Saltar a: navegación, buscar

Hipertensión arterial

(Redirigido desde «Hipertensión»)
Hipertensión Arterial
Información sobre la plantilla
HTA.jpg
Enfermedad producida por la elevación de forma crónica de los valores de tensión arterial por encima de lo establecido como normal.
Clasificación:Enfermedad cardiovascular

La Hipertensión Arterial, tambien conocida por sus siglas: HTA, es la enfermedad producida por la elevación de forma crónica de los valores de tensión arterial por encima de lo establecido como normal.

Descripción

El corazón bombea sangre a través de una red de arterias, venas y capilares. La sangre en movimiento empuja contra las paredes de las arterias y esta fuerza se mide como presión arterial. Hipertensión es un término empleado para describir la presión arterial alta de formsa crónica. Se dice que la tensión arterial es alta cuando supera las cifras de 140/90 mmHg en tres tomas consecutivas con 6 horas de defirencia entre ellas.

La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo cardiovascular. Se la conoce como 'la asesina silenciosa', porque en la mayoría de casos no presenta síntomas, por lo que se pueden llegar a desarrollar problemas cardiacos o renales sin ser conscientes de padecer hipertensión. Sin tratamiento, la presión arterial alta aumenta apreciablemente el riesgo de un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

Factores de riesgo

Se sabe que hay condicionantes que aumentan la probabilidad de desarrollar hipertensión arterial, como son:

  • Antecedentes familiares de hipertensión.
  • Raza afroamericana: Los afroamericanos tienen una mayor incidencia de hipertensión arterial que los blancos, y la enfermedad suele aparecer a menor edad y ser más grave.
  • Sexo masculino: El hombre es más propenso a la HTA. En las mujeres el riesgo es mayor después de los 55 años.
  • Edad mayor de 60 años: Los vasos sanguíneos se debilitan con los años y pierden su elasticidad.
  • Estrés: Según algunos estudios, el estrés, la ira, la hostilidad y otras características de la personalidad contribuyen a la hipertensión, pero los resultados no han sido siempre uniformes. Los factores emocionales muy probablemente contribuyan al riesgo de ciertas personas que presentan otros factores de riesgo de hipertensión.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Hábito de fumar: El cigarrillo daña los vasos sanguíneos.
  • Uso anticonceptivos orales: Las mujeres que fuman y usan anticonceptivos orales aumentan considerablemente su riesgo.
  • Alimentación: alta en grasas saturadas y en sodio.
  • Consumo de alcohol: Según los expertos, el consumo moderado es un promedio de una o dos bebidas por día para los hombres y de una bebida por día para las mujeres. Una bebida se define como 1,5 onzas líquidas (44 ml) de bebidas espirituosas de una graduación alcohólica de 40° (80 proof) (p. ej. whisky americano o escocés, vodka, ginebra, etc.), 1 onza líquida (30 ml) de bebidas espirituosas de una graduación alcohólica de 50° (100 proof), 4 onzas líquidas (118 ml) de vino o 12 onzas líquidas (355 ml) de cerveza.
  • Sedentarismo: Es físicamente inactiva.
  • Diabétes Mellitus

Causas

La mayor parte de las veces no hay una causa concreta desencadenante de hipertensión, por lo que se denomina hipertensión primaria o esencial. El 90% de los hipertensos serían de este grupo. Sin embargo, existen un gran número de trastornos asociados al desarrollo de hipertensión, por lo cual esta adquiere en estos casos, la denominación de hipertensión secundaria.

Causas de hipertensión secundaria

Renales

Las causas renales (2,5-6%) de la hipertensión incluyen las enfermedades del parénquima renal y enfermedades vasculares renales, como las siguientes:

  • Enfermedad renal poliquística
  • Enfermedad renal crónica
  • Tumores productores de renina
  • El síndrome de Liddle
  • Estenosis de la arteria renal
  • hipertensión renovascular produce el 1,2-4 por ciento de los casos.Esta se ha reconocido cada vez más como una causa importante de hipertensión clínicamente atípica y como una enfermedad renal crónica.

Vasculares

  • Coartación de aorta
  • Vasculitis
  • Enfermedades vasculares del colágeno.

Endocrinas

Representan el 1-2 por ciento. Están determinadas por desequilibrios hormonales exógenos o endógenos.

Desequilibrios Exógenos
  • Uso de anticonceptivos orales: La activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona es el mecanismo probable, porque la síntesis hepática del angiotensinógeno es inducida por el componente de estrógeno de los anticoncetivos orales. Aproximadamente el 5 por ciento de las mujeres que toman anticonceptivos orales pueden desarrollar hipertensión.
  • Uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Pueden tener efectos adversos sobre la tensión arterial. Estos fármacos bloquean tanto la ciclooxigenasa-1 (COX-1) como las enzimas COX-2. La inhibición de la COX-2 puede inhibir su efecto natriurético que, a su vez, aumenta la retención de sodio. Los antiinflamatorios no esteroideos también inhiben los efectos vasodilatadores de las prostaglandinas y la producción de factores vasoconstrictores, es decir, la endotelina-1. Estos efectos pueden contribuir a la inducción de la hipertensión en un paciente con hipertensión controlada o normotenso.
Desequilibrios Endógenos
  • Hiperaldosteronismo primario
  • El síndrome de Cushing
  • Feocromocitoma
  • Hiperplasia suprarrenal congénita

Neurogénicas

  • Tumores cerebrales
  • Poliomielitis bulbar
  • Hipertensión intracraneal

Drogas y toxinas

  • Alcohol
  • Cocaína
  • Ciclosporina, tacrolimus
  • Eritropoyetina
  • Medicaciones adrenérgicas
  • Descongestionantes que contienen efedrina
  • Remedios a base de hierbas que contienen regaliz
  • Nicotina

Otras causas

  • Hipertiroidismo e hipotiroidismo
  • Hipercalcemia
  • Hiperparatiroidismo
  • Acromegalia
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Hipertensión inducida por el embarazo

Síntomas

La mayor parte del tiempo, no hay síntomas. En la mayoría de las personas, la hipertensión arterial se detecta cuando van al médico o se la hacen medir en otra parte.

Debido a que no hay ningún síntoma, las personas pueden desarrollar cardiopatía y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial.

Si usted tiene un dolor de cabeza fuerte, náuseas o vómitos, confusión, cambios en la visión o sangrado nasal, puede tener una forma grave y peligrosa de hipertensión arterial llamada hipertensión maligna.

Diagnóstico

El médico medirá la presión arterial varias veces antes de diagnosticarle hipertensión arterial. Es normal que su presión arterial sea distinta según la hora del día.

Todos los adultos deben hacerse revisar la presión arterial cada 1 o 2 años si ésta fue menor de 120/80 mmHg en la lectura más reciente.

Si usted tiene presión arterial alta, diabetes, cardiopatía, problemas renales o algunas otras afecciones, hágase revisar la presión arterial con mayor frecuencia, por lo menos una vez al año.

Las lecturas de la presión arterial que usted se toma en su casa pueden ser una mejor medida de su presión arterial habitual que las que se toman en el consultorio médico.

Cerciórese de conseguir un tensiómetro casero de buen ajuste y de buena calidad. Debe tener el manguito del tamaño apropiado y un lector digital.

Practique con el médico o la enfermera para verificar que esté tomando su presión arterial correctamente.

Lleve el tensiómetro casero a sus citas con el médico para que él pueda verificar que está funcionando correctamente.

El médico llevará a cabo un examen físico para buscar signos de cardiopatía, daño en los ojos y otros cambios en el cuerpo.

Exámenes Complementarios

  • Lipidograma: buscando niveles altos de colesterol.
  • Electrocardiograma: permite evaluar evaluar la función del corazón desde el punto de vista eléctrico, asçi como determinar si existe alguna cardiopatía.
  • Ecocardiograma: permite conocer el funcionamiento del corazón desde el punto de vista mecánico. Tambien permite definir si existe una cardiopatía.
  • Pruebas de función renal: permiten conocer si existe alguna afectación de la función renal.
  • Ultrasonido renal: permite conocer las características morfológicas del riñón para determinar si existe alguna anomalía en ellos.

Tratamiento

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable.

El primer plan de acción generalmente implica una modificación del estilo de vida:

  • Reduce el peso corporal si tienes sobrepeso.
  • Reduce el consumo de sal a 4-6 gramos al día; consume menos productos preparados y en conserva, y no emplees demasiada sal en la preparación de los alimentos. No obstante, existen pacientes que no responden a la restricción salina.
  • Reduce la ingesta de alcohol, que en las mujeres debe ser inferior a 140 gramos a la semana y en los hombres inferior a 210 gramos.
  • Realiza ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.
  • Reduce el consumo de café y no consumas más de 2-3 cafés al día.
  • Consume alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.
  • Abandona el hábito de fumar.
  • Sigue una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados y pobre en grasas saturadas.

Además de las medidas recomendadas, el hipertenso dispone de una amplia variedad de fármacos que le permiten controlar la enfermedad. El tratamiento debe ser siempre individualizado. Para la elección del fármaco, hay que considerar factores como la edad y el sexo del paciente, el grado de hipertensión, la presencia de otros trastornos (como diabetes o valores elevados de colesterol), los efectos secundarios y el coste de los fármacos y las pruebas necesarias para controlar su seguridad. Habitualmente los pacientes toleran bien los fármacos, pero cualquier fármaco antihipertensivo puede provocar efectos secundarios, de modo que si éstos aparecen, se debería informar de ello al médico para que ajuste la dosis o cambie el tratamiento.

Complicaciones

Las complicaciones mortales o no de la HTA se relacionan de modo muy directo con la cuantía del aumento de la tensión arterial y el tiempo de evolución. Por este motivo, la mejor manera de prevenirlas es establecer el diagnóstico precoz de la hipertensión.

Pronóstico

La mayoría de las veces, la presión arterial alta se puede controlar con medicamentos y cambios en el estilo de vida. Cuando la presión arterial no está bien controlada, usted está en riesgo de:

  • Sangrado de la aorta, el vaso sanguíneo grande que irriga el abdomen, la pelvis y las piernas
  • Enfermedad renal crónica
  • Ataque al corazón e insuficiencia cardíaca
  • Riego sanguíneo deficiente a las piernas
  • Problemas con la visión
  • Accidente cerebrovascular

Fuentes