Saltar a: navegación, buscar

Intestinos

Intestinos
Información sobre la plantilla
Intestinos-humano.jpg

Intestinos. (del latín intestinus y del griego enteron) es la parte visceral tubular del tubo digestivo que se extiende desde el estómago hasta el ano, situada en la cavidad abdominal. Se divide en dos segmentos: Intestino delgado e Intestino grueso.

Intestino delgado

Instentino delgado

Mide entre 5 y 7 metros, pudiendo llegar a los 8 metros. Se divide en tres partes: duodeno (0,26 m), yeyuno (2,5 m) e íleon (3,5 m).

  • El intestino delgado es la porción del tubo digestivo más larga, acomodándose en el centro del abdomen y ocupando prácticamente toda la cavidad abdominal. Mide casi 6 metros y en él se lleva a cabo la parte más importante de la digestión, la absorción de las sustancias nutritivas de los alimentos. Tiene un superficie con un aspecto aterciopelado debido a las vellosidades intestinales. Estas vellosidades tienen como misión fundamental aumentar la superficie de contacto entre las sustancias nutritivas y las células de la superficie del intestino, que son las encargadas de absorberlos.
  • En la primera porción del intestino delgado (duodeno), se vierten las bilis y el jugo pancreático, que juegan un papel muy importante en la digestión y absorción de alimentos. La bilis ayuda a disolver las grasas de los alimentos para que puedan absorberse. Para poder hacer todo ello, el intestino delgado tiene que hacer avanzar de forma adecuada su contenido, para que tengan tiempo suficiente de producirse todos estos procesos, pero también tiene que hacerlos progresar para que no se acumulen.
  • Estos movimientos se producen con un patrón secuencial muy regular a lo largo del día y hacen que los alimentos recorran todo el intestino delgado en unas dos horas. Una vez realizado todo este recorrido, los restos que no se han podido absorber pasan al intestino grueso.

Intestino grueso

Instentino grueso

Mide entre 1 y 1,5 metros. Aquí se extraen los nutrientes de los alimentos. El intestino grueso, también llamado colon, tiene forma de U invertida y se sitúa rodeando por delante al intestino delgado, terminando en el ano. Mide 1,5 m aproximadamente y es más ancho que el intestino delgado, unos 8 cm de diámetro en su parte inicial y 2,5 cm de diámetro en la parte final.

  • En el intestino grueso se produce la parte final de la digestión. La primera mitad del colon contiene abundantes bacterias que forman la flora intestinal. Esta flora es capaz de fermentar los residuos que no han podido digerirse, obteniendo de ello sustancias aprovechables.
  • Además, a lo largo del intestino grueso se absorbe una gran cantidad de agua, de forma, que los residuos de las que no se pueden obtener sustancias nutritivas quedan deshidratados formando heces.
  • La segunda mitad del intestino grueso tiene como misión acumular las heces para retrasar la necesidad de expulsarlas. Varias veces al día se producen contracciones secuenciales muy potentes que hacen avanzar las heces. Cuando estas heces llegan al recto, la parte final del intestino grueso, nos evoca la sensación de ganas de evacuar.
  • El recto tiene forma de saco y con la ayuda del ano, que está continuamente cerrado, ayuda a retrasar el momento de la defecación hasta que sea conveniente.

Véase también

Fuentes