Láser terapia de baja instensidad

De EcuRed
Láser terapia de baja intensidad
Información sobre la plantilla
Campo al que perteneceFísica

Láser terapia de baja intensidad también denominado Láser blando (soft-laser), láser terapéutico o low level lasertherapy (LLLT) es un área de la ciencia relativamente reciente. tiene un amplio uso dentro de la práctica médica actual, y existe un gran número de afecciones agudas o crónicas que pueden ser tratadas con esta terapia, con resultados alentadores, muy superiores a los obtenidos con el uso de la terapéutica convencional.

Contenido

Introducción de la Láser terapia en Cuba

Cuba no ha estado aislada de la introducción de la terapia láser en la medicina, y se encuentra actualmente a la cabeza de América Latina y de muchos países del tercer mundo en cuanto a investigaciones y desarrollo de tecnologías en esta esfera. El láser se instituyó en la década del 70 del pasado siglo XX, al surgir los primeros aparatos comerciales para la medicina y la investigación científica. En esa misma década se comienzan a dar pasos en la construcción de láseres gaseosos. Actualmente existen equipos láseres terapéuticos en todas las provincias del país.

En 1990 se presentaron una serie de nuevos aparatos, y luego de ser evaluados con resultados positivos, el Estado le asignó al MINSAP el financiamiento necesario para la introducción de otros modelos en el Sistema Nacional de Salud. Se continúa trabajando hasta nuestros días en el diseño de equipos más modernos, económicos y de gran calidad para la salida al mercado nacional e internacional, hasta lograr en el CEADEN el modelo FISSER 21, que supera en potencia y prestaciones a los anteriores equipos fabricados y actualmente se encuentra instalado en muchas de nuestras instituciones de salud.

Efectos del Láser terapia en el organismo

El tratamiento con láser de baja potencia ofrece un efecto reparador y beneficioso sobre el tejido nervioso, el músculo esquelético, el tejido blando y la piel. Desde el punto de vista bioquímico su acción fundamental radica en la modulación de la fosforilación oxidativa a nivel mitocondrial, donde se estimula la síntesis de adenosín trifosfato (ATP), que es la forma fundamental de energía de la célula.

De ahí que ocurra la normalización de las funciones celulares en aquellas enfermedades en las que existan trastornos celulares y/o funcionales. Los efectos a distancia de este láser de baja potencia radican en favorecer la microcirculación y el trofismo celular.

En la microcirculación el láser actúa tanto a nivel del esfínter precapilar, provocando vasodilatación y reabsorción de los exudados, como del torrente sanguíneo, aumentando la velocidad de circulación y del sistema fibrinolítico y eliminando los microtrombos. Además, produce aumento de la fagocitosis por incremento del número de macrófagos y del oxígeno, y por tanto, normaliza los tejidos lesionados sin provocar deterioro de las áreas vecinas.

La radiación del láser posee propiedades físicas que producen efectos terapéuticos sobre el tejido vivo, como son la analgesia en la zona irradiada, pues interfiere en el mensaje eléctrico a nivel local para inhibir la transmisión del estímulo doloroso, equilibra el potencial de membrana en reposo y evita el descenso del umbral doloroso y la acción antiedematosa o antiinflamatoria, ya que favorece la vasodilatación capilar, acelera la regeneración de vasos linfáticos, aumenta el drenaje de la zona inflamada, favorece la fibrinolisis, e interactúa sobre procesos de tabicación; así como también actúa sobre la reparación de heridas o traumatismos en tejidos diversos, puesto que aumenta el índice de mitosis celular, activa la síntesis proteica, y por lo tanto, la función celular, estimulando así los procesos de epitelización, tanto en la piel como en otros tejidos.

El láser tiene efecto bioestimulante basado en la hiperpolarización a nivel de la membrana celular, acelera los procesos metabólicos e incrementa el intercambio de sustancias nutritivas, lo que contribuye a fortalecer la acción de las células defensivas. Se aprovecha su acción antibacteriana, antiedematosa y estimulante del sistema inmunitario.

La radiación láser, debido a su efecto fotoquímico, tiene una acción directa sobre el esfínter precapilar. Se produce vasodilatación capilar y arteriolar, con 2 consecuencias: el aumento de nutrientes y oxígeno, que, junto a la eliminación de catabolitos, contribuye a mejorar el trofismo de la zona y el incremento de aporte de elementos defensivos, tanto humorales como celulares.

Tras la irradiación láser se produce una respuesta primaria, que forma parte de un comportamiento bioquímico que se desencadena después de la absorción de la carga energética. El láser es un estabilizador de la bomba sodio-potasio, y actúa generalmente como favorecedor en los procesos de intercambio a nivel celular, así lo evidencian los diferentes estudios realizados.

Contraindicaciones, efectos secundarios y precauciones

Esta terapia está indicada en enfermedades de cualquier sistema que curse con inflamación, dolor o trastornos de la reparación tisular. Todo proceder terapéutico, por muy inocuo que sea, siempre tendrá sus contraindicaciones, las cuales pueden dividirse en absolutas y relativas.
Dentro del primer grupo de las absolutas se encuentra la retina, ya que si la irradiación traspasa el medio transparente del ojo, se absorbe y se deposita a nivel retiniano, produciéndose un proceso degenerativo que puede llevar a la ceguera irreversible. Todo ello, si la irradiación fuese puntiforme e incidiera directamente en ella. Si fuese a través de la fibra óptica, o a distancia, el daño no llegaría a producirse. Teniendo en cuenta las medidas de protección indicadas, no hay peligro de daño ocular para el enfermo, ni para el terapeuta.
Dentro del segundo grupo las relativas están los procesos neoplásicos: el efecto bioestimulador del láser se produce a través de la aceleración de la mitosis celular, es decir, aumentando el número de células, lo cual se desconoce si sucediese irradiando células enfermas neoplásicas, por lo que existen diversos criterios al respecto.

Se recomienda no usarlo sobre los tumores, pero sí pueden tratarse procesos a distancia, y no relacionados con la lesión primaria. No debe emplearse en los procesos sépticos agudos: hay pruebas in vitro que demuestran que irradiando focos bacterianos se puede producir una aceleración y extensión del problema, pero en experimentos in vivo no hay nada categóricamente demostrado, por tanto, puede ser utilizado sin antibioticoterapia con resultados positivos.

Se recomienda no usarlo en procesos sépticos generalizados. En el embarazo parece improbable que pueda afectar al feto, pero nunca se debe irradiar el vientre grávido y no usar puntos de acupuntura abortivos. Puede usarse en zonas afectadas alejadas del abdomen.

En la literatura mundial existen otros criterios médicos para el no uso de dicha terapia. Sin apoyo científico se ha planteado la posibilidad del calentamiento de prótesis metálicas o los DIU metálicos, de igual modo sucede con pacientes epilépticos y los que utilizan marcapasos, lo que ha quedado descartado en la actualidad. Siempre se debe tener en cuenta que el paciente esté compensado de su enfermedad de base.
No constituye riesgo el uso de fármacos fotosensibilizantes, aunque algunos medicamentos como los esteroides, la quinacrina y los antipalúdicos pueden aumentar la absorción de la radiación láser; por tanto, hay que manejar dosis bajas en estos casos.

No se puede tratar con láser terapéutico directamente los órganos internos, solo órganos que tengan cavidades externas o mediante puntos de acupuntura relacionados con estos órganos. Se puede aplicar en forma intracavitaria mediante el uso de la fibra óptica de un láser rojo.

Enfermedades que se pueden tratar con Láser terapia

  • En otorrinolaringología (ORL): las sinusopatías de causa infecciosa o alérgica, rinitis alérgica, faringitis, amigdalitis, hipoacusia y sordera súbitas, acúfenos de causa vascular, otitis media y traumatismos de la oreja.
  • En ginecología: cervicitis, ectopias, bartolinitis, vulvitis, úlcera vulvar, rafias, mastitis, displasia mamaria, inflamación pélvica y herpes genital.
  • En neurología: parálisis facial, neuralgia del trigémino, neuralgia intercostal y neuritis posherpética.
  • En caumatología: úlceras por quemaduras y quemaduras por fricción.
  • En angiología: úlcera vascular, trombosis venosa y mal perforante plantar.
  • En proctología: fisura anal, trombosis hemorroidal, hemorroides externas y quiste pilonidal operado.
  • En estomatología: gingivitis, alveolitis, aftas bucales, posimplantes de dientes, síndrome de la articulación temporomandibular (ATM), absceso periodontal y trismo.
  • En cirugía: heridas dehiscentes, granuloma a cuerpo extraño, cicatrices y queloides recientes, sufrimiento de piel y cicatrices poscirugía estética, úlceras por presión, forúnculos, abscesos y paroniquia.
  • En ortopedia y traumatología: epicondilitis, epitrocleítis, tendinitis, cervicalgia, cervicobraquialgia, bursitis, hombro doloroso, sacrolumbalgia, gonalgia (rodilla dolorosa), fascitis plantar, espolón calcáneo, síndrome posfracturas, ganglión del carpo, túnel carpiano (STC), dedo en resorte, enfermedad de Dupuytren, esguinces, trocanteritis, síndrome del piriforme, dorsalgia, distensión o desgarro muscular, y muchas otras afecciones del sistema osteomioarticular (SOMA) que cursen con inflamación y dolor.
  • En urología: balanitis, orquitis, epididimitis, enfermedad de Peyronie y herpes genital.
  • En medicina tradicional (laserpuntura y laserauriculopuntura): migraña, neuralgias, asma bronquial, estrés, parálisis de Bell, afecciones del SOMA, afecciones ORL y afecciones oculares (glaucoma, miopía, diplopía, conjuntivitis y afecciones del nervio óptico).
  • En dermatología: herpes simple, herpes zóster, acné inflamatorio, acné rosácea, micosis superficial, dermatitis, eczemas, piodermitis, forúnculos, abscesos, alopecia areata reciente, esclerodermia y pénfigo vulgar.

La ausencia de efectos colaterales y el hecho de ser un método eficaz, inocuo, indoloro, aséptico, coloca al láser terapéutico en la primera línea de tratamiento para muchas enfermedades que se le presentan al Médico de Familia y a otros especialistas en la consulta diaria.

Formas, frecuencia y dosimetría en la aplicación del láser

Los láser quirúrgicos son aplicados directamente en la región que se va a intervenir. En los láser terapéuticos en la práctica médica existen 3 formas de aplicación
Local
Directamente en la zona afectada, que de acuerdo con su extensión requerirá uno o más punto de aplicación. La aplicación local se realiza en contacto directo y perpendicular entre eldispositivo aplicador y el tejido afectado.
En los únicos casos en que no debe aplicarse el contacto directo es cuando la lesión es húmeda (herpes simple, úlceras varicosas, fístulas, etc.) o cuando el tejido afectado es una mucosa (faringitis, gingivitis, rinitis, etc.). En estos casos basta separar el aplicador pocos milímetros del tejido a tratar.
Laserpuntura
Es decir, aplicación del láser en los puntos de acupuntura considerados por la medicina tradicional.
Zonas Trigger son zonas del cuerpo humano dotadas de una inervación particularmente rica y que reflejan el dolor a distancia Por lo general, en la práctica cotidiana, se combinan las 3 formas de aplicación según los cuadros clínicos que se necesitan tratar.
Las frecuencias con que se realizan las aplicaciones del láser variarán de acuerdo con la patología a tratar; se ha demostrado, que al inicio, el tratamiento con láser, es más eficaz en sesiones seguidas (3 por semana, en dosis moderadas). Luego pueden distanciarse en el tiempo, llegando a alcanzar de 15 a 20 sesiones en días intercalados, según se vean los resultados.
Hoy día se aplican cada vez más en distintas afecciones médicas, los láser terapéuticos, ya sea como único tratamiento o en combinación con otros métodos físicos o medicamentosos. Estos láser emiten la energía en 2 formas: continua y otra de forma intermitente(pulsátil)

Cuando se va a aplicar el láser es necesario conocer qué energía emite el equipo, el área donde se va a irradiar y qué cantidad de energía se ha depositado o se quiere suministrar para obtener una buena respuesta terapéutica. Para ello la densidad de energía (D.E.), es la relación que existe entre la energía que aporta el equipo y la superficie del spot (en dependencia del diámetro de la fibra).

El CEADEN en el Láser Terapia

El CEADEN es un centro de investigaciones ubicado en el municipio Playa, que cuenta con un equipo multidisciplinario de investigadores que durante 20 años se han dedicado al desarrollo, producción y reparación del equipamiento láser en el país, así como a la preparación del personal que trabaja con esta tecnología, ubicada en las salas de rehabilitación y algunos centros hospitalarios del país y en otras partes del mundo.

Equipos cubanos instalados en la red nacional de salud

  1. Fisser III: equipo láser gaseoso de helio-neón (He-Ne) de emisión continua, con una longitud de onda de 632,8 nm (rojo) y una potencia máxima de salida de 25 mW. Se encuentra ubicado en hospitales para uso fundamentalmente en piel y mucosas .
  2. Lasermed 401 M: diodo láser semiconductor de arseniuro de galio (AsGa) de emisión pulsada con una longitud de onda de 904 nm (infrarrojo) y una potencia media máxima de salida de 7 mW, que se encuentra ubicado en clínicas del dolor, policlínicos y hospitales, para uso en laserpuntura, ortopedia, traumatología y medicina del deporte.
  3. Fisser 25: diodo láser semiconductor de emisión continua con longitud de onda de 650 nm (rojo) y una potencia máxima de salida de 20 mW. Se encuentra ubicado en policlínicos y hospitales. Se utiliza en la regeneración de tejidos, en estomatología, en cosmética y en los tratamientos de laserpuntura, fundamentalmente en afecciones de piel y mucosas (figura 3).
  4. Fisser 21: diodo semiconductor de emisión continua con 2 aplicadores, 1 presenta una longitud de onda de 650 nm (rojo) y potencia máxima de salida de 20 mW, y el otro de 780 nm (infrarrojo) y potencia máxima de salida de 40 mW, para ser usado a dosis analgésica, antiinflamatoria, regeneradora de tejidos y laserpuntura. También se encuentra disponible en estomatología, en policlínicos y hospitales.
  5. Lasermed 101 MD: equipo láser de He-Ne (láser gaseoso) de emisión continua, con una longitud de onda de 632,8 nm (rojo), con una potencia máxima de salida de 2 mW, utilizado fundamentalmente para laserpuntura y laserauriculopuntura, en estomatología y afecciones de piel y mucosas. Está ubicado en clínicas del dolor, clínicas estomatológicas y hospitales.

Véase también

http://www.rehabiqba.com.mx/laserterapia.html

Fuentes

  • Echevarria JP. Láser de baja potencia en el dolor osteomioarticular. CIMEQ. Cuba, 1986.
  • Oldenberg O. Introduction to atomic physics. México:Ed. McGraw-Hill; 1954.
  • Manio A. Laserterapia Práctica. Madrid:Ed. Cabal; 1983.
  • Martí L. Tecnología Láser en Medicina. Valencia:Ed. AIDO; 1997.
  • Kincher RA. Cirugía con Láser. México:Ed. McGraw-Hill; 1989.
  • López JA. Retrospectiva de los Premios Nobel de Medicina y Fisiología. Rev Cubana Invest Biomed 1997;16(1):15.
  • Scardigno A. Láser: Elementos de terapia y radioprotección. Roma:Ed. Demi; 1983.
  • Sañudo Y. Láser dentro de las medidas terapéuticas empleadas en rehabilitación. Madrid:Ed. Salvat; 1988.
  • Rev Cubana Invest Biomet 2006;25(1):Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas“Victoria de Girón”