Saltar a: navegación, buscar

Intoxicación

Intoxicación
Información sobre la plantilla
Intoxicaciones.jpg

Una intoxicación es la entrada de un tóxico en el cuerpo en cantidad suficiente como para producir un daño.

Entendemos por tóxico aquella sustancia que cuando se encuentra en una determinada concentración en el organismo de los seres vivos provoca un daño. No se debe confundir una intoxicación con una reacción alérgica, ya que ésta va a depender de una reacción exagerada del organismo ante un agente que no necesariamente es dañino.

El grado de intoxicación dependerá tanto de la cantidad de veneno/tóxico ingerido como de las características propias de la persona (edad, peso, obesidad…).

La mayoría de las veces las intoxicaciones ocurren por accidente, sin embargo, una actuación rápida puede llegar a salvar la vida. Si se sospecha de una intoxicación, no hay que esperar a que aparezcan los síntomas, sino tomar medidas activas.

Causas y tipos de intoxicación

Según la vía de entrada, existen diversos tipos de intoxicaciones:

  • Vía digestiva: cuando se produce por vía bucal o anal. Puede ser provocada por alimentos contaminados o en mal estado, por un exceso en la toma de medicamentos, alcohol o por la ingesta de compuestos químicos.
  • Vía inhalatoria: se produce al inhalar gases tóxicos, como el monóxido de carbono, sustancias volátiles como aerosoles, o también por el consumo de drogas inhaladas.
  • A través de la piel y mucosas: causada debido a la absorción cutánea por mordeduras animales o picaduras de insectos, por la manipulación de plantas venenosas sin protección, el mal uso de pesticidas e insecticidas, o a través de las mucosas, como la cocaína.
  • Vía endovenosa: cuando el agente causante pasa directamente al torrente sanguíneo, por ejemplo por sobredosis de drogas o medicamentos.

Según el grado y sus efectos en el tiempo:

  • Agudas: son aquellas que se producen debido a la exposición o consumo de grandes dosis de tóxico. Los efectos son inmediatos, apareciendo en las primeras 24h después de la exposición, y no suelen dejar secuelas una vez eliminados del organismo. Un ejemplo sería la ingesta de alimentos en mal estado.
  • Crónicas: se produce cuando la persona ha estado expuesta a dosis bajas de veneno y con cierta periodicidad. La intoxicación se produce poco a poco, por lo que tiene un efecto más tardío y dejan secuelas que en algunos casos son permanentes. Podría ser el caso por ejemplo de trabajadores expuestos a menudo a pinturas, plomo o goma a través de la manipulación continuada de los mismos en sus jornadas laborales.

Signos y síntomas de una intoxicación

Las señales de alarma que indican que una persona está intoxicada dependen en gran medida del tipo de tóxico y la vía de entrada al organismo, así como de la sensibilidad de la víctima. Entre los síntomas de intoxicación o envenenamiento más generales solemos encontrarnos con:

Efectos a largo plazo de una intoxicación

Algunos de los agentes tóxicos que existen son especialmente dañinos, y o bien no llegan a eliminarse totalmente del cuerpo, o pueden alterar el organismo de tal manera que provoque daños irreversibles.

  • Efectos carcinógenos: se refiere a ciertas sustancias que al pasar por las células las altera, haciendo que se reproduzcan descontroladamente, dando lugar a tumores malignos y, dependiendo de la zona del cuerpo donde actúe, ciertos tipos de cáncer.
  • Efectos genotóxicos: son aquellos agentes que van a provocar un cambio en la estructura genética de la persona, alterando el ADN y pudiendo provocar grandes daños, incluso la muerte.
  • Efectos teratogénicos: son tipos de tóxicos que pueden atravesar la placenta de una mujer embarazada, provocando malformaciones en el feto y abortos tardíos.

Qué hacer ante una intoxicación

Si se sospecha de una intoxicación, es muy importante averiguar el elemento causante de la misma. Por ejemplo, en el caso de una picadura o mordedura de animal es conveniente dar una descripción exacta, o si es posible, atraparlo para que sea más sencillo dar con el antídoto adecuado. Igual sucede en caso de otras sustancias, siempre que sea posible conviene llevar consigo una muestra en un recipiente para que puedan identificar el elemento en cuestión.

Determinar el estado de conciencia de la víctima, en caso de que esté inconsciente, colocarla en posición lateral.

Siempre se debe recurrir a ayuda profesional. En la mayoría de envases de medicamentos existe un número de información toxicológica. No obstante al final de las siguientes recomendaciones encontrarás un listado con webs y teléfonos de Centros de atención y emergencias toxicológicas de casi todo el mundo.

En caso de ingestión tóxica por vía oral

  • Se debe identificar la sustancia y estimar la cantidad ingerida.
  • Si el afectado vomita, limpiar el vómito procurando que no entre en contacto con la piel. Si se ha manchado las ropas, limpiarle y cambiarle.
  • Mantener a la víctima cómoda y vigilada.

En caso de inhalación de un tóxico

  • Retirar a la persona del foco de intoxicación, airear si es una habitación. Para ello asegúrese de que no suponga un peligro real. Tome aire y contenga la respiración. Use mascarillas, o pedazos de tela en la boca y la nariz.
  • Comprobar respiración. Si no respira, proceder a realizar las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar.

En caso de intoxicación por vía cutánea

  • Retirar todo el tóxico, quitar la ropa y lavar las zonas expuestas con abundante agua.
  • No utilizar ningún tipo de neutralizante o antídoto.
  • Picaduras y mordeduras: lavar con agua y jabón y aplicar frío local (bolsa con hielo) en la zona de la mordedura para ralentizar su absorción. No hacer torniquetes, cortes o succiones. Observar si hay restos de espinas o aguijones, y retirarlos con unas pinzas.

En caso de intoxicación intravenosa provocada por drogas

Se debe recurrir inmediatamente a atención médica de urgencias ya que la única manera de neutralizarla es con antídotos específicos. Mientras tanto se ha de proteger a la víctima y comprobar su conciencia y respiración. Si no respira, proceder con maniobras de Reanimación cardiopulmonar.

Qué no hacer ante una intoxicación

Si te encuentras ante una persona con signos de envenenamiento o intoxicación, debes evitar ante todo realizar las siguientes acciones, ya que pueden ser perjudiciales para la persona intoxicada:

  • Picaduras y mordeduras: no hacer torniquetes, cortes o succiones. Observar si hay restos de espinas o aguijones, y retirarlos con unas pinzas.
  • Nunca administrar nada a una persona que esté inconsciente debido a una intoxicación. Podría aspirarlo y pasar a las vías respiratorias.
  • Nunca inducir el vómito. Solo si el médico o el profesional del Centro de Toxicología se lo aconseja debe provocarlo, ya que hay sustancias muy irritantes que pueden volver a causar daño al salir.
  • No intentar neutralizar el tóxico con remedios caseros, agua, zumos o antídotos.
  • Si se sospecha de una intoxicación no se debe esperar a que aparezcan los síntomas, hay que actuar rápido.

Prevención de una intoxicación

Para evitar intoxicaciones hay medidas generales de prevención que ayudan a que el entorno sea más seguro y menos propenso a los accidentes de carácter toxicológico:

  • Mantener controlados todos los productos químicos y venenos del hogar en zonas bien ventiladas, alejados del alcance de los niños y apartados de las zonas donde se almacenen o preparen alimentos. Diferenciar bien los productos químicos con etiquetas y enseñar a los niños a distinguirlos.
  • Las pinturas, productos para fumigar, keroseno y similares, deben emplearse siempre portando su correspondiente mascarilla. Si utilizas un aerosol procura hacerlo al aire libre o en una zona con suficiente ventilación.
  • Siempre que utilices productos señalados en los dos puntos anteriores recuerda lavarte bien las manos o cualquier zona del cuerpo que haya estado en contacto con estas sustancias.
  • Conocer el entorno, las plantas silvestres y los animales de los alrededores, familiarizarse con ellos, e informarse sobre cómo actuar si se produce un caso de intoxicación por alguna de estas causas.
  • No comer bayas y hongos silvestres a menos que se esté muy familiarizado con los ejemplares recolectados.
  • Los medicamentos deben estar en sus envases originales para no confundirlos y conocer su fecha de caducidad. Si esta ha pasado es mejor desecharlos o reciclarlos. Además, nunca debes mezclarlos con alcohol
  • Debemos evitar ingerir alimentos que huelan raro, o de los que desconozcamos si su fecha de caducidad ha pasado o si llevan mucho tiempo sin la refrigeración adecuada, así como las latas o conservas que lleven mucho tiempo abiertas o estén perforadas.

Fuentes

http://www.webconsultas.com/salud-al-dia/intoxicaciones