Saltar a: navegación, buscar

Mamíferos

(Redirigido desde «Mammalia»)
Mamífero
Información sobre la plantilla
Mamíferos.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia

Mamíferos Los mamíferos (Mammalia) son una clase de vertebrados amniotas homeotermos (de «sangre caliente») que poseen glándulas mamarias productoras de leche con las que alimentan a las crías. La mayoría son vivíparos (con la notable excepción de los monotremas: ornitorrinco y equidnas).

Se trata de un taxón monofilético; es decir, todos descienden de un antepasado común que se remonta probablemente a finales del Triásico, hace más de 200 millones de años. Pertenecen al clado sinápsidos, que incluye también numerosos «reptiles» emparentados con los mamíferos, como los pelicosaurios y los cinodontos.

Se conocen unas 5487 especies actuales,1 de las cuales 5 son monotremas,2 272 son marsupiales3 y el resto, 5209, son placentarios. La ciencia que estudia los mamíferos se denomina teriología, mastozoología o mamiferología.

Características

Los mamíferos constituyen un grupo de seres vivos muy diverso y a pesar del reducido número de especies que lo forman en comparación con otros taxones del reino animal o vegetal, su estudio es con mucho el más profundo en el campo de la Zoología, seguramente porque la especie humana pertenece a él. Es tal la diversidad de la clase que para un profano sería difícil establecer con claridad qué especie es mamífera y cuál no. Para ilustrar con un ejemplo esta diversidad fenotípica, anatomo-fisiológica y etológica basta relacionar algunas de sus especies, como el ser humano (Homo sapiens), un canguro rojo (Macropus rufus), una chinchilla (Chinchilla lanigera), una ballena blanca (Delphinapterus leucas), una jirafa (Giraffa camelopardalis), un lémur de cola anillada (Lemur catta), un jaguar (Panthera onca) o los murciélagosChiroptera»). Sus hembras poseen glándulas sebáceas, modificadas como glándulas mamarias, capaces de segregar leche, alimento del que se abastecen todas las crías de mamíferos. Esta es su característica principal, de la que derivan su nombre de mamíferos. La mandíbula está conformada solo por el hueso dentario, rasgo único y exclusivo de todos los mamíferos, constituyendo la principal característica diagnóstica para el grupo. La articulación de la mandíbula con el cráneo se efectúa entre el dentario y el escamosal, característica también única y exclusiva de los mamíferos. Presentan tres huesos en el oído medio: martillo, yunque y estribo, con excepción de los monotremas, que presentan el oído reptiliano. Los mamíferos (excepto la ballenas, los delfines y otros que viven en el agua y que en su proceso evolutivo los han perdido por razones hidrodinámicas), tienen pabellones auriculares. Son los únicos animales actuales con pelo presente en casi todas las etapas de su vida, y todas las especies, en mayor o menor medida, lo tienen (aunque sea en estado embrionario). Reptan, saltan, corren, nadan y vuelan. Muchos de ellos son capaces de aprovechar la más variada gama de recursos alimenticios, mientras otros están especializados en determinados alimentos. Este sinfín de circunstancias ha forzado a estos animales a evolucionar adoptando una multitud de formas, estructuras, capacidades y funciones. Resulta curioso comprobar cómo en muchos casos, especies muy distanciadas entre sí geográfica y filogenéticamente han adoptado estructuras morfológicas, funciones fisiológicas y aptitudes de comportamiento similares. A este fenómeno se le conoce como evolución convergente. La similitud en la cabeza de un lobo gris (Canis lupus, un placentario), y un tilacino (Thylacinus cynocephalus, un marsupial), es sorprendente, siendo dos especies tan distanciadas filogenéticamente.

Las características más determinantes de los mamíferos son:

  • Tienen sangre caliente, o lo que es lo mismo, su temperatura es constante.
  • Las madres están provistas de glándulas mamarias que suministran leche a sus crías.
  • La boca está rodeada de labios para poder mamar las crías.
  • Presentan abundantes glándulas (sebáceas, sudoríparas y olorosas).
  • Tienen abundante pelo que cambian periódicamente.
  • Tienen dientes para masticar los alimentos.
  • La circulación es doble (pulmonar y general).
  • La mayoría son vivíparos: el embrión se desarrolla dentro de la madre y se nutre a sus expensas a través de la placenta.
  • Pueden vivir en la tierra, volar , o vivir en el agua.
  • Tienen columna vertebral dividida en varias partes diferenciadas: región caudal,que en ocasiones termina en una cola, y regiones lumbar, dorsal y cervical.
  • La nariz suele ser prominente, llamándose entonces hocico. En la nariz esta alojado el sentido del olfato que se encuentra muy desarrollado en alguna especie de mamíferos.
  • Tiene respiración pulmonar, esto quiere decir que cogen el oxígeno del aire, aunque vivan en el agua.
  • Los mamíferos tienen un músculo transversal, llamado diafragma y que les sirve para mover los pulmones y para dividir la cavidad interna del tronco en dos partes.
  • Tienen cavidad torácica, que contiene los pulmones y el corazón.
  • Tienen una cavidad abdominal, con los aparatos digestivo, excretor y reproductor.
  • En el aparato respiratorio tienen laringe para poder emitir sonidos.
  • Tienen un sistema nervioso muy desarrollado, en su conjunto es la parte más desarrollada de los mamíferos.
  • Tienen cuatro extremidades, típicamente terminadas en cinco dedos provistos de uñas córneas, garras o pezuñas (aunque en algunos casos pueden estar más o menos atrofiadas, como en los que viven en el mar-cetáceos o sirénidos- (ballenas y delfines).

Alimentación

El aparato digestivo de los mamíferos está diseñado para aumentar la eficiencia de la producción energética necesaria para el mantenimiento de la temperatura corporal. Y esto se consigue aumentando la eficacia tanto de la degradación de los alimentos conseguidos para hacer accesibles la mayor cantidad posible de nutrientes, como de la absorción de éstos. Según su alimentación, los mamíferos se clasifican en : Carnívoros. Se alimentan de carne de otros animales. Omnívoros. Comen carne, plantas y otros alimentos. Insectívoros . Comen insectos.

Reproducción

Para entender la anatomía del aparato reproductor de los distintos grupos de mamíferos, y de las notables diferencias existentes entre ellos, hay que saber que el desarrollo embrionario tiene lugar independientemente en ambas mitades corporales, siendo una el espejo de la otra, y que éste tiene lugar además, estrechamente relacionado con el del aparato urinario. Salvo los monotremas que son ovíparos, todos los mamíferos son vivíparos y la fecundación es siempre interna, lo que requiere que el macho inserte el pene eréctil en el interior de la vagina de la hembra a través de la abertura externa conocida como vulva.

Locomoción

Los mamíferos se fortalecen y adaptan al tipo de marcha y también al tipo de alimentación (las cuatro extremidades o las dos inferiores, según el caso), sea para correr, saltar, asir, desgarrar, e incluso volar como sucede con los quirópteros, etc. Especialmente en lo que se refiere a la locomoción, la estructura de las extremidades de los mamíferos sufrieron modificaciones según éstas precisaron adaptarse más o menos a la carrera. Pueden ser del tipo plantígrado, que apoyan toda la planta del pie al marchar (ejemplo del oso y los primates); digitígrado, que se apoyan únicamente sobre los dedos y por tanto con un resultado más eficaz en el momento de correr (ejemplo de los cánidos, como el zorro, perro, etc.); y ungulígrado, que apoyan sólo la punta de los dedos revestidos por pezuñas (ejemplo de los perisodáctilos, como el rinoceronte). Otros animales mamíferos también sufrieron modificaciones de las extremidades a consecuencia del tipo de vida. Por ejemplo, los quirópteros (murciélagos), han desarrollado una membrana alar (el patagio) que se extiende por todo el cuerpo y que les capacita para el vuelo (son los únicos mamíferos cuyas extremidades están adaptadas para volar); los cetáceos (como las ballenas y delfines) y sirenios (como las vacas marinas y manatíes) que están adaptados a la vida acuática, han perdido las extremidades posteriores y la cintura pelviana, y las extremidades anteriores se han transformado en aletas.

Hábitat

La gran mayoría de mamíferos son animales terrestres y se han adaptado para vivir en una amplia variedad de hábitats distintos; se pueden encontrar mamíferos en desiertos, en tundras, en montañas o en bosques de la selva húmeda tropical. Dos órdenes de mamíferos placentarios y algunos géneros de un tercer orden, son acuáticos. Los monotremas están restringidos en su distribución a Australia, Tasmania y Nueva Guinea. Los marsupiales son dominantes en las mismas regiones que los monotremas, pero dos grupos de aquéllos son originarios del continente americano. Dos órdenes de mamíferos placentarios, los Quirópteros y los Roedores, están representados en todos los continentes, excepto en la Antártida. Los placentarios que existen en Australia son unas pocas especies, ratas, el perro salvaje o dingo y algunos murciélagos; el dingo es muy probable que fuera introducido por el ser humano. Los primates son originarios de las regiones tropicales y subtropicales. Los insectívoros, los conejos, las liebres, los picas y los artiodáctilos se encuentran en todos los continentes, excepto Australia y la Antártida; los perisodáctilos son originarios de Eurasia, África y Sudamérica. Los perezosos, los armadillos, el tamandúa y los osos hormigueros sólo se encuentran en el continente americano. Los colugos están restringidos a la península de Malaysia, Indonesia, Borneo y el archipiélago de las islas Filipinas. Los pangolines se distribuyen en África y Asia. Los oricteropos son exclusivamente africanos. Dos especies de dos órdenes, los elefantes y los damanes, viven en Asia y África.

Clasificación de los mamíferos

Existen diferentes formas de clasificar a los mamíferos. Una de las más habituales es aquella que divide la clase de los Mamíferos (cerca de 4.600 especies vivas), en tres subclases: la de los Prototerios o mamíferos que ponen huevos (véase Monotrema); la de los Megaterios, mamíferos marsupiales (véase Marsupial); y la de los Euterios o mamíferos placentarios. Los monotremas incluyen a los equidnas y a los ornitorrincos. El grupo de los marsupiales incluye al oposum del continente americano y a muchos mamíferos australianos, como los canguros y los coalas. En otras clasificaciones se consideran dos subclases: subclase Prototerios y subclase Terios y dentro de esta última se incluyen dos infraclases, Metaterios y Euterios. Los mamíferos placentarios comprenden la mayoría de las especies de mamíferos y suelen dividirse en 19 órdenes: 1) Insectívoros; 2) Macroscélidos; 3) Dermópteros; 4) Quirópteros; 5) Carnívoros; 6) Pinnípedos; 7) Escandentios; 8) Primates; 9) Xenarthra (anteriormente orden Edentados); 10) Folidotos; 11) Tubulidentados; 12) Roedores; 13) Lagomorfos;14) Sirenios; 15) Cetáceos; 16) Hiracoideos; 17) Artiodáctilos; 18) Perisodáctilos; 19) Proboscídeos.

Especies

La clase Mammalia incluye cerca de 5000 especies, agrupadas en 26 órdenes, aunque los investigadores aún no están de acuerdo sobre el número exacto, ni sobre cómo algunas órdenes y familias se relacionan entre sí, e información nueva y emocionante, basada en evidencia molecular y de nuevos fósiles, está cambiando nuestra comprensión de muchos grupos. Por ejemplo, las mofetas han sido colocadas en la nueva familia Mephitidae, separadas de su lugar tradicional en la Mustelidae. La subdivisión tradicional de los quirópteros en mega-murciélagos y micro-murciélagos no reflejen con exactitud su historia evolutiva, más importante aún, la evidencia molecular sugiere que los monotremas (mamíferos que ponen huevos) y marsupiales pueden estar más estrechamente relacionados entre sí que con los mamíferos placentarios, y los mamíferos placentarios pueden ser organizados en grupos más grandes que son bastante diferentes de los tradicionales.

Fuentes