Saltar a: navegación, buscar

Herpes simple

Herpes simple
Información sobre la plantilla
Herpes simple1.jpg
Clasificación:Transmitible
Forma de propagación:Contacto sexual (HVS-2)
Vacuna:Aciclovir

El herpes simple es una infección que afecta principalmente la boca o el área genital.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Existen dos cepas diferentes del virus del herpes simple.

El virus del herpes simple tipo 1 (HVS-1)

El HVS-1 usualmente está asociado con las infecciones de los labios, la boca y la cara. Es el herpes simple más común y se adquiere usualmente durante la niñez. Con frecuencia, causa lesiones dentro de la boca como herpes labial (ampollas febriles) y se trasmite por contacto con saliva infectada. Hasta el 90% de las personas desarrollan anticuerpos contra el HSV-1 en la adultez.

El virus del herpes simple tipo 2 (HVS-2)

El HVS-2 se transmite por contacto sexual y sus síntomas abarcan úlceras o llagas en los genitales. Además de las lesiones orales y genitales, el virus también puede llevar a complicaciones, como meningoencefalitis (infección del revestimiento del cerebro y del cerebro mismo) o causar infección ocular (en particular la conjuntiva y la córnea). Sin embargo, algunas personas pueden tener este virus pero no mostrar los síntomas. Hasta el 20 al 30% de los adultos en los Estados Unidos presentan anticuerpos contra este virus. La infección cruzada de los virus tipo 1 y 2 puede ocurrir a causa del sexo urogenital.

Factores de riesgo

Una infección de un dedo de la mano, llamada panadizo herpético, es otro tipo de infección por herpes que, por lo general, afecta a los médicos (debido a que están expuestos a las secreciones bucales durante los procedimientos) y, algunas veces, a los niños más pequeños.

El virus del herpes puede también infectar al feto causándole anomalías congénitas e igualmente se puede trasmitir a un recién nacido durante el parto vaginal, si la madre está infectada con dicho virus, en especial si la madre tiene infección activa en dicho momento.

Sin embargo, el virus se puede trasmitir incluso cuando no hay presencia de síntomas o lesiones visibles.

Síntomas

  • Úlceras bucales
  • Lesiones genitales (masculinas) que pueden estar precedidas por sensación de ardor u hormigueo
  • Lesiones genitales (femeninas) que pueden estar precedidas por sensación de ardor u hormigueo
  • Ampollas o úlceras, más frecuentes en la boca, labios, encías o genitales
  • Ampollas febriles
  • Fiebre que puede presentarse especialmente en el primer episodio
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos del cuello o de la ingle

Signos y exámenes

En muchos casos, la apariencia física de las lesiones es altamente indicativa del diagnóstico de infecciones por herpes simple; sin embargo, se pueden realizar algunos exámenes para establecer un diagnóstico definitivo. Entre ellos están:

  • Examen de sangre
  • Cultivo viral de la lesión
  • Examen de Tzanck
  • Prueba directa de anticuerpos fluorescentes (DFA, por sus siglas en inglés).

Tratamiento

Algunos casos son relativamente leves y pueden no requerir tratamiento. En los casos prolongados o severos así como en personas inmunosuprimidas o que tienen recurrencias frecuentes, se pueden usar medicamentos antivirales como Aciclovir.

En personas con más de 6 recurrencias de herpes genital por año se puede suministrar medicamentos antivirales de uso crónico para reducirlas.

Los grupos de apoyo y el servicio de citas y encuentros con personas que tengan el mismo problema están disponibles para las personas con herpes genital.

Las lesiones orales o genitales generalmente sanan por sí solas en un lapso de entre 7 y 10 días, a menos que la persona presente una condición subyacente que debilite su sistema inmune, caso en el cual la infección puede ser más severa y durar mucho más tiempo.

Una vez que la persona ha sido infectada, el virus se disemina a las células nerviosas y permanece en el organismo por el resto de su vida. El virus se puede reactivar y ocasionar síntomas o brotes en forma intermitente. Las recurrencias se pueden precipitar a causa de la sobreexposición a los rayos del sol, por fiebre, por estrés, enfermedades agudas y medicamentos o condiciones que debiliten el sistema inmune (como cáncer, VIH/SIDA y el uso de corticosteroides).

Complicaciones

  • Meningitis]]
  • Encefalitis
  • Eccema herpetiforme (herpes disperso a través de la piel)
  • Infección de los ojos, queratoconjuntivitis
  • Infección prolongada y severa en personas inmunosuprimidas
  • Neumonía
  • Infección de la tráquea

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas similares a los de la infección del herpes, ya que muchas condiciones diferentes pueden causar lesiones semejantes (particularmente en el área genital). De igual forma, si se tiene antecedentes de la infección o si se han desarrollado lesiones similares que no se resuelven entre 7 y 10 días o si se presenta una condición que debilite el sistema inmune.

Prevención

La prevención es difícil, ya que el virus puede diseminarse a otras personas cuando la persona infectada no tiene evidencia de un brote en el momento; sin embargo, evitar el contacto directo con una lesión abierta reduce el riesgo de la infección.

Las personas que presentan herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen lesiones activas y pueden reducir el riesgo de infección con un comportamiento sexual más seguro que incluya el uso de condones.

Las personas con lesiones por herpes activas deben evitar el contacto con recién nacidos, con niños con eccema o con individuos inmunosuprimidos, ya que estos grupos presentan un riesgo más alto de contraer enfermedades más severas.

Para las mujeres embarazadas que presenten infección por herpes simple activa en el momento del parto, es recomendable practicar un parto por cesárea para disminuir el riesgo de infección al recién nacido.

Fuente

Enciclopedia Médica en Español