidado de no romper los anillos de goma al estirarlos cuando los pase sobre los postes de observación en la parte superior del tubo.


Hay dos pares de oculares. La pareja ancha (K), con la apertura central más grande, será el ocular principal con un aumento de 25x. La pareja delgada (L), con una apertura central más pequeña, es para el ocular auxiliar. Este cumplirá dos tareas diferentes sobre las que se comentará más adelante en el texto.


Paso 11. Examine los cuatro oculares (M), que son aproximadamente unos 14 mm (algo más de media pulgada) de diámetro. Como ya hemos comentado antes, le recomendamos que maneje las lentes con el papel de seda suministrado, tocando sólo sus bordes, para prevenir impregnarlas de huellas dactilares. Dos de las lentes tienen una cara plana y la otra cóncava – curvada hacia dentro. Las otras dos lentes son convexas – curvadas hacia fuera – en ambos lados. Coja una lente de cada y colóquelas como se muestra a la derecha. Repítalo con los otros dos oculares.

Paso 12. Coja una mitad del tubo ocular principal (K). Inserte los dos pares de lentes en las ranuras de tamaño apropiado del tubo. Asegúrese de que las caras planas de las lentes apuntan en direcciones opuestas (es decir, hacia los extremos del tubo ocular principal).


Paso 13. Inserte el tope ocular pequeño y redondo (N) en la fina ranura del tubo que se encuentra en la mitad del tubo ocular principal *. Ahora debería tener algo como lo que se muestra en la foto de la derecha.


Paso 14. Una la segunda mitad del tubo ocular principal (K) con la primera mitad (la que acaba de montar), teniendo cuidado de que las lentes y el tope ocular encajan en las ranuras apropiadas de la segunda mitad. Fije las dos mitades con el anillo ocular grande (O), que ha de colocarse en el lado más cercano a las lentes, y uno de los pequeños (P), que ha de colocarse en el otro extremo. Todas las piezas del ocular principal descritas en los pasos 11 a 14 se muestran a la izquierda.


Paso 15. Inserte el ocular completamente en el tubo de enfoque, como se muestra en la siguiente secuencia de fotos:


Puede omitir el tope ocular fino y pequeño en el Paso 13. Omitir el tope producirá un ligero aumento del campo de visión. Pero la esquina quedará irregular y las partes más externas de la imagen puede que no se vean definidas y enfocadas mientras que el resto de la imagen sí.

Montaje de las lentes Barlow y el ocular Galileano

Su Galileoscopio puede usarse en múltiples configuraciones. Con el ocular principal alcanza un aumento de 25x y un campo real de unos 1.5o, la anchura de 3 lunas llenas. Con las piezas auxiliares puede montar una lente Barlow de 2x que doblará el aumento total a 50x pero con el que observará una porción más pequeña de cielo en su campo de visión. O puede también montar un ocular Galileano de 17x. Mientras que el ocular principal (con o sin la lente Barlow) obtiene una imagen invertida, el ocular Galileano produce una imagen del derecho pero un campo de visióń muy pequeño. Puede que encuentre difícil observar con el ocular Galileano, pero le permitirá apreciar lo que Galileo vió con sus propios ojos hace 400 años!


Las lentes Barlow

Paso 16. Busque las dos lentes más pequeñas (Q), con diametros de unos 10 mm (aproximadamente 3/8 de pulgada). Una es delgada en el centro – ambos lados son cóncavos, o curvados hacia adentro. La otra lente tiene un lado plano y el otro convexo (curvado hacia afuera). Junte las piezas como se muestra en la ilustración.


Paso 17. Coloque el par de lentes dentro de la ranura de una de las mitades del tubo ocular auxiliar (L), que es más delgado y tiene una apertura central más pequeña que el tubo ocular principal. Asegúrese de que la lente que es delgada por el centro está mirando el extremo delgado/posterior del tubo, como se muestra a la izquierda.


Paso 18. Junte la segunda mitad del tubo ocular auxiliar a la primera mitad, cuidando que las lentes encajen bien en la ranura de la segunda mitad.


Paso 19. Fije el extremo ancho/superior del tubo con el segundo anillo ocular pequeño (P); ya usó el primer anillo ocular pequeño en el Paso 14.


Paso 20. Introduzca completamente el extremo delgado/posterior del tubo en el extremo delgado del tubo Barlow (R). Deberá tener montado algo como lo que aparece a la izquierda en la siguiente foto.


Paso 21. Introduzca el ocular principal (en la foto de la derecha) hasta que ya no pueda más por el extremo ancho del tubo Barlow . Ahora tendrá algo como lo que se muestra a la derecha.


Paso 22. Introduzca el montaje lente-Barlow-y-ocular-principal en enfoque de su Galileoscopio y disfrute de una aplificación de 50x, suficiente para poder ver con claridad los anillos de Saturno!



El ocular Galileano

Paso 23. Quite el tubo ocular auxiliar del extremo delgado del tubo de Barlow y colóquelo a un lado.


Paso 24. Coloque el capuchón del ocular auxiliar (S) (el objeto de la derecha en la foto a la izquierda) sobre el extremo delgado del tubo ocular auxiliar, mostrado a la derecha.

Paso 25. Inserte el ocular Galileano en el tubo de enfoque del telescopio.


Enfocando el Galileoscopio

Para enfocar el Galileoscopio, deslice el tubo de enfoque hacia adentro o hacia afuera mientras mira por el ocular. Para un ajuste más fino de enfoque será más fácil si gira el tubo de enfoque poco a poco mientras lo desliza hacia adentro o hacia afuera.


Apuntando el Galilesocopio

Mire por encima del tubo, a lo largo de su longitud. El objeto deseado a observar debería alinearse con la punta del poste en la parte trasera y con las puntas de los postes de la parte delantera (dos formando una V invertida), como se indica a la derecha, donde el objetivo simulado es un punto rojo.


Usando el Galileoscopio con un trípode

Porque el telescopio tiene una visión ampliada, la más mínima vibración es como un gran terremoto en el ocular. Incluso a 25x, y especialmente a 50x, el Galileoscopio necesita estar firmemente fijado a algo estable.

Porque el instrumento es tan ligero, un trípode barato para cámaras de fotos – algo que encontrará en la mayoría de las tiendas – debería ser suficiente. El trípode debería tener una cabeza que mueva suavemente el telescopio en altitud (arriba-abajo) y en acimut (izquierda-derecha), para que pueda apuntar el telescopio en cualquier dirección del cielo y pueda hacer pequeños ajustes sin hacer movimientos bruscos.


La tuerca 1/4-20 provista en la parte de abajo del Galileoscopio encajará en culaquier trípode de cámara estándar. Si planea usar el Galilesocopio estando de pie – sentado en una silla estará más cómodo! - le recomendamos ajustarlo a un trípode que se pueda alargar a una altura de al menos 150 cm (60 pulgadas). Si no, tendrá dificultades para colocar su cabeza debajo del ocular cuando el telescopio apunta al cielo.


Piezas adicionales

Porque el Galileoscopio tiene un tubo de enfoque de 31.75 mm (o 1.25 pulgadas) de diámetro, acepta cualquier tubo de enfoque comercial de 31.75 mm – el tipo más común. Pero porque el tubo de enfoque está sujeto por fricción, en lugar de con un engranaje u otro mecanismo, sólo oculares relativamente pequeños y ligeros son apropiados para usar con el Galileoscopio. Muchas de estas piezas están disponibles en el mercado de astronomía amateur, ofreciendo la opción de distintas combinaciones de aumento y campo de visión.


Diagonal estelar

El Galileoscopio está diseñando para una visión en línea recta (a lo largo del telescopio). No tiene suficiente enfoque que permita el uso de una diagonal estelar, un accesorio común que va entre el telescopio y el ocular y le permite evitar tener que estirar el cuello cuando observa objetos celestes a mucha altura. Como se ha indicado antes en el texto, le recomendamos que se siente en una silla con el telescopio en un trípode extensible. De esa forma, observando objetos altos en el cielo será confortable sin una diagonal.


Más información

Visite www.galileoscope.org para las últimas noticias y para descargar guías de observación gratuitas y actividades educacionales.


Fuente

  • Guía de Observación con el Galileoscopio. Stephen M. Pompea and Robert T. Sparks.National Optical Astronomy Observatory Tucson, Arizona USA version 1.31
  • http://www.galileoscope.org