Imagen plástica

De EcuRed
Imagen plástica
Información sobre la plantilla
Concepto:Sistema formal sensorialmente perceptible que está estructurado por elementos ópticos que han sido organizados de acuerdo a determinadas leyes que los cohesiona para crear un todo único y en el que prima determinada autonomía. De esta forma la imagen plástica llega a ser una forma que denota la existencia de un algo.

Imagen plástica. Sistema formal sensorialmente perceptible que está estructurado por elementos ópticos que han sido organizados de acuerdo a determinadas leyes que los cohesiona para crear un todo único y en el que prima determinada autonomía.

Contenido

Generalidades

El hombre percibe imágenes o representaciones del entorno en que se desarrolla y evoluciona. Estas pueden ser de los tipos acústicas, ópticas, eidéticas, no eidéticas, afectivas y volitivas; todas ellas han sido aprovechadas por el hombre para crear sus productos artísticos.

Se conoce por imagen a las representaciones, reproducciones y recreaciones del aspecto exterior de los objetos y fenómenos de la realidad. En el arte realista la representación de la imagen no se reduce a la mera réplica de las formas materiales percibidas sensualmente, pues por medio de la generalización y tipificación las convierte en expresión de la esencia de los objetos. Por su parte, en el arte no realista la imagen plástica es siempre una categoría que, aunque presente en ella determinadas asociaciones o referentes de la realidad, depende en mayor grado de la imaginación y del mundo interior que el artista vertió en su realización.

Toda realización plástica es el resultado del proceso de creación, en el que el artista a través de la búsqueda y adecuación de los materiales, las técnicas y la organización, transforma la materia para plasmar en ella sus impresiones sensoriales, fantásticas y miméticas de la realidad. El acto de creación de imágenes artísticas supone siempre la fusión de la experiencia, la aptitud artística y el talento artístico. En toda imagen plástica coexisten armónicamente las categorías contenido y forma.

Contenido y forma

Toda apreciación de la imagen plástica siempre se enfoca hacia dos aspectos: los conceptuales (contenido, idea) y los formales (la forma).

Contenido

El contenido en la obra de arte es el fundamento de ideas que esta contiene. Este fundamento es vertido por el autor en virtud de transmitir un conjunto de significados. En toda obra de arte aunque se nos muestre tácitamente su contenido y nos haga evidente en ella la expresión de ideas políticas, morales, filosóficas, etc.; la idea como soporte del contenido en el arte, siempre se eleva a un plano superior, al plano estético.

Forma

El artista modela con materiales la forma. La forma es el elemento que posibilita la contención y exteriorización del contenido. El que un artista tome el barro, mármol o la madera, ya supone no sólo la preferencia por un material, o el dominio de una técnica; supone además el acto –por parte del artífice- de saber escoger qué material puede hacer vibrar con fuerza mayor el contenido de su obra.

Cada material posee cualidades plásticas que lo caracterizan, estas deben y tienen que ser consideradas por todo artífice antes de realizar su creación. Una misma pieza fundida en bronce o tallada en madera puede transmitir un significado totalmente distinto; pues cada forma adquiere una expresividad artística en relación directa con el material usado para su confección. La expresión formal en una obra plástica es el resultado de la conjugación del tema, las ideas, la expresión, las posibilidades de los materiales, así como de la ingeniosidad y talento con que el artista la ha trabajado integralmente.

Imagen plástica y valoración

Valorar es rendir tributo y valía a toda obra creada. Al valorar una obra artística no sólo estamos reconociendo el valor de la creación, o la genialidad de su creador, estamos además profesando nuestra condición racional.

Cada obra es el manifiesto de las ideas que el artista vertió en ella, ese manifiesto nunca se da de manera asimilada totalmente; de modo que, sólo mediante el acto de la valoración, podemos determinar cuanto contiene en realidad la creación.

El acto de valorar una obra, suele normalmente confundirse con la mera descripción de esta. Sin embargo, el término valoración artística o apreciación va mucho más allá de la narración de lo visto; va hacia la búsqueda profunda de todo cuanto la obra nos pueda aportar la visualidad, va hacia la comprensión totalitaria del fenómeno artístico, tratando de develar mediante esa comprensión integral, las relaciones intrínsecas del proceso creativo. De esta forma, el acto de valorar se convierte en otro modo de crear.

En toda valoración o apreciación artística, el planteamiento intelectual que el propio proceso plantea, excluye al espectador de una actitud pasiva ante la obra. Es el estado activo del pensamiento del observador el que posibilita constantemente el que él se plantee interrogantes sobre la obra: su tema, autor, género y el que favorecen además en él, la búsqueda de respuestas a tales interrogantes. Sólo cuando se hallen la mayor cantidad de respuestas a las incógnitas que toda visualización genere, el disfrute y deleite de la creación será mayor.

Imagen plástica y apreciación

Cada obra de arte tiene un peculiar modo de ser apreciada. La apreciación de las artes plásticas depende del análisis de los factores formales y conceptuales vertidos en la creación. Debemos saber además que cuanto mayor sea el conocimiento que tengamos de una obra; cuanto más sepamos de ella; más profunda será nuestra apreciación y mayor será el disfrute estético.

Apreciar una obra artística presupone, ineludiblemente, varios momentos de acercamiento a esta. Nuestros conocimientos sobre una creación serán más profundos, cuanto más tiempo dediquemos a las sesiones de observación; pues cada aproximación a la obra propiciará nuevas visiones, las que nos permitirán descubrir nuevos matices formales y conceptuales antes no percibidos.

Por otra parte, no todos los elementos se evidencian con igual fuerza en todas las obras plásticas. Por ejemplo, puede ser que una obra prescinda del color o que el artista haga sentir con más fuerza la presencia de cierta ley o principio. La variedad de herramientas compositivas que los artistas poseen para crear en el campo de lo visual son variadísimas y de hecho resultaría imposible el hallar una obra que haga uso de todas ellas. De ahí se desprende la necesidad de saber seleccionar con rigor y acertadamente los principios y leyes que con más fuerza o énfasis se presentan en la misma.

Para realizar una apreciación artística el observador deberá referirse a estas tres etapas:

Análisis de los elementos extra-artísticos

Ubicar temporalmente la obra, su procedencia, su autor, los antecedentes, las características de la época en que se elaboró, la temática, el género, las principales ideas que expone su autor, la filiación filosófica o política del autor o predominante en la época, el grado de conservación, etc.

Valoración

  • Analizar el grado de contemporaneidad de la obra, el valor social de su contenido, la calidad estética de la misma, valorar la obra de arte como portadora de ideas religiosas, morales, políticas, de estatus, etc.

Fuentes

  • Wikipedia
  • Morriña, Oscar. Artes Visuales: Dinámica texto imagen. 2007.