Saltar a: navegación, buscar

Laboratorio de Química Analítica

Laboratorio de Química Analítica
Información sobre la plantilla
Frascos lavadores.jpg
Concepto:Arte de reconocer diferentes sustancias y de determinar sus componentes

Laboratorio de Química Analítica. Laboratorio donde se realizan pruebas para la identificación y caracterización de materiales a través de diferentes técnicas de análisis instrumental.

Observaciones generales

Al comenzar los estudios prácticos de análisis cuantitativo, el estudiante debe tener presente que trabaja en un laboratorio de mediciones precisas, en el que el mínimo descuido puede alterar los resultados del análisis que ha requerido grandes esfuerzos y mucho tiempo.

El cumplimiento riguroso de las reglas generales, en cuanto a la observancia del orden y de la limpieza en el trabajo, adquieren aquí una importancia extraordinaria.

Se debe prestar una atención especial a que el puesto de trabajo esté siempre limpio y seco. No hay que recargarlos con objetos extraños. Todo lo superfluo se debe retirar, quedando en la mesa solo lo indispensable para la operación inmediata.

Los recipientes necesarios para la operación dada deben estar preparados de antemano y lavados a fondo. Todo lo que es necesario para el análisis se debe disponer en la mesa de modo que uno no roce ni vuelque algo casualmente. Al efectuar el análisis, los vasos, matraces, tazas y otras vasijas deben estar cubiertos a fin de que en ellos no penetre polvo; todos los recipientes que contienen soluciones y sustancias sólidas deben estar marcados y numerados para no confundirlos.

Trabajando en el laboratorio se deben evitar los movimientos bruscos. Muchos análisis se estropean porque precisamente antes de la última operación, la pesada del precipitado obtenido en el análisis o la valoración de una determinada solución, debido a un movimiento torpe del operador o a un choque casual con su vecino, se vuelca un crisol que contiene el precipitado o el recipiente que contiene la solución. Como resultado se debe rehacer todo el análisis al que se ha dedicado a veces dos o tres horas.

Reglas para un correcto análisis

Al efectuar diferentes determinaciones cuantitativas, se debe observar minuciosamente la metodología de trabajo establecido. Es necesario tener presente que los resultados del análisis deben ser válidos solo en el caso en que se cumplan rigurosamente todas las condiciones en que esta metodología se ha elaborado y comprobado. Cualquier desviación de estas condiciones siempre conduce a errores y disminuye apreciablemente la precisión del método.

Con el mismo esmero se deben observar las reglas concernientes a la técnica de diversas operaciones, por ejemplo: filtración, lavado, secado, calcinación de los precipitados, etc. Por más insignificantes que parezcan estas reglas, se debe tener en cuenta que estas fueron elaboradas a base de una enorme experiencia de muchos químicos y que solamente observándolas de modo más riguroso se puede obtener la precisión debida de los resultados del análisis.

Es necesario que el cumplimiento impecable y riguroso de todos los procedimientos técnicos llegue a ser habitual. Para conseguirlo, en los primeros tiempos es imprescindible prestar suma atención a la ejecución correcta de cada operación y a cada movimiento en el trabajo. Solo en este caso se adquieren hábitos de experimentación precisa.

Sin embargo, estos hábitos no son suficientes por sí solo. Cualquier persona que, incluso no posee ninguna preparación química adecuada, puede aprender la técnica correcta del análisis. Pero tal analista resultará completamente incapaz de desempeñarse en el caso de la mínima desviación de la norma acostumbrada. Por ejemplo, no podría elegir por cuenta propia los métodos más racionales de investigación de una sustancia dada ni elaborar un nuevo método de análisis, ni interpretar correctamente los resultados obtenidos, etc. Todo esto requiere un conocimiento fundamental de la teoría del análisis, al estudio de la cual se debe prestar una atención particular.

Fuentes

  • Zumbado Fernández, Héctor (2004). Análisis químico de los alimentos: métodos clásicos. Ciudad de La Habana: Editorial Universitaria (Cuba). -- ISBN 978-959-16-0253-4 – 439.