Saltar a: navegación, buscar

Hidrosfera

Hidrosfera
Información sobre la plantilla
Hidrosfera.jpg
Concepto:Capa de agua que de forma discontinua cubre la superficie terrestre. Esta se encuentra fundamentalmente en los océanos y mares (97,%), en los glaciares (2,5%) y en los cuerpos acuáticos terrestres como los ríos , los lagos y las aguas subterráneas (apenas un 1%). De este gran total solamente el 0,07% es utilizable para el consumo, de ahí la imperiosa necesidad de su uso racional. En la imagen se observa el océano Índico en las costas de las islas Seychelles.

Hidrosfera. Corresponde a la gran masa de agua que forma parte del planeta, y cubre las tres cuartas partes de la tierra. Ella es la base para el desarrollo de los seres vivos sobre el planeta, tanto así que existen evidencias de que la vida se originó en el agua.

El medio acuático proporciona facilidades para la vida a los organismos y también retos que éstos deben solucionar. En el agua es más fácil mantener la forma del cuerpo y se dan condiciones de temperatura relativamente estables, pero supone también dificultades osmóticas por las diferentes concentraciones salinas, además de los problemas que los animales acuáticos deben solucionar para obtener el oxígeno necesario para la respiración.

Introducción

La hidrosfera o hidrósfera (del griego υδρός hydros: agua y σφαιρα sphaira: esfera) refiere en las Ciencias de la Tierra el sistema material formado por el agua que se encuentra bajo, y sobre la superficie de la Tierra.

Dentro de la superficie terrestre, las tres cuartas partes de las aguas, corresponden a los mares y océanos. Estos mares y océanos, junto con las aguas continentales, que son originadas por el agua de lluvia (ríos, lagos, aguas congeladas y subterráneas, y la contenida en la atmósfera en forma de vapor) conforman la hidrosfera.

En la hidrosfera el agua se reparte entre varios compartimentos que en orden de mayor a menor según su volumen:

  • Los glaciares cubren parte del espacio continental. Sobre todo los dos casquetes glaciares de Groenlandia y la Antártida, pero también glaciares de montaña y volcán, de menor extensión y espesor, en todas las latitudes.
  • La escorrentía superficial, un sistema muy dinámico formado por ríos y lagos.
  • El agua subterránea, que se encuentra embebida en rocas porosas de manera más o menos universal.
  • En la atmósfera en forma de nubes.
  • En la biosfera, formando parte de plantas, animales y seres humanos

El agua migra de unos a otros compartimentos por procesos de cambio de estado y de transporte que en conjunto configuran el ciclo hidrológico o ciclo del agua.

La Tierra es el único planeta en nuestro Sistema Solar en el que está presente de manera continuada el agua líquida, cubriendo el 71 % de su superficie.

La masa total de la hidrosfera es aproximadamente 1,4×1021 kg.

Formación

Cuando la Tierra se fue formando, hace unos 4600 millones de años, las altas temperaturas hacían que toda el agua estuviera en forma de vapor. Al enfriarse por debajo del punto de ebullición del agua, gigantescas precipitaciones llenaron de agua las partes más bajas de la superficie formando los océanos. Se calcula que unas decenas o cientos de millones de años después de su formación ya existirían los océanos.

Composición

La hidrosfera está constituida por las aguas totales de la Tierra en sus tres estados:

  1. Líquido, como las de océanos (Pacífico, Atlántico, Índico y Glacial Ártico) mares, ríos, lagos, arroyos y aguas subterráneas.
  2. Sólido en los casquetes polares de la Antártida y el Ártico, y en los glaciares (ríos de hielo originados por nevadas acumuladas en cavidades que se va comprimiendo por su peso, con desplazamiento muy lento)
  3. En estado gaseoso, se encuentra en la atmósfera, como vapor de agua. Las aguas continentales son transitorias, pues su destino es ir al mar.

Dentro de la hidrosfera, los mares y océanos, que constituyen la masa de aguas saladas, representan el 93,9 % de las aguas, siendo la máxima fuente de vapor de agua contenida en la atmósfera. Las aguas dulces ocupan el 6,1 % de las aguas ((ríos, lagos, hielos aguas subterráneas) y también son fuente, aunque en menor medida, del vapor de la atmósfera.

La hidrosfera incluye los océanos, mares, ríos, lagos, agua subterránea, el hielo y la nieve. Los océanos cubren aproximadamente dos terceras partes de la superficie terrestre, con una profundidad promedio de 3,5 km, lo que representa el 97 % del total de la tercera parte del agua del planeta. En ellos se han encontrado al menos 77 elementos, siendo con mucho los más importantes el sodio y el cloro, que junto con el magnesio y el bromo, son de los pocos que se explotan comercialmente a partir del agua de mar. En la actualidad, se supone que prácticamente todos los elementos están presentes en los océanos.

Aunque propiamente no del agua de mar, sino debajo de ella, del lecho marino del Pacífico central, cerca de las islas de Hawái, se han iniciado las investigaciones para extraer nódulos de manganeso, Mn (del tamaño de una pelota de golf o una papa pequeña). Estos nódulos son una fuente renovable de minerales, ya que se forman a partir del manto al ritmo de entre 6 y 10 toneladas al año y contienen principalmente Mn y hierro, además de cantidades pequeñas de níquel, cobre, cobalto, zinc, cromo, uranio, wolframio y plomo.

El agua dulce representa 3 % del total y de esta cantidad aproximadamente.

Distribución del agua en la Tierra.

Casi la totalidad del agua se encuentra en los mares y océanos en forma de agua salada. De las aguas dulces la mayor parte está en forma de hielo y en aguas subterráneas. El agua situada sobre los continentes y la que está en la atmósfera son las cantidades proporcionalmente menores, aunque su importancia biológica es grande.

Distribución del agua Extensión
Agua líquida oceánica 1322·106 km3
Agua sólida oceánica 26·106 km3
Epicontinentales1 225 000 km3
En la atmósfera 12 000 km3
Aguas subterráneas2 2-8 ·106 km3
  1. En las aguas epicontinentales se incluyen el mar Caspio, el Aral y el mar Muerto, además de lagos, ríos, etc.
  2. Se da una de las muchas estimaciones que se suelen hacer para estas aguas, porque calcular su cantidad es muy difícil.

Aguas oceánicas

Los océanos han sido divididos -de manera convencional y utilizando un criterio geográfico que en realidad no existe- en Océano Glacial Ártico, Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Indico y Océano, Glacial Antártico.

Desde su formación hace casi 4000 millones de años los océanos contienen la mayor parte del agua líquida de nuestro planeta. Entender su funcionamiento es muy importante para comprender el clima y para explicar la diversidad de vida que hay en nuestro planeta.

Mares

Los términos mar y océano se emplean a menudo como sinónimos para referirse a las extensiones de agua salada; el mar es una masa de agua sustancialmente menor que un océano.

Los mares son, por otra parte, porciones determinadas en los océanos; tienen dimensiones menores que éstos y, según sus características, han recibido diferentes nombres, aunque tal nomenclatura es completamente arbitraria. Los mares se pueden clasificar en tres grandes grupos: mares cerrados o interiores, mares litorales, y mares continentales.

Aguas continentales

Las aguas continentales (agua dulce) se pueden clasificar en: Lénticas (lagos, pantanos, embalses, etc.), lóticas (arroyos torrenteras, ríos, etc.) y freáticas (o aguas subterráneas).

De la atmósfera, el agua cae como lluvia y baja sobre los prados y los campos, nutre las cosechas y la fruta, y corre por los troncos y ramas de las plantas y árboles.

Al encontrar grietas en las rocas y el suelo, el agua penetra hacia adentro de la tierra, formando los ríos subterráneos que llenan los pozos; a veces sale en pequeñas cascadas o manantiales. A este proceso se le llama El Ciclo Hidrológico

Aguas subterraneas o Freáticas

El agua subterránea se acumula en capas de tierra, arena y rocas conocidas como acuíferos. La velocidad a la que el agua se mueve depende del tamaño de los espacios en las capas y de la conexión entre éstos. Los acuíferos consisten típicamente de gravilla, arena, arenilla y piedra caliza. Estos materiales son permeables porque tienen poros grandes que permiten que el agua fluya con mayor rapidez.

El agua subterránea se encuentra debajo del suelo entre grietas y espacios que hay en la tierra, incluyendo arena y piedras. El área donde se acumula el agua en las grietas se llama la zona saturada. La parte de arriba de esta área se le conoce como el nivel freático. El nivel freático puede encontrarse a un pie del suelo como a cientos de pies debajo de la superficie.

Aguas lénticas o lacustres

Un lago o laguna puede definirse, desde el punto de vista químico, como una disolución nutritiva de sales, iones y elementos que influyen de forma decisiva en la composición de las biocenosis. De forma recíproca, esta disolución se modifica continuamente debido a captaciones de agua, excreciones y descomposición de organismos.

Prácticamente todos los bioelementos conocidos pueden encontrarse en el agua, si bien algunos, y bajo condiciones normales, se encuentran en concentraciones muy bajas, como el nitrógeno y fósforo, salvo cuando por intervención humana incrementan considerablemente sus niveles de contaminación, disminuyendo la vida en los lagos, debido a la desaparición del oxígeno y otros bioelementos necesarios para la vida acuática.

La densidad del agua dulce es 775 veces mayor que la del aire, por lo que las adaptaciones de animales y vegetales a este nuevo medio son espectaculares. Así, por ejemplo, los tejidos de sostén de los organismos vegetales se hallan considerablemente reducidos, comparándolos con los de las plantas terrestres.

Aguas corrientes o lóticas

Los aspectos hidrológicos de una determinada zona suelen clasificarse según la energía cinética de las aguas. Las aguas corrientes (más o menos rápidas, pero en continuo movimiento) se denominan aguas lóticas y son las que discurren por los cauces de ríos, arroyos, torrentes, etc. Por el contrario, se llaman aguas lénticas a aquéllas que se remansan y constituyen humedales, bien naturales, como las lagunas o, bien de origen antrópico, como los embalses.

Ciclo del agua

Ciclo del agua
En la atmósfera, con la ayuda del aire y del Sol, el vapor de agua se convierte en humedad, niebla, neblina, rocío, escarcha y nubes. Y como nieve sobre las montañas, o como lluvia o granizo en los valles, se escurre en la tierra, donde la recogen los ríos; y de los ríos va al mar. El mar retiene la sal del agua (que recogió del suelo, la tierra y las rocas que se encontraban en los lugares por donde pasa el río) y la envía a la atmósfera, como

agua pura en forma de vapor

Erosión y desertización

La tala de es la primera causa de inundaciones.

También en otros países. Las capas superficiales más fértiles del suelo "desaparecen" del lugar por la erosión causada por las lluvias, los vientos y las aguas de inundación de los ríos. En el futuro, en esas grandes extensiones de tierra no se podrá cultivar.

Ver también

Fuentes

Enlaces externos