Malaquita

De EcuRed
Malaquita
Información sobre la plantilla

Malaquita. Mineral del grupo V (carbonatos) según la clasificación de Strunz, de fórmula química Cu2CO3(OH)2 (Dihidroxido de carbonato de cobre (II)). Posee un 57,0% de cobre. Su nombre viene del latín malachites, en alusión a su color. En la antigüedad era usada como colorante, pero hoy en día su uso es más bien como piedra semipreciosa.

Contenido

Historia

Considerada también como piedra que atrae la buena fortuna, llevarla contigo te traerá prosperidad y avances en tus negocios. Si tienes una empresa propia, coloca unas malaquitas en distintos puntos del local y llama así al éxito económico.

La malaquita, matiza y blanda, su grado de dureza es sólo de 3,5 a 4 en la escala de Mohs, en la que el cuarzo tiene el grado 7 y el diamante, la gema más dura, el diez. Se encuentra en Rusia, los Urales, Zaire, Australia, Chile, Rhodesia, Sudáfrica y el Estado norteamericano de Arizona. En la actualidad, los principales yacimientos mineros están en Zaire.

La malaquita se utiliza además para abrir y canalizar adecuadamente la energía del Chakra Esplénico, el cual se halla situado a la altura del ombligo y del bazo, y regula la creatividad entre otras cosas. Así, estimula la inspiración y las ganas y el talento para crear, para producir y desarrollar ideas nuevas de la nada. Además, y como ya hemos comentado, puede controlar las reacciones viscerales proporcionando tranquilidad y permitiendo dormir bien y pensar con claridad.

La malaquita siempre ha sido considerada una piedra con poder. En la Antigua Roma las mujeres embarazadas llevaban piezas de malaquita sobre sus abultados vientres para evitar los malestares propios del embarazo. Los árabes en cambio la utilizaban tradicionalmente para conseguir convencer a los demás, para persuadirlos, y llegar así a cumplir sus fines. Sea en el pasado o en el presente, la realidad es que la malaquita es una de las piedras más poderosas que existen y que se halla a nuestro alcance para que podamos disfrutar así de su intenso poder.

Se estima que las vetas de la malaquita actúan sobre el sistema nervioso humano, como armonizador de los desequilibrios emocionales, mejorando los estados de ánimo y ahuyentando los sentimientos de envidia, las pesadillas y los malos espíritus.

Los especialistas en gemología mágica la prescriben especialmente en los casos de agotamiento mental, de tics nerviosos, de insomnio y para todos aquellos que les pueda perder su excesivo orgullo y quieran recibir un baño de humildad.

En el juego amoroso, se dice que tiene la virtud de disipar los celos, de hacer volver a los amantes más huidizos o de ser bálsamo para los desengaños. Se tiene por una poderosa piedra de fortuna, ya que se dice que su color verde oscuro absorbe la riqueza hacia su poseedor.

Ha estado entre las favoritas de los reyes y nobles durante siglos, por creerse que el brillo de la gema era un fiel reflejo de la inteligencia de su poseedor. Por ello, los gobernantes asirios se hicieron incrustar piezas de malaquita en sus pectorales, al igual que los sacerdotes las llevaban en sus cetros. Se sabe que los generales griegos se ponían brazaletes o sortijas de malaquita al entrar en el campo de batalla para que la gema les inspirase las estrategias más idóneas.


En la antigüedad, los romanos la utilizaban como talismán para protegerse del rayo, las caídas y los accidentes. También acostumbraban a atar a los vientres de las mujeres embarazadas lazos con un amuleto de malaquita, con lo que creían controlar los vómitos y los mareos, al tiempo que perseguían un parto menos doloroso.

La tradición árabe asigna a la malaquita el poder talismánico de otorgar el don de la persuasión para allanar obstáculos en la consecución de un objetivo. Asociación celestial: Nadiel, ángel de la migración que gobierna el espíritu de Kislev, el tercer mes del calendario judío, equivalente a diciembre.

Relaciones bíblicas: Formaba parte del pectoral del primer sumo sacerdote de los judíos y era una de las gemas fundacionales de la Ciudad Sagrada.

Tiempo y hora más propicios: Mediados del verano y 3 de la madrugada.

Relaciones zodiacales: Es afín a todos los signos, pero se recomienda especialmente para los Capricornio, Sagitario y Piscis.

Propiedades físicas

  • Color: Verde.
  • Color de la raya: Verde claro.
  • Brillo: Vítreo, sedoso o mate.
  • Dureza: 3'5-4 (Semidura, se raya con púa de acero).
  • Densidad: 4 g/cm3 (pesada).
  • Otras: Efervece con HCl en frío al 10%, dando solución de color verde.

Identificación

Su color verde característico, sus hábitos y su asociación con la azurita lo distinguen de la mayor parte de los minerales. De otros minerales verdes parecidos, se diferencia fácilmente por el color de su raya y por su efervescencia en ácido clorhídrico (HCl) diluido, en frío, originando una solución de color verde.

Ambiente de formación

En zonas de oxidación de sulfuros de cobre enclavados en calizas, junto con azurita, cuprita (óxido de cobre) oligisto y limonita.

Estado natural

  • Mineral localmente común en la región en forma de pátinas o concreciones más o menos pulverulentas y más raramente agatiformes, asociadas a yacimientos de sulfuros de cobre. Sin lugar a dudas las poblaciones donde se localiza con mayor facilidad son las de Cartagena, La Unión, Portmán, Mazarrón y Santomera, donde aparecen pátinas y agregados radiales de cristales aciculares, asociados a óxidos e hidróxidos de hierro que proceden de la alteración de sulfuros con cobre, principalmente de la alteración de la calcopirita.
  • También como pátinas sobre cuprita y calcopirita o incluidos en óxidos e hidróxidos de hierro en Almendricos, sierra de Enmedio, Cabezo de la Jara, la Torrecilla, sierra de Carrascoy-el Puerto, etc. Más raramente sobre calcopiritas asociadas a ofitas en los Baños de Gilico (Cehegín) y en dolomías triásicas de Ulea, Abarán y Molina de Segura; y en los fondos endurecidos del Jurásico superior de la sierra de Lugar (Fortuna).

Aplicaciones

  • Su nombre procede del vocablo griego que denomina a la malva en alusión a su color verde. Actualmente es muy apreciada para la talla de figuritas y como cabujones en bisutería, por lo que parte de los yacimientos sudafricanos que antes explotaban la malaquita como mena de cobre, actualmente se centran en la obtención de ejemplares destinados a la ornamentación y joyería.
  • La malaquita es una mena de cobre, pero dada su escasez en la región, no se ha explotado. Las variedades agatiformes se utilizan para la fabricación de objetos de decoración y en bisutería. Antiguamente se utilizaba como colorante (verde montano).
  • La malaquita es un mineral frecuentemente utilizado en joyería por su intenso color verde.
  • La malaquita posee una gran capacidad para aliviar el dolor. A diferencia de otros minerales no emite energía, la absorbe, por lo que tiene la capacidad de absorber el dolor y la energía negativa de las zonas enfermas. Ha sido utilizada desde la antigüedad por sus propiedades curativas, en el Antiguo Egipto se utilizaba pulverizada para tratar los problemas de visión.
  • Dada su capacidad de absorber energía negativa este mineral sufre mucho desgaste por su uso en terapia, por lo que es imprescindible limpiarlo colocándolo sobre una drusa de cuarzo cada vez que se utilice.

Propiedades curativas:

La malaquita es un mineral con grandes capacidades curativas y muchos usos diversos. Entre sus principales propiedades podemos destacar la de aliviar el dolor, los calambres, asma, artritis, fracturas, tumores, vértigo, acidez de estómago, etc. Además es uno de los minerales que ayudan a tratar la diabetes.

Usos:

La malaquita ha de colocarse sobre la zona concreta a tratar. Puede utilizarse en cualquier parte del cuerpo y en cualquiera de los chakras, aunque su chakra principal es el del plexo solar. En caso de golpes y contusiones puede colocarse una pieza de malaquita sobre la zona dolorida con un apósito, en el caso de la diabetes se ha de colocar en la zona de la cintura.

Fuentes

Enlace externos