Saltar a: navegación, buscar

La motivación por las carreras agropecuarias

Motivación por las carreras agropecuarias
Información sobre la plantilla
Siembra3.jpeg
Campo al que perteneceMotivación profesional
Principales exponentesFelipe Chivàs Ortìz
Carmen Teresa Flores
Osvaldo Chacón Carvajal

Motivación por las carreras agropecuarias. La agronomía es una de las ciencias de mayor importancia en cuanto a la protección del medio ambiente y el uso adecuado de los recursos naturales, retos de la humanidad para preservar la vida en la tierra. La sostenibilidad ambiental es premisa fundamental para lograr producir manteniendo el equilibrio natural y aprovechar los servicios ecológicos. El doctor Juan Vela Valdés, expresó durante la clausura del III congreso de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales que: " no hay nadie que convenza más a un joven para estudiar una carrera, que un propio técnico de éxito o un propio productor de éxito".

Papel del docente

Los profesores de las asignaturas técnicas de la carrera de agronomía fortalecen la motivación por la profesión, realizan visitas a las secundarias básicas del territorio, ayudan a la creación de círculos de interés en las escuelas primarias y secundarias del territorio, se realizan puertas abiertas con los estudiantes de secundaria básica y primaria principalmente en las ferias agropecuarias, amplían el intercambio con especialistas de la producción, vinculan el trabajo social a soluciones profesionales en la comunidad y potencian el plan de estudio desde su interior en lo referido a los principales avances de la ciencia y la tecnología. Se pueden fortalecer las relaciones interpersonales desarrollando actividades grupales y utilizando métodos participativos en las clases.

Los especialistas y los profesores tienen en sus manos la posibilidad de formar las generaciones futuras con las exigencias actuales de la sostenibilidad ambiental, la producción de alimentos y el resguardo de los recursos naturales no renovables como el agua, los recursos genéticos y el suelo, poniendo en práctica la premisa martiana de que: " en los pueblos que han de vivir de la agricultura, los gobiernos tienen el deber de enseñar preferentemente el cultivo de los campos.

Importancia

Su importancia social se revierte en un efecto económico potencial secundario, en la actualidad se ha dado un paso de avance en el sistema educacional al contemplar la carrera de Agronomía y obrero calificado en agropecuaria como priorizada dentro del sector educacional, teniendo en cuenta la necesidad de disminuir las importaciones y aumentar la producción agropecuaria, mejorar la calidad y reducir los costos de producción para que sea verdaderamente competente y competitiva en los mercados internacionales, así como mejorar las condiciones de alimentación de la población.

Debido a que la educación politécnica cubana tiene como función social garantizar egresados de alta calificación técnica, se hace necesario un trabajo sistemático de motivación para que los estudiantes, con todo el amor y dedicación, se preocupen por aprender cada día más sobre su especialidad y pongan en práctica de manera eficiente todo lo aprendido.

El alumno

El alumno debe ser un objetivo para alcanzar la secuencia de los propósitos docentes y educativos a partir de los mejores esfuerzos, y por tanto, requiere que el maestro siempre desarrolle acciones por y para el estudiante, activando los impulsos de estos y haciendo que la enseñanza constituya un acto estimulante. Alentándolos ampliamente, pero permitiéndoles avanzar a su propio paso, la enseñanza resulta más efectiva que cuando se obliga a todos a transitar por un único camino. Tener en cuenta las diferencias individuales de los estudiantes es fundamental en el proceso motivacional.

La motivación constituye una parte importante de la personalidad. No está implantada en ella, sino que surge desde dentro como una fuerza motora. Gran parte de ella está debajo del nivel de la conciencia, de tal forma, que el individuo mismo a menudo no entiende por qué actúa. Hay muchas formas para equilibrar el patrón de motivaciones y evitar desniveles en los educandos. Cuando hay ausencia de motivos para el estudio, puede caerse en el formalismo y en la superficialidad en la asimilación de los conocimientos, por lo que resulta fundamental la formación de adecuados motivos que garanticen el hecho de que los alumnos participen en la actividad docente y se entreguen a ella con placer.

Politécnicos agropecuarios

Esta tarea adquiere mayor relevancia en el caso de los Institutos Politécnicos Agropecuarios desde el primer año de la carrera Agropecuaria.

Esta tarea reclama atención por parte de cada institución, en la medida de sus posibilidades.

Para lograr la formación del joven con vastos y profundos conocimientos (perfil amplio), comprometido con el momento que vive, competente y eficiente en su función, con las habilidades necesarias y con una motivación para el estudio, conformada por fuertes motivos e intereses cognoscitivos, de auto preparación y autorrealización, es necesario que el trabajo del profesor se oriente y organice en óptimas condiciones con el propósito de desarrollar las potencialidades de cada joven. Por ello, los primeros motivados, los más comprometidos, deben ser los educadores.

Construir el imaginario de las clases, enseñarles a pensar, a estudiar, para que puedan por sí solos alcanzar objetivos superiores, para que puedan buscar e investigar en beneficio de su nivel de actualización, debe llegar a constituir una necesidad social fundamental en el comportamiento e interés profesional de un docente.

Etapas de la motivación

Primera etapa

Está muy asociada a las asignaturas de las especialidades, a las vivencias y experiencias de la propia vida cotidiana del niño, en las cuales la familia, el maestro y la escuela desempeñan un rol muy importante. Las influencias educativas orientadas a desarrollar en el niño un espectro amplio de experiencias, conocimientos y vivencias, y que éste pueda individualizar, constituyen una premisa necesaria para el desarrollo de capacidades y características que resultarán decisivas en etapas posteriores del desarrollo de la orientación profesional.

Segunda etapa

Se caracteriza por la delimitación del espectro de intereses profesionales y por el desarrollo de motivos hacia la profesión. Tanto el adolescente como el joven se plantean, de forma más o menos mediata, la tarea de la elección profesional y van concientizando la necesidad de esta elección. En tal sentido la familia y esencialmente la escuela, desempeñan un importante papel.

Tercera etapa

Se produce a lo largo del estudio de la profesión y durante los primeros años de su desempeño. La reafirmación profesional es el proceso culminante de la configuración de la identidad profesional. En esta etapa el joven no sólo experimenta motivación hacia la profesión, sino que permanentemente se expresa a través de la profesión en situaciones diversas de su vida cotidiana, experimentando vivencias de realización, reconocimiento y seguridad personal relacionadas con su profesión. Precisamente, este es el momento culminante de su identidad profesional.

Tipos de motivación

Motivación interna

La motivación puede nacer de una necesidad que se genera de forma espontánea, surge sin motivo aparente, es la más intensa y duradera. Por ejemplo, la primera vez que observamos una actividad deportiva y quedamos tan impresionados que sentimos la necesidad de integrarla en nuestras vidas.

A partir de ese instante, todo gira alrededor de dicha actividad y poniéndola en práctica sentimos un placer que nos empuja a realizarla, hasta que momentáneamente, queda satisfecha la necesidad de llevarla a cabo. Si, además, obtenemos un resultado apetecible (éxito, reconocimiento, etc.), ello reforzará, aún más, nuestra conducta de repetir dicha práctica. Pensemos que no todo el que lleva a cabo una actividad lo hace con el ánimo de destacar, ganar o ser el mejor.

Motivación interna inducida

No surge de forma espontánea, sino, más bien, es inducida por nosotros mismos. Es aquella que nos auto imponemos por algún motivo y que exige ser mantenida mediante el logro de resultados. Se trata de una motivación vacía que difícilmente se sostiene a menos que se consigan resultados apetecibles.


Muchos estudiantes renuncian a cursar una carrera que les gusta porque piensan que una vez convertidos en profesionales no ganarán el dinero que desean y se plantean cursar otra carrera porque confían en alcanzar un elevado nivel de vida. Su motivación responde a una necesidad ajena a los estudios y que se basa en un supuesto imprevisible, por depender del siempre cambiante mercado laboral. No sienten la necesidad de aprender para colmar un deseo de conocimiento, sino que deben estudiar para terminar la carrera y poder ganar dinero.

Cuando las largas noches de estudio comienzan a hacerse insoportables, cuando llegan los primeros suspensos, cuando llegan las primeras dudas, es entonces cuando comienzan a recapacitar y posiblemente, a arrepentirse de la decisión adoptada. En otros campos, puede suceder lo mismo.

Motivación externa inducida

La más débil de todas ya que no depende de nosotros mismos, sino del criterio de otras personas y de la valoración que hagan de nuestro trabajo o forma de actuación. Sin duda, una pobre motivación suele venirse abajo cuando los resultados no son los esperados por los demás.

Papel de la familia

La familia resulta una de las principales potencialidades educativas que la escuela y el resto de las instituciones sociales no pueden desestimar, la familia independientemente de su nivel cultural y ocupación, son los primeros educadores de sus hijos, aunque no es menos cierto, que tan importante y decisiva tarea la asume, en muchos casos, sin poseer los conocimientos para ello, comprometiendo el futuro de los que tanto quiere.

La educación que se recibe en el hogar, aún cuando no tenga el mismo carácter que la escolar, es de gran ayuda en el proceso de formación, consolidación de sentimientos, de principios y de la orientación social de la personalidad.

En el caso específico de las carreras agropecuarias, lo expuesto, adquiere mucha importancia. Actualmente se desarrollan acciones diversas con el fin enaltecer a los Institutos Politécnicos Agropecuarios, centros formadores de los profesionales que podrán, con la aplicación de sus conocimientos y habilidades, dar solución a las necesidades y problemas que se les presenten.

Pero esto depende en gran medida del grado de motivación que estos hayan tenido durante todo el proceso de su formación. Por ello, la labor de la familia desde los primeros años de formación de los hijos, requiere de esfuerzo, dedicación y paralelamente la aplicación de sistemas de "estímulos".

Fuentes

  • Álvarez de Zayas, Carlos. Didáctica. La escuela en la vida. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1999.
  • Assenza Parisi, Victor. "Formación profesional y motivación para la Calidad Total en Latinoamérica". Pedagogía 97.
  • Bañuelos Márquez, Ana Ma. "Motivación escolar. Estudio de variables afectivas" en Perfiles educativos. No. 60. UNAM. Centro de Investigaciones .Servicios Educativos, abril- junio, 1993.
  • Cabrere Castellano, Raùl. La motivación como categoría psicológica. La Habana --- En revista de educación N. 74 EneroAbril, 1989.
  • Calviño, M. A. Los aspectos de contenido de la motivación. Una vía para su estudio. Universidad de La Habana, 1983, p. 8-10.
  • Castro Ruz Fidel, discurso pronunciado en la clausura del Congreso de Pedagogía 2003, En Periódico Granma, 10 feb. 2003 p.4-5
  • Chivàs Ortìz, Felipe. La motivación para crear en la educación: Algunas reflexiones y apuntes críticos, En Educación superior. La Habana, N.2 Volumen 14, 1994.
  • Del Pino, Jorge Luis. La orientación profesional en los inicios de la formación superior pedagógica: una propuesta desde el enfoque problematizador. Curso # 15 de Pedagogía ’99. Ciudad de la Habana, 1999.
  • _________________ La orientación profesional en los inicios de la formación superior pedagógica: una propuesta desde el enfoque problematizador. Tesis presentada en opción al título de Doctor en Ciencias Pedagógicas, Ciudad de la Habana, 1998
  • Flores, Carmen Teresa. Motivación, una alternativa para el éxito. Universidad Pedagógica Experimental Libertador. (FEDUPEL). Caracas, 1994.
  • Fourcade, R. La motivación en la enseñanza. Narcer, S. A. Ediciones Madrid, España, 1997.
  • González Maura, Viviana. "Diagnóstico y orientación de la motivación". Curso 2.Pedagogía 97.
  • González Rey, Fernando Luis. Motivación moral en adolescentes y jovenes. Editorial Científico técnica, 1983.